Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Boicot, Desinversiones y Sanciones contra el apartheid israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2015

Coexistencia con el apartheid?

Ramzy Baroud
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Es posible que usted haya odo hablar de la famosa escritora britnica J K Rowling, autora de la popular serie de literatura fantstica Harry Potter. Aunque conoca sus libros gracias a mis hijos adolescente, saba poco de la propia autora hasta hace poco.

Bajo el sesgado titulo de Israel necesita puentes culturales, no boicots, Rowling, junto con unos cuantos escritores clebres, argument en contra de los cada vez ms frecuentes llamamientos a un boicot acadmico a Israel.

Utilizando una terminologa vaga y ambigua que contribuye poco a obligar a Israel a acabar con su actual ocupacin de Jerusaln y Cisjordania, con el genocidio y asedio a Gaza, con la prolongada discriminacin institucional de los rabes y de otras minoras en Israel, Rowling defenda, en cambio, el compromiso cultural. En su carta se afirma que este compromiso crea puentes, cultiva la libertad y el movimiento positivo para el cambio. Respaldamos totalmente el fomento de esta muy poderosa herramienta para el cambio, en vez de boicotear su uso.

La autora parece desconcer la realidad de la vida bajo la ocupacin israel. El da que escrib este artculo habl con con Ismail Abu Aitah, un hombre joven de Gaza que perdi a sus padres, a sus hermanos y a uno de sus sobrinos cuando Israel bombarde su casa en la guerra del verano de 2014. Tambin l result gravemente herido, al igual que casi todos los miembros supervivientes de su familia. Lo siento, Ramzy, no puedo darte las fechas exactas de lo que le ocurri a mi familia, me escribi por Skype. Despus del 24 de julio de 2014 perd inters por la vida y dej de prestar atencin al paso del tiempo.

Cmo consolar a Ismail? Cmo consolar a las familias de los ms de 2.200 palestinos asesinados en la ltima guerra, de los ms de 400 de la anterior y de los ms de 1.430 en la siguiente, adems de a los decenas de miles de heridos y mutilados, por no olvidar a las muchas personas asesinadas en Cisjordania solamente este mes de octubre, alguna de ellas ejecutadas a quemarropa?

Ser suficiente el llamamiento de J K Rowling al compromiso?

Para ella, son excesivos incluso los actos no violentos de enfrentarse a las actuales masacres en Gaza y a la ocupacin militar en Cisjordania. Los boicots culturales que sealan a Israel son divisivos y discriminatorios, y no fomentarn la paz, se lee la carta que firm.

Amnista Internacional afirm que la respuesta violenta de Israel a un levantamiento floreciente en la Palestina ocupada parece haber destrozado las convenciones y recurrido a medidas extremas e ilegales. Pero, para empezar, con decenas de resoluciones de la ONU que nunca se han respetado, las Convenciones de Ginebra que nunca se han cumplido y las leyes humanitarias que nunca se han tenido en cuenta, Israel nunca ha seguido las convenciones.

El racismo est tan extendido en Israel que el hecho de tener la piel oscura puede ser una experiencia espantosa. El hecho de que un peridico estadounidense de la corriente dominante como The Washington Post escriba como titular de un reportaje Israeli government to refugees: Go back to Africa or go to prison [El gobierno israel a los refugiados: volved a frica o id a la crcel] es un indicador de que Israel tiene un grave problema.

Si J K Rowling y sus colegas no consideran urgente alzarse en defensa de los millones de palestinos que padecen asesinatos y discriminacin diariamente (como llevan hacindolo 67 aos), cul es su reaccin ante la violencia contra los africanos y las personas de color, a las que golpean las bandas y de la que abusa la polica y son discriminadas por su propio gobierno?

Imaginen una vida que sea mil veces peor para los palestinos, una nacin que se ve obligada a elegir entre dos terribles destinos: por una parte la miseria permanente y el exilio, y por otro una guerra y ocupacin perpetuas.

Trataremos de informar y de fomentar el dilogo sobre Israel y los palestinos en una comunidad cultural y creativa ms amplia, se afirma en la carta de J K Rowling. Pueden esas lites creativas estar ms desconectadas de la realidad hasta el punto de percibir a una nacin acusada de violar los derechos humanos con semejante impunidad durante casi siete dcadas como una que simplemente necesita un empujoncito para que dialogue?

Esperar el dilogo con el primer ministro israel Benjamin Netanyahu, que acaba de deshumanizar an ms a los palestinos al acusarlos de tramar el Holocausto, no solo es poco prctico sino que es la definicin misma de la insensatez: buscar una y otra vez el dilogo con un ocupante beligerante y esperar resultados diferentes.

Afortunadamente, la intervencin de ltimo momento de J K Rowling y su apenas velada defensa de Israel llega tardamente. Es inminente un momento decisivo, ya que cientos de eruditos en su propio pas acaban de adherirse al boicot acadmico y de aadirse a los cien artistas que se unieron al boicot cultural el pasado mes de febrero y a los cientos de universidades y acadmicos en Estados Unidos que hicieron lo mismo el pasado mes agosto. Estos no son sino algunos ejemplos de una campaa masiva y no violenta dirigida a las instituciones acadmicas y culturales israeles (no a los individuos) que contribuyen directamente, o de alguna otra manera, a la injusticia que se impone diariamente a los palestinos.

Al igual que otros miles de acadmicos ms, los ms de 300 acadmicos de Reino Unido que se han unido a la campaa de boicot estaban guiados por el espritu de la lucha contra el anterior gobierno de apartheid sudafricano, que fue vencido en gran parte gracias a la lucha y la perseverancia del pueblo sudafricano y tambin con la ayuda de las acciones guiadas moralmente de personas que se unieron al boicot en todo el mundo, incluido el pas de JK Rowling.

Si la famosa autora hubiera llegado a la situacin que tiene ahora durante el momento culminante del apartheid de Sudfrica, habra emitido un llamamiento similar declarando su apoyo al lanzamiento y a los objetivos de la Cultura por la Coexistencia en vez de pedir el fin del apartheid, aunque eso significara romper la relacin con las instituciones del gobierno del apartheid ? La respuesta es incierta en este momento.

En la carta de los artistas britnicos del pasado mes de febrero se afirmaba: Durante el apartheid sudafricano los msicos anunciaron que no iban a interpretar Sun City. Ahora decimos no actuaremos, aceptaremos premios, asistiremos a exposiciones, festivales o conferencias, daremos clases magistrales o talleres en Tel Aviv, Netanya, Ashkelon o Ariel hasta que Israel respete el derecho internacional y acabe con su opresin colonial de los palestinos.

Lo que es apropiado para Sudfrica tambin debera serlo para Palestina aunque a J K Rowling y sus respetables colegas tambin lo consideren inaceptable.


Dr. Ramzy Baroud lleva 20 aos escribiendo sobre Oriente Prximo. Es un columnista internacional, asesor de los medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com. Su ltimo libro es My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, London). Su pgina web es ramzybaroud.net


Fuente: http://www.counterpunch.org/2015/11/05/co-existence-with-apartheid/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter