Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2015

Tras los atentados en Paris
Solidaridad es movilizarse contra las polticas armamentistas y la espiral de la guerra

Vicky Torres
Rebelin


Como ha dicho repetidamente Noam Chomsky, el gobierno de los Estados Unidos es el principal responsable de llevar la guerra a todos los rincones del mundo. Afirmacin que no minimiza la responsabilidad que le cabe a sus aliados, las diez potencias econmicas del mundo, y a los dems pases que acatan dcilmente en la ONU los dictados del gobierno de Washington. Una guerra en que para asegurar la supremaca econmica, poltica y cultural del imperio del norte en todo el mundo, se masacra diariamente a miles de personas y se atropella con total impunidad la soberana y los derechos humanos.

An est vivo en la memoria de mi generacin el genocidio del pueblo vietnamita que en 1954 se haba liberado del yugo colonial francs en la batalla de Dien Bien Phu. Tampoco ha olvidado los desembarcos y las invasiones de tropas norteamericanas, y el apoyo material y poltico que entreg el gobierno norteamericano as como otros -, a las dictaduras que en Amrica del sur sometan a sus pueblos mediante el hambre y el terrorismo de estado.

En los ltimos aos, el frente blico de las potencias econmicas occidentales se ha trasladado a los pases de frica (Mali) y de Oriente Medio (Lbano, Afganistn, Irak, Siria, maana Irn), sobre el teln de fondo de la guerra permanente de Israel contra el pueblo palestino. Un frente blico alimentado incesantemente por la lucrativa industria armamentista de dichas potencias.

La mayora de los medios de comunicacin de todo el mundo, obsecuentes con quienes los financian, han silenciado o tergiversado las consecuencias de los bombardeos cotidianos sobre las poblaciones que sufren la guerra, y han mantenido un silencio cmplice sobre los miles de muertos, los saqueos, las masacres cotidianas, cuando no los justifican en nombre de la sacrosanta lucha contra el terrorismo. Sucede que cuando quienes se atreven a romper el silencio o la manipulacin de los medios subordinados a la poltica oficial - como el soldado norteamericano Bradley Manning y el ciberactivista Julian Assange de WikiLeaks en 2010, y ms recientemente Edward Snowden en 2013 -, se abate sobre ellos toda la furia de los gobiernos occidentales, quienes los acusan de alta traicin, los persiguen en todo el mundo y los condenan a la privacin de libertad o al exilio.

Es urgente que el ciudadano comn de los pases ricos - o de aquellos que se autoproclaman pacifistas - se pregunte: Quin provee las armas, los aviones, los tanques, las bombas, las ametralladoras que se utilizan en estas guerras y atentados? Por qu tendra ms valor la vida de un europeo que la vida de un iraqu, un afgano, un sirio, un turco o un voluntario de Mdicos sin Fronteras que muere bajo los escombros del hospital donde presta ayuda solidaria? Porque vemos que todos los gobiernos del frente unido blico aliado a los Estados Unidos lamentan los muertos en el atentado mltiple de ayer en Pars, como lamentaron los de Charlie Hebdo en 2014. Sin embargo, ninguno lament, por ejemplo, los muertos en las operaciones del ejrcito francs en Mali - desde enero de 2013 hasta hoy - ni los que las victimas de los bombardeos cotidianos en Medio Oriente.

Tendra que preguntarse, adems, si es verdad lo que dicen los medios, a saber, que la gran mayora de los franceses apoya la poltica exterior del presidente Hollande, que continua enviando tropas y aviones bombarderos a los distintos frentes blicos en Medio Oriente y frica; y que tambin apoya sus medidas de poltica interior, que restringen progresivamente la libertad de expresin y de libre circulacin. De ser as, los franceses estaran apoyando una poltica que slo puede traer la guerra a su propio territorio.

Ante el dolor que suscitan los recientes atentados en Francia y el temor de que estos se repitan, ante el dolor de las miles de personas que huyen hacia Europa del hambre y de la guerra en sus pases, sera un error dejarse arrastrar por la xenofobia de los partidos de ultra derecha, aceptar la subordinacin de la poltica exterior europea al belicismo norteamericano o aceptar sin resistencia la supresin de derechos ciudadanos fundamentales. Hoy es ms bien momento para informarse sobre la magnitud de las partidas de armas que se vende a los pases en guerra y las ganancias que genera a la industria armamentista europea, informarse sobre los intereses geopolticos que se disfrazan de lucha contra el fundamentalismo islmico.

Enseguida, de manera informada y consciente, habr que movilizarse activamente por el retiro de tropas, por el cese del comercio de armas, por el rechazo a las fuerzas retrgradas y antidemocrticas, por el fortalecimiento de las libertades ciudadanas. Porque hoy, en un mundo desgarrado por las guerras que nutren las arcas de las grandes transnacionales, la mayor expresin de solidaridad con quienes sufren la prdida de sus seres queridos en guerras y atentados, es oponerse activamente a la avidez de ganancias de la industria armamentista y a la poltica exterior belicista de los Estados Unidos y sus aliados.

Puede parecer una utopa, pero como deca Eduardo Galeano para qu sirve la utopa sino para avanzar siempre hacia el horizonte? La experiencia demuestra que la proteccin y la seguridad de los ciudadanos no se logra movilizando al ejrcito como Francia, donde la mitad de los 14 mil efectivos movilizados opera en su propio territorio - o fortaleciendo un Estado policial - como Estados Unidos -, sino promoviendo polticas igualitarias que, en el plano interno, garanticen el bienestar sin exclusiones de toda la poblacin y en el plano internacional, fortalezcan las relaciones fraternas, solidarias y respetuosas entre todos los pases.

Vicky Torres es activista de derechos humanos (Chile)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter