Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2015

Acto por el retiro de las tropas de ocupacin de Hait celebrado en Buenos Aires
"En Hait hay tropas de ocupacin, y los ejrcitos extranjeros cumplen el papel de mano de obra barata al servicio de EE.UU." (I)

Rebelin

Desgrabacin: Ana Laura Xiques Edicin: Mario Hernandez


El pasado 3 de setiembre se realiz en la sede de CTA (A) un acto por el retiro de las tropas de ocupacin de Hait con la presencia de importantes personalidades nacionales e internacionales.

All surgi la propuesta de un nuevo encuentro por el retiro de las tropas de ocupacin de Hait, incluidas las de Argentina que se realizar este sbado 3 de octubre a las 13:30 en el Instituto Lomas de Zamora - Av. Meeks 654 (a 8 cuadras de la estacin Lomas de Zamora) con la asistencia de Henry Boisrolin, Coordinador del Comit Democrtico Haitiano

Fernando Cardozo (Relaciones Internacionales CTA Capital): Estamos realizando una jornada en solidaridad con el pueblo de Hait convocada por el Comit argentino por el retiro de las tropas de la Minustah y por el fin de la ocupacin. Contamos con la presencia del diputado uruguayo Eduardo Rubio de la Unidad Popular. Junto a Pablo Micheli de la CTA venimos de participar de la Conferencia internacional por el retiro de las tropas que se realizara el 17 y 18 de julio en Puerto Prncipe. Contamos con la presencia de Nora Cortias, Madre de Plaza de Mayo Lnea Fundadora y con un representante del Comit Democrtico Haitiano, Henry Boisrolin. Hay representantes de diversas organizaciones populares de la Argentina, referencias importantes y para nosotros es fundamental que hoy nos encontremos juntos para ver cmo continuamos y cmo podemos pensar una perspectiva para una salida emancipatoria que no puede estar ajena a la voz del pueblo haitiano.

Eduardo Rubio (Diputado Unidad Popular - Uruguay): Buenas tardes compaeros y compaeras, siento una enorme responsabilidad al encontrarme abriendo este encuentro sobre un tema tan importante para toda Amrica Latina, como es la ocupacin militar en Hait. Me presento, soy Eduardo Rubio diputado de un partido relativamente nuevo en Uruguay, Unidad Popular, mayormente escindido del Frente Amplio, partido que est en el gobierno. Nos fuimos en 2008 en el primer gobierno de Tabar Vzquez entre otras cosas por actitudes como la que tiene Uruguay y el gobierno uruguayo en el mantenimiento de las tropas de ocupacin. Hoy por hoy es abanderado de esa poltica de las mal llamadas misiones de paz, que nada tienen que ver con un programa liberador, antiimperialista, de izquierda como era el que nos animaba durante todo nuestro tiempo de militancia dentro de la fuerza poltica que hoy gobierna, por esto y otras cosas, formamos un nuevo frente de distintos sectores polticos y sociales y en esta eleccin logramos entrar al Parlamento.

La primera intervencin que hicimos el da que asumimos la banca, en la presentacin de lo que iba a ser nuestra actuacin en el tema internacional, sealbamos que bamos a dar una batalla sin cuartel para conseguir el retiro inmediato de las tropas de ocupacin en Hait. A esto se sum que en junio recibimos una invitacin de los movimientos antiimperialistas de izquierda de Hait para participar de un coloquio con motivo de los 100 aos de la primera ocupacin yanqui all.

Decidimos participar del evento, ya en calidad de diputados, me importa mucho aclarar que ese viaje que hicimos como diputados no tuvo ningn respaldo del Parlamento uruguayo, no fuimos ni en misin oficial, no se nos pagaron los viticos ni nada, cosa que nos parece espectacular, pero no hubo una actitud de respaldo poltico en una actividad muy importante que era encontrarnos con los hermanos haitianos para rechazar la ocupacin y buscar los caminos de salida.

Les confieso que llegamos a Hait con estas sensaciones, el sentimiento antiimperialista, el odio a la ocupacin, pero nos preguntbamos por qu la ocupacin de Hait? Un pueblo tan chiquito, que imaginbamos pauprrimo, en un momento en el que la propia situacin internacional pareca no ser tan urticante. Estando all entendimos el porqu.

Desde que volv de Hait pude hacer dos intervenciones en el Parlamento uruguayo sobre este tema, una que dura 5 minutos que no admite debates, luego logr colocarlo como asunto poltico, gracias a lo que nos permiten hablar 15 minutos y da para el debate. Curiosamente cuando terminamos esos 15 minutos ningn representante de ningn partido quiso abrir el debate sobre el tema de la ocupacin de Hait.

En cuanto a las razones de la ocupacin, que creo que desconocen muchos de los parlamentarios que votan a favor de la misma, muchos de ellos imbuidos del prejuicio racista de que Hait tiene que tener una ocupacin porque son negros pobres que no saben gobernarse, cranme que es la idea que existe en la mayora de los polticos, por lo menos de mi pas.

Estando en Hait uno se da cuenta de cules son estas razones, la principal es econmica, hay mucho para saquear ah todava, yacimientos de oro, por ejemplo, que empiezan a explotarse ahora en minas a cielo abierto y sus permisos casualmente estn en manos de empresas norteamericanas y canadienses, que son las que promovieron el ltimo envin de la ocupacin. Entre los permisionarios est el hermano de Hilary Clinton y el ex presidente Clinton estuvo como enviado de Estados Unidos para la reconstruccin de Hait y la est reconstruyendo, porque se estn quedando con el oro.

Hay una razn econmica, la proliferacin de la zona franca, son instalaciones que parecen cuarteles inmensos donde un trabajador por ley gana U$S 5 por da, en escala de mano de obra en maquilas de Centroamrica es la ms barata, la que garantiza la mayor ganancia de las multinacionales. Un ltimo elemento en materia de zona franca, que me asombr y me alert, porque el Ministro de Economa de Uruguay en una reunin que tuvo con los partidos de oposicin nos anunci un nuevo proyecto de ley para una nueva zona franca, Uruguay tiene trece ya, y nos habl de priorizar el interior del pas. La verdad fue que nosotros no entendimos mucho, pero en Hait nos encontramos con zonas francas agrcolas, hay extensiones de tierras quitadas a los campesinos controladas por multinacionales de dimensiones inmensas.

En Hait se producen bananas para exportacin y se importan para el consumo, han pasado de estar cerca de autoabastecerse en materia alimentaria, hoy estn importando cerca del 60% de lo poco que consumen los haitianos. Hait sigue siendo saqueada en trminos econmicos, as como lo fue durante toda su historia.

Obviamente hay otras razones no menores, el trfico de drogas, Hait tiene 27.000 kms. cuadrados, es del tamao de uno de los 19 departamentos de Uruguay, hay 15 ejrcitos ocupndola, ms los radares y la marina de Estados Unidos, por all no puede pasar un alfiler que los militares no controlen y, sin embargo, el 12% de la cocana que entra a Estados Unidos pasa por Hait, me parece que los ejrcitos estn para que pase la cocana, no para que no pase.

Por otro lado, est lo estratgico en cuanto a la posicin de Hait, justo enfrente de Venezuela, a un paso de Cuba, es una base militar importante, sobre todo en una poca como 2005/6 en que la ilusin de procesos antiimperialistas se daba en toda la regin.

Fuimos entendiendo la razn de la ocupacin y consiguiendo argumentos fuertes para tirar abajo la idea de la misin humanitaria, en Hait hay tropas de ocupacin y, como dijimos en el Parlamento, el ejrcito uruguayo, el argentino y todos los que estn, estn cumpliendo el papel de mano de obra barata al servicio del ejrcito de Estados Unidos. Les sale mucho ms barato pagarle a los ejrcitos latinoamericanos a travs de Naciones Unidas, U$S 600 millones al ao, y le hacemos el trabajo sucio, como la tercerizacin de la seguridad, parecido a como pasa en Uruguay, ya no tens a la polica cuidando los bancos, hay guardias de seguridad, son ms baratos. Ese es el papel que estn cumpliendo las tropas de ocupacin.

Por ltimo las mentiras de las razones de la ocupacin, all se dice que la Minustah est para apoyar la institucionalizacin de Hait y su democratizacin. No puede haber mentira ms grande que esa, van doce aos de ocupacin, en la ltima eleccin particip el 10% de los ciudadanos, el fraude es comprobado, el Presidente actual sali tercero en la eleccin de 2009 y el mando militar no le permiti al Consejo electoral expedirse, demoraron 50 das hasta que los convencieron de que el Presidente era el que sali tercero porque era el que les serva. Esa es la democratizacin de la Minustah en Hait. Dicen que estn para asegurar el cumplimiento de los Derechos Humanos, es una mentira, hay violaciones, atropellos sexuales, ms de doscientas denuncias comprobadas ante Naciones Unidas contra soldados de la Minustah que han abusado de mujeres haitianas. Vimos en los barrios de Hait las casas agujereadas por las ametralladoras en la represin por los levantamientos populares. No hay defensa de los Derechos Humanos ni defensa de la democracia, hay un ejrcito de ocupacin que somete a un pueblo para aplicar una poltica de saqueo, esa es la pura y dura verdad. 700.000 infectados y 8.000 muertos por el clera, son daos brutales realizados al pueblo haitiano que nadie va a resarcir.

Ante esta realidad sentimos un compromiso muy grande al volver de all, de redoblar nuestro esfuerzo en la pelea por sacar las tropas de ocupacin de Hait. Debemos pensar qu necesita este pas, primero el derecho a la autodeterminacin. No s quin ganara en un proceso electoral, pero tienen todo el derecho de elegir construyendo su propio destino, eso no se puede discutir.

Fjense quines tutelan esto, yo pongo de ejemplo mi propio pas, en Uruguay no hemos juzgado a los criminales de la dictadura, y nosotros le vamos a dar lecciones de democracia a Hait? Senegal, Sri Lanka, para no meterme con los pases vecinos. No tenemos autoridad moral, Hait no precisa soldados. Esto no es una consigna, lo vimos all, estn los compaeros del Movimiento Sin Tierra de Brasil con algunos compaeros argentinos en el apoyo a la reconstruccin productiva, el apoyo al campesinado y lo que hacen los cubanos con la educacin y la salud.

Por otro lado, la comunidad internacional tiene que asumir la deuda que tiene con Hait en trminos econmicos, lo que le hemos robado, porque nos sentimos responsables, los daos humanos que la ocupacin ha generado y esta es una responsabilidad que tenemos que poner en discusin en todas nuestras organizaciones y a nivel institucional.

Nos ha costado en Uruguay colocar el tema de Hait como un tema de movilizacin. El Comit de apoyo al pueblo haitiano permanentemente est en actividad, pero no hemos llegado a hacer de esto una cuestin masiva. El otro da este Comit organiz un encuentro en el que estbamos cuatro legisladores, adems de m haba otros tres diputados del Frente Amplio. Fue muy bueno que estuvieran en una actividad que hablaba de la necesidad de retirar las tropas de Hait, pero lo que tuvimos que responder con mucha fuerza fue que algunos planteaban que el problema de no sacar las tropas es que no haba movilizacin popular para exigir la salida, a lo que respond que se vota adentro del Parlamento, no en la calle y el Frente Amplio tiene 50 votos, es mayora absoluta.

Es nuestra voluntad ir en concreto, ir encontrando adems del movimiento social que es fundamental en la conjugacin de esfuerzos, concretar un acuerdo parlamentario de la zona sur del continente, con compaeros de Brasil, Argentina, que estn en el Parlamento y que tengan una posicin contraria, para poder golpear a nivel institucional, levantando esta voz y buscando sumar fuerzas dentro de los Parlamentos. Obviamente, la voluntad popular es fundamental, pero si no conseguimos la voz poltica seguiremos reeditando una vergonzosa versin de la Triple Alianza, donde por mandato del Imperio del momento arremetimos contra Paraguay, ahora nos toca contra Hait, y seguimos siendo peones de tercera categora de los imperialismos de turno.

Nosotros somos descendientes de esclavizados que se liberaron, los nicos en la historia de la humanidad que lograron esta victoria

Henry Boisrolin (Comit Democrtico Haitiano): En primer trmino quiero agradecer desde el fondo de mi corazn esta invitacin y no lo hago solo de mi parte y del Comit Democrtico Haitiano, sino en nombre del pueblo de Hait. Entiendo que la presencia de ustedes representa un aliento para que podamos seguir tratando de sacarnos esta ocupacin de encima y construir nuestro camino de emancipacin y de liberacin.

Sera importante despus de las brillantes palabras del diputado Rubio, que ha demostrado claramente por qu la Minustah se trata de una ocupacin y no hay nada ms que aadir con respecto a esto, ver otro aspecto del tema, la resistencia del pueblo de Hait, no solamente a esta misin de ocupacin, nosotros somos descendientes de esclavizados que se liberaron, los nicos en la historia de la humanidad que lograron esta victoria. Esto pesa mucho, no solamente sobre nuestra realidad y nuestra conciencia, sino tambin a los que se erigieron en conquistadores y dueos del planeta.

Hait es un desafo para el pensamiento llamado universal, eurocntrico y racista. Tambin hay que tener en cuenta el componente tnico dentro de la realidad haitiana con respecto a su rol en la divisin internacional del trabajo. Y cuando digo que somos descendientes de luchadores esclavizados que se liberaron, quiero precisar un punto, para romper las cadenas de las manos y de los pies hace y haca falta romper las cadenas de la mente y del corazn, y lo pudimos hacer. Me paro sobre este punto histrico para pedirles a ustedes que fuera de las violaciones a los Derechos Humanos, que no hay duda que las hay, de la crisis espantosa econmicamente hablando, y de todos los dems aspectos que hacen a la vida de la gente, que pueden tener un poquito de confianza en nosotros, vamos a liberarnos.

Sera menos difcil si pudiramos encontrar muchos ms compaeros y compaeras en Latinoamrica capaces de entender esta situacin y acompaarnos, pero sabemos que el esfuerzo mayor lo tenemos que poner nosotros en la calle, en los barrios y tambin en la conquista del poder popular.

Cuando me refiero a la historia quiero decir que hoy por hoy no hay posibilidad para el pueblo haitiano, tiene una sola alternativa, retomar el camino de los esclavizados que se liberaron. Esta revolucin que qued trunca en el ao 1804 hay que retomarla, y eso significa no ir a una urna y poner un voto, algunos compaeros estamos convencidos de que en Hait tenemos que jugarnos a todo o nada, es decir, si tenemos que arrasar esta tierra de nuevo como lo hicieron en 1802 cuando llegaron las tropas de Napolen, lo haremos. Es una lucha que sale del eje que se plantea en Latinoamrica por la propia caracterstica, por la caracterizacin misma de la poblacin haitiana.

Esas elecciones, esa farsa que se hizo el pasado 9 de agosto no es otra cosa que un certificado de debilidad del bloque de poder oligrquico, no pueden encontrar en Hait un frente amplio para maquillar. El compaero Rubio plante antes que no sabe si hay elecciones libres en Hait sino gana la izquierda, yo desafo a la comunidad internacional que organicen elecciones en Hait, pongo un perro que diga antiimperialista como candidato y pongan a cualquiera que represente a la oligarqua y gana el perro. Los desafo y no porque nos creamos que tenemos las organizaciones populares ms grandes y ms importantes, pero tampoco somos de las peores.

Otra cosa que me gustara resaltar es que si hay un triunfo del imperialismo norteamericano principalmente y francs, en segundo lugar, es haber impuesto en el imaginario esta idea de un pueblo abatido, perdido, fallido, donde no hay Estado, no hay nada, se mueren de hambre, tienen clera, estn desocupados, son unos pobrecitos. Inclusive hay gente que piensa que sino estuviera la Minustah hubieran entrado los norteamericanos y sera peor.

Un ex ministro uruguayo en una reunin me pidi que le nombre una organizacin haitiana, yo le respond que me encontraba frente a Bush que me estaba diciendo que si le nombraba una organizacin entonces iba a tomar la decisin de retirarse, le dije que bastaba saber que el pueblo haitiano est en contra para retirarse, por ms que en su cabeza crean que estn hacindonos un bien, seramos tan imbciles que no podemos ver que nos estn ayudando, bueno, seremos tontos, pero queremos otra cosa. Han impuesto en el imaginario una especie de incapacidad como si fuera congnita, en nuestro ADN. Que nos vamos a pelear entre nosotros, como si no hubiera lucha de clases all, ni relaciones de produccin, sino que es cuestin del ADN.

Es realmente tremendo esto. Cuando hablo de la caracterizacin de Hait, me refiero a que hoy sabemos que hay pases industriales y pases dependientes, pero hay una nueva categora, Hait no es ms pas perifrico de los pases centrales, es de la periferia de la periferia. Dentro de las razones para aplastar a Hait, hay un mensaje contra esos negros, en la jerga colonialista, que se haban levantado. En Estados Unidos estn masacrando cada dos por tres a un negro norteamericano, recordarn que en la poca de las Panteras Negras ellos tenan psters de los lderes de la revolucin haitiana tambin, Hait es un mal ejemplo en todos lados, fue un mal ejemplo durante toda la historia, el propio Thomas Jefferson dijo Hait es la fuente del mal, la fuente del mal era la liberacin de los esclavos, lo que pasa es que l tena esclavos.

Es muy claro esto, ellos entraron en 1915 y en 1918 dictaron una Constitucin, transformaron al pas en una neocolonia de ellos. Ese es el neocolonialismo que se derrumb, no tienen cmo maquillar nada, tienen que hacer esas elecciones a las que nosotros llamamos selecciones. Son muchos menos del 18% de los votos. Les cuento algo que hay que tener en cuenta, hay una decisin poltica del pueblo haitiano y un trabajo del bloque de poder oligrquico para que el pueblo no vaya a votar, organizan elecciones en nombre del pueblo pero evitan que el pueblo participe. Incluso con el 18% han perdido. Hay una comunidad internacional que defiende esto, pero empiezan a aparecer grietas porque fue escandaloso, desde las 6 de la maana ya haba urnas llenas, las boletas de esas elecciones fueron impresas en Dubai, la tinta es de Sudfrica y la plata para esas elecciones no fue manejada por el Consejo electoral haitiano, sino por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Hay un economista haitiano que hizo un clculo el otro da, dijo: particip el 18%, significa que un 82% no particip, l calcul que haba una prdida de U$S 25 per cpita, porque todas esas boletas que imprimieron para la eleccin, al haber un ausentismo tan grande, es dinero tirado. Entonces, por donde se mire este sistema ha fracasado. La respuesta es la exigencia de la anulacin de las elecciones, ahora van por la renuncia del Consejo electoral, si esto pasa creo que si pas lo que pas con Prez Molina en Guatemala, no s qu le queda a Martelly. Hoy hay una movilizacin, el sbado va a haber otra exigiendo esto, cada vez las voces son ms y ms. Cranme que el pueblo haitiano sabe que la solucin no va a pasar por las elecciones, por mejor organizadas que estn, saben que se define de otra manera porque las botas que tenemos encima no se sacan con una fotito compaeras y compaeros. Les pido que nos entiendan, que nos acompaen, nos aconsejen, pero que sepan escuchar la voz de la calle, la voz del pueblo de Hait, en nombre de esta gran revolucin que hicimos en 1804 alumbrando el camino de la libertad, ayudando de manera internacionalista a la liberacin de muchos otros pases latinoamericanos, creo que tenemos el derecho moral de pedir que nos acompaen en esta nueva tarea de lucha por la libertad.

Tambin fue resultado de nuestra lucha que se estn retirando tropas argentinas

Nora Cortias (Madres de Plaza de Mayo - Lnea Fundadora): Gracias por permitirme estar ac, quiero decir que estuve en Hait tres veces, hemos palpado la valenta de ese pueblo y la calidad del mismo; quiero resaltar particularmente la lucha de las mujeres. La ocupacin de Hait con estas tropas, fue una decisin de Estados Unidos y ahora podemos decir que en estos das en los que ya empezaron a retirarse tropas argentinas, segn un llamado que tuvimos de la Cancillera para avisarnos que esto estaba sucediendo, esto es resultado de nuestra lucha.

Sin embargo, as como decidi invadir, Estados Unidos ahora decide empezar a retirarse, por lo tanto sabemos que esta decisin del gobierno argentino es consecuencia de ello, actan sobre un camino marcado, de todas maneras, nos da la fuerza para seguir. Nosotros como algunos otros habamos recibido en respuesta al pedido de retiro, la idea de que si lo hacan se iban a matar entre ellos, esa era la palabra de muchas autoridades, o sea, que poda pasar cuando entraron y tambin ahora cuando deciden salir.

Por otro lado, el desastre que han provocado con la indiferencia de muchos pases hermanos, que estn siguiendo de cerca pero que han permitido el avasallamiento de los Derechos Humanos de este pueblo que haba conquistado su libertad y que no son respetados como deberan. Este es un largo camino que tenemos que hacer entre todos. Hemos ido a hablar con el Presidente de Uruguay, Pepe Mujica, y nos dijo que antes de dejar su gobierno iba a dejar todo preparado para el retiro, estbamos con Beverly Keene y Adolfo Prez Esquivel, y l nos prometi esto, dejar abierto el camino para que cuando entregara su mandato el retiro fuera definitivo. Quiere decir que nos va a costar mucho con Uruguay, creamos que el ejemplo de Argentina iba a influir, y digo ejemplo porque por un lado estamos muy conformes por el retiro de las tropas pero no somos ingenuos y sabemos cul es el mecanismo. Los gobiernos van a tener que responder por las violaciones a los Derechos Humanos, los atropellos, los abusos a mujeres, nios y jvenes, por las torturas y persecuciones, por todo lo que ha pasado durante estos aos, esta es una deuda muy grande y trgica, porque no quieren reconocer que este pueblo ha sido avasallado negndole todos los Derechos Humanos.

Creo que este camino que tenemos que hacer va a ser duro, vemos que para instalar en nuestro pas este drama que vive el pueblo haitiano nos resulta muy difcil y que por ms que uno intente difundir, siempre hay un parate, un algo que frena para que se pueda hacer como queremos la gran difusin. Ese es el compromiso que tenemos, de difusin de todo lo que ha pasado y lo que sigue pasando en Hait, porque no podemos ser indiferentes y pensar que ya se avanz con este retiro, que es apenas un amague.

Quiero que sepan que no soy una experta, hablo desde el corazn. En Argentina tenemos funcionarios que estuvieron en Hait y cuando vuelven al pas cuentan cosas que no tienen nada que ver con lo que vieron y vivieron, ese ocultamiento y esa mentira es muy grave tambin. Como hemos estado en ese momento tan crucial antes y despus de toda esta etapa de los desastres que tambin provoc la naturaleza, vimos dos pocas de Hait. Por eso estamos convencidos de que tenemos que tener mucha decisin para que entre todos y cada uno promocionar y dar a conocer. Este es el camino que tenemos y este es el compromiso. Han permitido que este pueblo fuera contaminado con enfermedades como el clera, que podran haberse evitado, cuesta muchsimo recomponer la salud y la estabilidad en un pas en esas condiciones.

Quiero hacerles llegar el mensaje de Mirta Baravalle, que nos acompaa y que a travs de ella muchas Madres de Lnea Fundadora tambin lo hacen. Tenemos y seguimos teniendo el compromiso, desde ac pido que cada uno de nosotros lo asuma, apoyar da a da, saber que no se puede permitir que sean avasallados los derechos de los pueblos.

Tenemos mucho por hacer y mucho por trabajar, porque de ac en adelante no sabemos qu camino va a tomar nuestro pas, pero an as, gane quien gane en las prximas elecciones seguiremos trabajando para defender los derechos que hemos logrado, sern mantenidos con dientes y uas y por lo que no logramos todava vamos a seguir luchando con los brazos en alto da a da.

Carlos Chile (Secretario General CTA-A Capital): No quiero dejar pasar esta oportunidad para rendirle un homenaje muy sentido a Pepa Noia, estamos muy dolidos por su muerte. Desde la Conduccin Nacional de la CTA-A queremos pedirle perdn al pueblo haitiano, en nombre de los trabajadores, nos avergenza la actitud de quienes nos gobiernan y que efectivamente han decidido tomar parte en un castigo histrico al pueblo de Hait por haberse atrevido, no solo a promover la libertad sino adems por transformar a su pas en un lugar de refugio de los patriotas latinoamericanos. All recibi ayuda de todo tipo Simn Bolvar, all estuvo nuestro gran Monteagudo.

No solo siguen castigando a Hait con una deuda, tema que hay que incorporar a la pelea, sino que adems se sostiene esta idea de castigo. Hay pases en nuestra Amrica que han sido marcados y que se siguen golpeando, no es casualidad lo de Hait, no es casualidad la base que hay en Paraguay, que ese pas hoy est gobernado por un narcotraficante, amparado por Estados Unidos, que por un lado presume su capacidad de extraditar narcotraficantes pero, por otro lado, los promueve y los convierte en los amos del poder poltico para perseguir a campesinos pobres que demandan tierra, que reclaman otro modelo agrario para nuestra Amrica.

En nombre de los trabajadores, de la CTA, hacerle llegar nuestro compromiso, no solo Fernando que ha viajado a Hait, no solo Pablo que ha ido a Naciones Unidas a acompaar el pedido de retiro de las tropas, sino de todos los trabajadores y con el compromiso de reafirmar la pelea para que gobierne quien gobierne Argentina la voz de los trabajadores y el campo popular siga gritando fuera la Minustah de Hait!

ENCUENTRO POR EL RETIRO DE LAS TROPAS DE OCUPACIN DE HAIT, INCLUIDAS LAS DE ARGENTINA

SABADO 3 DE OCTUBRE - 13:30 HS.
INSTITUTO LOMAS DE ZAMORA- Av. MEEKS 654
(8 CUADRAS DE LA ESTACIN LOMAS DE ZAMORA)

CON LA ASISTENCIA DE HENRY BOISROLIN- COORDINADOR DEL COMIT DEMOCRATICO HAITIANO



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter