Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2015

Francia y Siria: la urgencia de entender la geopoltica

Juan Manuel Karg
Rebelin


El tremendo atentado que sacudi Pars el viernes por la noche, causando ms de 120 muertos y unos 350 heridos, se enmarca en un complejo momento geopoltico. Cul ser la posicin de los grandes jugadores globales del mundo luego de los lamentables sucesos parisinos, que tienen relacin directa con la realidad poltica y social que se vive en Siria? Por qu entramos en una Tercera Guerra Mundial en trozos, tal como afirm el Papa Francisco al condenar los hechos? Cules son los cuatro puntos para resolver de manera urgente en trminos geopolticos?

Partimos de una precisin absoluta, que no se puede soslayar en ningn anlisis: el autoproclamado Estado Islmico, antes denominado ISIS, se ha reivindicado como autor de los atentados en Francia. Buscaron su 11 de septiembre europeo y, lamentablemente, lo consiguieron, bajo un paradigma terrorista casi infalible: misma hora y fecha; diversos lugares simultneos, en su mayora de alto impacto meditico -Stade De France, Le Bataclan, y otros-; y ningn rastro de los Servicios de Inteligencia franceses, algo que deber ser estudiado en los prximos das. Los sucesos se combinan con tres hechos recientes:

a) los dos meses de los nuevos ataques areos franceses en Siria;

b) la muerte, tambin das atrs, del Yihadista John, uno de los verdugos ms afamados de ISIS;

c) el anuncio de que el 18 de noviembre partira el portaaviones francs Charles De Gaulle rumbo al Golfo Prsico, bajo la finalidad de combatir al Estado Islmico.

El Papa Francisco, conocedor cabal del momento geopoltico y global player desde Roma, fue claro en su primera intervencin tras conocer la noticia: se trata de la Tercera Guerra Mundial en trozos de la que viene advirtiendo desde inicios de su papado. Otra argentina influyente, nada menos que la presidenta Cristina Fernndez de Kirchner, tambin haba metido el dedo en la llaga, un ao atrs en la Organizacin de Naciones Unidas, consultando sobre el patrocinio non sacto de ISIS: Mi pas no produce armas, de dnde sacan los recursos? quines son los que les venden armas?.

Ac entra uno de los puntos principales para entender lo que sucede en Siria: en vas a desplazar a Bashar Al Assad, potencias occidentales -como EEUU y determinados pases de la Unin Europea- impulsaron diversos grupos radicales y moderados, segn las crnicas periodsticas, a fin de disputar el podero interno. Pero, mal que le pese a la mass media, en los hechos hubo ms radicales que moderados, y el multimillonario ISIS avanz hasta Palmira, difundiendo videos de ejecuciones que parecieran del siglo pasado de no ser por el HD que verifica, nuevamente, que no hablamos de improvisados en ningn aspecto (ni siquiera en el comunicacional).

"EEUU dijo antes: Si sale Gaddafi, Libia va a crecer. Lo mismo con Hussein en Irak"*. La sugestiva frase corresponde al canciller ruso Serguei Lavrov, en confrontacin clara con su par estadounidense John Kerry, quien luego de los atentados parsinos segua ms preocupado en como deshacerse de Al Assad que en confrontar con el pujante Estado Islmico. Qu quiere decir Lavrov, en trminos concretos? Que la discusin ya no es Assad si, Assad no, sino como frenar lo antes posible la brutalidad del EI. Por ello EEUU y Rusia acordaron la confrontacin conjunta con estos grupos irregulares -algo que Mosc viene llevando adelante desde hace meses- sumado a un dilogo que deber promover Al Assad con la oposicin realmente existente (y no las organizaciones terroristas, claro est) durante los prximos meses.

Todo esto nos lleva a una conclusin rpida: el no acuerdo entre Mosc y Washington en torno al papel de Al Assad debe tambin tomar en consideracin lo acontecido en Libia e Irak, tal como propona Lavrov en la conferencia de prensa conjunta. La segunda conclusin tiene que ver con la multipolaridad vigente: la multiplicidad de jugadores globales que, de una u otra manera estn involucrados en esta situacin, hace que -por suerte- sea ms compleja la toma de decisiones (algo que no sucedi con la unilateralidad norteamericana en, por ejemplo, Irak). EEUU debe comprender que su papel en el concierto de naciones ya no es el que era, incluso desde mensajes simblicos: llam mucho la atencin que Obama hablase antes que el propio Hollande tras los atentados.

En definitiva, se trata de la urgencia de entender la convulsionada geopoltica de la Tercera Guerra Mundial en trozos para avanzar en cuatro ejes:

a) impedir la consumacin de nuevos atentados como el que el viernes pasado sufriera Pars;

b) avanzar en desarticular a ISIS, promoviendo asimismo un dilogo poltico verdadero en Siria -es decir, con Al Assad sentado en la mesa de negociacin- y cortando cualquier lnea de financiamiento occidental a grupos irregulares;

c) rechazar cualquier intento de islamofobia que se pretenda descargar sobre los pueblos rabes a raz de atentados provocados por un sector de dudosa procedencia;

d) promover la multipolaridad desde acuerdos tcticos concretos, como el que a esta hora ensayan Mosc y Washington, a fin de pacificar a un mundo cada vez ms convulsionado.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter