Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2015

El antibloqueo del mundo acorrala a EE.UU. en la ONU

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Cada da que pase el el dao humano seguir lacerante como siempre, y los daos materiales seguirn creciendo y formando parte de las estadsticas y de las limitaciones del desarrollo econmico, social y financiero de Cuba. Por eso no es posible cansarse ni olvidar ni dejar de luchar por la justicia merecida.

Ya se despej el enigma sobre la votacin de los Estados Unidos e Israel en la 70 Asamblea General de las Naciones Unidas ante la Resolucin que insta al gobierno de EE.UU. para que ponga fin el bloqueo econmico, comercial y financiero contra Cuba.

Por parte del gobierno norteamericano poda esperarse hasta una abstencin, aunque Israel, contumaz bloqueador del pueblo de Palestina en todos los rdenes, por tradicin, conveniencia y obsecuencia con su mandams aliado, era esperable que mantuviera el voto negativo. Pero no, ambos quedaron acorralados, hurfanos de apoyo y de argumentos polticos, jurdicos y diplomticos, ante las condenas explcitas de todas las organizaciones regionales de pases y del numeroso grupo de naciones particulares que se pronunciaron contra un ejercicio genocida cuyo repudio se ha venido manifestando con creciente fuerza durante 24 aos sucesivos.

Una gran potencia como los Estados Unidos quedaba, una vez ms, en un tema especfico que convoca a toda la comunidad internacional, reducida a una condicin de bestia acorralada, mientras se escuchaban, desde la tribuna principal o desde los asientos del plenario, las voces de los representantes de estados que representan, segn los casos particulares, miles de millones de habitantes, como China e India; o cientos de millones como Brasil y Rusia; o decenas de millones como Venezuela; o millones como Nicaragua; o apenas miles de habitantes, como la Isla de Salomn y otras. En fin, ni la extensin superficial de los pases, ni la dimensin de su poblacin, ni sus riquezas materiales, ni su rgimen poltico y social, ni su condicin de aliados cercanos o alejados de la potencia imperial, fueron bice para que all se dejaran or sus voces prueba irrebatible de que a la hora de demandar justicia ninguna voz es dbil- y se dieran pruebas de clarividencia poltica, de sentido comn y de sapiencia y dominio de los principios y derechos que rigen la carta de la ONU, y los numerosos instrumentos jurdicos acordados por esa organizacin.

Si bien es aplastante el resultado de la votacin de 191 pases a favor de la resolucin contra el bloqueo y 2 en contra, lo ms apabullante es el contenido en cada una y en todas las intervenciones de los representantes de los pases durante el debate. Es tan descomunal el arsenal de argumentos polticos, jurdicos, ticos y humanitarios, que se alz como un sui gneris antibloqueo del mundo frente a la obsesin y obcecacin de los Estados Unidos de defender lo indefendible, que es difcil imaginar que ninguna nacin, y menos una gran potencia, se permita mantener durante mucho ms tiempo el estado de descrdito y desmoralizacin que ello supone.

Son muchas las razones que explican el cambio de la poltica de los Estados Unidos con respecto a Cuba asumida por el presidente Obama y, entre las cuales, no se puede desconocer el aislamiento y descrdito que ha significado la discusin, ao tras ao, del tema del bloqueo, con un resultado que no puede ser ms desastroso para lo interno y externo del pas. Bsquese otro tema en la historia de las Naciones Unidas que haya concitado tal grado de convocatoria y unanimidad, y ms en contra de EE.UU., y no se encontrar.

Por qu el gobierno de los Estados Unidos se ha mostrado tan despreciativo y prepotente para cumplir con el reclamo de la comunidad internacional durante estos largos aos? Tal vez consideraba, hasta recientemente, que el cansancio de Cuba y las Naciones Unidas invadira la justa demanda de justicia y que, quizs, sus poderes le permitiran evadir su responsabilidad ante los dems con su arsenal de artilugios ideolgicos. Ahora, tal vez pensaba, que con algunos guios y afeites y el restablecimiento de las relaciones diplomticas, era suficiente para poner fin a la presentacin de la resolucin anual contra el bloqueo, mientras Cuba esperaba pacientemente que para las calendas griegas se cumplieran las promesas de poner fin definitivamente el bloqueo.

Se equivoca el gobierno de los Estados Unidos y el Congreso de ese pas. Ellos establecieron el bloqueo y todas las dems agresiones. El dao humano al pueblo cubano es incalculable, y las prdidas acumuladas por las agresiones durante estos 54 aos se estiman en 833 755 millones de dlares, teniendo en cuenta las fluctuaciones del valor del oro.

Cada da que pase el el dao humano seguir lacerante como siempre, y los daos materiales seguirn creciendo y formando parte de las estadsticas y de las limitaciones del desarrollo econmico, social y financiero de Cuba. Por eso no es posible cansarse ni olvidar ni dejar de luchar por la justicia merecida.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter