Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2015

Elecciones parlamentarias
La crisis orgnica y el vaco a llenar

Miguelangel Hernndez
Rebelin


Quizs uno de los autores contemporneos que ms se ha acercado a delinear los contornos del complejo proceso que empez a desarrollarse en Venezuela a partir de la llegada de Hugo Chvez al poder, haya sido Ernesto Laclau (1935 -2014) con su razn populista (i). ste, no utiliza aquella acepcin peyorativa comn entre las ciencias sociales, ms bien, intenta elaborar una definicin que absorba el conjunto heterogneo de procesos polticos categorizados como tales, superando sus caractersticas espaciales y temporales especficas.

En trminos generales, los populismos pueden identificarse por la existencia de: a) una movilizacin equivalencial de masas (ii); la constitucin de un pueblo (iii); smbolos ideolgicos alrededor de los cuales se articule la identidad en cuestin (iv); y por ltimo, la centralidad del lder como componente aglutinador (v). Resultando evidente que cada uno de ellos est presente en el fenmeno poltico desencadenado a partir de 1998.

Ahora bien, Qu relacin guarda dicha premisa con los posibles resultados de las elecciones parlamentarias? Segn un estudio presentado por la encuestadora Consultores 21 para octubre del ao en curso, apenas el 60,4% de la poblacin electoral est convencida de ir a votar el 6D. En una direccin similar, pero menos optimista, la encuesta realizada por Venebarmetro durante el mismo mes refleja que la intencin de voto oscilara alrededor del 49,9% de la poblacin electoral.

Sin embargo, no es ningn secreto que en un pas marcadamente presidencialista como Venezuela las elecciones parlamentarios son vividas con menor intensidad que aquellas destinadas a elegir al Jefe de Estado, pero pareciera persistir un sentimiento de desencanto democrtico generalizado en la medida en que la brecha entre representantes y representados se extiende.

Todo ello, pone sobre la mesa un escenario bastante complejo, donde los presupuestos tericos elaborados por Laclau resultan determinantes, si se desea fotografiar el panorama en sus verdaderas dimensiones. Primeramente, y contrario a lo afirmado por la Mesa de la Unidad Democrtica, los niveles de desaprobacin que persisten en torno a la gestin del presidente Nicolas Maduro que motivados por la polarizacin influyen enormemente en el comportamiento electoral, aunque actualmente parezcan mermar- no producirn necesariamente un alza significativa en los votos a su favor, en tanto el descontento es proclive a generar apata, no movilizacin.

Lo que conlleva nuestro segundo elemento, consistente en que, como desarrolla con mayor profundidad Mouffe (vi), la prdida de capacidad representativa por parte de las principales alternativas polticas -entre izquierda y derecha- facilita el auge de movimientos ultra conservadores, evidencindose en el resurgimiento del culto a Prez Jimnez -sustentado sobre todo por mitos o simples mentiras repetidas de boca en boca-, as como, en el fortalecimiento de los liderazgos ms conservadores y autoritarios de ambos polos.

As las cosas, en orden de avanzar hacia la democratizacin que prometan los distintos gobiernos posneoliberales al presentarse como proyecto, solo existe una alternativa, y es que la izquierda aproveche aquella indeterminacin que los caracteriza y llene su vaco (vii), antes de que el descontento sea canalizado por movimientos populistas de derecha, cuyas condiciones de posibilidad se fortalecen en la medida en que se agudiza la crisis econmica con un barril de petrleo en menos de 40 $ y pocas expectativas de mejora-.

En conclusin, necesitamos revivir la poltica, despertarla del letargo y retomar aquel sentimiento esperanzador que freno, aunque parcialmente, el avanceneoliberal en Amrica Latina. De lo contrario, todo habr sido en vano, y el conservadurismo librecambista se consolidar hasta que sus propias contradicciones produzcan una dislocacin tal, que sea posible pensar la emancipacin social nuevamente, con todo el sufrimiento que se provocar en el proceso.

(i) Laclau, E. (2005). La razn populista. Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica.

(ii) Cuando el autor hace referencia a una movilizacin equivalencial, se refiere al modo en que cada una de las demandas insatisfechas que gravitan en el cuerpo social, y las cuales son representadas por diversos actores, comienzan a reagruparse en contra de un enemigo comn. Siendo claro ejemplo de ello la forma en que el chavismo se unifico para combatir a lo que se entenda como la IV Repblica (el bipartidismo, sus representantes, y quienes se beneficiaban de dicho orden).

(iii) Es decir, de una identidad popular que, reiterando el ejemplo anterior, puede evidenciarse en la forma como se constituy el sujeto/pueblo chavista.

(iv) stos, no tienen que ser necesariamente coherentes entre s. En el caso venezolano pueden resaltarse: El bolivarianismo, el cristianismo, el nacionalismo y una suerte de marxismo.

(v) Laclau, E. (2006). La deriva populista y la centroizquierda latinoamericana. En Nueva Sociedad: N 205. (pp. 56- 61). Buenos Aires: Fundacin Friedrich Ebert (FES).

(vi) Mouffe, Ch. (2007). En torno a lo poltico. Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica.

(vii) Segn Lefort (1924 2010), en democracia el poder es un lugar vaco. Laclau, parte de dicho principio al desarrollar su teoriza del populismo.

Contacto: [email protected]gmail.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter