Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2015

El naturalista Joaqun Arajo imparte una conferencia sobre medio ambiente y cambio climtico en la Universitat de Valncia
Estamos asesinando a la primavera

Enric Llopis
Rebelin


Hace ya algunos aos que transita poco por las ciudades. Cuando lo hace, les da las gracias a los ciclistas con los que se cruza por un motivo muy simple: Cada pedalada a la bicicleta en este mundo es un beso en el pulmn a cada uno de nosotros, afirma el naturalista Joaqun Arajo. Son gestos que suponen un mnimo esfuerzo personal. Se define como campesino y activista ambiental, lleva 40 aos ejerciendo el periodismo, ha publicado un centenar de libros y plantado 24.500 rboles. Sobre la Cumbre Mundial del Clima, que tendr lugar en Pars en diciembre de 2015, sostiene: Lo mejor que podra haber ocurrido es que nadie participara en las Cumbres durante los ltimos 40 aos, ya que cada foro mundial que se celebra agrava la situacin del planeta. Joaqun Arajo asisti a la primera Cumbre Mundial del Medio Ambiente, que se desarroll en 1972 en Estocolmo.

Con la experiencia que acreditan ms de 2.000 conferencias impartidas la ltima en la Universitat de Valncia, organizada por la Asociacin por el Medio y contra el Cambio Climtico-, el veterano periodista resume la que considera estrategia central de los ministros y los directivos de las corporaciones: Ponen la basura debajo de la alfombra. Si salieran de la atalaya y miraran al medio natural, podran comprobar que estamos asesinando a la primavera, se estn torturando los medios de vida. El cambio climtico se puede verificar en las situaciones ms cotidianas: Ya no se ven abrigos en este pas a finales de octubre. En la Sierra de Extremadura, donde Joaqun Arajo planta las tomateras, brotan las flores, algo que no ocurra desde hace 30 aos. Hace ms de dos dcadas que el naturalista planta un millar de rboles todos los aos: Es otra forma de pedalear la bicicleta. Otro ejemplo de los cambios es el palomazo, que los naturalistas definen como las concentraciones de palomas torcaces invernantes, que a la Pennsula Ibrica llegaban hace algunos aos por millones, y actualmente lo hacen con menor frecuencia, tambin en bandadas ms reducidas.

El bosque es servicial, solcito, ofrece al ser humano medicinas y le dispensa favores. Sin embargo, anualmente se talan 15.000 millones de rboles, segn un estudio publicado en 2015 por la revista Nature. Las enfermedades en las especies arbreas proliferan ms que nunca, recuerda Arajo. Estamos quemando nuestra farmacia, somos los verdugos convertidos en vctimas. Adems, unas 250.000 toneladas de plsticos flotan en los mares, seala el Instituto Five Gyres de Los ngeles, y el 20% de los arrecifes coralinos han desaparecido en los ltimos 30 aos (el 75% estn amenazados). Esto es de lo que se debera hablar en la Cumbre de Pars.

La expresin cambio climtico se presta a equvocos, ya que los dos trminos son prcticamente sinnimos, de hecho, el clima se define por los cambios. Pero a la velocidad que hoy se modifica, de la mano del hombre, no hay refugio posible ni individualidad donde esquivarlo. El autor de Eticas y poticas del paisaje, La sonata del bosque y El calendario de la naturaleza, entre otros textos, recuerda las mutaciones en el bosque mediterrneo, donde los robles y los quejigos tardan ms de un mes en echar las hojas. Se est perdiendo aquella certeza que valoraba Goethe a principios del siglo XIX, durante el Romanticismo alemn: la seguridad en la repeticin de los ciclos de la vida, que la naturaleza garantizaba. Esa puntualidad se est desmoronando.

El clima es un gran artista y artfice, recuerda Joaqun Arajo, es aquello que determina dnde se puede desarrollar la vida, y de ello se ha aprovechado el conjunto de los seres vivos a lo largo de los tiempos. El ser humano no es ms que una parte muy pequea de algo infinitamente ms grande y que lo hace posible, aade el activista ambiental y cultural. Frente a los 3.500 millones de aos del planeta, nosotros llevamos apenas cuatro horas, ahora bien, la eficacia tecnolgica del hombre est liquidando a la eficiencia de la naturaleza (y a todo lo viviente, incluido el ser humano). Eficacia implica realizar un trabajo muy rpidamente, con gran empleo de recursos e inversin tecnolgica. Por el contrario, la naturaleza acta con eficiencia, muy lentamente, sin despilfarrar recursos y deja una obra mucho mejor acabada. Esta es la visin general, panormica, esencial que Arajo pretende transmitir, sin embargo, nos llevan siempre a la especializacin, a anlisis parciales, fragmentados y de casos muy concretos.

De las palabras del naturalista se extrae la idea de que un sistema de vida, y una civilizacin entera, se han construido de espaldas a la naturaleza y al clima. Hemos empleado muchsimo dinero y talento en negar las evidencias, cuando lo cierto es que si uno se halla en la selva amaznica, todos los das llueve a las 17,00 horas. El escritor, naturalista y militar romano Plinio el Viejo, autor de la Historia Natural en 37 libros, ya advirti del error que cometan quienes pretendan que el cielo obedeciera a la tierra, en referencia a los agricultores que plantaban viedos mirando al norte.

Pero en la era industrial y en las ltimas dcadas los cambios se han acelerado. Segn Naciones Unidas, entre 1970 y 2000 se redujo el nmero y variedad de especies en el planeta en un 40%. La ONU seala que contina el consumo insostenible de recursos, cuya demanda excede en un 20% la capacidad biolgica del planeta. Si resultan evidentes las consecuencias sobre la biodiversidad de los comportamientos predatorios, tambin lo son sobre el cambio del clima. As lo corrobora un anlisis de Allianz Global Corporate & Specialty sobre inversiones empresariales. Entre 1980 y 1989 las aseguradoras pagaron de media por fenmenos meteorolgicos extremos 13.561 millones de euros anuales, cifra que se elev a los 63.287 millones de euros anuales en el periodo 2010-2013.

Galardonado en dos ocasiones con el Premio Nacional de Medio Ambiente, con el Premio Global 500 de la ONU y coordinador de ocho enciclopedias, Joaqun Arajo se expresa en trminos claros y sencillos. Defiende el pensamiento ecolgico, una forma no violenta de estar en el mundo, que es la paz, la inclusin, el ser compasivo, como el clima que fecunda; somos pacficos y estamos voluntariamente desarmados. Tambin se considera un punto budista: el agente histrico de cambio es uno mismo y sobre todo el pensamiento, que despus se transforma en accin. Cul podra ser uno de estos pensamientos? La naturaleza es la infancia comn de la humanidad; quienes amamos la tierra, los bosques, las aves o los delfines vivimos con una ilusin casi infantil, de hecho, en algunos de los mejores periodos histricos del ser humano, a ste prcticamente no se le poda distinguir del medio natural. Y frente al raquitismo intelectual que nos embadurna, Arajo apuesta por acercarse a los libros esenciales de Astronoma, Qumica, Fsica, Historia o Literatura. En los tratados de iniciacin a estas materias, la naturaleza es lo esencial, lo que nos incluye.

Recuerda las palabras del filsofo Emilio Lled, de 87 aos, quien ha recibido el Premio Princesa de Asturias de Humanidades de 2015, y quien durante la recogida del galardn pronunci estas palabras: Vamos aprendiendo a mirar, a asombrarnos de la naturaleza que nos rodea: los rboles, las nubes, la luz, el mar, la tierra, los frutos de la tierra; primero fueron los filsofos los que nos iniciaron en ese asombro y empezaron a especular, a teorizar, que es una forma de mirar sobre los principios fundamentales de la vida: el agua, el aire, la tierra. Sin embargo, Joaqun Arajo concluye que el BOE se refiere en muchas ms ocasiones al vocablo tecnologa que a las palabras vida o rbol, al enunciar los contenidos obligatorios de la enseanza primaria y secundaria en el estado espaol. Tampoco el diccionario ese asqueroso tacao- ni las 300.000 palabras bsicas de la lengua castellana bastan para describir la vida, lo que existe. Para resumir su alternativa, el naturalista escribe en una pizarra cuatro veces la palabra Sol. Y subraya la ese inicial, de la que penden cuatro grandes principios: Sol (la vida); Sol-ucin; Sol-ventes y Sol-idarios

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter