Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2015

Segundo acto: la represin

Eduardo Nava Hernndez
El Cambio de Michoacn


Con la decisin de la Secretara de Educacin de aplicar las pruebas de evaluacin a los maestros usando en muchos Estados la fuerza policiaca se dio un paso ms, slo uno ms pero muy significativo, en la ruptura ya de largo madurada entre el gobierno y el magisterio y, en forma ms general, entre el gobierno y sus gobernados. La reforma que el peismo ha presentado propagandsticamente como ms prometedora y de consenso ha enfrentado una persistente resistencia de parte de quienes no se sabe bien si son sus actores o sus objetos. Resistencia que ha tenido que ser atacada con una costosa campaa propagandstica, estmulos como la promesa de crditos hipotecarios (muchos maestros preferiran, quizs, ver reconstruidos o bien construidos sus centros de trabajo), amenazas de despido que luego son desmentidas, cercos policacos, toletazos, lesiones y detenciones. Qu bonita reforma, qu bonita.

La tenacidad de la oposicin a la mal llamada reforma educativa por parte de quienes deberan ser sus promotores y operadores ha sacado de balance al grupo gobernante y a sus aliados o auspiciadores empresariales, que piden como salida la abierta represin y la aplicacin sin miramientos de la ley. Habr suficientes policas, haba advertido el secretario de Educacin Aurelio Nuo, para garantizar que la evaluacin fuera aplicada. De eso se trata, como lo ha sido, en muchos aspectos de la poltica nacional: de la sustitucin del consenso y la accin poltica por el empleo creciente de la fuerza policiaca e incluso militar. La prueba no se aplic, sin embargo, en los Estados considerados difciles para su ejecucin: Oaxaca, Michoacn, Chiapas y Guerrero, a los cuales se les asignaron fechas diferentes. Aun as, en varias entidades hubo fuertes protestas contra la malhadada reforma y en algunos lugares se impidi la aplicacin de la prueba evaluativa, o simplemente las autoridades no sacaron adelante las condiciones para su exitosa aplicacin. Basta ver la pgina de Facebook del investigador Manuel Gil Antn, de El Colegio de Mxico (https://www.facebook.com/manuel.gilanton/?fref=ts), para asomarse a algunos testimonios escritos, en fotografa o video, de lo que la evaluacin ha sido y el gobierno no dice. En todo el Estado de Morelos los inconformes lograron frenar la operacin de las pruebas, y parcialmente en Zacatecas, Chihuahua y otros Estados.

La represin no debera ser, se supone, un medio normal para aplicar las polticas pblicas en un rgimen que se presume democrtico. Sin embargo, es el recurso crecientemente aplicado por el actual gobierno para hacer frente a la movilizacin social. A las amenazas proferidas por Nuo contra los docentes se suma la detencin, con lujo de violencia, de cuatro lderes del magisterio en Oaxaca, remitidos a un penal de alta seguridad; las ochenta o ms rdenes de aprehensin segn el gobernador Aureoles contra profesores disidentes y normalistas en Michoacn; la aprehensin en Morelos y otras entidades de maestros que se manifestaban contra la evaluacin. Pero tambin el intento de intervenir y censurar la Internet penalizando la crtica en las redes sociales a travs de la Ley (Omar) Fayad, fracasada por la presin social y las expresiones masivas en las propias redes. Estn ah las declaraciones de Miguel ngel Osorio Chong contra el Grupo Internacional de Expertos Independientes por sus revelaciones en el caso Iguala, y las filtraciones que intentan relacionar a los normalistas de Ayotzinapa con la delincuencia organizada para justificar una represin futura o acciones de brutalidad como la realizada contra ellos en la carretera Tixtla-Chilpancingo. El asesinato y desaparicin de lderes, activistas sociales y periodistas sigue en el orden del da, con plena impunidad.

Ha comenzado el segundo acto de la gestin peista. Lo que empez desde su campaa, como un populismo desbordado pero tambin delictivo que reparta monederos electrnicos de los supermercados Soriana y dinero a travs de tarjetas Monex, como ahora lo hace con los televisores digitales, y que se inaugur como gobierno con la firma del Pacto por Mxico que permiti sacar adelante, con los partidos de colaboracin PRD y PAN, las reformas constitucionales anheladas por el capital internacional y el sector empresarial mexicano, se ha agotado definitivamente. El populismo no es ms un recurso de legitimacin para un rgimen que ha entrado desde el ltimo cuarto de 2014, a una etapa de profundo desgaste.

En cambio, se afirma el rgimen como un Estado burocrtico-autoritario divorciado de las necesidades y sentires sociales, e incluso contrapuesto a ellos. Retomo una formulacin ya consagrada de Guillermo ODonell para caracterizar esta modalidad de ejercicio del poder por un grupo muy selecto, ya no de dirigentes de los sectores mayoritarios y ni siquiera partidarios, sino de tecncratas con funciones meramente de administracin de las instituciones pblicas y apoyado en las fuerzas armadas en beneficio de la oligarqua financiera, para quien gobierna. Se trata de una dictadura inconfesa, un gobierno militarizado sin ser directamente militar, enfrentado de manera directa con las clases trabajadoras, a quienes empobrece y quita derechos, mientras promueve activamente la concentracin de la riqueza social en manos de la plutocracia. Es la misma funcin que en los aos setenta cumplieron las dictaduras militares sudamericanas, pero sin necesidad de recurrir a la toma directa de las instituciones civiles por las fuerzas armadas.

Desde la desaparicin de los 43 de Ayotzinapa, que vino a derrumbar el discurso triunfalista gubernamental y a visibilizar ante el mundo las graves violaciones a los derechos humanos en las que se sustenta el rgimen, y en medio de una crisis fiscal (cada de los precios petroleros) que se profundiza, limitando o cancelando la posibilidad de reactivar la economa por medio del gasto pblico, los recursos polticos del gobierno peista se han ido agotando visiblemente. La corrupcin no es ya slo un mecanismo de cohesin interna del grupo en el poder sino tambin un mtodo de cooptacin de las elites antes opositoras, hoy plenamente integradas a la lgica autoritaria y tecnocrtica del rgimen.

La exigencia del capital financiero transnacional es culminar la obra de desarticulacin de lo poco que ha quedado de la economa de bienestar y de la capacidad regulatoria del Estado, para dar paso a la dominancia del mercado. Lo que viene en lo inmediato es el desmantelamiento del Pensionissste y la privatizacin de sus fondos a travs de una institucin en todo similar a las actuales afores, con financiarizacin y bursatilizacin de sus recursos y, sobre todo, implicando la desaparicin de la jubilacin como un derecho del trabajador.

Sin duda, lo que el peismo representa es el preeminencia de la tecnoburocracia no slo por sobre el aejo aparato corporativo sino aun con prescindencia de ste; una burocracia que desconoce y aborrece a las masas populares, y adems les teme. Sus componentes, formados en centros educacin de elite en el pas o en el extranjero, no muestran en sus trayectorias personales ninguna cercana con los sectores corporativos que en el pasado hacan la columna vertebral del partido oficial y, en buena medida, del sistema todo. Por eso, el manejo meramente utilitario de ese aparato corporativo, como se vio recientemente en la entrega por el lder petrolero Carlos Romero Deschamps del rgimen de jubilaciones de sus representados, se sustenta fundamentalmente en la corrupcin y, cuando este mecanismo es desbordado (magisterio), en la represin.

Pero la obra no est todava concluida. An est por representarse el tercer acto, donde, invirtiendo los papeles, el protagonismo lo asumen las masas populares que en la primera parte slo han sido escenografa manipulable o han tenido un papel secundario. La represin, como mecanismo de legitimacin de un rgimen, es de corto vuelo, como el de una gallina. Y no faltar mucho para que baje el teln del gobierno peanietista para dar lugar a un desenlace que quizs aun para sus autores es inesperado.


Eduardo Nava Hernndez, Politlogo UMSNH

Fuente original: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial-12427

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter