Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2015

Portugal
Elecciones para ajedrecistas de qu tipo?

Charles-Andr Udry
A lencontre/La Breche


El resultado de las elecciones portuguesas ha dado lugar a un escenario poltico inesperado porque el resultado de la coalicin de gobierno - compuesta por el Partido Social Demcrata de Passos Coelho, el primer ministro saliente, y el CDS-PP (Centro Democrtico Social Demcrata- Partido Popular) de Paulo Portas, el viceprimer ministro saliente - fue la ms votada, pero no obtuvo una mayora parlamentaria. Consigui el 36,8% de los votos, despus de aos de austeridad, pero solo cuenta con 107 de 230 diputados. Pero la suma, al menos formalmente, de los diputados del Partido Socialista, el Partido Comunista (PCP) y el Bloco de Esquerda supone 122 escaos.

En esta situacin, el Presidente de la Repblica, Anbal Cavaco Silva, nacido en 1939, intervino el 22 de octubre para encargar la formacin del nuevo gobierno a Passos Coelho y Paulo Portas. Lo hizo durante un discurso televisado que pretenda ser expresin de su autoridad. Cavaco Silva fue primer ministro durante diez aos, de 1985 a 1995, como candidato del PSD. Este firme catlico y anti-comunista, fue elegido por sufragio universal presidente en 2006, tratando de imponer una continuidad del gobierno mediante la frmula de un "gobierno de gestin". En otras palabras, un gobierno que no tendra una mayora parlamentaria porque presentara ante el parlamento su programa para la duracin terica de su mandato. La Constitucin surgida de la Revolucin de los Claveles de 1974 atribuye al Presidente mucho ms que un mero poder simblico. De alguna manera lo contrapone al primer ministro. Puede nombrar gobierno - lo que no plantea mayores problemas en la medida que los componentes de ese ejecutivo tengan una mayora parlamentaria - o disolver el gobierno y convocar elecciones, lo que implica la disolucin conjunta de la Asamblea de la Repblica. Todo el debate en los medios portugueses, lleno de supuestos y de comentarios de politlogos y polticos, depende de la credibilidad - constitucional o no - de un "gobierno de gestin", frente a su alternativa, un gobierno del Partido Socialista dirigido por Antonio Costa, apoyado en el Parlamento por el PCP y el Bloco tras las negociaciones que daran lugar a un programa mnimo condicionado por el PCP y el Bloco.

Salario mnimo y qu programa mnimo

La prensa internacional, con modestia, informa de este debate. Volveremos a l ms adelante. Por contra, es menos explcita respecto a los datos dados a conocer el 28 de octubre por la Asociacin para la Defensa de los Derechos del Consumidor (Deco). Esta ltima present una encuesta realizada entre octubre y noviembre de 2014 a 1.222 familias portuguesas. Desde hace algn tiempo, Deco haba alertado sobre la "Generacin 500". Leer: un ingreso de 500 euros al mes. Esta frmula se utiliz de forma anloga en Grecia y Espaa. Lo que no es de extraar, ya que el salario mnimo bruto de los asalariados, tanto hombres como mujeres, es de unos 500 euros; 674.000 asalariados ("que trabajan empleados por otros") ganan ese salario. "Ganan" menos de 600 euros al mes, segn estimaciones, ms de un milln de personas. Y como dice el informe: "Este nmero ha ido en aumento" (ver Publico, 28 de octubre de 2015, p 16 y Diario de Noticias 29 de octubre de 2015, pp 16-17..). Alrededor del 50% de las familias viven con 1.000 euros y esos 1.000 euros son la suma de dos salarios en el 66% de los casos (familias de tres y cuatro personas). En 2011, cuando la Troika lleg a Lisboa, el nmero de trabajadores con contratos precarios era de unas 698.900 personas. A finales de 2014, el nmero de precarios haba ascendido a 826.700 personas. La renovacin potencial de la duracin de un contrato precario ha aumentado de tres a cuatro aos. Una norma que generaliza, en diversas formas, en Europa.

De acuerdo con el GAS (Gabinete de Apoio ao Sobre-endividado - organizacin de apoyo a los deudores), la gran mayora de los solicitantes de ayuda financiera son personas que hasta ahora tenan un empleo. Como consecuencia de una lgica de hierro, las familias con un ingreso mensual de 1.000 euros tienen que recurrir ms de una vez al crdito para hacer frente a lo que los estadsticos llaman "imprevistos": por ejemplo, nacimientos, la vuelta al hogar familiar de un joven que no encuentra trabajo, la necesidad de reparar la vivienda, un accidente, etc. Los gastos fijos (alimentos, agua, electricidad, colegios, sanidad y alquiler de vivienda) absorben el 86% de los recursos disponibles. Este es el mejor ejemplo del empobrecimiento - con ms precisin, del resultado de la explotacin de la fuerza de trabajo - de un pas sujeto a todas las medidas de ajuste estructural propias de la arquitectura del euro y del supuesto imperativo del pago de la deuda. La estructura de los gastos de estos asalariados, tanto hombres como mujeres, tambin ilustra el impacto potencial que puede tener sobre su supervivencia cotidiana el IVA, un impuesto sobre el gasto de los consumidores objetivo (y que no afecta al ahorro de los grandes ahorradores). Nos referimos aqu a la situacin de los empleados y no a la de los parados, y mucho menos a la de los parados de larga duracin.

Un desempleo entre los jvenes - y menos jvenes - que resulta en una emigracin en cifras bastante similar a la del Portugal de los aos 1960-1970, pero diferentes por su nivel de cualificacin. Por ejemplo, en 2013, 20.000 portugueses emigraron a Suiza, 31.000 al Reino Unido (2014), 10.000 a Alemania (2014) y 5.000 ... a Angola (2014) y 4.000 a Mozambique (2013). Todos los estudios estadsticos sobre la migracin intra-europea indican que estas cifras estn subestimadas, tanto para Portugal, como para Espaa o Grecia.

Volviendo a la "trabajadores pobres" (frmula cuya ambigedad ha sido ms de una vez subrayada, as como la frmula constantemente repetida de la "clase media") hay que hacer hincapi que la respuesta a la contraccin de salarios son los recortes de gastos en la alimentacin (en cantidad y calidad), en el pago de la electricidad y el agua (falta de pago que provoca cortes de suministro o a procedimientos administrativos para su restablecimiento). Las encuestas en Portugal, como Grecia, denotan las consecuencias en trminos de salud pblica y la calidad de la educacin (los nios van a la escuela sin comer). Por contra, la fragmentacin social y las carencias de socializacin parcial que producen, disparan el gasto sustitutivo en televisin, telfono e Internet, haciendo que los observadores" los califiquen, consultando la pantalla de su telfono mvil, de "gastos sorprendentes".

Frmulas hiperblicas

Tal vez sea til tener en mente estos pocos indicadores de la desintegracin del tejido social en Portugal para comprender tanto la abstencin el 4 de octubre como el menor inters en los debates sobre la formacin del nuevo gobierno que en los resultados de los partidos de ftbol en Portugal y el resto de Europa. Los programas deportivos, salpicados con comentarios ms largos que en los de debate poltico, atiborran la programacin de las tres cadenas de "pblicas". La operacin de distraccin permanente funciona bien.

A raz de la declaracin de Cavaco Silva, Passos Coelho y Paulo Portas han hecho pblica la composicin de un gobierno minoritario que asumir sus funciones el viernes 30 de octubre y presentar su programa diez das despus, de acuerdo con el plazo legal, es decir, 9 de noviembre como muy tarde. El ex primer ministro y el ex viceprimer ministro juegan la carta de la victimizacin, una frmula que ya ha sido utilizada por los distintos Berlusconi europeos: la mayora parlamentaria formal del PS, PCP, y el Bloco, les impedir garantizar un gobierno estable cuyos frutos pasados han sido reconocidos por el mayor porcentaje, comparativamente, de votantes. Mientras tanto, ha aumentado la "presin" ejercida en forma de pinza por el PCP y el Bloco en el curso de las negociaciones con el PS de Antonio Costa. No faltn, en ese sentido, las declaraciones destempladas. El 28 de octubre, Fernando Faria de Oliveira, presidente de la Asociacin Portuguesa de Bancos, no se ha contenido. Ha expresado su deseo de que Portugal "se acerque a los pases de Europa central y que no vuelva a convertirse de nuevo en la Cuba de Europa.

Dichas declaraciones y las de los lderes tradicionales de la derecha - que destacan la importancia de mantener a Portugal en la OTAN y de no obligar a la Troika, que sali de Lisboa en 2014, a volver a la antigua capital de un imperio - pueden servir para marcar las diferentes fases de la tctica de presin-negociacin del Bloco hacia el Partido Socialista, por no hablar de la del PCP. Sin embargo, un banquero tan conocido como Fernando Ulrich, director de BPI (Banco Portugus de Investimento) dice que no se debe dramatizar y que el paralelismo entre Cuba y Portugal" no es adecuado. En cuanto al fondo, dice estar "confiado y tranquilo" y que, cualquiera que sea el gobierno, se mantendr la "estabilidad". De 2008 a 2015, Ulrich ha reducido el nmero de empleados del BPI un 24% sin mayores problemas. Los 5.934 "colaboradores" no le han desestabilizado. Esto refleja un patrn de movilizacin social - inclusive en este sector - que tiene que ver con el desempleo, la emigracin y el progresivo deterioro de la correlacin de fuerzas social. Las ecuaciones sociales no permiten descartar una crisis poltica en la cumbre, sobre todo cuando el presidente Cavaco hace gala de un autoritarismo que no es sino la otra cara de la moneda del victimismo del ex primer ministro y el ex viceprimer ministro.

Estos ltimos reivindican sus credenciales democrticas otorgadas por el rgimen de los diktats del BCE, el Eurogrupo y la Comisin Europea, de la que entonces era presidente el portugus Jos Manuel Barroso (ex miembro del ultra-maosta MRPP) y actual presidente del grupo Bilderberg portugus: uno de los cenculos internacionales que se supone que disean las principales opciones de las clases dominantes.

Un calendario de "crisis poltica"

Mientras tanto, se configura el aparato de gestin de la Asamblea de la Repblica (AR). El socialista Jorge Lacao fue nombrado vice-presidente de la AR, junto a Jos Matos Correia del PSD, Jos Manuel Pureza del Bloco y Teresa Caeiro del CDS. J. Lacao consigui 120 votos, J. Correia Matos 173, JM Pureza 137 y T. Caeiro 172. Sern vicepresidentes de Eduardo Ferro Rodrigues, del PS, elegido presidente de la AR el 23 de octubre. No es lo que se dice Cuba.

El lunes, 9 de noviembre, comenzar el debate sobre el programa de gobierno de Passos Coelho y Paulo Portas. Y sabremos si este gobierno ser el ms corto del perodo abierto en 1974.

La coalicin de derecha, para abrir una brecha en esta mayora de izquierda potencial, hace hincapi en la necesidad de que el PS reafirme la continuidad de su posicin, probada a nivel de gobierno, sobre el euro, la unin bancaria, el Pacto de estabilidad y crecimiento de la UE y las clusulas del Tratado sobre el dficit presupuestario.

En cuanto al fondo, en el mejor de los casos, el PS puede parecer dispuesto a aplicar una poltica menos austera que la derecha. Los resultados de las negociaciones en la coalicin de izquierda tendrn que pasar por la prueba de los hechos. Un ejemplo: el Bloco insisti, con razn, en su campaa en la reduccin un 6% del IVA en la electricidad, que actualmente es del 23%. l acuerdo alcanzado ser de un 13%? Ello tiene un efecto directo en lo que se ha sealado en relacin con la estructura de gasto de los hogares, pero tambin en una disminucin de los ingresos presupuestarios. El Bloco y el PCP, desde la tarde del 4 de octubre, han declarado que se negarn a apoyar a un gobierno que no tenga el apoyo del Parlamento - lo que es el caso-, pero una primera prueba extraparlamentaria ser la dimensin de la manifestacin convocada frente al Parlamento por la CGTP (Confederacin General de Trabajadores Portugueses) el da de la presentacin del programa por la coalicin PSD-CDS.

Un observador antiguo miembro de la direccin del PCP hasta 2003, Carlos Brito, - que lidera la Asociacin para la Renovacin Comunista que ha apoyado ala PS en las ltimas elecciones europeas - no muestra la preocupacin de la derecha y de miembro del PS sobre el posible resultado positivo de las negociaciones entre el PS, por un lado, y el Bloco y el PCP, por el otro. En una entrevista concedida al Diario de Noticias, el 28 de octubre de 2015, Carlos Brito, dijo: "A pesar de que [Jernimo de Sousa, lder del PCP] critic duramente al PS, ya anunci que el PCP asumira sus responsabilidades, tambin las relativas a la cuestin del gobierno. El Bloco tambin dio seales inequvocas de un cambio cuando Catarina Martins [portavoz del Bloco] acord reunirse con Costa [lder del PS candidato a primer ministro] al da siguiente de las elecciones [para hablar del gobierno]. Estos cambios tienen su origen en la necesidad de frenar el terrible desastre causado por la poltica de austeridad ".

Ya hay por tanto un calendario "para la crisis poltica": El presidente va a sostener un gobierno de gestin minoritario" o va a pasar la patata caliente al "socialista" Antonio Costa? Qu clase de presupuesto se presentar y cules sern los resultados, en la segunda quincena de enero de 2016, de la eleccin por sufragio universal del Presidente de la Repblica? Si se necesita una segunda vuelta, en febrero de 2016, el mandato presidencial se iniciar a principios de marzo. Sin embargo, el Parlamento no puede ser disuelto durante los primeros seis meses despus de las elecciones presidenciales. Lo que estimular o no la inventiva poltica de la izquierda "radical". Y en este calendario, habr lugar para la movilizacin social? Estas son las preguntas que todo el mundo se plantea. (29 de octubre de 2015).


* Nota de Correspondencia de Prensa: Charles-Andr Udry es Economista, militante del Movimiento Por el Socialismo (MPS) de Suiza, y de la organizacin en defensa de los derechos de los inmigrantes. Editor de los Cahiers libres y del sitio A lencontre/La Breche.

http://alencontre.org/

Traduccin de G. Buster Sin Permiso

http://www.sinpermiso.info/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter