Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2015

Reflexiones sobre la posicin de Kostas Lapavitsas en torno a la "transicin a la moneda nacional"

Sotiris Martalis
Rprojet.gr


En un programa de transicin claro, que para ser impuesto por la izquierda radical precisa de un apoyo masivo, la salida del euro contina siendo una condicin necesaria en un determinado momento; pero no es suficiente. Porque la disociacin de este objetivo de su contexto global dejara espacio para ilusiones peligrosas sobre cierto papel liberador de la moneda como tal.

La experiencia de siete meses del gobierno de Tsipras (15 de enero de 2015 al 20 de agosto de 2015) demuestra de forma clara que si una poltica antiausteridad, en beneficio de las clases subalternas, no est dispuesta a abordar la ruptura con las euro-autoridades (Comisin europea, Eurogrupo, BCE, etc.) y el euro, est condenada a transformarse en su contraria, en una poltica "promemorndum". Esta previsin ya exista en el programa fundacional de Syriza bajo una frmula anticipatoria: "ningn sacrificio por el euro"; dicho de otro modo, si se nos obliga elegir entre la persistencia del euro (y de su arquitectura institucional) y la defensa de nuestro pueblo, elegiremos la defensa del pueblo

Tras la experiencia de Chipre (marzo 2013), tanto la Plataforma de izquierda como la Red Network radicalizaron esta tesis en el contexto de los debates y conflictos de orientacin en el seno de Syriza. El "ningn sacrificio por el euro" ya no era suficiente. La necesidad de prepararse para un conflicto inevitable con la eurocracia y salir del euro se situaba en primer plano como la "condicin necesaria" para poner en prctica una poltica contra la brutal austeridad.

Ahora bien, en s misma, es suficiente esta ruptura con el euro? Algunos camaradas responden afirmativamente a esta cuestin. Incluso hay quienes afirman tener la solucin "tcnicamente preparada", disponer de una "hoja de ruta" para la salida de la crisis que beneficie a las clases populares a partir de una "transicin a la moneda nacional". Recientemente, Dimitris Blenadis, [antiguo miembro del CC de Syriza, miembro de la Unidad Popular] sostuvo que, en el fondo, la derrota electoral de la Unidad Popular se puede explicar porque " no se dispona de una solucin tcnicamente preparada a los problemas de la salida del euro", aadiendo incuso que " determinadas fuerzas polticas (en el seno de Antarsya, Plan B) ya haban realizado este ejercicio pero que la Plataforma de Izquierda y la Unidad Popular no lo haban hecho suyo ."

Es verdad que existen elaboraciones al respecto. Las ms avanzadas son las de Kostas Lapavitsas y Heiner Flassbeck (" Plan de cambio social y de reconstruccin nacional para Grecia"). Es verdad que sus respuestas cuentan con una base "tcnicamente documentada". Pero no es nada evidente que estas respuestas tengan que ver con la cuestin de impulsar una batalla de clase que desemboque en la victoria contra las polticas de austeridad. Fundamentalmente, las propuestas centran la probable salida rpida de la crisis de "la economa nacional", en la transicin de una moneda "fuerte" (el euro) a una moneda "dbil" (el dracma). Sin embargo, la propia historia del capitalismo, incluso la ms reciente, nos ensea que estas dos cuestiones no son idnticas o, al menos, no son necesariamente idnticas.

Examinemos, por tanto, de forma ms analtica, la perspectiva de K. Lapavitsas, con el fin de ver si ella podra servir como gua para la accin para la Unidad Popular o, ms en general, para la izquierda radical.

Cul es el objetivo?

K. Lapavitsas/1 pretende que: a) La "recuperacin de la soberana monetaria" establece las bases para, b) Un "plan de desarrollo basado en las inversiones pblicas que favorecer en paralelo las inversiones privadas"; un plan que ser acelerado por c) "la recuperacin del mercado interno frente a los productos importados, que mejorar y reanimara el papel de las pequeas y medianas empresas y que estimular las exportaciones". Desde el punto de vista del tiempo, su previsin sobre esta salida de la crisis es particularmente optimista porque parte de d) "la posibilidad de un desarrollo acelerado, tras los primeros meses de dificultades"

Cul ser el "motor" de este despegue dinmico de la "economa nacional"? K. Lapavitsas no tiene dudas: la devaluacin de la nueva moneda. "La devaluacin de la nueva moneda contribuir al despegue de la economa griega a partir del estmulo de la produccin interior y de las exportaciones . Segn las estimaciones ms slidas, los efectos de la inflacin [vinculados a la devaluacin] oscilarn alrededor del 10 % durante el primer ao y, despus, el ndice de inflacin tender a bajar."

Est claro que K. Lapavitsas habla de un plan ambicioso para la salida del capitalismo griego de la crisis, una crisis que sacude al capitalismo internacional desde los aos 2007-2008. Contra este punto de vista, podramos traer a colacin toda la discusin internacional entre marxistas que, en conclusin, hace hincapi en que no existe una salida pacfica o "fcil" de una crisis del sistema como la actual. Tambin podramos invocar la estimacin de una gran parte de economistas que "prevn" que si la relacin de fuerzas entre el capital y el trabajo sufre un cambio fundamental a travs de revueltas sociales y polticas, la "salida de la crisis" (cuando llegue) tendr caractersticas mucho ms sanguinarias y amargas para las clases oprimidas y explotadas. Pero no es nuestra intencin entrar en un debate bizantino.

La posicin de K. Lapavitsas plantea una cuestin bastante sencilla: si existe una salida a la crisis del capitalismo griego tan sencilla y rpida, por qu ni siquiera una fraccin minoritaria y un poco significativa de la clase dominante se orienta hacia esta solucin?, por qu los capitalistas -que, por definicin, conocen sus intereses mejor que todos nosotros- continan muy mayoritariamente con una orientacin de "el euro a cualquier precio"?

Una primera respuesta consistira en insistir sobre un punto: defienden esa posicin porque ellos [los elementos decisivos de las clases dominantes] estn "vendidos", reproduciendo de ese modo, de forma grosera, las teoras de la dependencia. Una respuesta diferente sera la de recordar que los capitalistas no conocen mas que el proteccionismo y la devaluacin monetaria como armas para la competencia. Es cierto, se trata de instrumentos conocidos, pero resultan de una eficacia y de una duracin limitadas. Porque las medidas de devaluacin competitiva sern tambin rpidamente utilizadas por el resto de las "economas nacionales" y de ese modo la crisis se hace ms grave y peligrosa para el sistema en su conjunto

Con qu medios?

El objetivo al que "se" aspira aparece ms claro cuando se tienen en cuenta los medios con los que "se" trata de alcanzarlos.

K. Lapavitsas pone el acento en que " El factor ms importante para el xito de la transicin a la moneda nacional est en la determinacin del gobierno, que estar reforzada por la fuerza de su apoyo y la participacin popular" Aqu encontramos reproducida una estimacin fundamental del equipo dirigente de Tsipras: el motor de un cambio histrico se situara de forma central en la orientacin de un gobierno (que, adems, no se caracteriza como un gobierno realmente de izquierda o como un "gobierno obrero" u de otro tipo). Sin embargo, a fin de evitar deformar su posicin, examinemos los mrgenes que dispone semejante orientacin para combinar la "determinacin gubernamental" con el "apoyo y la participacin popular" necesaria.

Se sabe que la clase obrera y las fuerzas populares se movilizan o hacen suyos los distintos "planes" partiendo, en su gran mayora, de sus condiciones materiales. La promesa inicial de Syriza de restablecer el salario mnimo a 751 euros significaba: a) El compromiso de compensar de forma relativamente inmediata, la prdida de poder adquisitivo sufrida por los trabajadores y trabajadoras durante los aos de los dos memorndum (2010-2012); b) la aplicacin ms general de objetivos anunciados en el programa de Syriza. Por otra parte, fue por ello que el abandono abierto de ese objetivo fue el anuncio ms claro de la "traicin" del gobierno Tsipras que se materializa con la firma del protocolo de acuerdo el 13 de julio de 2015 en Bruselas.

En el "Plan de transicin a la moneda nacional" existe una referencia a un "determinado aumento progresivo del salario mnimo", sin precisar la cuanta ni los criterios para ese progreso. Adems, se aade que " es importante incrementar el salario mnimo, pero que tambin es necesario que el movimiento obrero organizado apoye el esfuerzo de transicin del pas hacia una base ms slida ". Esto no puede ms que levantar la presuncin de que las necesidades de los trabajadores se consideran como subordinadas a las prioridades del saneamiento de la economa nacional.

Los expertos sindicales -y recientemente, con mucha claridad, Elias Ioakeimoglou, economista consejero cientfico de la Confederacin griega del Trabajo (INE/GSEE)- han demostrado que el incremento sustancial de los salarios es una condicin irremplazable para la reduccin del paro, oponindose as a quienes delegan la solucin del problema del paro a los automatismos de una prxima recuperacin.

No s de dnde saca Lapavitsas su certeza sobre la estimacin de que la devaluacin de la nueva moneda se limitar al 10 %. Sin embargo, quien realiza propuestas como esas debe proponer el incremento (por lo menos) igual de los salarios, que se realice en paralelo y de forma simultnea; incremento cuya realizacin es improbable cuando se da una rpida inflacin; incluso aunque se establezca su indexacin automtica. Si no es as, lo que propone de hecho es que la financiacin de la "economa nacional" se realice mediante la transferencia de recursos provenientes de las rentas salariales.

Este plan, que da como hecho un crecimiento acentuado del turismo y de las exportaciones, etc., se basa en la ilusin de una salida "negociada" del euro con las "lites" griegas. Prev la existencia de la " posibilidad de continuar en la UE As pues, Grecia no quedar aislada, sino que seguir una orientacin diferente a la de los pases del ncleo de la UE ". Este "Plan" se basa en la ilusin de una salida del euro "acordada" con las instituciones europeas, la eurocracia.

Recientemente, el camarada Dimitris Belandis critic a la Red Network atribuyndole -segn dice l- cierta subestimacin del conflicto necesario con el imperialismo. Ahora bien, desde nuestro punto de vista, la idea de una salida "negociada" no toma en cuenta ese conflicto con las principales fuerzas imperialistas. Al contrario, constituye una ilusin paralela, diferente, pero anloga a la que tuvo el equipo de Tsipras cuando esperaba un "compromiso honesto" con la eurocracia (Eurogrupo, Comisin Europea, BCE, etc.).

El valor de los trabajos de K. Lapavitsas consiste en demostrar la necesidad de la anulacin de la deuda, probar la necesidad de la nacionalizacin/socializacin de la banca y de dar una prioridad absoluta a la cuestin del paro y al esfuerzo por organizar todos esos objetivos en un plan socio-poltico coherente. Estos elementos sugerentes de su contribucin deben encontrar su encaje en un programa de transicin claro, pero tomando como punto de partida el conflicto con los efectos concretos y acumulativos, que se sentirn de forma aguda, de los memorndums y de las medidas de austeridad que se derivan de ellos; todo ello con la perspectiva puesta en la emancipacin socialista del conjunto de la sociedad. La afirmacin de la salida del euro, el Grexit, no puede constituir el punto de partida de la campaa.

En el marco de tal programa y en su puesta en pie -que no puede ser realizado ms que por una fuerza importante de la izquierda radical y en el contexto de una recuperacin de las movilizaciones sociales-, la salida del euro ser siempre una condicin necesaria, pero no una condicin suficiente. Porque si este objetivo [la salida del euro] se desgaja de un contexto ms amplio y de las agresiones sufridas por las clases populares, da pie a peligrosas ilusiones sobre el papel pretendidamente liberador de la moneda en cuanto tal, con lo que conlleva en trminos del bloque social a construir..).

Nota:

1/ Ver La transition la monnaie nationale, costaslapavitsas.blogspot.com

Sotiris Martalis. Ex miembro del Comit Central de Syriza. Sindicalista del sector pblico. Miembro de DEA, organizacin que, tras la ruptura de Syriza, forma parte de Unidad Popular.

Fuente: http://alencontre.org/europe/grece-la-position-de-k-lapavitsas-sur-la-transition-a-une-monnaie-nationale.html

Artculo publicado en griego en la web Rprojet.gr

Traduccin: VIENTO SUR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter