Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2005

Las aguas enemigas

Robert Fisk
La Jornada


El agua es nuestra amiga, fue el consejo que le dieron a un buen amigo mo aqu en Medio Oriente. Quien hablaba era miembro de la brigada Mil Litros Diarios Evitan la Deshidratacin, si bien debo decir que los rabes tienen una opinin diferente. Despus de que generaciones enteras han subsistido en el calor ardiente del desierto, toman t en la maana, para soportar el da en un horno sin ms lquido, y toman otro t muy caliente al anochecer. Entre menos se bebe, menos se suda y menos agua se necesita. En una tierra con pocos oasis, ste es un arte que vale la pena aprender.

El problema es que ahora el agua no es nuestra "amiga". Llega y destroza Nueva Orlens, ahoga a los ancianos de un asilo, asalta Galveston y Houston, mata a millones en Bangladesh, a decenas en Andhya Pradesh, inunda el sur con los hielos derretidos del Artico, arrasa casas del siglo XIX del centro de Praga y se mete a los pubs ingleses desde la antigua y desbordada ribera del ro Kent. El agua se ha convertido en nuestra enemiga.

Hay una paradoja bella, delicada e inevitablemente cruel en la forma en que la naturaleza y el hombre conspiran para descubrir las mentiras de los ricos y poderosos. Al tiempo que las desastrosas polticas ambientales del presidente Bush destruyen la costa sur de Estados Unidos -s, el calentamiento global causa esta masacre de inocentes-, Estados Unidos se prepara para recibir, de regreso de Irak, a su soldado muerto nmero 2 mil. No muestren cadveres, por favor, no deshonremos a los muertos de Nueva Orlens tomndoles fotos. Tampoco lo hagamos con los estadunidenses muertos en Irak retratando sus atades camino a casa. La muerte, como siempre, slo le ocurre a otras personas.

Las fotos de soldados britnicos envueltos en fuego y arrojndose desde lo alto de sus vehculos Warrior en Basora, fueron las imgenes icnicas de nuestra insensatez britnica en Irak. Los lugartenientes de lord Blair de Kut al Amara han fabricado otra mentira monstruosa sobre esto. Los policas iraques que protestaron porque los britnicos destruyeron su prisin, al igual que las multitudes que prendieron fuego a los Warrior y a sus ocupantes, fueron slo unos cuantos cientos de personas.

Quines somos nosotros para sugerir que stos representan a millones de votantes chitas musulmanes que fueron solemnemente a las urnas en enero pasado? Jo, jo, jo, s. Y quines somos para sugerir que "algunos cientos" de los "remanentes" de Saddam, identificados como revoltosos a mediados de 2003, representan a la insurgencia sunita? Y quines ramos nosotros, en 1971, para sugerir que algunos cientos de de tirapiedras en Falls Road y Short Strand, en Belfast, representaban a "la vasta mayora de catlicos amantes de la paz en Irlanda del Norte?

Hace unas semanas especul sobre cundo reventar la burbuja. Cuando la insurgencia capture y masacre una base estadunidense en Irak? Cuando sea tomada la Zona Verde de Bagdad? Cada da nos trae una evidencia, estilo Vietnam, de nuestro colapso. Los estadunidenses irrumpen en Al Afar y matan, o eso nos dicen, a "142 insurgentes". Entienden? Las fuerzas estadunidenses consiguen matar a 142 enemigos, y ni a un slo hombre, mujer o nio inocente! Pero volvamos a los ingleses. Recuerdan cuando nos dijeron que nuestra inmensa experiencia en "mantenimiento de paz" en Irlanda del Norte nos permitira llevarnos mejor con los iraques del sur que nuestros primos estadunidenses? En realidad, yo no recuerdo que "mantuviramos la paz" en Belfast despus de 1969; lo nico que hicimos fue golpear al ERI. En todo caso, el mito se hizo cenizas en los uniformes de nuestros hombres en Basora.

De hecho, gran parte de la guerra en Irlanda del Norte pareca girar en torno a usar asesinatos y operativos secretos que mataron a hombres del ERI en emboscadas. Esto nos lleva a la pregunta lgica de qu estaban haciendo esos dos muchachos de los servicios secretos pasendose por Basora disfrazados de rabes, con sus bigotitos postizos y sus armas. Por qu nadie pregunt? Cuntos agentes secretos britnicos hay en el sur de Irak? Por qu estn ah? Cules son sus rdenes? Qu armas llevan? Ups! Nadie pregunt.

Lo que realmente hacemos para "mantener la paz" en Basora es hacernos de la vista gorda, como Nelson, ante los abusos, asesinatos y anarqua que han reinado en Basora desde 2003, muchos de ellos perpetrados por nuestros propios escuadrones.

Cuando fueron asesinados vendedores de bebidas alcohlicas, guardamos silencio. Cuando ex miembros de Baaz, incluidos mujeres y nios en una suerte de guerra civil fueron muertos en las calles, nuestros funcionarios britnicos olvidaron decrselo a la prensa. Lo que sea con tal de evitarle riesgos a nuestros muchachos.

Pero esto es lo que ha estado sucediendo en Basora. Cuando la polica, a sueldo de las autoridades de ocupacin, incluy en sus filas a lo peor de todas las milicias locales, como ocurri en las reas sunitas del norte, decidimos ignorarlo. Incluso cuando fue asesinado -seguramente a manos de esta polica- un reportero estadunidense que investigaba este hecho extraordinario, los britnicos nos quedamos callados. Estbamos patrullando las calles.

En Amara, lugar cuyo nombre, estoy seguro, honrar por horrible coincidencia a mi primer ministro favorito, los soldados britnicos realizan slo un patrullaje fuertemente armado al da. Esta es la medida de nuestro "control" all. Ahora hay menos patrullas nuestras en Basora. Claro que s.

Un gemido familiar ya se hizo escuchar desde el corral de los borregos. "Potencias del exterior" estn interfiriendo en el sur de Irak. Hace 35 aos era la Repblica de Irlanda la que ayudaba a los enemigos britnicos del ERI. Ahora es Irn el que supuestamente est empujando a los chitas de Basora a la revuelta. En otras palabras, de nuevo la culpa no es nuestra sino de esos malditos extranjeros.

Pero ay!, no es as. Los iraques no necesitan armas o conocimientos militares. Su pas est lleno de armas y aprendieron a hacer bombas -por millones- durante la guerra con Irn, de 1980 a 1988. La mitad del gabinete iraqu tiene nexos con Irn. O ya olvidaron los britnicos que el honorable partido Dawa de Bagdad trabajaba para el mismo partido Dawa que hizo volar las embajadas estadunidense y francesa en Kuwait, y luego trat de matar al emir a finales de los aos 80? No recuerdan que estos caballeros pertenecen al mismo partido que controlaba a los rehenes occidentales en Beirut durante el mismo periodo?

No; todo esto se ha olvidado. Echenle la culpa a Irn. Sin duda, ms tarde, culparemos a esos ingratos iraques cuando declaremos la victoria y hagamos lo que el ministro de Defensa, John Reid, ha dicho que nunca haremos: cortar y huir. Ante la inminente destruccin de su nave, un capitn corta la soga del ancla o de las velas para que el barco no se estrelle contra las rocas o sea tragado por las olas. Cortar y huir era considerada una medida razonable, pero para John Reid sta no es una opcin. Nos vamos a estrellar contra las rocas.

The Independent

Traduccin: Gabriela Fonseca



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter