Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2015

Paraguay
Los estudiantes hacen lo y pueden hacer historia

Del Rosario Ignacio Denis
Rebelin


La lucha estudiantil en Paraguay, ms que un fenmeno social coyuntural, tiene esencia y carga profundamente histrica. Las expresiones coyunturales especficas locales contra la corrupcin, hoy, son calificadas como una rebelin estudiantil nacional con fuerte reconocimiento, respaldo y solidaridad internacional.

El paro estudiantil y vigilia en el Rectorado comenz el 21 de septiembre creciendo exponencialmente, tanto en el respaldo de la ciudadana como tambin en los desafos polticos, organizativos, de emancipacin y en lo reivindicativo. Las primeras acciones sirvieron para desnudar el rostro oculto de los verdaderos delincuentes, comenzando por rectores y decanos que histricamente tejan sus mafias corruptas haciendo negocios de los derechos de los estudiantes, profesores y trabajadores en general, robando descaradamente la plata del pueblo.

La dictadura stronista, con su rgimen tirnico, dej huellas y ataduras profundas, imponiendo el miedo y el terror; la transicin a la democracia con su polticas neoliberales, fue capaz solo de transformar los derechos desde los represores llamndolos derechos universales, pero en ningn momento se renunci a la viejas prcticas dictatoriales, citando algunos hechos nefastos de represin y criminalidad y como estrategias para detener luchas sociales como lo ocurrido en el Marzo Paraguayo de 1999 y, mucho ms reciente, como la masacre de Curuguaty de 2012, los cuales son indicios de que la tirana sigue intacta.

Con el modelo capitalista neoliberal el derecho a la educacin, a la salud, a la vivienda, a la tierra, a la vida es abordada desde la ilegalidad y la injusticia imponiendo el chantaje, la represin y masacrando a los pueblos que se rebelan contra ese sistema. Esta realidad contina como la esencia del fenmeno social, poltico, econmico actualmente en Paraguay, y es por ello que esta lucha estudiantil desatada a nadie debe extraar, y mucho menos, nadie debe desconfiar de nuestra juventud, que no solo adoran sino tambin comprenden la necesidad de una nueva patria soada, lo cual siempre fue el fuego sagrado de la esperanza de los pueblos, y la guardan con su arrojo, con su temeridad, con su inviolable capacidad de soar una sociedad mejor, un pas mejor.

La crisis poltica, econmica, social, jurdica en el pas es resultado del modelo neoliberal que muchos califican como tardo por su mecanismo refinado de la vieja doctrina de saqueo; sin duda los pueblos son fuerzas y entidades polticas y no abstracciones idealizadas, diferentes sectores de la sociedad paraguaya de forma permanente muestran su descontento, su indignacin contra un gobierno anti-popular y pro-empresarial. Desde el campesinado histricamente reprimido y satanizado se unieron para una marcha larga, otras con consignas como Paraguay para, los indgenas toman plazas y lugares pblicos reclamando su territorio, los transportistas se crucifican y se plantan en huelga de hambre indefinida, los profesores, mdicos con marchas continuas, reclaman justicia y levantan sus voces en contra de los atropellos permanentes.

De todas las luchas sectoriales ninguna es casual, es contra el atropello de una poltica excluyente, antidemocrtica, represiva, pro-imperialista y que motiva unir fuerzas contra la injusticia, para refundar la patria, refundar la democracia, es por la defensa de la vida, de la soberana de un pas.

Ante esta fuerza emancipadora se deben imponer las virtudes unitarias desde la diversidad, de todos los sectores sociales, polticos, organizaciones, partidos de izquierda, progresistas, acompaando sin intenciones oportunistas, como deca Eduardo Galeano en una oportunidad: Hay que escuchar a los estudiantes, aguzar el odo, mirarlos a los ojos y leer lo que nos dicen con sus actos, pero sobre todo con el deseo encendido de su mirada. Cuando el resto claudica y se recoge en la madriguera cmoda de la conveniencia, los estudiantes se alzan. Cuando el resto piensa hoy no, maana quizs, los estudiantes dicen: ahora. Cuando el resto se acostumbra a lo que hay, los estudiantes nos muestran el sendero luminoso del porvenir..

Juventud, divino tesoro: sigan jugndose con todo en la vida, tal como dijo el Papa Francisco, seguimos viviendo en tiempos de preguntas fuertes y repuestas dbiles, solo el pueblo salva al pueblo y qu mejor expresin, una comunidad de estudiantes como la fuerza y custodia del fuego sagrado de la esperanza de los pueblos, y la guardan con su arrojo, con su temeridad, con su inviolable capacidad de soar un nuevo porvenir para la patria soada.

Hay una comunidad internacional que observa con inters el desarrollo de este movimiento. Esperamos, de las autoridades universitarias y gubernamentales, el mayor respeto. Desistan del uso de la fuerza. Sintense a negociar con ellos en paz, de igual a igual. Escchenlos. Sean generosos. No estn dentro del recinto, atrincherados en el campus, por puro capricho. Estn all porque ellos son el corazn, la llama viva de la universidad. Eduardo Galeano


Del Rosario Ignacio Denis. Ingeniero Agroecologico graduado en Instituto Latinoamericano de Agroecologia Paulo Freire (IALA)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter