Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2015

La OLP es una novedad?

Keymer vila
Rebelin


El 30 de enero de 1965 se realiz el llamado Operativo Oriente; el 28 de septiembre de 1970 la Operacin Vanguardia; y el 14 de febrero de 1981 el Plan Unin, que seguira con otros nombres durante aos. Lo anterior lo analizaba crticamente Rosa Del Olmo a finales de la dcada de los 80 del siglo pasado. La tesis doctoral de Tosca Hernndez de 1989 tena como ttulo Del Mal Necesario al Bien Indeseable: Operativos y Delincuencia en Venezuela (1958-1986), donde analizaba los operativos de los ltimos 30 aos, concluyendo que los mismos aumentan el cometimiento de delitos por parte de la polica ya que sin lugar a dudas este tipo de plan represivo permite y fomenta la extralimitacin policial en la ocasin de realizar estas funciones. Puede preverse que la continua puesta en prctica de operativos implican al polica en una situacin de permanente stress, en donde la violencia ilegtima insurge como reaccin normal haciendo que pierdan de vista las limitaciones legales que le son impuestas. En esos momentos hasta la muerte del otro le es permitido en aras de acabar con la delincuencia ya que se puede desplazar la justificacin social que valida la muerte de atracadores in fraganti para aquellas situaciones en las cuales matan a cualquier persona. Por otro lado, Del Olmo destacaba cmo usualmente estas intervenciones se hacan en comisin de varios funcionarios, de diversos cuerpos, con lo cual la posibilidad de determinar responsabilidades se dificulta.

El actual plan Operacin Liberacin de la Patria, OLP, no es ms que la continuidad de los operativos anteriormente sealados. Son reacciones blicas espordicas, efectistas, ms no efectivas, que agravan los problemas de violencia en vez de mermarlos.

Hace un mes cuando se present el primer balance sobre las OLP expres que el mismo dejaba ms dudas que certezas, y lo sostengo: la relacin costos-beneficios y los efectos positivos reales, sostenibles en el tiempo, de fortalecimiento institucional, que redunden en la seguridad de la ciudadana no se vislumbran; por el contrario, el desbordamiento de los poderes policiales y militares del Estado, sin los controles debidos, pudieran aumentar ms an la inseguridad de todos. Cuando se contrastan las cifras del primer y segundo mes de la OLP, se aprecia cmo disminuyen las incautaciones de armas de fuego, las recuperaciones de vehculos y de apartamentos; mientras, en contraste, aumenta el nmero de muertes. Muertes legitimadas por empresas de comunicacin bajo la etiqueta de choros y delincuentes, como si la pena de muerte estuviese vigente en Venezuela y su administracin correspondiese a policas y militares.

En nuestro pas existe legalmente la presuncin de inocencia, todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario y el momento de probarlo es en el juicio, no es en sede policial, ni tampoco en la calle. As que el carcter o no de delincuentes de las personas que han fallecido debe investigarse; no podemos quedarnos con la calificacin meditica.

Por otra parte, se presenta tambin con orgullo el despliegue de 50.463 funcionarios. Si esta informacin se contrasta con los 106 abatidos de estos dos meses, hay cosas que no cuadran, no pareciera ser un enfrentamiento simtrico, mucho menos proporcional: Cuntos funcionarios resultaron heridos o fallecidos por estos supuestos enfrentamientos? Realmente fueron enfrentamientos? Hay que tener en cuenta variables de tipo situacional de cada uno de los casos para poder analizar seriamente lo ocurrido. Estos casos deben investigarse para verificar si efectivamente se cumplieron los protocolos de actuacin policial que se han diseado en el pas a partir del ao 2009.

Lo importante es establecer todos los controles y la supervisin necesaria sobre los organismos policiales y militares intervinientes, para que stos acten dentro del marco de la legalidad, con la aplicacin proporcional y mnima necesaria de la fuerza. La intervencin del Estado en la conflictividad debe tener como objetivo fundamental la disminucin de la violencia y no su incremento.

Publicado originalmente en Contrapunto.com.


@Keymer_Avila


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter