Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2015

Las otras vctimas del conflicto (I)

Sybil Sanabria
Rebelin


Hasta el momento en el pas se ha avanzado en una serie de propuestas en torno al tema de las vctimas del conflicto poltico, social y armado que vivimos. En la Habana, Cuba, la delegacin de paz del Gobierno colombiano y las Farc- Ep, recientemente llegaron al acuerdo referente al punto nmero cuatro de Vctimas, sobre la creacin de una Jurisdiccin Especial para la Paz (Comunicado Conjunto # 60, 2015). Este acuerdo es fundamental para el proceso, ya que permite ver de manera integral asuntos relacionados con la implementacin de la justicia desde una perspectiva restaurativa, lo que implica reconocer a las vctimas como protagonistas de los acuerdos y la construccin de paz. Un acuerdo que apunta a reconocer las responsabilidades de cada uno de los actores del conflicto.

Como antecedente encontramos que a lo largo de estos tres aos de dilogos se han obtenidos insumos importantes como la publicacin del Informe de la Comisin Histrica del Conflicto y sus Vctimas, titulada Contribucin al Entendimiento del Conflicto Armado en Colombia, as como la conformacin de una Comisin para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repeticin.

Desde Colombia distintas organizaciones sociales y las mismas comunidades han desarrollado iniciativas polticas, culturales y simblicas, as como encuentros y expresiones exigiendo el reconocimiento, el respeto y la participacin de las vctimas en diferentes escenarios y soluciones reales a las problemticas que les han sido impuestas, as como de la construccion de un acuerdo de paz [1].

Por su parte, el gobierno colombiano viene implementando desde el ao 2011 la Ley de Vctimas y Restitucin de Tierras, de donde surge el Centro Nacional de Memoria Histrica que ha venido trabajando en la reconstruccin de la memoria de las comunidades vctimas del conflicto colombiano, la reparacin y el derecho a la verdad de las mismas. Si bien la Ley de Vctimas es la nica que hasta el momento se ha efectuado, se evidencia un vaco en varios de sus aspectos centrales.

El profesor Jos Honorio Martnez, en su artculo publicado por el centro de estudios Espacio Crtico que se titula, Las vctimas de la Ley de vctimas, sostiene que la Ley en vez de reconocer a las vctimas lo que hace es desconocerlas principalmente por tres aspectos:

A pesar de suponerse que la ley de vctimas est hecha para reconocer a las vctimas, diversos aspectos de la misma estn orientados y contribuyen a todo lo contrario, es decir, a su desconocimiento. Se destacan tres aspectos: la periodizacin fijada para catalogar a alguien como vctima y como despojado, la delimitacin que traza el trmino conflicto armado y la no devolucin de tierras que hayan sido incorporadas a proyectos agroindustriales productivos (Martnez, 2012, pg. 17)

Honorio critica que al reconocer slo a las vctimas en el marco del conflicto armado se desconoce que este tambin es social y poltico, lo que deja por fuera a quienes han sufrido las consecuencias de la violencia social y poltica que tambin ha vivido el pas. De igual forma, menciona que a pesar de regir esta Ley, se siguen violando sistemticamente los DD.HH: desplazando comunidades, asesinando lderes sociales, entre muchas otras estrategias de violencia politica.

Complementando al profesor Martnez, la misma Ley es completamente excluyente, reconociendo como vctimas nicamente a quienes hayan padecido las consecuencias del conflicto a partir del 1 de enero de 1985. Esto quiere decir que hay una exclusin total de una multiplicidad de actores que han sido vctimas del conflicto social, poltico y armado desde su surgimiento, dentro de los cuales se podra catalogar como vctimas a los prisioneros polticos colombianos, que en el marco de la democracia restringida y del conflicto poltico e ideolgico que vive el pas, se les impone este carcter.

Por qu sera apropiado considerar a los prisioneros polticos como vctimas?

El concepto de victimas ha sido objeto de debates por parte de varios intelectuales y tericos. El filsofo y profesor universitario Sergio de Zubira, plantea en uno de sus artculos la necesidad de construir una nocin crtica del concepto de vctima, expresando la importancia de alejarse de la concepcin dominante que explica en el siguiente apartado:

La nocin dominante de vctimas postula un significado bastante restrictivo, privilegia el cuerpo sufriente, atada a lo jurdico-legal, instrumentaliza los derechos humanos y normaliza ciertas prcticas violentas. Por el contrario debemos transitar hacia una nocin crtica de vctima, siempre en construccin, lejana de la sacrificialidad y el juridicismo, con distancia de las declaraciones universales, transformadora de los derechos humanos y abierta a la experiencia de las vctimas como sujetos polticos emancipatorios. (De Zubiria Samper, 2014, pg. 5).

Como se mencionaba anteriormente, ampliar el concepto implica reconocer que en Colombia existen mltiples vctimas que han sido desconocidas, como es el caso de los prisioneros polticos. Los lderes sociales, defensores de DD.HH, campesinos, estudiantes, sindicalistas y profesores que se encuentran en la crcel han sido vctimas de la persecucin poltica por parte del Estado colombiano, adicionalmente siendo vctimas de las violaciones a los derechos humanos al interior de las prisiones. Encarcelar a una persona por su pensamiento y accionar poltico ha sido una accin sistemtica del Estado, como parte de la violencia politica (persecusion) que ha vivido el pas.

Segn censos realizados por ONGS y organizaciones que trabajan el tema, se calcula que hasta el momento existen entre 9.500 y 10.000 prisioneros polticos [2] entre los que se encuentran los prisioneros de guerra, combatientes de la insurgencia, los prisioneros de conciencia y las vctimas de montajes judiciales, vctimas de la persecucin poltica que ha ejercido el Estado colombiano contra el movimiento social y popular en el pas. Estas personas han sido encarceladas bajo el argumento de ser colaboradores de la guerrilla y se encuentran pagando aos de crcel por rebelin, terrorismo y otros delitos conexos.

Ejemplo de la persecusion al pensamiento disidente es el caso del profesor de la Universidad Nacional, Miguel ngel Beltrn (Gallo, 2015) quien fue condenado en el ao 2009, absuelto y puesto en libertad casi tres aos despus de su captura y que nuevamente fue detenido el 31 de julio de este ao. Existen igualmente otros casos como el lder campesino de la Marcha Patritica, Huber Ballesteros; los cinco estudiantes de la Universidad Pedaggica Nacional, conocidos por el caso Lebrija; el estudiante de la Universidad Sur Colombiana, Oscar Gasca; los cuatro defensores de Derechos Humanos de la Fundacin DHOC (MOVICE, 2015); y entre los casos ms recientes, el del candidato de la Unin Patritica, Marino Grueso; y el lder indgena del Cauca, Feliciano Valencia [3].

Vctimas del sistema carcelario como aparato represor

Quienes se encuentran en las crceles del pas, se enfrentan en este momento a una crisis carcelaria sin precedentes, pues segn la Defensora del Pueblo, el hacinamiento en el que se encuentran los centros penitenciarios supera el 53%. En la infografa presentada por el diario El Tiempo en el ao 2014, sobre la situacin de las crceles y los presos en Colombia, se presentan cifras crticas. Ejemplo de ello es la situacin del Establecimiento de Mediana seguridad EPMSC- de Santa Marta, que sobrepasa su capacidad en un 342%; la EPMSC-ERE de Cali tiene un hacinamiento del 274%; la de Valledupar un 284%, entre otros (EL TIEMPO, 2014).

Sumado a esta situacin, en mltiples ocasiones tanto las organizaciones que trabajan con prisioneros polticos, la Fundacin Lazos de Dignidad y la Corporacin Solidaridad Jurdica, asi como la misma poblacin carcelaria, han denunciado la falta de acceso de servicios mdicos de los internos que se encuentran en grave estado de salud.

En una de las ms recientes denuncias publicadas en la pgina de la Corporacin Jurdica se evidencia el deficiente sistema de salud que rige las crceles colombianas:

Alejandro Romero quien lleva ms de 14 aos en prisin, ha venido presentando un deterioro progresivo de su salud en los ltimos aos, por tal motivo fue remitido a mdicos especialistas quienes diagnosticaron las siguientes enfermedades: tumor en el abdomen lado derecho, hemorroides crnica, hipoglicemia, colesterol, urticaria crnica, estreimiento, colon irritable y tmpano del odo izquierdo reventado. A raz de estas patologas le formularon tratamientos especializados, hasta ahora ni CAPRECOM ni el INPEC le han suministrado dichos medicamentos, tampoco han dado permiso para el ingreso de los mismos, adems de eso han incumplido con las citas de control que los mdicos especialistas ordenaron (Prisioneros polticos FARC-EP, 2015).  

Muchos centros carcelarios no cuentan con servicios bsicos, algunos centros no cuentan con alcantarillado, los ms afectados son las personas que se encuentran en las crceles regionales pues los presos tampoco cuentan con acceso al agua potable, ni condiciones de salubridad que los pone en un inminente riesgo de contraer enfermedades. Adems de estas condiciones, en lo que respecta a los prisioneros polticos, constantemente son sometidos a torturas y malos tratos por parte de los guardias del INPEC, negndoles las visitas conyugales, el derecho a trabajar, y se les traslada a crceles lejos de su lugar de origen, lo que imposibilita la visita de sus familiares y hasta de sus abogados. Existe una doble vulneracin de los derechos de estas personas, producto de la discriminacin que sufren por ser detenidos polticos.

El carcter poltico del conflicto: los prisioneros como vctimas

A pesar de ser un hecho la existencia de personas en las crceles por motivos polticos, como consecuencia del conflicto que vive el pas, el gobierno ha desconocido y negado su existencia en mltiples ocasiones. Por un lado, funcionarios del gobierno han expresado su negativa de reconocer la existencia de estos, ya que implicara reconocer a las organizaciones armadas como actores polticos.

Al respecto, la abogada y defensora de prisioneros polticos, July Henriquez, establece que desde hace varios aos se ha desdibujado el carcter de la figura jurdica bajo la cual se les acusa, es decir el delito poltico:

La nocin de delito poltico en Colombia se ha desarrollado y desnaturalizado por va jurisprudencial. A pesar que algunas figuras han sido incorporadas en la legislacin como sinnimos de delitos polticos desde el siglo XIX, ni la Constitucin ni la ley definen puntualmente la nocin de delito poltico y mucho menos las caractersticas o elementos que lo identifican, considerndose en la actualidad como tales la rebelin, sedicin, asonada, conspiracin, seduccin y retencin ilegal de mando ( Henrquez Sampayo).

La censura de los medios de comunicacin y la opinin pblica ha sido determinate para ocultar dicha realidad. [4] A pesar de esto, el tema ha salido a flote en la Habana en el marco de los dilogos que se estn llevando a cabo, donde precisamente se ha elevado a la categora poltica del conflicto y sus actores. Junto a las propuestas que las FARC han planteado sobre los derechos de las vctimas, tambin han manifestado la necesidad de liberar a los prisioneros de guerra que se encuentran en las crceles.

El proceso de paz abre la oportunidad para reflexionar sobre el futuro de las personas que hacen parte del movimiento social y que se encuentran privados de la libertad. Un primer paso es que sea visibilizada su situacin y as sean incluidos en las discusiones que se llevan a cabo entre el gobierno y las FARC, y las eventuales conversaciones con el ELN, participando de un futuro escenario de construccin de paz. Es asi que la importancia de su reconocimiento y su compensacin, va encaminada a que sus voces, que han sido silenciadas, aporten a la reconstruccin de las otras memorias que hacen parte de la historia de este pas. Escucharlas, remediarlas y reconocerlas, contribuye significativamente a fortalecer la verdad, la justicia, la reparacin y la reconciliacin, al que deben conducir los actuales dilogos con la insurgencia.

Queda entonces el interrogante sobre el ltimo punto acordado en la mesa de cmo se abordara la liberacin de los prisioneros polticos del movimiento social y popular de carcter no armado, pues en el Comunicado #60 de la mesa, mas exactamente en el punto 4, se establece que el estado colombiano otorgara amnistia por delitos politicos y conexos a aquellos que han participado de la confrontacion, dejando de lado a los lideres sociales a quienes se les ha atribuido una relacion con el delito de rebelion. En la dinamica de que las partes reconozcan sus responsabilidades en el conflicto, el gobierno debera admintir la sistematica judicializacin y represin al movimiento social como pieza del ejercicio que lleve hacia el perdn y la reconciliacin del pas.

 

Trabajos citados

Henrquez Sampayo, J. (s.f.). Fundacin Lazos de Dignidad. Obtenido de Fundacin Lazos de Dignidad: http://fundacionlazosdedignidad.org/articulo-por-july-enriquez

Agencia Prensa Rural. (9 de Agosto de 2011). Agencia Prensa Rural. Obtenido de Agencia Prensa Rural: http://www.prensarural.org/spip/spip.php?article5864

Campaa Traspasa los Muros. (Marzo de 2012). Larga Vida a las Mariposas Suroccidente. Obtenido de Larga Vida a las Mariposas Suroccidente: http://libertadparalasmariposas.blogspot.com.co/2012/03/en-colombia-existen-cerca-de-9500.html

De Zubiria Samper, S. (2014). Hacia un Concepto Crtico de Vcitma. Revista Izquierda, 4-11.

EL TIEMPO. (2014). EL TIEMPO. Obtenido de EL TIEMPO: http://www.eltiempo.com/multimedia/infografias/carceles-y-presos-de-colombia/14739475

Gallo, I. (1 de enero de 2015). Las Dos Orillas. Obtenido de Las Dos Orillas: http://www.las2orillas.co/miguel-angel-beltran-guerillero-brillante-profesor-universitario/

Martnez, J. H. (2012). Las Vctimas de la Ley de Vctmas. Revista Izquierda, 16-20.

Mesa Conversaciones Gobierno-Farc EP. (26 de Agosto de 2012). Mesa de Conversaciones. Obtenido de Mesa de Conversaciones: https://www.mesadeconversaciones.com.co/sites/default/files/AcuerdoGeneralTerminacionConflicto.pdf

MOVICE. (17 de julio de 2015). Comisin Intereclesial de Justicia y Paz. Obtenido de Comisin Intereclesial de Justicia y Paz: http://justiciaypazcolombia.com/Detencion-de-integrantes-de-DHOC-y

Prisioneros polticos FARC-EP. (19 de Agosto de 2015). Corporacin Solidaridad Jurdica . Obtenido de Corporacin Solidaridad Jurdica : http://solidaridadjuridica.org/?p=3329

 

Notas

[1] Durante el mes de agosto del 2011 se llev a cabo el Encuentro nacional de comunidades campesinas, afrodescendientes e indgenas por la tierra y la paz de Colombia que tena como objetivo Generar un espacio amplio de socializacin de propuestas polticas y negociadas por la Paz en Colombia desde las experiencias y vivencias de las comunidades rurales: campesinas, indgenas y afro descendientes, en intercambio con el gobierno, los gremios, y dems sectores que estn comprometidos con la Paz en escenarios locales, regionales, nacionales e internacionales (Agencia Prensa Rural, 2011).

[2] Segn el INPEC (3), al 31 enero de 2012, la poblacin privada de la libertad ascienda a 102.292, hallndose 21.199 de estas personas asociadas a los delitos de rebelin (1.933), concierto para delinquir (8.629), terrorismo (679), actos de terrorismo (54), secuestro (2.541), secuestro extorsivo (2.987), extorsin (4.326), financiacin a grupos terroristas (18), utilizacin de medios y mtodos de guerra ilcitos (30), traicin a la patria (1) y espionaje (1). Teniendo en cuenta que con la desnaturalizacin del delito poltico en Colombia es sistemtico que las y los prisioneros polticos sean juzgados por los delitos comunes mencionados al tiempo que son asociados con organizaciones rebeldes (4), lo que conduce a pensar que en Colombia existen entre 9.500 y 21.199 prisioneras y prisioneros polticos (Campaa Traspasa los Muros., 2012)

[3] El lder indgena fue capturado el 15 de septiembre de este ao en el Cauca y condenado a 18 aos de prisin bajo el argumento de retener un soldado infiltrado durante una manifestacin pacfica indgena.

[4] Para profundizar sobre la inexsitencia de los prisioneros politicos en Colombia y su situacion al interior de las carceles, revisar la entrevista a Franklin Castaeda por Jose Antonio Gutierrez, publicada en el portal de Rebelion el 12 de Julio del 2012.


Sybil Sanabria, Equipo Colombiano de Investigacin en Conflicto y Paz (ECICP)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter