Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2015

Cuando la filosofa asalta las calles

Antoni Jess Aguil
eldiario.es


En Los perros guardianes (1932) Paul Nizan lanza un desafo a quienes entienden la filosofa como un saber replegado en s mismo, purificado de todo inters y desligado de las condiciones econmicas y sociales que lo rodean:

La Filosofa tiene esta misin universal, una misin basada en la suposicin de que la mente gua al mundo. En consecuencia, los filsofos piensan que estn haciendo una gran accin para la especie terrestre a la cual pertenecen (ellos son la mente de esta especie). Ha llegado la hora de ponerlos bajo anlisis, de preguntarles qu opinan sobre la guerra, el colonialismo, los adelantos en la industria, el amor, las variedades de muerte, el desempleo, la poltica, el suicidio, las fuerzas policiales, el aborto (en una palabra, todas las cosas que realmente ocupan las mentes de los habitantes de este planeta). Definitivamente ha llegado la hora de preguntarles en qu posicin se ubican. Ya no debe permitrseles ms que enloquezcan a la gente, que jueguen un doble juego.

La reivindicacin de una filosofa forjada a la luz de la confrontacin social ya haba sido planteada por Marx, que en sus Tesis sobre Feuerbach (1845) reacciona contra la vacuidad de la filosofa que se mueve en el terreno de las ideas puras para concebirla como una actividad estrechamente ligada a las luchas populares y la transformacin de la sociedad: Los filsofos no han hecho ms que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo. Es ms, como portadora de un potencial emancipador frente a injusticas y opresiones, la filosofa, para Marx, poda convertirse en arma de la revolucin.

El reto de Nizan de hacer una filosofa desde abajo sigue tan vivo hoy como entonces. Parafraseando a Horkheimer, los filsofos no pueden olvidar que a su alrededor se mata todos los das. Cmo hacer de la filosofa una prctica comprometida con las luchas de liberacin? Qu sentido tiene filosofar en las actuales sociedades capitalistas globales donde responsabilidad social significa iniciativa emprendedora, y en las cuales la filosofa es percibida como un lujo cultural o, en el mejor de los casos, como un recurso explotable por el mercado de cirugas plsticas del alma? Transformar la sociedad desde qu criterios y en qu direccin? Recuperando la pregunta que se haca Len Rozitchner: Qu significa hacer filosofa entre quienes tenemos el privilegio de mantener la vida cuando tantos otros la perdieron?

Son preguntas que exigen desmontar el prejuicio comn que asume el supuesto escapismo de la filosofa, presentndola a menudo como un saber ocioso y enrevesado. Hablando en propiedad, lo cierto es que la filosofa naci como arte callejero de conversar. Su impulso fundacional, cuenta Platn, consiste en lo que los griegos llamaron thauma: la capacidad de asombro ante el mundo. Y es que originalmente quienes se dedicaban a la filosofa no se vean como figuras decorativas ni como iluminados en torres de marfil. No pensaban la filosofa como un campo de especulacin abstracta y estril, sino que la vivan en conformidad con sus ideas. De hecho, desde Scrates, el quehacer filosfico viene atrayendo a gentes cuyo modo de estar en el mundo pasa por actuar, no callar y tomar partido. El empeo de Scrates en las calles de Atenas por forjar una cultura del dilogo, la rebelin antipatriarcal de Olympe de Gouges, la lucha de Rosa Luxemburgo por la emancipacin proletaria, el compromiso de Walter Benjamin con la esperanza de los vencidos, el activismo antirracista de Frantz Fanon o la solidaridad militante de Ignacio Ellacura con los empobrecidos, entre otros ejemplos, muestran que la filosofa tambin es denuncia y vociferacin, choque y sorpresa, ruptura y transformacin de esas vidas de tranquila desesperacin de las que habla Thoreau.

En virtud de ello, la filosofa cumple una funcin inseparable de la poltica, en el sentido que le otorga Alessandra Bocchetti, como amor y cuidado del bien comn y arte de estar juntos. Deja de ser percibida como una disciplina de lites para convertirse en lo que Boaventura de Sousa llama una prctica de retaguardia: una actividad guiada por una perplejidad productiva que interviene en el presente desde el acompaamiento crtico y solidario de las luchas por la transformacin emancipadora. Su funcin no es mostrar el camino ni guiar hacia la verdad, sino acompaar, cuestionar, sealar lmites, proponer alternativas, potenciar las herramientas tericas de las fuerzas por la apertura democrtica, etc. Por eso la lucha filosfica se ubica en la retaguardia, porque se da entre los de abajo, reivindica las aspiraciones de los grupos histricamente oprimidos por la dominacin capitalista, patriarcal y racista, entre otras, y alberga la esperanza de un mundo no inmundo.

Como prctica de retaguardia, la filosofa encierra enseanzas tiles para ponerla al servicio de los procesos de emancipacin. Entre ellas cabe mencionar:

Primera: la preocupacin y el cuidado por lo invisible, inspirada en una leccin de El Principito: Lo esencial es invisible a los ojos. La filosofa, en este sentido, abre un campo de visibilidad para rescatar experiencias sociales situadas fuera o en los mrgenes de lo instituido y normalizado, y que han sido negadas, desacreditas o invisibilizadas por las formas de pensamiento dominantes.

Segunda: la unidad entre reflexin y accin, que busca tender puentes entre teora y prctica, entre la razn y la emocin, para producir conocimientos a caballo entre la academia y la calle basados en la posibilidad de hablar con (y no tanto sobre) las fuerzas democratizadoras.

Tercera: la relevancia del amor y la solidaridad para el cambio social. Al contrario de lo que pretende el saber acadmico convencional, el amor no existe en oposicin al conocimiento y la razn. El amor es ms que un sentimiento: es fuerza vital, potencia unificadora y capacidad de entrega, por lo que puede desempear un papel fundamental en los procesos de transformacin. Responde a un sentir comprometido que vence el aislamiento para ser con los dems. En palabras de Paulo Freire, consiste en un acto de coraje, nunca de miedo, de compromiso con los hombres. Donde quiera que estos estn, oprimidos, el acto de amor est en comprometerse con su causa. La causa de la liberacin. Precisamente es este el sentido que le da Camilo Torres cuando habla del amor eficaz como praxis revolucionaria.

Cuarta: la afirmacin de la vida cotidiana. Los procesos de emancipacin no se decretan con discursos acadmicos. Desde antao, los filsofos se maravillaron con las particularidades de este mundo, porque es la vida lo que sustenta el conocimiento y no viceversa. Por eso la filosofa que se ejerce desde la retaguardia toma la vida cotidiana como fuente de inspiracin y punto de partida, poniendo el foco en las disputas y contradicciones que la atraviesan para comprenderla de una manera que inspire a actuar.

El apoyo que la filosofa, desde la retaguardia, puede brindar a las resistencias populares fue captado de manera brillante por el 15M, cuando precisamente desde las calles, desde la plaza pblica, peda Menos polica, ms filosofa.


Antoni Aguil es filsofo poltico y profesor del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Combra.

Fuente: http://www.eldiario.es/contrapoder/dia_mundial_filosofia_6_453614664.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter