Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2015

Posinvasin de Iraq
De los neocon a los neosoviets

Dr. Burhan Al-Chalabi
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Iraq ha padecido la colonizacin britnica, los apoderados soviticos, los neoconservadores estadounidenses y los muls iranes. Ahora, el imperio ruso quiere un pedazo.


Los participantes en la marcha del Regimiento Inmortal ondean banderas rojas y pancartas durante el desfile militar del Da de la Victoria en Mosc 9 de mayo de 2015 (AFP)

A lo largo de la Guerra Fra, Estados Unidos y la Unin Sovitica compitieron por conseguir zonas de influencia en Oriente Medio. El enfrentamiento de las superpotencias fue all especialmente feroz debido a la importancia estratgica de la regin y a sus inmensas reservas de petrleo y gas. En efecto, el destino de cada pas qued a merced del equilibrio de poderes entre esas dos fuerzas mundiales.

Los primeros aos de la Guerra Fra vieron cmo la URSS trataba de imponer su voluntad sobre los pases de la regin a travs de las ramas armadas de los partidos comunistas locales, sin consideracin alguna por las sensibilidades sociales y religiosas de cada pueblo en cuestin.

Ese fue el caso de Iraq, una nacin cuya estructura sociocultural estaba en clara contradiccin con los principios del comunismo.

El patriotismo ha estado siempre en el corazn del tejido cultural de la sociedad iraqu, donde las lealtades se deban sobre todo a la tribu, al pas y a la gran patria rabe.

La creencia en las tradiciones y fes del Oriente Medio estaba tambin arraigada en la sociedad iraqu. El anhelo de equidad econmica no era visto como algo a importar de Rusia. Por lo tanto, en la cultura rabe se consideraba que el socialismo estaba como en casa.

El enfoque en la retrica sobre la clase trabajadora y la percibida lealtad absoluta del partido hacia los camaradas en Mosc no atraan a la mayora de los iraques. Sin embargo, Iraq fue captado con xito por la URSS durante el rgimen militar del coronel Abdul Karim Kassem (que simpatizaba con los comunistas) y que sigui a la independencia de los britnicos en 1958.

Las turbulencias polticas del comunismo en los aos siguientes causaron considerables divisiones y hostilidades entre el pueblo iraqu. Miles de personas fueron asesinadas o desaparecieron en las ms horribles violaciones de los derechos humanos.

En 1959, tras un levantamiento contra Kassem, se permiti que quienes se oponan al comunismo se vengaran de sus oponentes, mutilando a algunos y colgando a otros ya muertos- de farolas y postes de electricidad.

Los iraques terminaron matndose unos a otros en nombre del comunismo, mientras los recursos naturales iraques eran descaradamente esquilmados, no en beneficio de los iraques sino de la Unin Sovitica. Esta prctica se repiti en otros pases de Oriente Medio hasta los primeros aos de la dcada de 1970; sin embargo, a finales de la dcada siguiente, en los aos ochenta, los soviticos fueron mayoritariamente expulsados de la regin.

Intervencin estadounidense

El colapso econmico de la URSS a finales de los ochenta y principios de los noventa proporcion a EEUU la oportunidad de poner en prctica, sin oposicin alguna, su propia marca de poltica exterior en la regin del Oriente Medio: la pretensin de extender la democracia.

La determinacin de EEUU, con los neoconservadores al frente, para extender su idea de democracia en la regin no era diferente a la de la URSS cuando buscaba extender el comunismo. En ltima instancia, cada ideologa se propagaba para servir a los intereses de la superpotencia y no del pueblo afectado. Ambas ideologas eran ajenas a la cultura de la regin. Ambas se impusieron contra la voluntad del pueblo. Y ambas demostraron una supina ignorancia o peor an, indiferencia- de las prcticas culturales y sociales de los pueblos de la regin.

A travs de sus representantes, la URSS intent cambiar la realidad del estilo de vida iraqu para que se ajustara a los ideales de la ideologa comunista. Esta prctica result ser un error fundamental de valoracin poltica, algo que finalmente neg a los soviets cualquier rea de influencia en la regin. No obstante, desde entonces, EEUU ha tratado de hacer lo propio.

Para extender una versin de democracia moldeada a imagen de EEUU, adopt una poltica de intervenciones militares directas o armando y financiando a unos supuestos grupos de la oposicin. La guerra contra el terror se convirti en una plataforma poltica; no era sino una va para desestabilizar o eliminar cualquier rgimen que perdiera el favor de EEUU o supusiera una amenaza para las ambiciones regionales de Israel.

El rgimen del presidente Saddam Hussein haba cado en desgracia con EEUU. Por tanto, EEUU puso en prctica esa poltica en Iraq con efectos devastadores. Para librarse de un hombre, ocuparon y destruyeron Iraq. El Estado iraqu, configurado por los britnicos en 1914, fue desmantelado. Se impuso una constitucin sectaria para sustituir a la histrica constitucin laica de Iraq a fin de dividir y gobernar al pueblo a travs del miedo.

Cientos de miles de civiles iraques murieron asesinados bajo los salvajes e indiscriminados bombardeos de las operaciones de conmocin y terror. Millones de seres tuvieron que huir. El respetado ejrcito nacional iraqu fue reemplazado por ejrcitos de viudas, hurfanos y recin nacidos que sufren todo tipo de malformaciones genticas como resultado de la contaminacin con uranio empobrecido. Ahora, quienes llevan las armas de fuego son las milicias leales a Tehern.

Una vez ms, los iraques se matan unos a otros, esta vez en nombre de la democracia. Una vez ms, las inmensas riquezas naturales de Iraq estn siendo esquilmadas a un ritmo alarmante, no para servir a los intereses del pueblo iraqu sino a los de EEUU y todos los corruptos individuos de un rgimen que le ha sido impuesto a Iraq por la constitucin sectaria redactada por EEUU.

Hasta la fecha, la poltica estadounidense de difundir, supuestamente, la democracia en el Oriente Medio a travs del can de las armas no ha dejado sino un legado de muerte, hambre y destruccin. Es el legado de una indescriptible tragedia humana. Por tanto, la crisis de refugiados a que se enfrenta ahora Europa con tantas personas huyendo de Iraq, Siria, Libia y Afganistn, no se debe a que quieran vivir en Europa, sino a que sus hogares estn destruidos y buscan refugio y proteccin.

Estado fallido

De ah la radicalizacin de los jvenes que intentan reparar la percibida injusticia. Los grupos hacia los que se vuelven, al-Qaida y el Estado Islmico, son grupos religiosos extremistas que fueron entrenados, financiados y apoyados por EEUU, y que al haber dejado de ser tiles, han sido abandonados para que causen estragos.

Ya sea en Iraq o Afganistn, los regmenes instalados y apoyados por EEUU a partir del cuento de extender la democracia tienen notables parecidos. Divisiones sectarias, corrupcin, Estados fallidos, violacin de los derechos humanos y ausencia del imperio de la ley.

Por si todo esto no era ya suficiente, la reciente intervencin militar de Rusia en Siria debera ser un ineludible toque de atencin para que EEUU cambiara su poltica exterior en la regin.

Liberados de su anterior compromiso con el comunismo, los rusos pueden pronto encontrar un baluarte poltico permanente en la regin enmascarndose como los salvadores del pueblo rabe, un escudo frente a la tirana de una poltica exterior estadounidense destructiva, amedrentadora e intervencionista.

Es evidente que la poltica exterior de EEUU ha sido un fracaso. En Iraq, el rgimen actual es insostenible. Iraq es un Estado fallido. Por tanto, EEUU tiene que escoger entre mantener el statu quo de la ocupacin apoyando al Partido Dawa, auspiciado por Irn, pero sin implicacin iraqu, o un Iraq independiente, soberano y laico sin el Partido Dawa. Una fuerza econmica con la que hacer negocios. Un Estado capaz de mantener la estabilidad regional frente a las redivivas ambiciones regionales iranes.

Iraq est roto y necesita recomponerse. La poltica estadounidense de impulsar la divisin sectaria ha demostrado ser contraproducente. Bombardear y asesinar a ms iraques no es la respuesta. EEUU tiene que persuadir a Irn de que quite sus manos de Iraq. Y trabajar con los grupos polticos nacionales para establecer un gobierno de unidad nacional, uno que sirva y proteja los intereses de todos los iraques y no slo los de un grupo sectario.

A menos que Estados Unidos transforme su poltica exterior en la regin, el resultado ser sin duda el mismo del que sufri la Unin Sovitica. EEUU ser expulsado y no conseguir influencia o presencia alguna en la regin. Como Marx dijo, la historia se repite. Primero como tragedia, despus como farsa.


El Dr. Burhan Al-Chalabi, miembro de la Royal Society of Arts, es expresidente de la British-Iraqi Foundation y editor de The London Magazine.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/post-invasion-iraq-neo-cons-neo-soviets-1290675692



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter