Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2015

El debate por el voto en blanco y una deriva peligrosa

Eduardo Lucita
Rebelin


Los resultados electorales del 25 de octubre pasado desataron una saludable politizacin que ha invadido todos los mbitos de la vida cotidiana. Parte de ese debate es el que se desenvuelve en la izquierda acerca del voto en blanco. Un grupo de reconocidos y destacados intelectuales del mbito acadmico-poltico ha hecho sustanciales aportes. No es mi intencin intervenir en este espacio que no transito, pero en los ltimos das est circulando un texto que equipara al voto en blanco con un voto por el imperialismo. Puede que para los jvenes esta afirmacin no tenga demasiada significacin, pero para quienes hemos vivido pocas no tan amables y sufrido ataques de este tipo y sus consecuencias, no nos da lo mismo.

El principal objetivo de estas notas no es otro que alertar sobre los peligros que encierra semejante acusacin poltica.

* * *

El resultado de la primera vuelta electoral provoc una verdadera tormenta en el FpV y el peronismo todo, sus aliados y compaeros de ruta. El derrotismo y el pesimismo campea en las filas kirchneristas. A tal punto que el aire del tiempo es que el macrismo gan las elecciones, cuando en realidad las gan el FpV, eso s por una muy pobre diferencia.

Pasada la desorientacin inicial han lanzado una campaa de recuperacin del voto, ms que nada basada en la demonizacin del macrismo que si bien acertada en muchos aspectos, es tan burda y carente de solidez argumental que es bastante ineficiente. Si adems esto va acompaado por la desesperacin por ubicar gente adicta en el aparato del Estado, el combo es perfecto.

El kirchnerismo puro se siente derrotado, ese sentimiento sobrevivir an cuando Scioli resultara el ganador de la segunda vuelta algo que no debe descartarse a priori- porque saben mejor que nadie que el sciolismo no es la continuidad del cristinismo y que los votos que estaran consiguiendo son votos desesperanzados, votos del mal menor, mas por rechazo que por conviccin. Saben que la estrategia de cercarlo para condicionar su gobierno fracas luego de la debacle en Prov. de Bs. As., que la representacin parlamentaria propia es menor a la esperada y que frente a un liderazgo dbil como el que presumiblemente encarnara Scioli los que mandaran a futuro no son otros que la Liga de Gobernadores y la estructura del PJ.

En este marco han comenzado a buscar culpables. No se trata del clsico pase de facturas en su interior, esto forma parte ya del folklore del peronismo, aunque muchas veces en estos enfrentamientos los muertos los ponen otros. Sino que buscan culpables afuera y la izquierda real la que est en todos los conflictos sociales y que ha logrado una representacin institucional histrica- aparece como la figura ideal. Lo que por otra parte se inscribe en la tradicin anti izquierdista del peronismo tradicional.

El kirchnerismo puro, como tambin sus aliados del desvencijado y descompuesto Partido Comunista, del nacionalismo de izquierda e intelectuales marxistas independientes, no han vacilado en sealar al FIT y otras fuerzas que llaman a votar en blanco, como carentes de estrategia, sin perspectivas histrica, como simplemente testimonial que apenas logran superar el 3% de los votos, y que adems lo festejan con entusiasmo. Sin embargo esta izquierda sera ahora la responsable de la derrota. Una notable paradoja.

Ocultan que el FIT en la categora Diputados, con el apoyo de otros partidos y grupos de izquierda que an no lo integran y que debieran integrarse lo que es un verdadero dficit a superar- ha logrado el 5%, que en algunas capitales (Mendoza, Salta, Crdoba) promedi el 10% y que en algunos cordones industriales obtuvo guarismos superiores.

A ninguno de esos sectores se les ocurre hacer un balance real de estos aos y del porqu de la derrota. A ninguno se le ocurre preguntarse porque este tipo de gobiernos, como tambin lo fue el alfonsinismo, que se asumen como la direccin poltica de una burguesa nacional inexistente, terminan siempre pavimentndole el camino a la derecha. Porque coincidimos en que el macrismo es la derecha ms recalcitrante y el enemigo principal, pero el sciolismo no le va en saga y junto con el massimo son la encarnadura del actual giro conservador.

Tampoco est en sus planes hacer un anlisis histrico y preguntarse porque desde los aos 50 del siglo pasado todo ciclo expansivo de la economa nacional termina en ajuste cambiario y fiscal. O reconocer que es la lgica del capital que, ante la falta de transformaciones estructurales reales, impone el ajuste ms o menos gradual o de shock, segn en qu tiempo consigan el financiamiento que buscan los dos candidatos- que solo puede ser frenado por la resistencia de los ajustados.

En este ejercicio de buscar culpables se declama que un triunfo del macrismo sera una punta de lanza contra los procesos populares abiertos en Amrica latina. Sera casi el inicio de su retroceso. Es seguro que reorientaran la poltica exterior hacia la alianza del pacfico, Pero podran preguntarse sobre qu bases y por cunto tiempo un gobierno del sciolismo sera diferente. Un triunfo del macrismo podra verse tambin como un resultado de ese retroceso, que ya inici en muchos pases de la regin hace rato, incluso hace ms de dos aos se viene discutiendo en las izquierdas latinoamericanas sobre la reversibilidad de estos procesos. El propio Lula acaba de decir en la Asamblea General de CLACSO que hay cierto olor a retroceso en la regin. (*)

Se completa la argumentacin afirmando que El voto en blanco es un voto por el imperialismo. Es innegable que el kirchnerismo ha latino-americanizado la poltica exterior y ha establecido relaciones privilegiadas con una serie de pases de la regin que se diferencian claramente de los que integran la pro-imperialista Alianza del Pacfico. Este no es un tema menor como tampoco lo es que el FIT no solo no lo ve sino que tampoco lo considera. Pero de esta constatacin no puede deducirse a la ligera que votar en blanco es un voto por el imperialismo. Una mirada de este tipo rememora a los viejos PC y su relacin de sometimiento, cuando subordinaban la lucha de clases en cada pas a las necesidades geopolticas de la URSS, aquella traicionera poltica del socialismo en un solo pas.

Queda la sensacin de que el debate por el balotaje y el voto en blanco, es en este caso solo una excusa para preparar el terreno para acusar a la izquierda y as eludir la responsabilidad del propio kirchnerismo y sus aliados en los resultados electorales.

Quienes as piensan recuperan viejos mtodos estalinistas propios de la poca del los 60 del siglo pasado, para acusar a los que en esta coyuntura sostenemos el voto en blanco, particularmente al trotskismo. Tal vez no son conscientes de los demonios que pueden desatar. Ellos que acusan de falta de responsabilidad a la izquierda son verdaderos irresponsables. Porque cunto faltar para que nos acusen de agentes de la CIA? Es lo que lgicamente se desprende cuando se dice votan por el imperialismo. Es ms podran habilitar el regreso de ni yanquis ni marxistas.

Hay posiblemente otra cuestin ms pedestre: no soportan que la izquierda anticapitalista real que hoy encarna el FIT, aunque en realidad es ms amplia que este, tenga una recepcin social que es ms que proporcional a la representacin institucional alcanzada.

Finalmente, que representa hoy el voto en blanco. Es un voto de rechazo a la encerrona derechista en que han colocado al pas. Un rechazo que prepara las condiciones para resistir el ajuste que se viene. Pero encierra tambin una posibilidad que va ms all del prximo 22N, la de constituir un polo anticapitalista amplio, que lidere las luchas contra el ajuste, que promueva la independencia poltica de los trabajadores y las clases subalternas y ponga en debate las transformaciones necesarias para que el pas no recaiga una y otra vez en las crisis y encerronas a las que por suerte los anticapitalistas no nos acostumbramos.

Los tiempos por venir echaran luz sobre estas cuestiones.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter