Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-10-2015

Las contradicciones de Barack Obama respecto a Cuba

Salim Lamrani
Al Mayadeen


Mientras el presidente estadounidense ha lanzado varios llamados al Congreso para que levante las sanciones econmicas, su administracin sigue infligiendo multas rcord a las empresas internacionales que comercian con Cuba

El 28 de septiembre de 2015, en su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Obama hizo una constatacin lcida sobre la poltica exterior de Estados Unidos hacia Cuba:

Durante 50 aos, Estados Unidos aplic una poltica hacia Cuba que fracas en mejorar la vida del pueblo cubano. Hemos optado por un cambio. Todava tenemos diferencias con el Gobierno cubano. Seguiremos defendiendo los derechos humanos. Pero abordamos ahora estas cuestiones mediante relaciones diplomticas, un comercio en alza y lazos entre los pueblos. Mientras estos contactos se fortalecen da a da, estoy convencido de que nuestro Congreso levantar inevitablemente un embargo que ya no debera existir. [1]

Estas palabras del presidente de Estados Unidos fueron saludadas calurosamente con nutridos aplausos en las Naciones Unidas. En efecto, las medidas hostiles impuestas a la isla desde hace ms de medio siglo son anacrnicas, crueles e ineficaces. Afectan a las categoras ms vulnerables de la poblacin y constituyen el principal obstculo al desarrollo del pas. Del mismo modo, la brutalidad de las sanciones ha aislado a Washington en la escena internacional donde hasta sus ms fieles aliados exigen desde hace varias dcadas el levantamiento de este estado de sitito.

No obstante, las declaraciones de buena voluntad del presidente Obama, oficialmente favorable a la supresin de las sanciones econmicas, no van seguidas de actos. Peor an, la Casa Blanca sigue aplicando con una absoluta severidad su poltica hostil, incluso en sus aspectos extraterritoriales, mofndose de las reglas elementales del derecho internacional.

As, Crdit agricole (CA), un banco francs, acaba de ser condenado a una multa de 694 millones de euros en Estados Unidos por realizar, entre otros, transacciones en dlares con Cuba. Se trata de la cuarta multa ms importante impuesta a una institucin financiera por Washington. CA est acusado de violar la International Emergency Economic Powers Act, ley federal estadounidense de 1977 que permite al presidente limitar los intercambios con algunas naciones. Frente a las amenazas de cerrar todas sus actividades en territorio estadounidense, el banco francs no tuvo ms remedio que aceptar la sancin. [2]

En 2014, BNP Paribas tuvo que pagar la suma astronmica de 6.500 millones de euros a Washington por mantener relaciones financieras con La Habana. No obstante, Crdit agricole y BNP Paribas respetaron escrupulosamente la legislacin francesa, el derecho europeo y el derecho internacional. Estas entidades no cometieron ninguna ilegalidad en absoluto. Ambas fueron vctimas, como otras muchas empresas mundiales, de la aplicacin extraterritorial y por consiguiente ilegal de las sanciones econmicas de Estados Unidos contra Cuba. En efecto, una ley nacional no puede aplicarse fuera del territorio del pas. As, otra vez, Washington ataca de modo arbitrario los intereses franceses. [3]

Es importante subrayar que es el presidente Obama y no el Congreso quien tom esa decisin, en singular contradiccin con el discurso ante las Naciones Unidas de optar por un enfoque basado en el dilogo, el entendimiento cordial y el respeto del derecho internacional.

No es la nica contradiccin del inquilino de la Casa Blanca. En efecto, como jefe del poder ejecutivo, Barack Obama dispone de todas las prerrogativas necesarias para desmantelar la casi totalidad de la red de sanciones econmicas, sin necesitar el acuerdo del Congreso. As, el presidente de Estados Unidos puede perfectamente autorizar el comercio bilateral entre ambas naciones. Puede tambin autorizar a Cuba a usar el dlar en sus transacciones internacionales y permitir que la isla adquiera en el mercado mundial productos con ms del 10 % de componentes estadounidenses. Obama puede tambin legalizar la importacin de productos fabricados en todo el mundo a partir de materias primas cubanas y consentir la venta a crdito de productos no alimenticios a la isla.

Slo hay tres sectores que Barack Obama no puede tocar sin la autorizacin del Congreso. No puede autorizar el turismo ordinario a Cuba. Tampoco puede permitir que Cuba adquiera materias primas alimenticias en el mercado estadounidense a crdito. Finalmente, el presidente no puede autorizar que las filiales de las empresas estadounidenses ubicadas en el exterior mantengan relaciones comerciales con la isla.*

En cuanto al primer aspecto, la respuesta es simple. El presidente Obama puede evitar el obstculo legislativo ampliando la definicin de las categoras de ciudadanos estadounidenses autorizados a viajar a Cuba. Hay actualmente 12 e incluyen entre otros los viajes acadmicos, culturales, cientficos, periodsticos, profesionales, educativos, etc. As, Barack Obama podra perfectamente ampliar la definicin de viaje cultural a Cuba y decidir, por ejemplo, que todo ciudadano que se comprometiera a visitar un museo durante su estancia en la isla sera incluido en esta categora. En cuanto al segundo tema, si el poder ejecutivo no puede autorizar la venta a crdito de alimentos a Cuba, Obama puede permitir que Cuba compre a crdito en el mercado estadounidense todo producto no alimenticio. El tercer punto no tiene ningn efecto pues si el presidente Obama autoriza que las empresas estadounidenses instaladas en el territorio nacional tengan relaciones comerciales con Cuba, no sera necesario recurrir a las filiales.

Barack Obama es el presidente estadounidense que ha tomado las decisiones ms avanzadas en el proceso de acercamiento con Cuba al restablecer las relaciones diplomticas y consulares y al adoptar algunas medidas limitadas que flexibilizan las sanciones. Tambin es quien ha tenido el discurso ms lcido sobre la poltica exterior de Washington hacia La Habana, reconociendo el fracaso de un enfoque basado en la hostilidad. No obstante, sus acciones castigadoras hacia empresas internacionales, as como su reserva en tomar las medidas necesarias para desmantelar el estado de sitio econmico contradicen sus declaraciones de principios y suscitan la incomprensin de la comunidad internacional.

 

Notas:

[1] Barack Obama, Remarks by President Obama to the United Nations General Assembly, The White House, 28 de septiembre de 2015. https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2015/09/28/remarks-president-obama-united-nations-general-assembly (sitio consultado el 22 de octubre de 2015).

[2] Le Monde , 694 millions deuros damende pour le Crdit agricole aux Etats-Unis, 20 de octubre de 2015.

[3] Salim Lamrani, The United States, BNP Paribas and French Sovereignty, The Huffington Post, 9 de junio de 2014. http://www.huffingtonpost.com/salim-lamrani/the-united-states-bnp-par_b_5557288.html (sitio consultado el 22 de octubre de 2015).



*Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba, the Media, and the Challenge of Impartiality, New York, Monthly Review Press, 2014, con un prlogo de Eduardo Galeano. http://monthlyreview.org/books/pb4710/ Contacto: [email protected]   ; [email protected]   Pgina Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

Fuente: http://espanol.almayadeen.net/Article/JS8,WLVlVUqDIqU6AF5,_w/las-contradicciones-de-barack-obama-hacia-cuba--por-salim-la



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter