Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Libros, Documentos y Comunicados
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2015

Israel, el Mundo rabe y la Comunidad Internacional (Primera Aproximacin, aos cincuenta)
El Triangulo inacoplable

Ytzik Witenberg
Rebelin


A modo de introduccin

Qu orienta la poltica exterior israel de corte sionista, desde sus inicios hasta nuestros das? Esta es la pregunta que trataremos de responder en este texto. Partiremos de analizar la poltica latinoamericana del estado judo en relacin a la descolonizacin de pases del Magreb; continuaremos analizando el papel de las relaciones que Israel construy en el perodo de discusin de la particin de Palestina en 1947, que se extendieron para ser instrumentalizadas para la oposicin a la independencia de los pueblos colonizados de frica y Asia; y finalmente, veremos como se conceptualiza desde el punto de vista terico, basndonos en un texto de Uri Avnery, la poltica exterior israel. Sin dejar de lado la ideologa de la Guerra Fra: el anticomunismo.

Objetivo: cmo cooptar a Amrica Latina para evitar la independencia argelina

Aunque Amrica Latina mantuvo cierta equidistancia en sus relaciones con Israel y el Mundo rabe Islmico, aos antes de la Resolucin de Particin de Palestina, pases como Venezuela ya haban reconocido la independencia del Lbano y Siria en 19461. Igualmente sucedera con Argentina, que con el triunfo electoral de Juan Domingo Pern, en febrero de 1946, cuando moviliz a sus partidarios de ancestros sirios libaneses, para comunicarles a varios estados rabes su disposicin de entablar fructferas relaciones diplomticas. Posteriormente a junio de 1946 --la investidura del caudillo argentino-- se establecieron relaciones con Egipto (junio de 1947), Israel (mayo de 1949) y ya se mantenan con el Lbano (noviembre de 1945), Arabia Saudita (febrero de 1946), e Iraq (abril de 1946)2.

Con la resolucin de particin de Palestina, y la proclamacin unilateral del estado judo, algunos diplomticos rabes, supuestamente muy preclaros, perciban esta situacin como un hecho consumado, sin vuelta atrs en los que no vala la pena discutir sobre su sentido en s mismos, sino en la modalidad que tendra la susodicha divisin del rea palestina, segn la resolucin 181 de la Asamblea General del la ONU, del 29 de noviembre de 19473.

Esto fue constatado en la documentacin oficial que algunos diplomticos argentinos enviaban a sus cancilleras desde sus embajadas en el Mundo rabe: tal fue el caso del ministro argentino en Beirut, Francisco Arias Cuenca, quien informaba que los libaneses se sentan molestos por el reconocimiento argentino al nuevo estado de Israel, pero que lo vean como un hecho sin retorno, y no lo consideraban inamistoso, o anti rabe. Situacin similar plantearan los diplomticos del Plata en Egipto y Siria4. Pero esto tampoco fue obstculo para que la Liga rabe, que en su zona estaba muy debilitada, rivalizara con el llamado bloque latinoamericano en la Asamblea General en la concesin de su voto5.

Sin embargo esta equidistancia no se mantuvo por mucho tiempo, la dcada del cincuenta signific una agudizacin de la guerra fra, la cual termin afectando a muchos pases que aspiraban a su independencia.

En el caso de pases rabes como Argelia se dirigieron a los latinoamericanos, en febrero de 1957, solicitando apoyo para liberarse de Francia. La razn de su bsqueda de los latinos era 'su resolucin de ponerse de parte de los oprimidos'6. Sin embargo este argumento, algo cndido, probablemente fue esgrimido con intencin de hacer relaciones pblicas, ya que para ese momento el continente tena un abultado nmero de dictaduras militares coordinadas por Washington durante la confrontacin de ese instante con la URSS.

Los franceses, por su parte, argan para su negativa que el territorio argelino constitua parte de la metrpoli francesa, o sea era territorio nacional francs, lo cual dificultaba la ruptura con Pars, mucho ms que en otros lugares (un argumento muy similar al de los sionistas para justificar su antipalestinismo)7.

La posicin latinoamericana sobre la cuestin argelina era que la discusin deba posponerse en aras de que Francia buscara una solucin en trminos pacficos y democrticos, a pesar de que en 1956 pases como Argentina, Mxico, Guatemala, Costa Rica, Bolivia y Uruguay eran partidarios de anotar el tema del pas del Magreb entre los temas a discutir en la Comisin Poltica Principal de la Asamblea General, una instancia similar a la comisin Ad Hoc durante la discusin del informe de UNSCOP8.

Para el 8 de febrero de 1957 slo Bolivia defenda la idea de que el tema argelino era competencia de la ONU. El delegado cubano --Emilio Nuez Portuondo-- conjuntamente con el peruano consideraban que cuando se fund la ONU, y se incorpor Francia, Argelia era un territorio de ultramar, del pas europeo, de acuerdo a su constitucin y nadie en el foro internacional le neg al pas galo el derecho a esa posesin en frica. Y en tanto que el principio de no intervencin en asuntos internos de otros pases es una de las bases de la OEA proponan: no acordar proyecto de resolucin9.

La situacin argelina provoc en algunos latinoamericanos actitudes de protesta ante la reaccin de sus gobiernos por lo acontecido en el foro internacional por el pedido del pas del Magreb. Incluso se manifestaron similitudes entre la lucha argelina y la independencia latinoamericana durante el siglo XIX10.

El 13 de febrero de 1957 se aprob una resolucin italo latinoamericana --en la Comisin Poltica Principal de la Asamblea General de la ONU-- que no propona ningn medio de resolucin del conflicto entre Argelia y Francia. La votacin fue un reflejo fiel de la polarizacin por la Guerra Fra; de un lado el bloque sovitico afroasitico y del otro Europa Occidental y Amrica (norte y sur) con excepcin de Bolivia11.

La resolucin obtuvo una votacin de 41 votos a favor, 33 en contra y tres abstenciones. La autora de la resolucin era de los delegados de Brasil, Cuba y Per ms el apoyo de Italia. Con esta accin los latinoamericanos, a pesar de abundante nmero de regmenes de fuerza que tena, demostraron una gran habilidad parlamentara logrando que su propuesta descollara.

Coadyuv a esto el que los representantes de los estados afroasiticos, ante la posibilidad de que la Asamblea General no emitiera una resolucin acerca del problema argelino, prefirieron la opcin latinoamericana que implicaba que Naciones Unidas asuma una posicin ante el problema, en forma indefinida12.

Esta situacin llev a los estados afroasiticos a buscar el apoyo latinoamericano para una prxima resolucin13 de avenencia en la que se expresa la necesidad de buscar un solucin sin violencia 'por medios adecuados' de la disputa sobre Argelia.

Pero la resolucin en cuestin no pas de un saludo a la bandera ya que la misma a diferencia de la primera, de diez das atrs, que no urga a negociaciones, impona una frmula no expresa, y segn los estados afroasiticos, sobre entendida de exhortacin a las negociaciones.

Pero los representantes franceses consideraban, no sin razn, de que la resolucin no contena una accin especifica a ser desarrollada, por lo que el estado galo poda seguir con su poltica sobre la zona14.

Sin embargo, esta resolucin de avenencia se consigui por perseverancia de Guatemala y Mxico aunado a la colaboracin de Irn que produjeron una resolucin conciliadora que en el fondo no cambiaba nada15.

Ante la situacin anterior, el Estado Judo mantuvo una posicin negativa hacia Argelia, de hecho lo contrario hubiera sido lo extrao16.

Todo lo anterior sucedi despus de la Guerra del Sinai de 1956, en la que Francia, Inglaterra, e Israel se coaligaron para revertir la nacionalizacin del Canal de Suez. Pero en ese mismo ao en agosto de 1957, y en la misma Asamblea General de la ONU, sucedera algo poco usual: un diplomtico del Frente de Liberacin Nacional (FLN) argelino se dirigi a la delegacin Israel solicitando su colaboracin para la independencia de su pas. El resultado fue infructuoso. Y cuando Argelia se independiz y se incorporo a la ONU, el 8 de agosto de 1962, Israel se constituy en el nico voto negativo a su ingreso17.

En el perodo de 1954 a 1962, durante la guerra de Argelia, Israel fue socio de los franceses en sus proyectos de contrainsurgencia para evitar la independencia del pas magrebi. Francia e Israel actuaron en conjunto para frustrar el proceso de independencia de frica del norte y el Medio Oriente. De esta forma, el pas galo se convirti apertrechador y protector de Israel hasta finales de la dcada del sesenta. Los franceses sentan un autntico furor por Israel al punto que el general Maurice Challe aspiraba usar los Kibutzim como modelo para sus programas de pacificacin en Argelia18. Y los israeles no eran menos, estaban consubstanciados con la doctrina de contrainsurgencia francesa, guerre revolutionnaire , que se us en el pas africano, y que apareci como resultado de la debacle de los galos en Dien Bien Phu. Los israeles se interesaron tambin en el uso de helicpteros en el enfrentamiento del FLN, al igual que la colaboracin entre servicios de inteligencia, que podra datar de antes de 1953.

Generales del estado judo como Yitzhak Rabin (posteriormente primer ministro) y Haim Herzog (futuro embajador en la ONU y presidente), visitaron el estado magrebi en 1960, para observar a los paracaidistas galos combatiendo en las montaas de Kabil.

Argelia fue uno de los ltimos escenarios de cooperacin franco israel de la cuarta repblica francesa, especialmente apoyando a la OAS 19 , una estructura clandestina, de ultraderechistas, formada por lo colonos franceses y militares en 1951, y responsable de muchos ataques contra civiles para perpetuar el dominio galo en el pas del Magreb.

Argelia es uno de los muchos equvocos del Mossad, al errar en sus predicciones de cmo acabara la Guerra de independencia en el pas africano 20 .

El alabardero sionista de Amsterdam, Pars y otras metrpolis

Sin embargo el papel de Israel en relacin a la independencia de varios pueblos colonizados no fue precisamente de poca importancia.

El apoyo que Israel consigui en Amrica Latina en favor de la particin no slo lo uso en su beneficio como estado, posteriormente, sino que tambin en relacin a otras situaciones, dependiendo de la coyuntura poltica.

Segn Moshe Tov, un antiguo responsable de la Agencia Juda para Amrica Latina, en su afn por colaborar con Israel, la mayora de los estados latinoamericanos votaron con Francia en cuestiones como la independencia de Marruecos21, Argelia y Tnez. La razn radicaba en lo que Tov llamaba su tesis: la independencia de estos estados traera consigo su incorporacin a la Liga rabe fortaleciendo su agresividad y su hostilidad contra Israel. Segn Tov esta situacin dur hasta la Asamblea General de la ONU de 195622.

Sin embargo, la posicin francesa no slo era el reflejo del conflicto rabe israel, ya que fue percibida desde la metrpoli colonial gala como la necesidad de producir un cambio en la dependencia del petrleo del Medio Oriente.

Jean Caudier, un experto petrolero de la Cmara de Comercio France Amerique Latin en ese momento, sugiri diversificar los proveedores de crudo del estado francs a travs de pases como Venezuela. Segn Caudier, desde 1948 Pars aument sus importaciones de petrleo del Medio Oriente de 64 a 94 por ciento; y las importaciones de oro negro de Amrica Latina bajaron del 24 al 5 por ciento en 1956. Esta situacin se deba a la necesidad de economizar moneda fuerte y a que el crudo de los pases rabes era entonces (1957) pagable entre el 10 y el 30 por ciento en moneda francesa. Pero un importador independiente francs contrat, para este perodo, con proveedores colombianos de crudo a buen precio y pagado 'parcialmente en francos franceses' 23 .

Es evidente que la posicin latinoamericana no responda slo a su identificacin, tctica o estratgica, con Francia, sino a la probabilidad de beneficiarse de una nueva poltica petrolera, y econmica del estado galo.

Otro caso en el que Israel us su aval entre los latinoamericanos fue el de Nueva Guinea, cuando buscaba la independencia de Holanda, los pueblos aborgenes de esa zona.

Los holandeses requirieron la ayuda de Israel para ese fin ya que haban llevado el problema de Nueva Guinea, por la descolonizacin de esas tierras, a las Naciones Unidas. Israel logr reclutar, en auxilio de Holanda, a Cuba (pre revolucionaria), a Colombia, y Ecuador. Pero al mismo tiempo se enfrentaron con un conocido partidario de Israel: el profesor Enrique Rodrguez Fabregat de Uruguay y con un antiguo ministro de relaciones exteriores de Ecuador, el Doctor Trujillo que patrocinaba, en particular, una resolucin anti holandesa.

Esta situacin coincidi con la discusin de una resolucin en el Comit Poltico Ad Hoc sobre la cuestin palestina que contena la recomendacin de 'sanciones' contra el Estado Judo.

Patrocinaba la iniciativa Indonesia, quien tambin lideraba el proyecto de descolonizacin de Nueva Guinea.

El hecho de que el representante ecuatoriano fuera partidario efusivo del Estado Judo le permiti a M. Tov restarle el apoyo de este pas a los independentistas de Nueva Guinea y que afirmara pblicamente la razn de ello, en tanto que los indonesios patrocinaban ambas iniciativas.

En esta situacin tanto el ecuatoriano como el uruguayo convencieron a muchos de su rea geogrfica de que no apoyaran las sanciones contra Israel. Simultneamente, Tov asesoraba a la delegacin holandesa para relacionarse con los latinoamericanos.

En la comisin que conoca el caso, la votacin fue a favor del estado holands y continuaron trabajando -- M. Tov y el ministro holands de relaciones exteriores Joseph Marie Antoine Hubert    Luns-- para obtener los dos tercios necesarios en la Asamblea General.

Lo ms notable de todo lo anterior es que Brasil, uno de los partidarios de la descolonizacin de Nueva Guinea en la comisin Ad Hoc, volteara su voto a favor de Holanda en la Asamblea General. El voto pro Holands tuvo una consecuencia de retruque en la que se rechazaron las sanciones contra Israel 24 .

Otro caso similar a los anteriores en que Israel motoriz el apoyo latinoamericano se di con Puerto Rico y Turqua.

En el caso de la isla caribea, haba llegado a la agenda de la Asamblea General la 'independencia de Puerto Rico'; Israel, en conjunto con algunos delegados latinoamericanos, defendieron como leones el criterio de Estado Libre Asociado, basndose en la argumentacin de los boricuas defensores de su asociacin a los EE. UU.

En el caso del pas euro islmico, en un determinado momento aspir a una posicin en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero tena como oponente a Iraq.

Tov y su asistente latinoamericano, Ovidio Gondi, se movilizaron para cuadrar el voto hispano parlante del Nuevo Mundo, logrando xito en su proyecto pro turco 25 .

Aunque parezca contradictorio, y para muchos una provocacin, el propio Moshe Tov en su apreciacin del Tercer Mundo, y la relacin de este con Israel, asume una posicin de vctima y afirma en sus memorias: ... buena parte de tales pases [del Tercer Mundo] rompieron relaciones diplomticas con Israel y traducen su hostilidad, aparente o real, votando en contra o auspiciando resoluciones no pocas veces descabelladas..."

Evidentemente, la cancillera, o los diplomticos israeles, no tienen una nocin muy clara de lo que son las reacciones y la reciprocidad en poltica internacional y de lo que implican muchas de sus acciones y ni por equivocacin advierten que pueblos de Nueva Guinea, o los puertorriqueos, o los pueblos del Magreb podran responder en defensa de sus legtimos intereses a la independencia nacional, cuando el Estado Judo en forma gratuita y sin que quede en claro qu obtiene, y en qu se beneficia, se opone a la independencia de Nueva Guinea, o Puerto Rico, o cualquier otro pueblo.

El razonamiento de Tov deja en evidencia que en Israel hay cierta mentalidad de gran potencia militar entre su lite gobernante, sin caer en cuenta de sus enormes limitaciones polticas. Cosa que aunque parezca absurdo es admirado, en secreto, por muchos grupos nacionalistas.

Si bien es verdad que Israel prest ayuda a muchos pueblos en desarrollo, sin que quede en claro en que medida, les ha permitido superar su situacin; no menos verdad es que detrs de ella estaba una red de inteligencia 26 con objetivos de dominacin, y en beneficio directo de sus opresores.

Si bien resultara entendible que Israel mantuviera una oposicin a causas rabes, que pretendan sancionarlo en la ONU a causa del conflicto rabe israel, no sucede lo mismo con otras situaciones, al extremo de que sera interesante plantearse la pregunta; y saber en qu se beneficia Israel abstenindose, u oponindose, en casos como la independencia de Timor Oriental (Resolucin 37/30, abstencin), o la Carta de derechos y Deberes Econmicos de los Estados (Resolucin 32/81, abstencin), o la condena del Apartheid en los deportes (Resolucin 37/69 G, ausente). Esto, especialmente, si vot a favor de la Resolucin para el Desarme para el desarrollo (37/84), contra la intervencin en Campuchea (Resolucin 37/6), contra la intervencin en Afganistn (Resolucin 37/37), y por la negociacin sobre las Malvinas (Resolucin 37/9) 27 .

Desde este punto de vista no es de extraar que recurrentemente el Tercer mundo traiga a colacin el conflicto rabe israel. Entre otras razones, ms, para evitar que el olvido impidiera la autodeterminacin palestina, viejo objetivo israel manifestado en consignas, torpes, como la inexistencia del pueblo palestino, o que la solucin del problema le corresponde a Jordania 28 .

La candidez de algunas afirmaciones de Tov baadas de nostalgia, con alcanfor, sobre una supuesta Naciones Unidas idlicas, no pasan de ser un ejemplo de lo anterior y la incapacidad que demuestra este autor de hacerse cargo de las consecuencias de la poltica de su pas.

Para gente como este diplomtico, los oprimidos de la tierra deben guardar silencio para no importunarlo, en tanto que las Naciones Unidas se han convertido en un foro originador de disensiones y conflictos internacionales... en una maquina de hostilidad... La ONU vive una hora de continuo descrdito... 29 .

El ente internacional slo sirvi, para diplomticos como Tov, en la medida que se adaptan a sus intereses y necesidades; fue vlida la Resolucin 181 que divide Palestina, pero no aquellas que reconocen derechos nacionales a los rabes palestinos.

Una disonancia an mayor que en la que pueden caer los rabes tomando en cuenta que la resolucin de particin de Palestina de noviembre de 1947, no slo creaba un estado judo, sino que tambin deba crear uno rabe, que Israel se neg a aceptar, poltica y militarmente.

La geopoltica de la arabofobia: el interrogante de Uri

A raz de affair Irn Contra surgi la pregunta, que se plante el periodista Uri Avneri, y seguramente tambin en muchas cancilleras, cmo era posible que Israel armara al hostil rgimen teocrtico del Ayatola Sayyid Ruholla Musavi Jomeini que diriga Irn desde la revolucin islmica de 1979.

En principio es necesario aclarar que este apertrechamiento a los iranes no se produjo como una venta puntual de armas a mediados de los ochenta, sino que comenz al principio de la dcada, y continu hasta el principio de los noventa, casi un decenio. Pero, qu motivaba al Estado Judo a armar a un pas que predicaba, abiertamente, la liquidacin de Israel: en principio, se basaba en una infraestructura poltico ideolgica fundamentada en criterios de determinismo geogrfico; se parta de que la geografa orientaba las relaciones entre estados mucho ms que el pensamiento oficial que predicaran sus lites gobernantes. Y se implementaba en base a frmulas de realismo poltico y pragmatismo. A ttulo de ejemplo, no era la religin juda la gestora de la historia de Israel, sino la geografa de la tierra de Canan. Pero adems de esto, Israel era el enemigo infinito de los rabes, como consecuencia de una hostilidad esencial, inmutable por lo que los rabes no aceptarn jams la existencia de Israel, y el conflicto ser eterno.

En tanto el estado hebreo est sitiado por los rabes, es necesario --segn la lgica sionista-- buscar aliados no rabes que estn enfrentados con ellos histricamente. Y siendo que Israel se cre en el centro del Mundo rabe, de dnde saldran estos dichosos aliados? La respuesta estaba en el planisferio y en la consigna de los busca pleitos: el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Siendo que la presencia rabe se encuentran desde el norte de Iraq hasta las costas de Marruecos, y del Norte de Siria hasta el Yemen, lo que quedaba por fuera eran Irn al este, Turqua en el norte y Etiopa al sur. Pases con conflictos con los pueblos rabes, por lo menos en algunos perodos de su historia, que constituiran la periferia de aliados de Israel. Lo de aliados es un decir, ya que la alianza la constituan pragmticos, oportunistas, arribistas y timadores, todos de la misma catadura.

Pero los tres pases reunan ciertas caractersticas que los volvan elegibles para ser aliados de Israel:

1] Irn era un pas islmico Shiita, pero no rabe, no eran semitas, su lengua es indo europea y mantena un conflicto con su vecino rabe Iraq que pareca, en la dcada de los ochenta, eterno. Adems, en la poca del Sha Mohammad Reza Pahlav, el pas persa estuvo estrechamente vinculado al estado hebreo, los israeles crearon zonas de desarrollo, la polica secreta del Sha la dise el emisario israel Iaacov Nimrodi y el petrleo iran flua por el oleoducto Eiliat Ashquelon. El propio venal Sha era accionista de la compaa petrolera que venda el petrleo iran a Israel. Pero esto, en apariencia, cambi con el fin del rgimen monrquico, e Israel pas a ser una abominacin para los iranes. Pero la venta de armas a los persas se producan en un contexto especial, el conflicto entre Iraq e Irn, una guerra de desgaste que requera gran cantidad de armamento. Adems, esa encarnacin del mal en la tierra que sionistas y estadounidenses pintaban, Sadam Husein, a finales de los setenta del siglo XX (1978), se adherira al plan de paz esbozado por la Conferencia de la Liga rabe de Bagdad en ese ao, y en 1983 hizo lo mismo con el proyecto determinando por la Conferencia Cumbre de Fez (Marruecos) que constitua una propuesta rabe de paz en toda regla, que inclua el reconocimiento de Israel como estado 30 . Todo esto inaceptable para el estado hebreo.

2] Turqua, por su parte, es un pas islmico sunita, que tampoco es rabe, y que durante varios siglos subyug el rea del actual Medio Oriente, en forma bastante desptica, bajo el Imperio Otomano.

Durante el periodo de sionismo primitivo, a principios del siglo XX, en 1905, el heredero de Herzl, Max Nordu, tomara partido por el Imperio Otomano ante los levantamientos rabes de esa poca, y considerar como natural apoyar a los turcos en tanto propietarios de las llaves de Palestina. Adems mantienen un viejo conflicto con el gobierno rabe de Siria. Durante la dcada de los ochenta, Turqua no mantena relaciones diplomticas con Israel, por lo menos no en forma pblica, aunque en la clandestinidad la relacin era bastante fluida.

3] Etiopa, por su parte, es un estado cristiano copto, que la fbula bblica considera su origen en la Reina de Saba, y el escudo de su monarqua, mientras existi, fue el len de la tribu de Yehuda. El estado africano estaba rodeado de pases rabes hostiles: Sudn al oeste, y Somala al este, a eso deba agregarse que mantuvo una encarnizada guerra por la regin de Eritrea, poblada mayoritariamente por musulmanes y absorbida por los etopes, durante un buen perodo de tiempo. En los cincuenta Israel mantuvo estrechas relaciones con los etopes, tanto comerciales como militares y educativas. En tanto que Adis Abeba era la sede de la Organizacin para la Unidad Africana, esto colabor en la infiltracin de Israel en muchos pases del continente negro. El esfuerzo de los sionistas en frica se fundament en el hecho de que los rabes fueron durante siglos traficantes de esclavos y la hostilidad que esto continuaba despertando. Aunque el monarca etope cay y fue sustituido por un rgimen militar de izquierda, la relacin no sufri grandes cambios, aunque asumi una faceta ms reservada. Fue Moshe Dayan quien hizo pblico la venta de armas al estado africano, sin pensarlo.

Una variante de la periferia la constituan las minoras, todos los grupos que no fueran rabe sunitas (los palestinos) eran candidatos a aliados de Israel, y haba una cooperacin natural entre todos los elementos de la regin que no sean rabes. La lista se podra comenzar con los Kurdos, los maromitas (en El Lbano), los coptos (Egipto), los shiitas y alawitas (Irak y Siria). Esta era una idea sacada del mandato francs en el pas de los cedros, y en Siria, fundamentada en criterio imperialista de 'divida para reinar'.

Un dirigente laborista, Igal Alon, maquin un estado druso al lado de Israel, tal vez cmo colchn de seguridad?

Tambin pensaron en un estado kurdo estimulando una rebelin en Iraq. O un estado maronita en el Lbano apoyando a las Falanges Libanesas. Esto ltimo era el gran proyecto de David Ben Gurion 31 .

Un antiguo ministro de relaciones exteriores de Israel, Aba Eban, llega a postular el criterio de que los rabes musulmanes sunitas no son mayora en el Levante, y que el estado judo y sus aliados naturales si 32 .

Pero habra otra idea que no plantea Avneri y que complementara todo lo anterior, todo factor en la periferia pro rabe, o simpatizante de causas rabes, es inmediatamente enemigo jurado de Israel. As movimientos de liberacin nacional en Amrica Latina como el Frente Sandinista, el Farabundo Marti, las guerrillas en Guatemala y Colombia, o las de otros pases, llenaron las listas de antisemitas y aborrecedores del Estado Hebreo. Con razonamientos verdaderamente incomprensibles, y obviando el papel que Israel ha jugado como sustento y apoyo de diversidad de regmenes despticos en el nuevo mundo. En la medida que muchos de estos movimientos llegaron al poder por va electoral las relaciones con Israel se minimizaron y pasaron a apoyar a los palestinos, en territorio que Israel consideraba su trastienda.

La tercera variante que orientara la poltica internacional sionista sera el anticomunismo. Si bien el Estado de Israel tuvo el apoyo, y las armas, de los viejos estados comunistas surgidos de la Segunda Guerra Mundial y la Unin Sovitica 33 ; en una fecha tan temprana como la guerra de Corea, en junio de 1950, el Estado Judo se ali a los norteamericanos en la ONU, lo que di lugar a intervencin estadounidense a travs de fuerzas de paz de las Naciones Unidas. Aunque la confrontacin se hara ms aguda durante la intervencin de Francia, Inglaterra e Israel en Egipto a raz de la nacionalizacin del Canal de Suez por el gobierno nacionalista de Gamal Abdel Nasser, en plena guerra fra de la dcada del cincuenta.

Una faceta representativa de esta variante la constituy la oposicin a la incorporacin de la Repblica Democrtica Alemana (RDA), hoy inexistente, a la Organizacin Naciones Unidas en enero de 1973. La justificacin israel era que en tanto la RDA se negaba a aceptarse responsable del genocidio acaecido durante la Segunda Conflagracin Mundial, realizado por los Nazis sobre los judos, y consecuentemente pagar indemnizaciones por los hechos, los comunistas alemanes deban ser responsables de los hechos de la Segunda Guerra Mundial tambin, ya que Alemania era una sola entidad 34 . El nico problema era, nada menos, que cuando los hechos sucedieron la Repblica Democrtica no exista. Intentar responsabilizar a una institucin inexistente, cuando los hechos sucedieron, es por lo menos, irracional, e ilgico. Adems sus gobernantes --los de la RDA, con todos su errores-- haban sido igualmente vctimas de los nazis. Pero Abba Eban, canciller, en ese momento, consideraba responsable a todos los alemanes: 'No solamente la Repblica Federal Alemana sino Alemania en su conjunto, y en consecuencia la Repblica Democrtica Alemana, debe cargar con la responsabilidad de los crmenes nazi' 35 . No debe olvidarse que la ilegalizacin del Partido Comunista Alemn precedi a las leyes de Nremberg, y seguramente no poda ser de otra forma ya que los comunistas alemanes eran los nicos que podan organizar la resistencia (ni liberales, ni conservadores, y mucho menos los reformistas, podan hacer gran cosa, como efectivamente pas). Pero, adems, esto era el escamoteo de la condicin de vctimas y perseguidos del nazismo a buena parte de los comunistas alemanes, algunos con terribles pasantas en campos de concentracin y exterminio. Todo esto se haca en nombre de conflicto rabe israel y del antipalestinismo que predica toda la dirigencia sionista. Y lo solucionaban endilgndole a la RDA los adjetivos de anti israel y reminiscencias antisemitas. En los ltimos das de la Repblica Democrtica, los criterios de Abba Eban y sus apadrinadores se impusieron, sin ninguna visin crtica, finalizando el asunto 36 .

Conclusiones preliminares

La misma violencia que Israel expresaba durante el politicidio Palestino de 1948, y en la ocupacin de la Cisjordania y Gaza, se proyecta en la poltica de relaciones internacionales del estado sionista. No solamente con la justificacin de la desposesin de los palestinos, sino con la cultura poltica generada por la anexin de facto de las tierras conquistadas en la Guerra de los Seis Das, que se expresaba en trminos de la unilateralidad con la que se trataron todos los problemas. Desentendindose de la existencia de la contra parte, y que se constata en la reiterada predica de que los palestinos no existen.

El ethos militar de Israel se fundamenta en desconocer que puede haber reciprocidad en las acciones, y por consiguiente se rechaza la legitima reaccin que pueden tener los adversarios del sionismo. En este contexto surgi la visin etnocntrica que al decir de las masas se es un pueblo excepcional a quien por derecho divino le esta permitido traspasar los limites morales y ticos convencionales, pero a los ocupados --los palestinos-- no. A ttulo de ejemplo, en la dcada de los ochenta los partidarios del nacionalismo tnico tribal israel se manifestaba contra una Universidad Cristiana Mormona de Jerusaln, pero manifestaciones similares en otro pases contra instituciones judas seran consideradas antisemitismo y deberan ser proscritas 37 . Traducido a trminos militares, los palestinos no tienen el derecho a resistir la ocupacin militar sionista. Y lo que hagan se engloba en el trmino terrorismo: desde la protesta de un centro de estudiantes por la arbitrariedad de los ocupantes, hasta la emboscada a una unidad de blindados.

En este sentido, mantener el status quo, y eternizarlo lo ms posibles, se vuelve una obsesin total, absoluta y recalcitrante, de ah la oposicin al cambio tanto a lo interno de la sociedad israel, como en el escenario internacional. Y el considerar a los movimientos revolucionarios sus principales enemigos, a ser abatidos y derrotados. Puede ser que la masa se maneje en trminos de sentimentalismo esttico mstico, pero en el liderazgo se acta en trminos racionales, cientficos y de anlisis de costo/beneficio para evitar cualquier modificacin de la realidad imperante. El mejor ejemplo es el asesinato de Isaak Rabin (ya que haba una remota posibilidad de desocupacin). Y el perodo ideal es el de la fbula de la historia bblica, escenificados en el modo de produccin antiguo, y esclavista: sern esos los tiempos mesinicos?


Notas

*El autor desea expresar su sincero agradecimiento a todas las personas que leyeron y corrigieron este trabajo.

1 S/D, Libro Amarillo de los Estados Unidos de Venezuela que presenta a la Asamblea Nacional Constituyente el titular de relaciones exteriores, 1947. Caracas, Tipografa Americana, 1947, pp. XVIXVII. El 18 de abril de 1946 El Lbano y Siria fueron admitidos en la ONU como estados independientes ante el fin del mandato francs sobre esos territorios; SCHWARZENBERGER, Georg, La poltica del poder: estudio de la sociedad internacional . Mxico, D.F./Buenos Aires, Fondo de Cultura Econmica, 1960, pp. 570-571. Habiendo obtenido su independencia de Italia en diciembre de 1951, Libia fue reconocida por Venezuela a comienzos de mayo de 1952, ver: S/D, Libro Amarillo de los Estados Unidos de Venezuela presentado a la Asamblea Nacional Constituyente en sus cesiones de 1953 por el Ministro de Relaciones Exteriores. Caracas, Tipografa Americana, 1953, p. 76 [Este volumen incluye informacin de 1948 a 1952].

2 KLICH, Ignacio, Arms for the Middle East and Argentina's effort at a balanced to the Arab World and Israel. Diplomacy & Statecraft. Londres, Vol. 7, No 3, noviembre de 1996, p. 705.

3 AZCRATE, Pablo de, Misin en Palestina: nacimiento del estado de Israel . [Semilla y Surco; Coleccin de Ciencias Sociales; Serie de Relaciones Internacionales] Madrid, Editorial Tecnos, S.A., 1968, p. 12.

4 KLICH, Ignacio, El primer acuerdo comercial argentino israel: consideraciones polticas y econmicas. Desarrollo Econmico. Buenos Aires, Vol. 37, No 145, abril junio de 1997, pp. 128-131.

5 SCHWARZENBERGER, G., La poltica... 1960, p. 670.

6 S/D, Nacionalismo de Argelia pide apoyo a Latino Amrica. United/El Universal. Caracas, 6 de febrero de 1957, p. 1.

7 RAMOS, Julio, Argelia ante las Naciones Unidas. El Universal. Caracas, 7 de febrero de 1957, p. 4. Ver tambin: HOURANI, Albert, La historia de los rabes. Buenos Aires, Javier Vergara Editor, S.A., 1991, p. 382.

8 United Nation Special Committee on Palestine, o en espaol, Comit Especial de Naciones Unidad para Palestina.

9 S/D, Latinoamrica esta del lado de Francia en el caso de Argelia. UP/El Universal. Caracas, 11 de febrero del 1957, p. 8.

10 GONZLEZ GONZLEZ, Jos, Cristal de los das: Argelia y Amrica Ibrica. El Universal. Carcas, 11 de febrero de 1957, p. 4.

11 S/D, Aprobado en la ONU el criterio latinoamericano sobre asunto argelino UP/El Universal. Caracas, 14 de febrero de 1957, p. 6.

12 S/D, Factor de votacin poderoso en la ONU es an Latinoamrica. United/El Universal. Caracas, 14 de febrero de 1957, p. 6.

13 S/D, Afroasiticos buscan apoyo de Amrica Latina en una transaccin del debate sobre Argelia. United/El Universal. Caracas, 16 de febrero de 1957, p. 6.

14 S/D, Quieren las N. U. un 'Arreglo Adecuado' del asunto argelino. United/El Universal. Caracas, 16 de febrero de 1957, p. 6.

15 S/D, Latinoamrica todava es un gran poder para [la] conciliacin en la ONU. United/El Universal. Caracas, 12 de febrero de 1957, p. 6.

16 S/D, Argelia busca ser libre, tal como Latino Amrica. UP/El Universal. Caracas, 12 de febrero de 1957, p. 6.

17 BEIT-HALLAHMI, Benjamin. Israel Connection . [Serie Reporter N o 18]. Barcelona, Ediciones B, S.A., 1988, p. 49. [Este libro fue serializado por el diario 2001 (Caracas) entre el 18 de agosto, y el 13 de septiembre, de 1988] Segn el periodista Uri Avnery, l conformo un Comit Israel por la Liberacin de Argelia que apoyaba el FLN en su confrontacin con los colonialistas franceses, aunque con muy poca influencia en la opinin pblica israel. Ver a este respecto: AVNERY, Uri, Israel sin sionistas: un alegato por la paz en Medio Oriente . Buenos Aires, Ediciones de la Flor, S.R.L., 1970, pp. 19 y 144.

18 Los Kibutzim eran unas granjas comunistas, subsidiadas por el estado sionista, con objetivos de expansin territorial, y de seguridad, creadas por los viejos sionistas socialistas, estos ltimos terminaron auto disolvindose en el marasmo neoliberal, sin pena ni gloria.

19 Organisation de l'Ame Secrte , o en espaol, Organizacin Armada Secreta.

20 Todos los datos fueron extrados de: BEIT-HALLAHMI, B., Israel Connection . 1988, pp. 16-17 y 48-49.

21 Marruecos es considerado uno de los pases rabes ms benvolo con judos de la zona.

22 TOV, Moshe, El murmullo de Israel: historial diplomtico. Jerusaln, La Semana Publishing Co., 1983, p. 284. Si bien este testimonio es importante no debe dejarse de lado la importancia que tuvo la guerra fra en ese perodo.

23 GANDT, Jean de, Hilo de Pars: Francia debera comprar petrleo a Venezuela y liberarse as de la dependencia del Medio Oriente. UP/El Universal. Caracas, 12 de febrero de 1957, p. 7.

24 TOV, M., El murmullo 1983, pp. 74, 178-179.

25 TOV, M., El Murmullo 1983, pp. 74, 342.

26 Ver a este respecto: JAMAIL, Milton, y Margo Gutirrez, It's no secret: Israel's military involvement in Central America. Belmont [EE. UU.], Association of Arab American University Graduates, Inc., 1986, p. 23, cita No 23.

27 S/D, Gua del Tercer Mundo 1984 1985. Mxico, D.F., Editora Terceiro Mundo, Ltda., 1984, pp. 491-494. Aunque Israel mantuvo fraternales relaciones con el rgimen del Apartheid de Sur frica, mientras existi, en marzo de 1987 se vio obligado a implantar un boicot parcial como consecuencia de las presiones norteamericanas; esto se debi a que los estadounidenses preparaban un informe en el que Israel se encontraba entre los cinco pases ms importantes que comerciaban con armas con el rgimen racista de frica del sur, lo que poda afectar la ayuda militar que Norteamrica le brindaba al Estado Judo. Especialmente poda perder tres mil millones de dlares de asistencia econmica que reciba anualmente de los EE. UU., para ese momento. S/D, Israel implanta boicot parcial a Surfrica. AP/El Nacional. Caracas, 20 de marzo de 1987, p. A-13. Para detalles de las restricciones asumidas ver: S/D, El gabinete israel decidi limitar las relaciones con Sud frica. Tribuna. Tel Aviv, No 5, septiembre octubre de 1987, p. 14. A raz del comienzo del desmantelamiento del Apartheid en julio de 1991 el boicot fue discontinuado. S/D, Israel levanta sanciones a Sudfrica. Reuters/El Nacional . Caracas, 15 de julio de 1991, p. A-25. Para ms detalles de la poltica israel hacia Sur frica ver: BEIT-HALLAHMI, B., Israel Connection . 1988, captulo N o 5. El 9 de octubre de 1961, en la dcimosexta Asamblea General de la ONU, el Estado Judo voto en favor de sanciones contra el rgimen discriminador africano, lo que se podra sealar como los tiempos dorados de la diplomacia israel, pero entre sus consideraciones estaba como podra afectar esta decisin a la Comunidad Juda de Sur frica, aunque la razn real era la de ganarse la buena voluntad del frica negra. AYNOR, H. S., Israel versus apartheid at the United Nation. The Jerusalem Journal of International Relation . Vol. 8, N o 1, 1986, pp. 34-41; sin embargo esta no sera la ltima vez en que se esgrimiera razones humanitarias para propsitos crematsticos. Y tal vez deberamos preguntarnos si a Ruth First, la activista contra el Apatheid asesinada por Pretoria, logro obtener la protexia de Israel, mientras los agentes sionistas hacan negocios con el rgimen del Apartheid, ver sus memorias: FIRST, Ruth, 117 DAS. Buenos Aires? [Ediciones] Dyskolo, 2015, pp. S/No ; versin digital: www.dyskolo.cc/app/download/11972549223/11.117dias.zip?t=1431797081

Para trabajos, de ndole oficialistas, sobre la diplomacia africana de Israel ver: CHAZAN, Naomi, Israel in Africa. The Jerusalem Quarterly . N o 18, Winter 1981, pp. 29-44; ODED, Arye, Africa and Israel: African attitudes toward resumtion of diplomatic relation . [Policy Studies N o 16 ] Universidad Hebrea de Jerusaln/The Leonard Davis Institute for International Relation, diciembre de 1886, pp. 31.

28 Los datos sobre la poltica israel y el Tercer Mundo en Tov, M., El murmullo 1983, pp. 220-221, y 319. Bajo la nica condicin en que le hubiera correspondido al Reino Hashemita la solucin del problema palestino era que Israel no hubiera declarado la Guerra de los Seis Das, y no hubiera ocupado, y colonizado indefinidamente, la Cisjordania; en la medida que sucedi todo lo contrario, no slo anexo de facto el territorio, sino que es su responsabilidad la poblacin de ellos. Pero la historia no se escribe con suposiciones.

29 TOV, M., El Murmullo 1983, pp. 73-75, y 96-97.

30 Es sintomtico, del cambio de la poltica iraqu de los ochenta del siglo XX, el que la Consultora Kissinger y Asociados asesoraba al gobierno mesopotmico por medio del lobby pro iraqu que actuaba desde Washington, el Us Iraqui Business Forum, al cual se unieron importantes personalidades del mundo de la industria, y las finanzas, de EE UU que intervino en ventas de arroz, computadoras, y helicpteros, entre otros bienes, al gobierno de Sadam Hussein. Y uno de los asociados de Kissinguer, Alan Stoga, viajo a Iraq en junio de 1989. S/D, Lobby. Al Da: carta reservada de actualizacin. Londres, No 48, noviembre de 1990, p. 5. Con referencia a la poltica iraqu sobre Israel y sus relaciones con las potencias occidentales, ver lo siguiente: S/D, Irn encuentra poco apoyo en el Mundo rabe. AP/El Nacional. Caracas, 7 de mayo de 1980, p. A-21; S/D, Israel revela plan de Irak. EFE/El Universal. Caracas, 31 de julio de 1980, p. 1-9; S/D, La invasin afgana mueve a Irak hacia el mundo occidental. El Diario de Caracas. 9 de agosto de 1980, p. 14; S/D, Irak rompi relaciones diplomticas con Libia, Siria y Corea del Norte. AP/El Universal. Caracas 12 de octubre de 1980, p. 1-6; S/D, EE UU e Irak de acuerdo en censurar a Israel. AP-EFE/El Nacional. Caracas, 19 junio de 1981, p. A-26; S/D, Siria cierra oleoductos a Irak. EFE/EL Universal. Caracas, 11 de abril de 1982, p. 1-8; S/D, Siria corto flujo petrolero a Irak. AP/El Universal. Caracas, 20 de abril de 1982, p. 1-9; MIDDLETON, Drew, Consecuencias de la guerra: Irak en posicin moderada. The New York Times/El Nacional. Caracas, 26 de noviembre de 1982, p. A-9; GWERTZMAN, Bernard, Preocupacin en EE UU por derrota iraqu en la guerra con Irn. The New York Times/El Nacional. Caracas, 27 de mayo de 1982, p. A-18; MIDDLETON, Drew, EEUU gana influencia en Irak. The New York Times/El Nacional. Caracas, 26 de noviembre de 1982, p. A-13; S/D, En Washington: Polmica por venta de helicptero al gobierno de Irak. EFE/El Universal. Caracas, 12 de diciembre de 1982, p. 1-6; S/D, Irak dispuesto a reanudar relaciones con Egipto. DPA/El Universal. Caracas, 29 de diciembre de 1982, p. 1-8; S/D Las mil y una noche?. Encuentro. Tel Aviv, No 20, febrero de 1983, p. 4 (Este texto hace referencia a las declaraciones que el gobernante iraqu le dio a Stephan Solar, el 25 de agosto de 1982, en ese entonces miembro de la cmara de representantes del congreso de los EE.UU., en el sentido de que estaba dispuesto a entablar relaciones diplomticas con Israel, y que ningn estado rabe se planteaba, en ese momento, la destruccin del Estado Judo, de esta informacin existe una versin oficial iraqu publicada en la coleccin Dar Al Ma'mn, N o 32, que recoga las entrevista, discursos, y conferencias de Saddam Hussein en espaol, pero localmente no se pudo ubicar el ejemplar en cuestin); S/D, Irak apoya convenio entre Lbano e Israel. AP/El Universal . Caracas, 22 de mayo de 1983, p. 1-8; S/D, Irak apela a occidente para detener la guerra . UPI/El Nacional. Caracas, 7 de junio del 1984, A-20; SCHWEID, Barry, Irak en la mira de Reagan. AP/El Nacional. Caracas, 30 de octubre de 1984, p. A-8; SANDLER, Norman, Tras 17 aos de ruptura: Washington y Bagadad reanudan relaciones. UPI/El Nacional. Caracas, 27 de noviembre de 1984, p. A-15; SCHWEID, Barry, Acercamiento diplomtico con Irak refuerza influencia de EE.UU. en Medio Oriente. AP/El Naciona. Caracas, 28 de noviembre de 1984, A-19; S/D, Irak no descarta acuerdo de paz con Israel. EFE/El Nacional. Caracas, 29 de noviembre de 1984, p. A-10; S/D, Por la alianza con Irn: Irak rompi con Libia. AP/El Nacional. Caracas, 27 de junio de 1985, p. A-19; S/D, Kuwait critica a EE UU por enviar armas a Irn. UPI/El Nacional . Caracas, 24 de noviembre de 1986, p. A-15; ELDAR, Akiva, Why not arm Iraq instead. Ha'aretz, 27 de noviembre de 1986, traducido al ingls y resumido por: Israel Press Briefs. Tel Aviv, No 50, enero 1987, pp. 6-7; SCHIFF, Ze'ev, Israel's gulf gamble. Ha'aretz , 28 de noviembre de 1986, traducido al ingls y resumido por: Israel Press Briefs . Tel Aviv, N o 50, enero 1987, p. 6; BARAM, Amatzia, The Iraqui option. Davar , 13 de febrero de 1987, traducido al ingls y resumido por: Israel Press Briefs . Tel Aviv, N o 52, marzo abril de 1987, pp. 2-3; SHEHORT, Dalia, Israel's pro Iraq Lobby. Al-Hamishmar , 9 de diciembre de 1987, traducido al ingls y reproducido en: Israel and Palestine Political Report . Pars, abril de 1988, p.16; S/D, 'No ms guerras entre rabes e israeles' declara diplomtico iraqu. Histadrut frente a frente . Mxico, D. F., Ao IV, N o 42, octubre de 1987, p. 5; S/D, Irak se orienta hacia el campo pacifista. Histadrut frente a frente . Mxico, D.F., Ao V, N o 53, enero 1989, p. 5; TZADKA, Shaul, Iraq ready to talk with Israel?. Ha'aretz , 21 de febrero de 1988, traducido al ingls y resumido por: Israel Press Briefs . Tel Aviv, N o 58, abril de 1988, p. 16; IBRAHIM, Youssef M., Iraq acusa a EE UU de dar informacin secreta a Irn. The New York Times/El Nacional . Caracas, 2 de julio de 1988, p. A-12; S/D, Fundamentalista islmico pide ayuda a Israel. Nuevo Mundo Israelita , Caracas, Ao XV, N o 736, 15 al 22 de agosto de 1988, p. 20; OTHMAN, Siyamend, Trends in international iraqui politics. Israel and Palestine Political Report . Paris, abril de 1988, pp.5-7; LEVITICUS (seudnimo), Iraq: soon a mayor player. Israel and Palestine Political Report . Pars, agosto de 1988, pp. 5-7; MYLROIE, Laurie, After the guns fell silent: Iraq in the Middle East. The Middle East Journal . Washington, Vol. 43, N o 1, invierno de 1989, pp. 51-67; BARAM, Amatzia, Baathi Iraq and Hashimite Jordan: from hostility to alignment. The Middle East Journal . Washington, Vol. 45, N o 1, invierno de 1991, pp. 51-70; KARABELL, Zchary, Backfire: US policy toward Iraq 1988 2 August 1990. The Middle East Journal . Washington, Vol. 49, N o 1, invierno de 1995, pp. 28-47; S/D, Irak propone destruir armas nucleares si Israel hace lo mismo. AP/El Nacional . Caracas, 5 de abril de 1990, p. A-14; S/D, Reagan ayudo a Irak en 1982. AP/El Nacional . Caracas, 27 de enero de 1992, p. A-7; S/D, La CIA tuvo vnculos con Irak hasta la invasin de Kuwait. AP/El Nacional . Caracas, 29 de abril de 1992, p. A-11; S/D, Irak propone a Israel mantener contactos EFE/ltimas Noticias . Caracas, 23 de octubre de 1993, p. 69; S/D, Hussein ofrece la paz al Estado Judo. Reuter/El Nacional . Caracas, 13 de agosto de 1994, p. A-7; S/D, Israel niega contactos con Irak. Reuter/El Nacional . Caracas, 15 de agosto de 1994, p. A-10; S/D, Israel e Irak conversan en secreto. AP-AFP/El Nacional . Caracas, 19 de septiembre de 1994, p. A-9; S/D, Husein desea mejorar relaciones con Israel. AFP/El Universal . Caracas, 9 de marzo de 1995, p. 1-11; S/D, La actitud de Irak hacia el conflicto rabe israel. Informaciones de la Universidad de Tel Aviv . N o suplemento especial, octubre de 1995, pp. 26-27; S/D, Prspero comercio entre Israel e Iraq. EFE/El Mundo . Caracas, 10 de febrero de 1998, pp. 11.

31 SHARET, Yaacov, Controversia histrica en el diario de Moshe Sharet: el estado judo y la integridad del Lbano. Le Monde Diplomatique en Espaol. Mxico, D. F., Ao IV, No 60, diciembre de 1983, pp. 26-27. Este texto de la autora del hijo de Sharet reproduce parte del diario de su padre. Hasta donde sabemos no hay versin de este libro en espaol, o ingls. En hebreo fue publicado por Ediciones Maariv, Tel Aviv, 1978.

32 Todo este segmento se fundamento en el trabajo de: AVNERI, Uri, La periferia. Encuentro. Tel Aviv, Ao VI, No 55, marzo 1987, pp. 12-14; ver tambin VALENTI, Esteban, Israel: Los tres crculos de la 'seguridad global' Cuadernos del Tercer Mundo . Mxico, D. F., Ao V, N o 57, diciembre 1982, pp. 59-61.

33 Ver a este respecto DELANO, Igor, Una extraa luna de miel entre Mosc y Tel Aviv: el gran juego de las alianzas; y RAL, Michel, Cuando la Unin Sovitica apadrinaba a Israel; ambos en: Le Monde Diplomatique en Espaol. Valencia [Espaa], Ao XVIII, No 227, septiembre del 2014. pp. 8-9.

34 S/D, Israel opuesto a ingreso de Alemania del Este a la ONU. AFP/El Universal. Caracas, 4 de enero de 1973, p. 1-9.

35 AFP/El Universal. Caracas, 4 de enero de 1973, p. 1-9.

36 Para dos discursos de voceros de la Repblica Democrtica Alemana ver: BERGMANN-POHL, Sabine (Presidenta de la Cmara del Pueblo), La Cmara del Pueblo de la RDA rindi homenaje a las vctimas de la Segunda Guerra Mundial, pp. 90-91; y MAIZIRE, Lothar de (Ex Primer Ministro de la RDA), El Premier de la RDA ofreci una recepcin en honor de los participantes del Congreso Juda Mundial, pp. 92-93; ambos en: Correspondencia de Poltica Exterior. Berln, Vol. 30, No 12, 25 de mayo de 1990.

37 TURNER, Bryan S., Capitalismo y clase en el Medio Oriente: teoras del cambio social y desarrollo econmico [Seccin de obras de sociologa] . Mxico, D.F., Fondo de Cultura Econmica, S.A. de C.V., 1989, pp. 155-156; y HARKAVI, Iehoshafat, Decisiones determinantes. Encuentro. Tel Aviv, Ao VI, No 56, mayo 1987, suplemento especial, p. 12.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter