Portada :: frica :: Cuerno Africano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2015

Un dj vu somal

Guadi Calvo
Rebelin


Los cables internacionales, lo peridicos de todo el mundo, los noticieros de televisin y radio, parecen haber sufrido al unsono un dj vu . Otra vez Somalia, otra vez Mogadiscio, otra vez ataques con explosivos contra un hotel, otra vez una veintena de muertos, otra vez al-Shabbab.

Exactamente igual, calcado de los ltimos tres o cuatro atentados de este ao en la capital somal y que se vienen repitiendo ms o menos igual desde 2009, un grupo de asaltantes abri fuego con armas automticas contra el Hotel Sahafi, donde se hospedan fundamentalmente funcionarios de naciones Unidas, del gobierno central y periodistas.

La operacin salafista se contino, como es de rigor, con dos vehculos cargados de explosivos que se lanzaron contra la fachada del hotel. Mientras milicianos de al-Shabbab seguan disparando contra la polica desde los techo del hotel. El breve combate se extendi durante ms de tres horas, dejando un primer estimado de entre 15 y 20 muertos, con un nmero de heridos que se cree superan la treintena.

Entre los muertos se han reconocido al propietario del hotel, un diputado, el exjefe de las fuerzas armadas somales General Abdikarin Dhegabadan, varios hombres de la seguridad, funcionarios del gobierno y un periodista entre otros civiles.

Es importante sealar que el general Dhegabadan, fue quin en 2011, dirigi la ofensiva que termin expulsando a al-Shabbab de Mogadiscio, por lo que se podra presumir que el atentando tiene mucho sabor a venganza. De confirmarse esto, quedara demostrado el alto nivel de la Amniyat, la divisin de inteligencia de la banda wahhabita.

El hotel Sahafi se ubica sobre la rotonda de la calle K-4, que es una de las ms concurridas de la capital. La gran cantidad de puestos de venta concita a muchos mogadiscios por lo que se estima que el nmero de muertos pueda aumentar significativamente.

Los voceros de las fuerzas de seguridad confirmaron que el ataque se inici poco despus de la medianoche y aunque se seguan escuchando disparos y explosiones, ya habiendo amanecido, la NISA (La Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad de Somalia) junto a los hombres de la Misin de la Unin Africana en Somalia (AMISOM) confirmaba que haban repelido el ataque y que la situacin haba sido controlada y que se estaba batiendo la zona en bsqueda de supuestos terroristas.

Esta ltima informacin absolutamente formal, tambin puede ser considerada como parte del espectral dj vu que cada tanto sacude al pas del Cuerno de frica.

La bsqueda de vctimas entre los escombros del hotel continua, por parte de los agentes de seguridad, que estiman encontrar ms cadveres.

El presidente de Somalia, Hassan Shiekh Mohamud, si faltar al ritual de las excusas ha condenado el ataque y ha amenazado con lanzar una ofensiva contra la banda salafista, que opera esencialmente en el sur del pas y en la frontera con Kenia, donde desde hace tres aos viene realizado, peridicos y sangrientos atentados. El presidente tambin declar que: Matar a gente inocente no es un acto del Islam, en realidad el Corn, no contempla asesinar ni a inocentes, ni a culpables tampoco. Finalmente llam a eliminar a estos lobos".

Este ltimo ataque se produce un da despus de los duros combates entre combatientes takfiristas y tropas de la Unin Africana (UA) en Bakool cerca de la frontera con Etiopa.

La banda terrorista al-Shabbab, (los jvenes) que ha jurado fidelidad a al-Qaeda, en 2012, se atribuy de inmediato la responsabilidad del doble atentado.

El largo castigo somal.

La situacin de guerra civil y caos generalizado que vive el pas desde 1991, tras la destitucin del dictador Mohamed Siad Barr, se prolonga sin miras de solucin. El desorden general no ha logrado en estos casi 25 aos que ningn gobierno pueda encausar al pas que hoy se ha transformado en el epitome del Estado Fallido.

Sin un Estado efectivo que pueda extender su poder ms all de unas pocas calles de la casa de gobierno. El pas, tal cual esta pasando en Libia, se ha infectado de milicias radicales wahaabitas, seores de la guerra y bandas de delincuentes comunes vinculados al narcotrfico, el contrabando y el trfico de personas.

Segn algunos informes que circularon en abril ltimo decan que la organizacin Harakat al-Shabaab al-Mujahideen (Movimiento de Jvenes Muyahidines) o comnmente al-Shabaab (los jvenes) se estara debilitando por una combinacin de enfrentamientos internos y derrotas militares, lo que podran estar acelerado una alianza con Daesh o Estado Islmico, que recin ahora parecera se esta confirmando.

Al-Shabbab, es la principal organizacin de su tipo que opera en el Cuerno de frica, se tiene presuncin de que algunos de sus miembros han cruzado el estrecho de Bab-el-Mandeb o Puerta de las Lamentaciones, para involucrase en la guerra de Yemen.

Al-Shabbab ha sido el responsable de dos importante atentados en Kenia, el pasado 2 de abril, miembros de la banda salafista asaltaron la Universidad de Garissa al este de Nairobi, dejando cerca de 170 lo que se considera el mayor atentado terrorista de la historia de Kenia. En septiembre de 2013 la misma organizacin tom el Centro Comercial de Westgate en Nairobi provocando ms de 70 muertos. A lo largo del ao pasado en distintos atentados en Kenia al-Shabbab produjo cerca de 200 muertos.

En diciembre de 2014, las fuerzas de seguridad keniatas allanaron varias mezquitas de la ciudad de Mombassa, donde incautaron gran cantidad de granadas, municiones de armas ligeras y explosivos adems de detener a ms de 300 talib (estudiantes del Corn) de las madrazas allanadas.

En septiembre de 2014, el lder de la organizacin emir Mukhtar Abu Zubayr Godane, fue muerto por un dron norteamericano, cuando transitaba en un vehiculo por el distrito de Sablabe, a unos 170 kilmetros al sur de Mogadiscio.

En marzo del mismo ao Adan Garaar, tercero de la jefatura de Amniyat, la divisin de inteligencia de al-Shabbab, tambin fue eliminado por el ataque de otro dron.

En junio de 2013, el emir Mukhtar Godane haba realizado una importante purga para eliminar toda disidencia, por lo que su muerte pareci desmembrar la organizacin y provoc la perdida del apoyo de importantes clanes de las zonas que controlan los salafistas.

Un necesario cambio de franquicia.

A pesar del juramento de lealtad al proyecto global de al-Qaeda y a su lder Ayman al-Zawahiri, en febrero de 2012, por lo que la organizacin somal pas a ser la nica franquicia de al-Qaeda en el este de frica y el actual lder de al-Shabbab, Ahmed Omar, tras su asuncin reafirm su lealtad a al-Qaeda.

Se sabe que han empezado a producirse cierto tironeo internos en la organizacin somal de lo que podra resultar una alianza con Daesh o Estado Islmico.

Hay que tener muy en cuenta que no hace ms de 10 das, un sector minoritario de al-Shabbab, ya jur lealtad a Califa Ab Bakr al-Bagdad, el lder de Daesh. El comandante de al-Shabbab con base en las colinas de Galgala, en la regin semi autnoma de Puntlandia, al norte del pas, Abdiqadir Mumin y una veintena de sus combatientes, ya han jurado lealtad. Se estima que los combatientes takfiristas establecidos en Galgala, no superan los 300, pero de ser cierta la versin, habra que espera enfrentamientos entre las facciones pro Daesh y pro al-Qaeda, tal como se ha dado en Siria y Afganistn.

Con la necesidad de mantener su actividad al-Shabbab, puede intentar buscar un acercamiento con al-Bagdad, teniendo en cuenta el xito del grupo nigeriano Boko Haram tras su juramento o bay'ah a Estadio Islmico en principios de marzo de 2015. Zakariya Hersi, un antiguo miembro de al-Shabbab hizo conocer que las relaciones entre los salafistas somales con al-Qaeda, no esta en su mejor momento y que un cambio de franquicia es una cuestin de tiempo.

Los militantes ms jvenes de al-Shabbab, estaran exigiendo a la direccin ese cambio lo que le procurara incrementar el reclutamiento de combatientes extranjeros, ya que se ha perdido muchos hombres en los ltimos aos por las importantes purgas ms que nada por rivalidades personales que ejecutaron los lderes. Adems se creer los somales podran acceder a mayores recursos financieros y armas, muy difciles de conseguir desde que el grupo perdi el dominio de los puertos en la costa del ndico.

De no producirse el cambio reclamado, podra comenzar un desgarro por goteo, lo que sin duda generara castigos y respuestas de un lado y del otro, como sucedi en entre los Talibn pakistanes, Tehrik-e-Taliban Pakistan, que han fundado una clula del Estado Islmico, llamada Wilaya Jorasn, lo que terminara debilitando el movimiento islamista radical en el pas asitico.

De todos modos es difcil preveer si este cambio de sponsor pueda darse de mantenerse este estado de cosas, aunque hay que tener muy en cuenta que el trabajo de demolicin que esta haciendo la aviacin rusa en Siria, podra obligar a miles de salafistas a buscar proteccin en otras regiones u organizaciones por lo que al-Shabbab podra ser una de la beneficiadas.

Dada la actual situacin nada hace inferir que pronto no vuelva a repetirse otro dj vu somal.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino . Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter