Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2015

La diputa por los conceptos adecuados: "Colonialismo simptico" o decolonialidad naif?

Malfred Gerig
Rebelin


Recientemente un artculo de Eduardo Gudynas titulado La necesidad de romper con un colonialismo simptico [1] pona sobre la mesa de manera sintomtica algunas de las contradicciones con las que se enfrentan los procesos polticos en Amrica latina, tanto en el plano del movimiento de lo real, como en las teorizaciones que buscan dar cuenta de dicho movimiento. En este sentido la pugnacidad que ha habitado el continente, al menos desde el Caracazo (27 de febrero de 1989) como acontecimiento limite que inicia la nueva era, no se reduce solo a fuerzas sociales en conflicto, sino que habita tambin los intentos por la utilizacin de los conceptos adecuados en el plano de la crtica y la proposicin.

Para Gudynas La moda de la que goza la obra, pero sobremanera la idea acumulacin por desposesin, de David Harvey en el continente es sospechosa de servir como suplemento a la intencin de los gobiernos progresistas en mostrar una cierta radicalidad, acompaada de una postura crtica, que no es tal, al capitalismo global. No es nuestra intencin aqu realizar un ejercicio meramente deconstructivo de la reflexiones de Gudynas, ms s sealar esas contradicciones que habitan los mapas cognitivos de los procesos polticos latinoamericanos en sus diferentes matices. Teniendo en cuenta que son un campo neurlgico para sealar los decursos de accin de las distintas fuerzas sociales en conflicto.

Acumulacin por desposesin

Segn Gudynas la acumulacin por desposesin harveysiana es un revival de nuevo cuo del concepto marxiano acumulacin originara, y se refiere a procesos como la mercantilizacin de la tierra, expulsin de campesinos, la transformacin del trabajo en mercanca, el colonialismo u otros aspectos de la financiarizacin de las economas [2] . En este sentido Gudynas yerra el blanco, y con l muchas de las apropiaciones que se han hecho de la categora acumulacin por desposesin en algunas posturas decoloniales. Resulta que si la acumulacin por desposesin se acoplara de manera tan simple a lo que Marx describa como acumulacin originaria estaramos como mnimo en presencia de un contrabando de Perogrullo de Harvey al propio Marx.

El potencial crtico-descriptivo de la categora de Harvey lo encontramos en otro lugar. En sentido amplio, el sistema histrico capitalista afronta una crisis de acumulacin de capital vale decir, rasgo definitorio de la formacin social capitalista a partir de la dcada de los setenta del siglo pasado, por ello se emprenden una serie de reacomodos por parte de las clases poseedoras lase complejo FED-Wall Street para redefinir el proceso de acumulacin global. La problemtica central del sistema histrico capitalista a partir de 1973 es su incapacidad para la reproduccin ampliada de capital. De all que se presenten dos tipos de enmiendas, las cuales no se excluyen entre s, a dicho problema. Por una parte, lo que Harvey ha denominado soluciones espacio-temporales, a saber, una serie de capitales centrales son incapaces de competir en el mundo de las altas finanzas por tanto no quedan anclados a un territorio en especfico, teniendo libertad para producir un nuevo espacio de explotacin, en donde proletarizar intensivamente a nueva mano de obra, obtener recursos naturales mucho ms baratos, poder externalizar los costos de la produccin sin inversiones en tratamiento de residuos, etc. En sentido estricto, el Sudeste Asitico ha sido par excellence el lugar de las soluciones espacio-temporales pos 1973 [3] .

La otra manera a la que acude el capitalismo en tanto que totalidad bajo la egida de EE.UU como Estado imperial es la acumulacin por desposesin. Y Amrica Latina su destino predilecto. Usualmente, y en ello reincide Gudynas entre otros, se crea una identidad entre acumulacin por desposesin y pillaje imperial de las riquezas naturales. Sin embargo, este proceso es mucho ms complejo y sofisticado. El fin ltimo de la acumulacin por desposesin es la centralizacin del plusvalor hacia los pases nortes de la economa capitalista con el menor costo en inversin posible. De all que se haga uso de una forma de imperialismo informal en donde una omnmoda unin entre economa y poltica redefina constantemente el adentro y el afuera, creando nichos de modernizacin rodeados de ciudades miserias. Los procesos de privatizacin, la mercantilizacin de absolutamente todo, la expansin de la agricultura extensiva, la financiarizacin a futuro de los recursos naturales, son formas por excelencia en las que se produce la acumulacin por despojo. Su objetivo no es ms que obtener valorizacin del valor con el menor uso de capital posible.

En otras palabras: la acumulacin por desposesin no es un desfalco corsario de los recursos naturales, ni simplemente un proceso de proletarizacin y privatizacin, es sobre todo una relacin financiera de intercambio desigual, acogida por el centro para absorber plusvalor de pases donde la composicin orgnica de capital no permite la inversin del mismo va reproduccin ampliada. El capitalismo ha dado por finalizado el proceso de modernizacin, acogiendo como estrategia tratar de acumular plusvalor sin tener que pasar los escabrosos parajes de la produccin; mediante la acumulacin por despojo el capital intenta producir plusvalor sin crear nuevos medios de produccin y subsistencia. As, el legado neoliberal en Amrica Latina ha sido un proceso de desindustrializacin y reprimarizacin de la economa, acompaada de la intensificacin del vnculo entre la institucionalidad de los Estados Nacionales y los organismos dependientes del Imperialismo informal.

Bsicamente, crticas como las de Gudynas y otros tericos que se empean en potenciar la capacidad analtico-descriptiva de conceptos tales como extractivismo, es que caen en una simple sublimacin, es decir, convertir una particularidad fenomenolgica de las formaciones econmico-sociales latinoamericanas en un rasgo esencial a la hora de explicar la forma de relacin de esta particularidad con el todo llamado sistema histrico capitalista. As, ms que categoras que buscan establecer la especificidad de las economas latinoamericanas con respecto a la totalidad opresiva del capital, estos conceptos entre ellos extractivismo, algunas versiones de capitalismo rentstico, como tambin de la conocida enfermedad holandesa [4] funcionan ms como significantes que dan cuenta de una imposibilidad. Al convertir una particularidad en el Todo se busca establecer un entramado lgico entre el objeto sublimado y cualquier aspecto de la vida, por lo que a fin de cuentas la particularidad, es decir, el extractivismo, ser el nombre de la imposibilidad de una relacin otra entre Amrica Latina y el mercado mundial ergo es La Cosa que imposibilita el cambio de la vida.

Hacia un nos-otros con vocacin universal

Segn Gudynas: la obra de Harvey es buena para discutir el capitalismo globalizado, pero no obliga a abordar los impactos sociales, ambientales o econmicos dentro de cada pas, ni a dialogar con saberes indgenas. Es muy til para comprender los tejes y manejes en Wall Street, pero se escurren de las manos lo que pasa en nuestra Amazonia [5] . En este punto la crtica del autor slo da cuenta de una decolonialidad naif e ensimismada, segn la cual existe un abismo entre las caractersticas del capitalismo financiarizado de Wall Street y los procesos de desposesin que viven los pueblos indgenas en la Amazonia o cualquier otro lugar del continente.

Es precisamente en lo que Gudynas seala como un impasse, donde se encuentran los puntos ms destacados, pero todava insuficientes, de la teorizacin de Harvey. Antes bien, donde se localiza sobremanera uno de los retos de la poltica emancipatoria en el continente. Y no es ms que la necesidad de pensarnos a nosotros mismos desde nuestras determinaciones particulares, pero en ningn momento perder de perspectiva que el enemigo se sigue manejando en el espacio mundial, y que por tanto las explicaciones que le damos a las efectuaciones del capital sobre la vida y los acontecimientos capaces de un horizonte post-capitalista no pueden darse el lujo de separar la dialctica entre lo particular y lo universal. Si el horizonte es la emancipacin del gobierno del capital sobre la vida, como lo dijera Marx, el espacio de la crtica sigue siendo el espacio mundial.

Cuando hablamos de la creacin de un pensamiento propio, debemos detenernos a pensar qu decimos cuando decimos pensamiento propio? Acaso nos estamos refiriendo a un pensamiento de la identidad y el particularismo? Las crticas extremadamente simples que establecen una identidad entre lugar de enunciacin y pensamiento propio son tan perniciosas como cualquier otro conocimiento eurocntrico y colonial. De all que una de las lecciones que debemos recoger de los acontecimientos politizadores ocurrido en Amrica Latina en los ltimos veinticinco aos, con sus diversos matices y especificidades, es la capacidad de recobrar y generar un nos-otros con vocacin universal. Un nosotros inserto en mundos, ontologas y epistemologas mltiples.

Amrica Latina frente a la externalizacin de la crisis

La insuficiencia de la sublimacin extractivista se verifica en su incapacidad para conectar los reacomodos globales del capital y la situacin por la que transitan las economas latinoamericanas. Mientras que la acumulacin por desposesin se acerca ms a dar cuenta de las sofisticadas caractersticas con las que el Estado imperial estadounidense como conductor de la acumulacin global intenta hacer proliferar noveles mtodos de centralizacin del plusvalor y expropiacin de la riqueza. Antes los cuales los gobiernos latinoamericanos, tanto los alineados en la Alianza del Pacifico como los catalogados bajo el homogeneizante y poco descriptivo progresismo, han sido absolutamente incapaces de concatenar estrategias defensivas exitosas.

El efecto del shock reprimarizador neoliberal dej a las economas latinoamericanas con escasos mecanismo de contencin a la centralizacin del plusvalor. De all que los capitales (o divisas) producidos en el llamado boom de los comodities encontraron cada vez menos obstculos para salir de las fronteras nacionales, acudiendo al llamado de EE.UU y su intencin de externalizar la crisis hipotecaria que haba empezado en 2008, con la disminucin de los tipos de inters en 2009. Una vez desaparecieron los narcticos precios altos de las materias primas se asom fenomenolgicamente la estrategia de acumulacin por desposesin. En palabras de Claudio Katz refirindose a la situacin Argentina, pero como si se tratase de Amrica latina:

El punto crtico de la coyuntura externa se verifica en otro terreno: el realineamiento general de los tipos de cambios () La catarata de devaluaciones de Brasil se extendi al grueso de las monedas latinoamericanas y ha sido coronada con la depreciacin del yuan chino () El pas cuenta con pocos instrumentos defensivos para afrontar la nueva tormenta. No tiene suficientes dlares en cartera, a pesar de la excepcional captacin de divisas de la ltima dcada. Esos fondos salieron de nuestras fronteras con la misma rapidez que ingresaron. Los exportadores expatriaron dinero, las empresas transnacionales remitieron utilidades y el gobierno realiz monumentales pagos de la deuda externa [6]  

El continente ha sido incapaz de crear mecanismo efectivos para derrotar el proceso de acumulacin por desposesin. Durante la ltima dcada, y sobremanera posterior al 2009, asistimos a un proceso de intensificacin del Imperialismo informal sofisticado, donde el ataque a las monedas se convirti en el elemento mediante el cual la cooptacin de plusvalor hacia el Norte global va pago de la deuda, fuga de capitales y repatriacin de ganancias, daba cuenta de un proceso de expropiacin de las riquezas que denotaba que la dcada ganada no fue ms que agua entre los dedos. Esta estrategia imperial se intensificar con el previsible aumento de los tipos de inters por parte de la FED, es all cuando se completar el proceso de externalizacin de la crisis, siendo Amrica Latina uno de los principales receptores. Las enormes cargas de deuda y la debilidad de las monedas intentarn convertirse en el caldo de cultivo para un amplio proceso privatizador.

Notas:

[1] E. Gudynas, La necesidad de romper con un colonialismo simptico, disponible en: [http://www.rebelion.org/noticia.php?id=203858] Consultado el: 30-09-2015.

[2] Ibdem.

[3] Vase D. Harvey, El nuevo imperialismo, Akal, Madrid, 2007, p. 97; como tambin D. Harvey, Breve historia del neoliberalismo, Akal, Madrid, 2007.

[4] Cmo bien han sealado el grupo de trabajo del CENEDET, la influencia del pensamiento neoclsico, es decir, la economa poltica burguesa-colonial, en categoras como extractivismo o enfermedad holandesa es incuestionable, a lo que podemos agregar que muchas de estas reflexiones son deudoras de la economa poltica de David Ricardo. Vase Ni colonialistas ni simpticos: una respuesta a Eduardo Gudynas, disponible en: [http://lalineadefuego.info/2015/10/13/ni-colonialistas-ni-simpaticos-una-respuesta-a-eduardo-gudynas/]

[5] E. Gudynas, Cit.

[6] C. Katz, Argentina: relatos econmicos compartidos, disponible en: [http://www.aporrea.org/internacionales/a213959.html]

Malfred Gerig es Socilogo por la Universidad Central de Venezuela.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter