Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2015

Arte y dinero, o el olor de la mierda de elefante

Higinio Polo
Rebelin


El arte tiene la ertica del dinero, afirm Thomas Hoving, un hombre que fue director del Metropolitan neoyorquino en los aos setenta del siglo pasado y quien lo situ entre los ms importantes del mundo. Hoving saba de qu hablaba, y conoca el poder que el dinero tena no ya en la posesin y compra de obras artsticas, sino en su propia definicin, en la secreta ortografa del arte con que algunas obras entraran en el crculo iluminado por el xito y la gloria. Porque el arte no es lo que elaboran los artistas, sino aquello que es sealado por quienes tienen el poder y el dinero.

La vieja nocin de Goethe, o las cndidas ideas del siglo XIX sobre el arte y la esttica, sobre la belleza y el genio del artista, hace mucho tiempo que han dejado de tener sentido. Si Goethe acaparaba obras de arte, y copias, viajando por Italia, con una idea precisa de qu era lo que poda denominarse as, y si, para Duchamp, el arte era la idea, hoy, como si estuviramos en el vaco oscuro de los gnsters de Chicago, la putrefaccin capitalista y el poder del dinero ha hecho que sea arte aquello que denominan as los mercaderes, subastadores y coleccionistas millonarios que acaparan y controlan ese sector de los negocios, porque el arte es slo un negocio. Crticos, estudiosos, universidades, museos y revistas, se adaptan con entusiasmo al dictamen del dinero, y quienes impugnan esa frrea deriva mercantil son reducidos al silencio.

El arte tampoco son los artistas: se calcula que, en nuestros das, slo entre Nueva York y Londres, viven ms de cincuenta mil artistas, y sabemos que apenas unos pocos centenares pueden vivir de su trabajo artstico, mientras la mayora malvive o depende de sus familiares o de otros trabajos para subsistir. Quin decide si una obra determinada es arte? La crtica, como podra esperarse? Los estudiosos de la evolucin y de la historia del arte? No, quien decide qu es arte, y su precio, son los mercaderes que se han apoderado de todos los mecanismos de seleccin, distribucin, exposicin y venta de la obra artstica. Una obra es arte si alcanza elevados precios en el mercado artstico. No importa la dificultad, el esmero, el tiempo empleado o la elaboracin intelectual, ni la factura de la obra, ni siquiera el contenido: importa el dinero. Las redes que controlan el mercado artstico decretan que es arte aquello que les hace ganar dinero, y cunto ms, mejor. Convertido el arte en un espectculo ms, es alimentado en la prensa por las revelaciones asombrosas de los precios alcanzados por algunas obras; porque, adems, el escndalo ayuda a vender y a ganar dinero. No importa por qu eres famoso: importa la celebridad en s misma, y eso hermana a personajes como la seorita Hilton, a msicos rascatripas, y a nombres clebres del arte contemporneo. Muchos departamentos universitarios de arte, revistas especializadas y crticos, contribuyen, despus, con sus elaboraciones y artculos, a la promocin de artistas y de obras que no tienen relevancia ni el menor valor artstico. Especialistas en retorcer el lenguaje, en construir discursos abstrusos que huyen de cualquier significado preciso, elaboran catlogos y escriben artculos, elogiando obras puestas en circulacin por marchantes y mercaderes del arte. Forman parte del negocio, y siempre hay dinero para repartir, y ellos tambin quieren participar en la fiesta.

Piero Manzoni pens que era una buena idea poner sus propios excrementos en cajitas, y venderlas en el mercado (artstico): sus latas de Merda dartista consiguieron introducirse en museos prestigiosos, y, en estas dcadas ansiosas nuestras, incluso son vendidas a precios disparatados. De esa broma de Manzoni hace ya ms de medio siglo, aunque l no fue el primer provocador del arte, ni mucho menos: slo hay que pensar en los dadastas, o en algunas ocurrencias del expresionismo abstracto. Ahora, los sonrientes mercaderes del arte han conseguido atrapar el resplandor salvaje que adorna cada da el olor del dinero y el perfume del xito. El perrito de cromo (aunque alcanza los tres metros y medio de altura) de Jeff Koons, que simula estar hecho con globos como los que utilizan los comediantes callejeros, se expuso en el Metropolitan de Nueva York y en Versalles. Antes, Koons consigui vender una aspiradora colocada dentro de una vitrina (New Hoover, Deluxe Shampoo Polisher) por ms de dos millones de dlares. Como si fuera un sueo escondido en la sonrisa de un nio, el simulado perrito hinchable se vendi en 2013 por 58 millones de dlares. Koons, aunque sea el ms astuto, no es el nico en conseguir hazaas semejantes, ni mucho menos. La calavera de platino con ms de ocho mil diamantes, de Hirst, que tampoco realiza sus obras, fue vendida por 63 millones de euros, y su Cancin de cuna de invierno, una vitrina con pastillas medicinales, se vendi por ms de 7 millones de dlares. El tiburn en formol pas a manos de Steve Cohen por 12 millones de dlares. No haca falta que el comprador se interrogase por la utilidad o la belleza del cadver de un tiburn sumergido en formaldehdo: Steve Cohen es un sujeto que gestiona un fondo de ms de diez mil millones de dlares, y que gana ms de 500 millones anuales. Otra cara del xito artstico es Takashi Murakami, que ha expuesto en el Palacio de Versalles, en el Museo de Bellas Artes de Boston y en el Guggenheim de Bilbao, aunque sus obras sean el apogeo del arte kitsch, propio de la esttica infantil, y el triunfo de las baratijas cursis de la cultura de masas.

Otros artistas no alcanzan con sus obras esos precios, pero no son menos sorprendentes: Gonzlez-Torres dispuso ciento sesenta kilos de caramelos apilados en una sala, y la ocurrencia se vendi por casi medio milln de dlares. Por no hablar de las piezas de Tracey Emin, cuya My Bed es, sin duda, su obra ms conocida: consiste en su propia cama, con los restos de la relacin sexual, y, alrededor del lecho, condones, cigarrillos, bragas, etc. Emin es una decidida artista que no dud en aparecer en la televisin pblica britnica para hacer dibujos ante las cmaras donde ella misma se masturbaba. Koons tambin sigui ese camino, vendiendo cuadros donde apareca l mismo con su mujer, Cicciolina, en variadas posturas sexuales. Hay que buscar el escndalo, y ganar dinero. Esos perritos, o el cachorro de doce metros de Jeff Koons, en Bilbao, o sus explcitas imgenes sexuales, propias de una revista pornogrfica barata comprada por solitarios de las carreteras, donde es capaz de aparecer l mismo, muestran una de las caras del arte contemporneo, donde el dinero fluye, y Koons, que ni siquiera realiza las obras, puede dirigir un estudio de casi cien personas, que son las encargadas de dar forma a sus ideas.

Entre los artistas contemporneos cuyas obras aparecen en galeras y museos, en exposiciones y antolgicas, y que saltan con frecuencia a las pginas de los diarios e incluso a la televisin, encontramos a figuras muy dispares; algunas, valiosas y brillantes; otras, apenas un fraude mercantil, aunque todo se mezcle en la trituradora capitalista: Bacon, Jaspers Johns, Warhol, Gerhard Richter, Nauman, Ellsworth Kelly, Lichtenstein, Tpies, Rauschenberg, Beuys, Ruscha, Freud, Hirst, Koons, Marina Abramović, Donald Judd, de Kooning, Pollock, Emin, Murakami, Richard Serra, Gursky, Ai Weiwei, Basquiat, y algunos otros ms, componen la ruleta sobre la que se juega a ganar. Junto a ellos, en los circuitos mercantiles de las subastas y los coleccionistas se encuentran tambin las grandes figuras del arte, desde los renacentistas hasta los impresionistas, pasando por los artistas del barroco o del neoclasicismo. Pero las obras de estos ltimos se encuentran en museos y no aparecen con tanta frecuencia en las subastas, a diferencia de lo que ocurre con las obras del arte actual. En el arte contemporneo, de Warhol a Jasper Jonhns, de Rauschenberg a Hirst, de Koons a Klein, de Lichtenstein a Pollock y De Kooning, se encuentran muchas obras que son apenas un divertimento, una ocurrencia, una nadera, aunque sus piezas se encuentren slidamente situadas en los engranajes del arte mercantil, en el negocio capitalista, cuyos mecanismos principales se gobiernan desde Nueva York y Londres. No es extrao que, entre la nmina ms cotizada de artistas, la mayora sean de procedencia norteamericana o britnica: es all donde se encuentran los ms relevantes dispositivos mercantiles, acadmicos y publicitarios que son quienes otorgan valor a una obra artstica. Por supuesto, tambin se compran obras relevantes: Nafea faa ipoipo, la tela de Gauguin, fue adquirida por la Autoridad de los Museos de Qatar por 300 millones de dlares. No hace falta decir que Qatar es una infame dictadura medieval cuyo monarca quiere comprar con la riqueza petrolera el brillo y la respetabilidad.

Los coleccionistas pagan cifras millonarias por baratijas artsticas: esas sumas no son gran cosa para ellos, y, a gracias a ellas, adquieren la ptina de distincin que slo el arte puede ofrecer. Son esos tipos que alardean (sin que lo parezca, la ostentacin es una vulgaridad de nuevos ricos) y dicen entre dientes: Si tienes que preguntar el precio, es que no puedes pagarlo Por qu los coleccionistas compran obras que ni siquiera tienen valor? Primero, porque el dinero que pagan es para ellos una bagatela; segundo, porque saben que pueden seguir ganando plata con las obras, porque instituciones y museos acabarn comprando, con dinero pblico, esas mismas piezas; a veces, con precios todava ms inflados: ahora hemos sabido que el IVAM, por ejemplo, compr obras un 1.500 % ms caras que su valor de mercado. Y, si no pueden colocarlas, siempre podrn dejar una coleccin y cederla, para perpetuar su nombre. Tercero, porque la ptina que otorga el arte es incomparable: estos tipos quieren ser personajes sofisticados, admirados por su riqueza y su sensibilidad, alabados por ser grandes coleccionistas, aunque muchos apenas tengan la cultura de un bachiller. El arte es esclavo de la publicidad, y las imgenes que escupen las pantallas de televisin modelan el gusto y el estatus de nuestra poca. Si ya tienes todo lo que un ser humano puede desear, por qu vas a privarte de coquetear con el arte, por qu vas a renunciar a estar presente en los divertidos festejos y en los encuentros donde se cita la flor y nata del mundo?

Personajes como Larry Gagosian, representante de Richard Serra y Jeff Koons; Saatchi, Jose Mugrabi, Paula Cooper, Sonnabend; Jay Jopling, representante de Hirst, con sus galeras White Cube; Darya Zhukova (la esposa de Romn Abramvich, uno de los multimillonarios rusos enriquecidos con el robo de la propiedad pblica sovitica), Steve Cohen, y otros semejantes, forman parte de ese grupo de individuos que han hecho del arte un sello de distincin y, a veces, un magnfico negocio. Viven en ese mundo donde, si has conseguido convertir tus ideas, por ridculas que sean, tu persona, en una marca, ya has ganado. No importa que la obra artstica con la que tratan sea incomprensible: puede incluso ser un valor aadido. Ser vanguardista, llamar la atencin, escandalizar a travs de la obra o del dinero, todo vale. Saatchi, por ejemplo, present a un joven artista (Dash Snow, ya fallecido, a causa de la herona) que haba realizado un collage con recortes de peridico rociados con semen, y se haba hecho un nombre por realizar una accin donde surgan y evolucionaban jvenes desnudas junto a centenares de guas telefnicas hechas trizas. Nada nuevo: despus de todo, Warhol ya haba pintado con orina, Rauschenberg utilizaba basura maloliente; y Ofili, mierda de elefante. El propio Saatchi, uno de los coleccionistas ms relevantes del mundo, compr otra obra peculiar de Hirst: la cabeza de vaca podrida, colocada dentro de una vitrina llena de moscas. Todo sirve, hasta la repugnancia que escandaliza.

La impostura hace mucho tiempo que lleg a universidades, medios de comunicacin, ferias de arte y museos: puede presentarse cualquier basura, siempre que se pueda ganar dinero, siempre que haya conseguido altos precios. Adems, hace aos que los museos iniciaron un maridaje con empresas: el Guggenheim o el Victoria Albert Museum, entre otros muchos, han hecho exposiciones de firmas de lujo, presentando sus productos como materia artstica. Y las grandes ferias de arte del mundo (Maastricht, Art Basel en Basilea y Miami y Frieze London) estimulan el circo, con patrocinadores en la gran banca y las grandes empresas. Algunas voces alertan sobre la abundancia de obras contemporneas, que pueden poner en peligro el mercado y el negocio, aunque, en las tres ltimas dcadas, se han abierto unos ciento cincuenta nuevos museos en el mundo; algunos, prescindibles, pero que contribuyen al mercado artstico, a la compra de obras. As, no extraa que el Leeum Samsung Museum, de Sel, del fallecido magnate coreano Lee Kun-hee , comprara otro tiburn de Hirst por cuatro millones de dlares.

Se ha llegado a un punto donde interrogarse sobre la vigencia o la muerte del arte y sus consecuencias para la cultura, es un pasatiempo para ociosos, dado que quienes controlan el mercado hace dcadas que impusieron que todo lo que ellos decidan y les haga ganar dinero, es arte (un vestido o un molinillo de caf); o que es arte lo que hace el artista y ellos introducen en los engranajes de las subastas y grandes ferias. Preguntarse sobre quin otorga las credenciales para ejercer como artista, en qu oficina gubernamental se expiden los carnets que identifican al artista, es irrelevante: ese ttulo es concedido por quienes controlan el mercado, que no son otros que quienes se han apoderado de nuestro mundo y nuestras vidas, ese capitalismo insaciable que nos ahoga en el apogeo de la especulacin y la mentira. Y, ese ttulo, pueden retirarlo. El mercado del arte es una mezcla de feria para ricos que exhiben su dinero, de borrachos y jugadores de ventaja, de tramposos y ladrones que compran ticos en Dubai o Londres, yates obscenos y cuadros caros. En el apogeo del capitalismo basura, el arte es creado por el escndalo, por el dinero, por el brillo del xito, por la publicidad y la televisin. Hirst o Koons, y otros semejantes, son apenas la espuma sucia del espectculo, aunque participen en el festn.

En todo el mundo, unos tres mil coleccionistas, aproximadamente, dominan los mecanismos del mercado del arte. Segn estudios de la banca suiza, se estima que, en el planeta, hay unas 130.000 personas con fortunas de ms de cincuenta millones de dlares. Son personas que pueden dedicar sumas muy elevadas para comprar obras, para especular, o para invertir en un supuesto valor seguro en momentos de temor financiero; tambin, para adornar su vida: algunos, erigen incluso museos privados para elevarse sobre los elegantes tacones del arte, sin olvidar que muchos buscan los beneficios fiscales, el prestigio social, la vanidad. Entre ellos, se encuentran desde mercaderes de artculos de lujo, como los Arnault o Franois Pinault, hasta empresarios de casinos como los Wynn (Steve Wynn se permiti pagar 47 millones de dlares por un cuadro de Van Gogh), pasando por buitres especuladores como Steve Cohen, y financieros como Josep Lewis o George Lindemann. As, Arnault ha hecho construir la Fundacin Louis Vuitton, en Pars, a Frank Ghery; Pinault se gast 80 millones de dlares en hacerse un museo en el Palazzo Grassi de Venecia; Zhukova ha levantado Garage, un centro de arte contemporneo en el Parque Gorki de Mosc, aprovechando un enorme restaurante colectivo de los aos soviticos; y los Rubell han instalado en Miami la Rubell Family Collection. Todos ellos, y otros semejantes, son la obscenidad del dinero, el brillo inmvil levantado sobre el trabajo y la desdicha.

Algunos entusiastas defensores de Hirst han llegado a decir que el marketing es la forma artstica del siglo XXI, donde reinan tipos que alardean con supuesta elegancia (si tienes que preguntar cunto vale una obra, es que no puedes pagarla), y se divierten con sus excesos. Porque, a veces, el arte contemporneo ni siquiera es una buena inversin, aunque eso no importa demasiado para quienes pueden disponer de 50 100 millones de dlares para comprar una pieza artstica, mientras se entretienen con la desfachatez de Hirst, quien lleg a calificar la subasta que hizo en Sothebys (donde vendi obras por 140 millones de euros) como un acto democrtico, porque supuestamente poda acudir cualquiera. Alechinsky, un valioso artista del grupo CoBrA, puede afirmar con razn: Me sorprende que hoy un artista como Jeff Koons sea sobre todo un especialista en Bolsa. Se llega a precios no slo exagerados, sino aberrantes. Koons es el apogeo del dinero, del capitalismo basura, de la obscenidad tica de la plutocracia, capaz de gastar millones de euros porque hacerlo es apenas un gesto festivo para mostrar que son los reyes del mundo.

La mierda de elefante que Ofili ha utilizado en ocasiones para sus obras es la tarima sobre la que descansa el altar levantado por esos especuladores godeos que cabalgan sobre la humanidad y la cultura y que no se inquietan por las desdichas humanas. Despus de todo, parecen decirnos los cnicos compradores y plutcratas que se entretienen con el arte, a quin puede importarle la humanidad, si el futuro no existe?, por qu vamos a renunciar a nuestros gustos e inclinaciones si somos ricos?, por qu vamos a dejar de divertirnos si tenemos el dinero para hacerlo?, quin va a reparar en los crticos severos y en la envidia de la izquierda fsil, si hoy vamos a hacer un mohn distinguido a una chica hermosa en los salones donde se citan las personas que cuentan en el mundo?, a quin va a importarle la vida miserable si esta noche vamos a rer y pavonearnos en una fiesta del Metropolitan?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter