Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2015

Rezagos de pretorianismo en las FF.AA ecuatorianas

Mario Ramos
Rebelin


El Estado ecuatoriano en su vida republicana, no logr instaurar un proceso que permita de manera sistemtica y acumulativa, la consolidacin de un proyecto nacional con instituciones slidas, como s lo consiguieron otros estados en el planeta.

El actual gobierno ha hecho esfuerzos notables para dotar a la Nacin de un Estado que garantice la solucin a ese problema estructural, y superar esa endmica fragilidad institucional.

Lo sealado en el primer prrafo determin que el Ecuador haya sido, para los grupos de poder poltico en contubernio con intereses econmicos internos y externos, una gran hacienda en donde unos pocos mantenan sus privilegios, sin importarles el fortalecimiento institucional de la Repblica y el bienestar de sus ciudadanos.
Lo que se denomina comnmente como Fuerza Pblica en ese contexto hacendatario, muchas veces se manej con criterio discrecional, sin responder a un proyecto de Nacin, debido fundamentalmente a que los dirigentes polticos no lo tenan.

Muestra evidente de que an no se superan actitudes pretorianas y doctrinas caducas, es la asistencia de la cpula militar y otros oficiales en servicio activo y pasivo, a la audiencia en la Corte Nacional de Justicia donde se prevea se iniciara la etapa de juicio en el primer proceso por supuestos delitos de lesa humanidad.

Se les tiene que recordar a militares y policas que son funcionarios/servidores pblicos sujetos al cumplimiento de la ley, como cualquier ciudadano. Ustedes no son ni la ley, ni la autoridad, sino el vnculo operativo para que la ley y la autoridad legtima del Estado se exprese de manera racional, institucional y responsable.
En el gobierno de Febres Cordero exista una constitucin que sealaba garantizar los derechos humanos y respetar los tratados internacionales, por lo que, los delitos de desaparicin forzada, violencia sexual, tortura y detencin ilegal, ya eran calificados como de lesa humanidad.

Incluso en pases como Colombia, que vive hace dcadas una guerra civil, los militares no estn libres de ser juzgados, cuando se logra superar el estado de impunidad existente en esa sociedad. Como lo informa, por ejemplo, la revista Semana1, 5.749 miembros de la Fuerza Pblica era investigados por la Fiscala en el ao 2014, entre otros delitos, por desaparicin forzada, tortura, violencia sexual u otras infracciones al DIH.
El informe de la Fiscala colombiana revela que:
algunos militares estn implicados en ocho casos que han sido declarados crmenes de lesa humanidad. Ellos son la masacre de Trujillo, la masacre de Segovia, el homicidio de Jos Emirson Seplveda y Noel Emiro Omeara, el homicidio de Fair Leonardo Porras, la masacre de Pueblo Bello y el homicidio Manuel Cepeda Vargas, de la UP, padre del senador Ivn Cepeda. Adems de dos investigaciones que adelanta la Unidad de Contexto sobre el homicidio de Luis Carlos Galn2

Una situacin de guerra no justifica crmenes de lesa humanidad. Lo mismo se aplica para la insurgencia ecuatoriana de esa poca. Si se cometieron crmenes, sus miembros tenan que ser juzgados, pero no torturados, desaparecidos o violentados sexualmente. Parece que ese principio elemental, no se puede o no se quiere entender.
Continuando con el caso colombiano, demostrando voluntad de impulsar un proceso real de paz, problema que no puede circunscribirse a la simple firma de un documento; tanto el gobierno como las FARC-EP, en el Comunicado conjunto # 60 sobre el Acuerdo de creacin de una Jurisdiccin Especial para la Paz3, promulgado en La Habana, Cuba, el 23 de septiembre de 2015, entre otros aspectos fijan que:
4. El componente de justicia prev que a la terminacin de las hostilidades, de acuerdo con el DIH, el Estado colombiano otorgar la amnista ms amplia posible por delitos polticos y conexos. Una ley de amnista precisar el alcance de la conexidad. En todo caso no sern objeto de amnista o indulto las conductas tipificadas en la legislacin nacional que se correspondan con los delitos de lesa humanidad, el genocidio y los graves crmenes de guerra, entre otros delitos graves como la toma de rehenes u otra privacin grave de la libertad, la tortura, el desplazamiento forzado, la desaparicin forzada, las ejecuciones extrajudiciales y la violencia sexual. Estos delitos sern objeto de investigacin y juzgamiento por parte de la Jurisdiccin Especial para la Paz.
Podemos sumar otros casos histricos, como por ejemplo, el de cientos de militares argentinos sentenciados por delitos de lesa humanidad.
No se puede tolerar, la actitud de esos oficiales que acudieron uniformados a la Corte Nacional de Justicia, con un claro objetivo de intimidar a fiscales, jueces, demandantes, abogados y pblico en general, usando vehculos y conductores del Estado, en horas laborables. Consideramos que esa accin no debe pasar desapercibida y debe reflejarse en sus hojas de vida con efectos inmediatos en sus carreras profesionales.
El alto mando militar con esa actitud da el mensaje de estar por encima de la ley y las instituciones de la Nacin. Quiero entender que la desinstitucionalizacin que dej el perodo neoliberal, hizo que los gobiernos neoliberales recurran a las FF.AA para atender muchos problemas que generaron por esa concepcin de fomentar un Estado pequeo para el bien comn, y un Estado grande para el beneficio de unos pocos, y que esto produjo en ciertos miembros de las FF.AA una especie de complejo de superioridad.
No hay razones para adoptar estas conductas. Ya que el proceso poltico de la Revolucin Ciudadana ha permitido re-establecer la institucionalidad del Estado, e insistimos que no se puede tolerar esos rezagos de esa ideologizada doctrina de Seguridad Nacional. Las FF.AA. deben contribuir al fortalecimiento de la institucionalidad democrtica en esta etapa que vive nuestra Nacin, y no precisamente se contribuye a aquello, asumiendo la actitud descrita.
Incluso se podra deducir que existe una desmemoria histrica, ya que no solo no recuerdan lo que signific en materia de represin el gobierno de Febres Cordero, sino tambin han olvidado lo que signific en debilitamiento de la institucionalidad militar el gobierno socialcristiano, entre otros hechos, recordemos las insurrecciones de Frank Vargas en Manta y Quito que fomentaron la fragilidad y desunin de las FF.AA4.
Tambin han olvidado a sus compaeros militares que fueron perseguidos por Febres Cordero por denunciar delitos de lesa humanidad en su gobierno. Ex oficiales y tripulantes de la Armada de Ecuador fueron dados de baja por cumplir con el deber de un verdadero soldado, que es respetar, garantizar y proteger los derechos humanos de su pueblo, adems de cumplir con el ordenamiento jurdico vigente en ese momento. A esos soldados patriotas no les embarg un mal entendido espritu de cuerpo.
En vez de dar muestras de falsa solidaridad, los mandos de las FF.AA deberan preocuparse por dar solucin a sus deficiencias institucionales. Es hora que la sociedad civil organizada les empiece a exigir rendicin de cuentas. Estn acostumbrados a vivir para s mismos y no como parte de un proyecto nacional como es el caso actual, y no responder adecuadamente a las verdaderas amenazas que para nuestra seguridad y defensa se dibujan en el horizonte.


Notas:
1: Revista Semana: 5.749 militares son investigados por la Fiscala.
http://www.semana.com/nacion/articulo/5749-militares-son-investigados-por-la-fiscalia/408854-3
2: dem.
3: http://wp.presidencia.gov.co/Noticias/2015/Septiembre/Paginas/20150923_03-Comunicado-conjunto-N-60-sobre-el-Acuerdo-de-creacion-de-una-Jurisdiccion-Especial-para-la-Paz.aspx
4: Como anexo al final colocamos unos prrafos elocuentes de la biografa del Gral. Frank Vargas Pazzos que grafican lo expuesto.

Anexo
Nota: De una biografa del Gral. Frank Vargas Pazzos, hemos tomado los prrafos pertinentes, que contribuyen a recordar cmo era el nivel de fragilidad institucional que exista antes y en el perodo neoliberal:
Fuente: http://www.diccionariobiograficoecuador.com/tomos/tomo8/v1.htm
Rodolfo Prez Pimentel

FRANK VARGAS PAZZOS
AVIADOR. - Naci en Chone, Manab, el 18 de julio de 1934.
En 1960 fue ascendido a Teniente. El 5 de Abril del 61 y mientras se desempeaba como Instructor en Taura, tuvo un gesto altivo, cuando impidi el paso al presidente Velasco Ibarra para reclamarle por la psima situacin en que se hallaban los soldados.

Cuando la cada de Velasco en 1961, mientras el batalln Chimborazo apoyaba al Vicepresidente Carlos Julio Arosemena como su legtimo sucesor, el alto mando dispuso un ataque a los rebeldes por tierra y se orden que los aviones de Taura los bombardearan. Mientras trataban de imponer al presidente de la Corte Suprema Dr. Camilo Gallegos Toledo; pero el plan les fall, entre otras razones, porque Vargas Pazzos logr convencer a sus superiores y los aviones solo hicieron unos cuantos vuelos rasantes. Su hermano Rene estaba dentro de dicho cuartel y en la refriega fue herido levemente en la mano y en el hombro.

La actitud de la FAE hizo comprender al alto mando que no haba unidad y terminaron por permitir la toma del poder de Arosemena, quien gobern hasta 1963 en que fue derrocado por una Junta Militar de Gobierno.
En enero del 75 tuvo que desmentir los insistentes rumores que circulaban en el pas sobre un golpe de estado a su favor. Muchas personas ambicionaban su dictadura. As estbamos!

Sus ideas izquierdistas le haban llevado a un acercamiento con grupos de esas ideologas, siendo uno de los pocos militares que ha tenido la franqueza de abrir su conciencia a la realidad poltica de Amrica Latina en general.
En Agosto del 84, al ascender Febres-Cordero al poder, las cpulas militares se haban conmovido pues realiz tales cambios en las tres ramas de las Fuerzas Armadas, que muchos altos oficiales fueron forzados a pedir su disponibilidad, y cundi el descontento porque para ocupar el Ministerio de Defensa haba reincorporado al General Luis Pieiros, quien estaba en servicio pasivo. De all en adelante surgira entre Pieiros y Vargas Pazzos numerosos incidentes de todo gnero, desde los nimios e intrascendentes como la prohibicin para que la FAE importara unos cuantos cientos de pavos en la Navidad del 85 como otros de mayor calibre. Por eso el viernes 7 de Marzo a las 9 de la maana, cuando se present a reclamar al Ministerio y fue recibido por Pieiros con una guardia de ametralladoras, dispar varias veces al aire y regres a la FAE mientras Pieiros ordenaba su prisin.

A las 10 se toc zafarrancho de combate en el Ministerio y Vargas Pazzos mand dos aviones Kfir a sobrevolar rasando el edificio, mientras la ciudadana quitea se enteraba del asunto. Poco despus se le permiti salir de la FAE con los oficiales areos que le acompaaban y denunci que los Generales Pieiros y Manuel Mara Albura, Comandante General del Ejrcito, haban comprado un avin Fokker para los vuelos de Tame a Loja en 16 millones de dlares y al contado, ganndose un sobreprecio de 4 millones, pues su precio internacional solamente era de 12. An ms, dijo que Albuja se haba hecho construir una casa utilizando materiales y mano de obra del Ejrcito.

A las doce del da el Presidente Febres-Crodero anunci desde Guayaquil que Vargas Pazzos haba sido separado de sus funciones y recibira el castigo previsto en las Leyes Militares. Esa tarde Vargas Pazzos hizo pblicas sus denuncias privadas y explic que su movimiento solo tena por finalidad la destitucin y enjuiciamiento de Pieiros y Albuja. Enseguida viaj a Manta en cuatro aviones, se atrincher y concedi una rueda de prensa. Mientras tanto el Ejrcito se aprontaba a cercarlo y el pueblo a defenderlo, lo que hubiera producido una masacre. Al da siguiente recibi el apoyo de 125 hombres que le llegaron de Latacunga, mientras su comadre la Primera Dama, llegada al apuro de Israel, trataba de lograr un acuerdo.

Vargas Pazzos accedi a enviar a dos de sus hombres a conferenciar con el Presidente en Guayaquil, Ttes. Generales Edison Rales y Armando Duran, quienes regresaron a Manta con el Secretario Particular de la Presidencia Charles Pareja, para comunicarle que deba entregarse arrestado para ser juzgado por insubordinacin. Vargas Pazzos los acus de traidores, areng a sus tropas y les pidi una definicin, trazando una lnea en el suelo con su pual, muy a lo Francisco Pizarro; mas ese gesto, parece que conmovi a los espritus romnticos y 500 hombres dieron el paso adelante, quedando solamente cinco oficiales leales al gobierno. El domingo fue de intensos forcejeos, numerosos polticos fueron a visitarle y a las 4 y 20 de la tarde, tras conferenciar con los delegados de Febres-Cordero, Vicealmirante Caizares, Unda y Baidal, anunci que haba llegado finalmente a un acuerdo: saldrn del Ejrcito definitivamente Pieiros y Albuja y l ser juzgado por el Consejo de Generales y Almirantes, pero ante la sorpresa del pas que ya crea superado un impase militar de tanta magnitud, los necios miembros del Comando Conjunto, esa noche negaron tal acuerdo insistiendo en un juzgamiento ante las Cortes Militares Ordinarias.

El lunes 10 se form una comisin de polticos que viaj enseguida a Guayaquil, mientras el Gobernador del Guayas Jaime Nebot Saadi anunciaba un ultimtum hasta las siete de la noche. Vargas Pazzos contest que se haba roto el dilogo y recibi a la Comisin Poltica del Congreso. Febres-Cordero, ya desesperado, anunci el cerco a la Base rebelde y dispuso que la Marina movilizare sus barcos a Manta, mientras solicitaba apoyo a la Base de Taura, sin xito.

Entre los rebeldes la situacin era de euforia, miles de ciudadanos de todas las regiones de Manab rodeaban la base y solicitaban armas, vivando a su lder. En Portoviejo se realiz la mayor manifestacin que registra la historia de esa capital de provincia, constituyndose el Comit Pro Paro. En Guayaquil el Alto Mando de la Marina y FAE pidi la renuncia de Pieiros. La poblacin portovejense se tom el aeropuerto y en Chone y en Jipijapa los civiles cortaron esas vas de penetracin provincial.

Un Dr. Arturo Vizcano, dentro del Ministerio de Defensa, acus a Vargas Pazzos de haber recibido una comisin de 250.000 dlares, pero como se cort la electricidad abruptamente, no pudo terminar su alocucin; mientras se movilizaban en Portoviejo los efectivos militares para atacar Manta, Charlie Pareja obtuvo de Vargas Pazzos la entrega de la base sobre la oferta de la salida de los Generales Pieiros, Albuja y tambin de Jorge Andrade, nombrado por Febres Cordero para reemplazar a Vargas Pazos en la FAE.
El Acuerdo fue sorpresivo y aparentemente no tuvo vencedores ni vencidos/ pero en la prctica constituy un triunfo diplomtico del secretario particular presidencial, pues Febres-Cordero ya estaba cado dada su impopularidad en todo el pas.

La tropa alz en hombros a Vargas Pazzos y el personal de la base le rindi honores, el Gobernador del Guayas dio a conocer la renuncia de Pieiros, quien acababa de declarar que no era el momento ms oportuno para renunciar, de donde qued la duda de que si haba renunciado o lo haba separado, as de simple.
Esa tarde el presidente recibi a Vargas Pazzos y le orden ir acompaado de un tribunal de honor a Quito, a someterse a las Leyes Militares, pero en la capital la gente le aclamaron como hroe mientras le llevaban arrestado a la base area militar.

El mircoles 12 el Congreso decidi llamar a juicio poltico al General Pieiros. Febres-Cordero, en el colmo de la excentricidad declar que no exista acuerdo con Vargas Pazzos; pero lo peor fue despus cuando Pieiros anunci que no haba renunciado y que pedira licencia. Entonces hasta el presidente del Congreso Averroes Bucaram declar que el gobierno no estaba cumpliendo con el acuerdo. Para colmos, el jueves, ante la notoria impopularidad de Pieiros, la secretara General de la Administracin anunci que se le haba aceptado la renuncia y que el General Jorge Asanza haba sido encargado del Ministerio.
Esa tarde Vargas Pazzos se apoder de la base area de Quito y el Congreso convoc a sesin extraordinaria. Vargas Pazzos manifest que "ahora si estaba en pie de guerra, buscaba la destitucin del Presidente y marchar sobre el palacio".

El gobierno decret emergencia nacional y zonas de seguridades a las provincias del Pichincha y Manab as como la censura de prensa. El pas se rea de las bravatas del acalorado Febres-Cordero y aplauda a Vargas Pazzos, tratndole de valiente chico malo, mientras los militares no saban con quin alinearse.
El viernes 14, sin embargo, mientras una comisin del Congreso trataba de mediar, se siti la base area militar donde an permaneca Vargas Pazzos, quien no tuvo tiempo para escapar a Manta, su reducto de confianza, y fue arrestado. As termin la primera parte de la sublevacin, pero el gobierno qued tan descalabrado que bien se pudo hablar de una victoria prrica.

De all en adelante Vargas Pazzos guard prisin por algunos meses y hasta se someti a una operacin menor en su antebrazo. En el Congreso se pas un decreto de Amnista, que fue resuelto a su favor, pero el Presidente impidi su publicacin en el Registro Oficial, de suerte que no lleg a tener la categora de Ley de la Repblica. El escndalo fue maysculo, intervino el Tribunal de Garantas y la oposicin amenaz con el enjuiciamiento de Febres-Cordero; sin embargo, nada presagiaba otro alzamiento militar, mas a principios de Enero de 1987 Febres-Cordero cometi la imprudencia de aceptar una invitacin a la base de Taura. El da 16, a las 8 a.m. ingres a la base en compaa del Ministro de Defensa, General Medardo Salazar Navas () se le acercaron algunos Comandos a pedirle la libertad de su ex Jefe. Entonces se produjo un cruce de palabras con los guardias personales de seguridad del presidente que degener en un cruce de disparos y como Febres Cordero se lanz a tierra no fue alcanzado, pero el guardia de su derecha cay muerto y el de la izquierda fue herido de gravedad, pero despus san. El resto de la comitiva no pudo escapar porque la cercaron.

Enseguida fue obligado a permanecer en tierra donde le insultaron soezmente y de all le llevaron a empellones a un bus cercano en calidad de detenido; cuando estos sucesos se conocieron en Quito, el alto mando intervino ante los Comandos y Vargas Pazzos, y se entablaron conversaciones, fruto de las cuales fue un canje entre el General rebelde y el Presidente de la Repblica. Vargas Pazzos fue conducido en avin especial a Taura y Febres-Cordero dejado en libertad a las seis y media de la tarde. Se le vea agotado, la camisa manchada de sangre, todo despeinado.

Llegado a Guayaquil, pas a la Gobernacin y habl, pero se cuid mucho de continuar la pelea. El episodio haba sido muy serio para tomarlo en broma. Varios soldados murieron y numerosos quedaron heridos, y Vargas Pazzos vio publicado el decreto del Congreso en el Registro Oficial y desde entonces goz de amnista. El da 21 los Comandos fueron arrestados y la Inteligencia Militar los tortur en el Cuartel de Conocoto, luego se les someti a Corte Marcial, algunos fueron absueltos, otros sufrieron diferentes penas y siguen en el Panptico; pero acaba de presentarse una solicitud de Amnista, que posiblemente ser aprobada en pocos das ms y tambin saldrn libres.

cenae2013.blogspot.com
Centro Andino de Estudios Estratgicos 2015


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter