Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2015

Voces contra los agrotxicos

Mara Fernanda Rezzano
Pgina/12


Durante el Tercer Congreso Nacional de Mdicos de Pueblos Fumigados, que tuvo sede en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se encontraron y debatieron diferentes representantes de los 12 millones de habitantes de zonas agrarias que estn rodeadas por los campos de monocultivos. En el congreso hicieron or su voz trabajadores rurales, maestros de escuelas fumigadas, mdicos e investigadores que coincidieron en la necesidad de frenar el uso descontrolado de agrotxicos que enferman a toda la poblacin dentro y fuera de los pueblos fumigados.

Matas y Mara Jos son docentes de Sociales en diferentes escuelas rurales del norte de Santa Fe. En esa zona de la provincia, los cultivos de batatas, arroz, soja y girasol rodean los establecimientos educativos de los parajes que los maestros definen como escuelas fumigadas.

Los educadores asistieron al congreso para contar que hay fumigaciones en horario de clases, por las que hubo que encerrarse en las escuelas con los chicos. Cuando esto sucede, los chicos se ausentan por dolores en los ojos, alergias y descomposturas. Adems, los docentes denunciaron que en ocasiones se usa a chicos como banderilleros en el terreno para que marquen hasta dnde se fumig en cada pasada, explicaron los docentes.

En ocasiones, las escuelas tienen los silos al lado, y cuando se los ventea, largan txicos, que afectan a los chicos. Aunque hay denuncias, se propusieron soluciones irrisorias como poner paredes de dos metros junto a silos que son mucho ms altos que la pared, la cual obviamente no detiene los qumicos, relataron los educadores a este diario.

Los docentes expresaron la necesidad de contar estas experiencias y unirse para buscar una solucin porque muchas escuelas rurales dependen econmicamente de los productores, por la cooperadora. A veces los chicos son hijos de peones y tienen miedo de que sus padres pierdan el empleo. Hay muchos casos de cncer, problemas de piel o de alergias, relataron.

Adems, los chicos naturalizaron todo. En clases, durante Educacin Ambiental, intentamos desnaturalizar el vivir fumigados, concluyeron.

Ana Zavaloy es directora de la escuela rural 11 de San Antonio de Areco, a 20 kilmetros del casco urbano. Si bien tuvieron varias fumigaciones en horario escolar, Zavaloy recuerda puntualmente un da en el que termin con tos por dos meses y una parestesia facial que dur 15 das. En la escuela ya es comn estar en clases, empezar a sentir olor al veneno y ver al mosquito fumigando al lado o en el campo cercano. Muchos chicos reciben fumigaciones tambin en sus casas, explic.

Todos los das, la directora trabaja para explicarles a los estudiantes que no hay patrones adentro del colegio y que ese es un espacio para formar conciencia.

Salud y medio ambiente es la materia en la que trabajan con proyectos de ciencias. Uno es biodiversidad en escuelas rurales en el que hacemos intercambios con otras escuelas rurales de la zona, cont la directora. En esos encuentros, dieron con un colegio que est rodeado de haras (para cra de caballos purasangre). Ah no fumigan, porque los caballos valen mucho, te dira que parece que valen ms que los chicos, explic Zavaloy.

Los estudiantes de la escuela libre de fumigaciones contaron que tenan gran cantidad de mariposas en el patio, algo que no hay en nuestras escuelas y que llam fuertemente la atencin de los chicos. Uno de mis alumnos, que tiene en el patio de su casa junto a un campo de soja, plante claramente que para l las fumigaciones eran lo que mataban todo, hasta las mariposas, relat Ana. A partir de estas observaciones, los nenes pudieron unir las investigaciones a vivencias cotidianas y, segn la directora, empezar a hablar de estos temas.

Ante la ausencia de respuestas municipales para realizar anlisis toxicolgicos, la escuela 11 recibi a gente de la Universidad de La Plata (UNLP) que tom muestras de sangre de los adultos y del agua del lugar. El estudio dio siete agrotxicos distintos en las muestras. Ech por tierra esto de que los agrotxicos son inocuos y no tienen deriva (por el viento). Desminti que se pueda fumigar del otro lado del alambrado, con los chicos jugando al lado del mosquito porque estaban a salvo, explic Zavaloy.

Por eso vinimos al congreso, para que se detenga el uso descontrolado de agrotxicos que enferman a toda la poblacin y para resaltar la importancia que tiene la escuela como lugar de reflexin y denuncia para que los chicos y sus familias puedan defender su derecho a la vida, concluy la directora.

Damin Marino es profesor de Qumica Ambiental de la Facultad de Exactas de la UNLP y adems es investigador de Conicet. Marino fue al congreso en representacin de su equipo de investigacin para difundir una ciencia con todas las voces, como herramienta de lo social y espacio de construccin de conocimiento colectivo.

En el congreso, presentaron resultados de investigaciones que demuestran una presencia de plaguicidas en frutas y verduras de uso domstico para todo el pas. Hemos encontrado que un 80 por ciento de los productos hay al menos un plaguicida, en tanto que en ms del 30 por ciento hay entre tres y cinco, explic.

Adems, segn el investigador, el 10 por ciento de los productos no cumple con el lmite mximo establecido por el Senasa. Si uno consulta a un toxiclogo, la ausencia de plaguicidas es lo normal. Pods tener colesterol, azcares, pero el valor normal de los txicos es cero. Es un agente ambiental sinttico que no debera estar en el cuerpo humano y que sin embargo aparece en cada vez ms alimentos, concluy.

Testimonio viviente

Fabin Carlos Tomasi es un hombre de 49 aos aunque no lo demuestre su fsico. Su cuerpo es extremadamente delgado, con poca masa muscular y cada movimiento que realiza le saca un poco el aire. Su piel est reseca y sus manos ya casi no le responden. En sus dedos no quedan restos de huellas dactilares. Fabin habla sin pausa, pero con una voz forzada y para empezar a contar su historia se define a s mismo como un testimonio viviente de los efectos del mal uso de los agrotxicos en el pas. Hace algunos aos, Tomasi se jubil por discapacidad, luego de que le diagnosticaran una neuropata txica grave.

Esta patologa, mejor conocida como enfermedad del zapatero, se adquiere por aspirar o exponerse a qumicos nocivos por un tiempo prolongado. Fabin particip en el congreso para contar que a l lo enfermaron los solventes de los agroqumicos con los que estuvo en contacto durante sus aos como pen rural. Tomasi cree que de todas formas el veneno te busca donde sea que ests. No es necesario ir a buscarlo porque est en contacto con todos nosotros, porque no hay controles sobre su uso, que es cada vez mayor, explic.

Fabin fue desde joven uno de los miles de peones rurales que trabajan con empresas de fumigacin. Segn relat a Pgina/12 nadie contiene al pen rural, al trabajador de la cadena del agronegocio que pone el cuerpo de forma directa. Todos los das de fumigacin, a Fabin lo dejaban al costado de una pista improvisada cerca del campo, con algunos trabajadores ms. Ah te dejan envases de veneno que se inflan con el calor porque generan vapor y cuando abrs los contenedores largan ese gas nocivo, los solventes, explic a este diario.

Luego, el pen pone todo en un tarro ms grande y de ah al avin o mquina terrestre que lo esparce por el cultivo. Sin embargo, Fabin cont que el trabajo del pen en contacto con el agrotxico no termina all: Lavbamos todo lo que hubiera estado en contacto con el veneno, lavbamos hasta los aviones y comamos debajo de sus alas. Todo lo hacamos vestidos de short, descalzos, en el medio del campo, sin sombra y durante todo el verano, coment.

El agrotxico entra por la piel y por las vas respiratorias. Despus de aos de exposicin yo qued as, y mis compaeros quedaron uno estril y casi ciego y otro que no puede comer porque se le sale la comida por la nariz. Pero ambos tienen miedo de denunciar o no creen que sea por el agrotxico, explic Fabin.

Segn cuenta, en la empresa nunca lo formaron sobre cmo manipular los txicos. Si uno ve los envases de agroqumicos dice solamente usar con moderacin, ninguna instruccin o advertencia. Al pen rural nunca se lo cuid como trabajador, reflexion Tomasi.

Fabin cuenta en todos los lugares a los que lo invitan, que lo angustia no poder moverse por sus propios medios. El trabaj toda su vida y se empez a poner muy mal en el 2006. Todo comenz con llagas en el cuerpo y ahora estoy as. Lo que puedo hacer es contar, hablar con la verdad sobre lo que me pas, explic a este diario.

Fabin vive encerrado, al cuidado de su hija de 20 aos y su madre de 80. l tuvo un hermano que muri por efectos de los agroqumicos hace un ao tras padecer cncer. Esa enfermedad est ligada a los qumicos, es un efecto directo de la abrasin que generan. Ac en la ciudad los qumicos tambin estn muy presentes por la fumigacin de las vas y su uso contra el dengue. Es todo muy simple: si hay muchos mosquitos es porque con agrotxicos matamos al depredador del mosquito y ahora usamos ms qumicos para matarlos a ellos, ironiz.

Sin embargo, Fabin no quiere irse de su pueblo sino defenderlo; es un problema generalizado que donde hay agrotxicos hay muertes, explic.

Recientemente, Fabin recibi la visita de un vecino, un nene humilde, que naci en un campo de soja y tiene todas las manos desfiguradas por los agroqumicos. Est tan mal de salud que no va a la escuela porque nunca lo asistieron. Si se usan as los agrotxicos nadie est a salvo, todo alimento tiene algn qumico que enferma, ampli.

Para la gente de pueblos rurales, denunciar estas situaciones se torna difcil porque hay que convivir con amenazas, pedradas a la casa y llamadas de advertencia. La Federacin Agraria fue al Obelisco [de Buenos Aires] y frente a todas las cmaras pidi que no maten al campo. Yo les pido que el campo no nos mate a nosotros. No s cunto vaya a sobrevivir, pero yo sigo haciendo de testimonio para que mi hija, el da de maana diga, al menos lo intent, concluy Fabin.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-284155-2015-10-19.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter