Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2015

Democratizar la democracia

Ignacio Ramonet
La Jornada


En el marco de la globalizacin econmica, el sistema democrtico se enfrenta a una paradoja: los ciudadanos se desinteresan de la poltica, como lo demuestra la subida de la abstencin en muchas elecciones. Pero, por otra parte, esos mismos ciudadanos desean controlar mejor la accin pblica y participar ms en la elaboracin de proyectos que les conciernen directamente. Cmo conciliar estas dos tendencias?

Por primera vez hay en el planeta ms sistemas democrticos y ms alternancias democrticas de gobierno que nunca. Hace 40 aos, cuando la transicin en Espaa, haba apenas unas 30 democracias. Actualmente, el nmero de pases democrticos en distintas fases de consolidacin es superior, segn la ONU, a 85. O sea que la democracia se ha convertido en el sistema de gobierno con mayor legitimidad en el mundo global. Sin embargo, nunca estuvimos tan descontentos con la democracia. Los sntomas de este malestar son cada da ms visibles. El nmero de posibles electores que deciden no votar es cada vez mayor. En una encuesta realizada por Gallup Internacional en 60 pases democrticos, slo uno de cada 10 encuestados pensaba que el gobierno de su pas obedeca la voluntad del pueblo.

En muchos Estados democrticos se observa tambin el (re)surgimiento de partidos de tradicin antiparlamentaria, en su mayora de derecha populista o de extrema derecha. Pases de indiscutible tradicin democrtica Suiza, Dinamarca, Finlandia estn hoy gobernados por (o gracias al apoyo de) partidos de extrema derecha, que cuestionan la legitimidad del funcionamiento democrtico actual. Pero tambin muchos simples ciudadanos, brutalmente golpeados por la crisis (vase, en Espaa, el movimiento 15-M), cuestionan la sumisin del sistema democrtico a los nuevos megapoderes financieros y mediticos. Existe, pues, un rechazo respecto del funcionamiento actual de la democracia. La confianza en los representantes polticos y en los partidos se est erosionando. El sistema representativo parece incapaz de dar respuesta a las nuevas exigencias polticas. Y un sector importante de la poblacin ya no se contenta con la emisin de su voto cada tantos aos, sino que quiere participacin.

En esta situacin resulta cada vez ms difcil llevar a cabo reformas o tomar decisiones polticas de cierto alcance. Los intereses de poderosos lobbies o grupos de presin, las campaas mediticas, pero tambin la defensa de legtimos derechos adquiridos por determinados grupos de ciudadanos, dificultan los cambios. La poltica ya no se atreve a tocar ciertos temas y, si lo hace, tiene a veces que enfrentar resistencias fuertes; en muchos casos debe dar marcha atrs.

La mayora de los ciudadanos estn convencidos de que la democracia es la mejor frmula de gobierno existente pero, por otro lado, en mayora tambin, desconfan de sus representantes polticos y de los partidos. Recordemos lo que deca nuestro amigo Jos Saramago: Es verdad que podemos votar. Es verdad que podemos, por delegacin de la partcula de soberana que se nos reconoce como ciudadanos con voto y normalmente a travs de un partido, escoger a nuestros representantes en el Parlamento. Es cierto, enfin, que de la relevancia numrica de tales representaciones y de las combinaciones polticas que la necesidad de una mayora impone, siempre resultar un gobierno. Todo esto es cierto, pero es igualmente cierto que la posibilidad de accin democrtica comienza y acaba ah. El elector podr quitar del poder a un gobierno que no le agrade y poner otro en su lugar, pero su voto no ha tenido, no tiene y nunca tendr un efecto visible sobre la nica fuerza real que gobierna el mundo, y por lo tanto su pas y su persona: me refiero, obviamente, al poder econmico, en particular a la parte del mismo, siempre en aumento, regida por las empresas multinacionales de acuerdo con estrategias de dominio que nada tienen que ver con aquel bien comn al que, por definicin, aspira la democracia.

O sea, estamos frente a una paradoja dramtica: nunca tuvimos tanta democracia, pero tampoco nunca hubo tanta desafeccin y tanta desconfianza frente a la democracia representativa. Entre las causas de esa desafeccin podramos citar las 10 siguientes : 1) Demasiadas desigualdades (ricos cada vez ms ricos, pobres ms pobres). 2) Crisis del Estado y de lo pblico, atacados por las teoras neoliberales adictas al Estado mnimo. 3) Carencia de una slida cultura democrtica. 4) Nefasto efecto de los casos de corrupcin de polticos (tan frecuentes en Espaa). 5) Dificultades en la relacin entre los partidos y el resto de la sociedad civil. 6) Subordinacin de la actividad poltica a los poderes fcticos (mediticos, econmicos, financieros). 7) Sumisin de los gobiernos a las decisiones de organizaciones supranacionales (y no democrticas) como el Banco Central Europeo, el G-20, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OCDE, la OMC, etctera. 8) Incremento de los enfrentamientos entre la sociedad civil y los gobiernos. 9) Discriminaciones o exclusiones hacia categoras sociales o de gnero (migrantes, homosexuales, sin papeles, mujeres, gitanos, musulmanes, etctera). 10) Dominacin ideolgica de grupos mediticos que asumen el rol de oposicin y defienden sus intereses y no los de los ciudadanos.

En muchos pases, el crecimiento macroeconmico no se traduce en mejoras en el nivel de vida de la poblacin humilde. Lo cual crea malestar microsocial. Existe un dato alarmante: una investigacin realizada en Amrica Latina por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) revel que 45 por ciento de latinoamericanos decan preferir someterse a una dictadura que les garantizase empleo y salario suficiente, a vivir en una democracia que no los sacara de la miseria...

Lo cual significa que muchos de los desafos para la democracia vienen de la pobreza y de la desigualdad. Tocamos ah el ncleo fundacional del pensamiento democrtico moderno. Jean Jacques Rousseau deca, en El Contrato Social, que el Estado social ser ventajoso para los seres humanos slo cuando todos posean algo, y ninguno tenga demasiado.

Por otra parte, en el marco de la globalizacin neoliberal, el Estado pierde capacidad reguladora sobre un mercado que, a su vez, deja de ser nacional. Las empresas trasnacionales y los mercados financieros dejan de necesitar al Estado como soporte. De esta manera, lo caracterstico hoy es el debilitamiento de los Estados. La era de los Estados nacionales y, sobre todo, la era del Estado democrtico culmin con la aparicin de realidades polticas como los partidos de masas, la cultura de masas y el convencimiento colectivo de que los sbditos dejaban de ser sbditos (a los cuales se ordena) para convertirse en ciudadanos (a los cuales hay que convencer).

Hoy, el Estado nacional cede parte de sus poderes a instancias supranacionales (por ejemplo, la Unin Europea) y tambin a instancias subnacionales (en Espaa, las autonomas) dado que globalizacin y descentralizacin se dan, universalmente, como dos procesos coetneos. La globalizacin vuelve a la democracia menos relevante, pues cada da son menos las decisiones importantes que se toman dentro del mbito de los Estados nacionales. La democracia realmente existente vive de ese modo un conjunto de transformaciones que la sitan muy lejos de sus tres modelos matrices: la reforma parlamentaria britnica de 1689, la revolucin americana de 1776 y la revolucin francesa de 1789. El elector deja de ser un ciudadano (que hay que convencer) para convertirse en un consumidor (al cual hay que seducir). En este panorama cultural, el ejercicio de la democracia representativa deja de ser una actividad llena de sentido para convertirse, a ojos de los ciudadanos, en un espectculo interpretado por una casta ajena, en el que no participa realmente.

Tenemos as una doble transformacin. Por un lado, la globalizacin ha disminuido el peso del Estado nacional y la relevancia de la vida poltica democrtica. Y, por otro lado, la transformacin cultural que lleva a la tele-video-poltica ha erosionado la relacin entre los ciudadanos y la cosa pblica.

Podemos decir que estamos, pues, en una situacin en la que los instrumentos de la democracia forjados durante dos siglos dejan de ser eficaces. Y aunque parece que asistimos al triunfo generalizado de la democracia, ms bien asistimos al ocaso de sus xitos. Porque prevalece una marcada exclusin de la mayora de la poblacin respecto a la toma de decisiones sobre los asuntos pblicos. De manera que el consenso se reduce a minoras (la casta) no representativas de la pluralidad de intereses de una sociedad.

As ha emergido la exigencia de una democracia directa y de la participacin ciudadana en la gestin pblica, que pueden verse como las dos caras de la democracia participativa. Despus de Amrica Latina, Europa vive hoy un debate entre democracia representativa y democracia participativa. La principal expresin de la democracia participativa es la participacin ciudadana, un proceso mediante el cual el ciudadano se suma, en forma individual o colectiva, a la toma de decisiones, al control y la ejecucin de las decisiones en los asuntos pblicos.

La sociedad civil y algunos movimientos sociales estiman que los partidos son los causantes principales de la desafeccin ciudadana frente a la democracia. Es un debate, en nuestra opinin, estril: no hay democracia sin partidos, y los males de los partidos son, en parte, los mismos que aquejan a otros sectores de la sociedad. Pero los partidos deben asumir que ellos solos ya no son suficientes para hacer democracia. Tienen que reconstruir su legitimidad con base en transparencia y democracia interna. Y admitir que a la gente ya no le basta con meter un voto en las urnas cada cuatro o cinco aos... Los ciudadanos ya no aceptan ver su rol en el debate pblico limitado a eso.

Las constituciones de Venezuela (1999), Ecuador (2008) y Bolivia (2009), entre las ms avanzadas del mundo en esta materia, hablan de democracia participativa y ya no de democracia representativa. Porque se proponen, en efecto, de democratizar la democracia. Aunque, en general, hay consenso en torno a la necesidad de conservar la democracia representativa, aparece ahora evidente la necesidad de fortalecer, dentro de ella, los mecanismos de participacin, para tratar de superar el divorcio entre poltica y ciudadana.

Recordemos que la introduccin de mecanismos de democracia directa (la iniciativa legislativa popular y la consulta popular mediante plebiscito o referndum) no debilita la democracia representativa. Lo demuestra el hecho de que esos mecanismos existen, por ejemplo, en Suiza, Italia, Estados Unidos y cada vez ms en la Unin Europea. Existe tambin el mandato revocatorio que slo se ha establecido, a escala nacional, en Venezuela (incluso para el Presidente de la Repblica). Venezuela es el nico pas del mundo en el que se ha efectuado, en 2005, una consulta popular para revocar el mandato presidencial. Ganada, por cierto, por el presidente Hugo Chvez. Pero la revocatoria local s existe para instancias subnacionales (regionales, municipales) en otros Estados latinoamericanos: Argentina, Colombia, Ecuador, Bolivia, Per, etctera.

En fin, lo que debe quedar claro es que nuestras democracias necesitan nuevos pactos sociales y constitucionales (urgencia, en Espaa, de una nueva Constitucin federal) para construir democracias de ciudadanos y no slo democracias electorales en la que no puede haber exclusiones. Adems, el modelo representativo no ha dado respuestas satisfactorias a temas tan actuales como los problemas del medio ambiente, las amenazas contra la biodiversidad, el recalentamiento global, el desempleo, el envejecimiento demogrfico de las sociedades europeas, la cibervigilancia masiva, las migraciones, la marginacin y la pobreza del mundo.

Si la democracia sigue siendo el modelo que mejor promueve el debate y el dilogo como mecanismos de resolucin de los conflictos sociales, el sistema representativo impide una participacin real y eficiente de la ciudadana. Resulta evidente, por consiguiente, que la defensa del bien comn a largo plazo slo es posible con y no contra los movimientos sociales y los ciudadanos. De ah la urgencia de democratizar la democracia.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/11/08/opinion/026a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter