Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2015

El papa no debera canonizar a un misionero brutal

Rosa Aguilar
The Guardian


Junpero Serra, el fraile franciscano a quien el papa Francisco planea canonizar durante su primer viaje a los EE.UU. de esta semana, propugn y supervis las palizas y azotes, la flagelacin y el exterminio de los nativos americanos en lo que hoy es California. Serra, fundador de la primera misin del estado en San Diego en 1769, ser el primer santo canonizado en suelo norteamericano.

En ese momento, de acuerdo con los registros que se conservan en las misiones, la poblacin indgena estaba entre 133.500 y 350.000 personas. Como resultado de ese esclavizamiento, de la malnutricin y la introduccin de enfermedades, las misiones fueron responsables de la muerte de 62.000 indgenas californianos entre 1769 y 1833. Este genocidio no es ms que otro desgraciado ejemplo de la historia de los nativos norteamericanos olvidada, blanqueada o ignorada.

Mis antepasados y muchos miembros de familias hoy vivas son descendientes de la tribu Pomo del norte de California. La nica razn por la que yo estoy aqu hoy escribiendo este artculo es porque mis antepasados no vivieron cerca de ninguna de las 21 misiones franciscanas.

Elas Castillo, tres veces nominado al Premio Pulitzer, pas siete aos investigando y leyendo libros publicados por los franciscanos, entre los que se cuentan las cartas escritas por el mismo Serra. En su libro A Cross of Thorns: The Enslavement of Californias Native Americans by the Spanish Missions, [Cruz de espinas: El esclavizamiento de los nativos norteamericanos por las misiones espaolas], Castillo no se muerde la lengua cuando describe las misiones como campos de la muerte dirigidos por frasiles en los que murieron miles de indios de California. En sus cartas, Serra escribi que consideraba brbaros paganos a la poblacin indgena y que slo el catolicismo poda salvarles del mal.

Cuando el rey de Espaa envi sacerdotes jesuitas para impedir que los cazadores de pieles rusos reclamaran la region, les orden educar y bautizar a los pueblos nativos para que se convirtieran en sbditos de Espaa, pero Serra tena otros planes. Los convirti brutalmente al cristianismo y borr culturas, lenguas y aldeas enteras en ese proceso.

Dirigidos por Serra, los soldados capturaron con violencia a los nativos norteamericanos de California, les obligaron a trabajar y los encarcelaron hasta morir. De acuerdo con la extensa investigacin de Castillo, les golpeaban, azotaban y encadenaban durante das con grilletes que no les permitan doblar las rodillas.

Si se afligan por la prdida de sus seres queridos, les azotaban. A las madres que haban sufrido abortos naturales no se les permita llorar; por el contrario, se les acusaba de haber abortado y se vean forzadas a sostener una figura tallada de un nio mientras permanecan fuera de la iglesia de la misin.

Nunca se azota en pblico a las mujeres, sino en un lugar cerrado y a cierta distancia para que sus gritos no exciten una compasin demasiado viva, que podra provocar revueltas entre los hombres, escribi escandalizado el capitn Jean-Francois de Galaup, almirante francs, durante una visita a la Misin del Carmelo en 1786.

Castillo estima que muy pocos californianos son hoy conscientes de esta brutal historia, que dice ha sido deliberadamente falsificada por el estado de California. A los nios de cuarto de primaria se les ensea que Serra era un hombre pacfico que se preocupaba por la poblacin indgena. Los turistas que visitan las misiones del estado aprenden que la relacin de Serra con los nativos se basaba en el respeto mutuo.

Ver a Serra glorificado en monumentos histricos, en seales de escuelas, autopistas y carreteras, y con estatuas, como la que se encuentra dentro del edificio del Capitolio de Washington, supone para los nativos norteamericanos un doloroso recordatorio de esta trgica historia. En mayo, el papa Francisco se refiri a Serra como uno de los padres fundadores de los Estados Unidos. Cmo puede ser as cuando cientos de miles de personas vivieron aqu durante generaciones antes de su llegada?

Ver a Serra canonizado slo servir para ahondar traumas de generaciones entre los nativos norteamericanos. Es una enfermedad que persiste hoy en muchos de los miembros de nuestras tribus, escribe Valentn Lpez, Presidente del Grupo Tribal Amah Mutsun del pueblo Costeo/Ohlone en el prlogo escrito para Cross of Thorns. Problemas como el alcoholismo, la drogadiccin, el suicidio y la pobreza entre nuestra gente estn directamente vinculados a esta historia.

En lugar de convertir a Serra en santo el mircoles [23 de septiembre] en la Basilica del Sepulcro Nacional de la Inmaculada Concepcin en Washington D.C., el papa, la Iglesia Catlica y el estado de California deberan escuchar a los grupos de nativos que protestan por la canonizacin y aprovechar en cambio este momento para contar la verdad sobre las misiones y su mortferas repercusiones entre los nativos norteamericanos de California. El papa Francisco debera reunirse con miembros de las tribus californianas, reconocer estas atrocidades y permitir que se inicie la curacin y reconciliacin. Hace mucho que estn pendientes.

Rosa Aguilar es presentadora de Your Call, programa radiofnico diario de la KALW 91.7 FM de San Francisco, California, y autora del libro Red Highways: A Liberal's Journey into the Heartland.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-papa-no-deberia-canonizar-a-un-misionero-brutal



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter