Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2015

Arde Damasco, arde Pars

Juanlu Gonzlez
biTs Rojiverdes


El corazn de Europa ha sido atacado. Si haba alguna gran capital europea, con permiso de Berln o Roma, que an no haba sufrido un ataque yihadista de envergadura e indiscriminado, esa haba sido Pars. La ciudad francesa tena muchas posibilidades de ser el prximo gran objetivo terrorista. El hecho de contar con una gran poblacin musulmana con graves problemas de integracin y el haber estado exportando multitud de terroristas que han participado en las guerras recientes de Oriente Medio del lado de al Qaeda o del Estado islmico y que ahora se convierten en peligrosos retornados, han convertido a la Repblica gala en uno de sus mximos objetivos terroristas.

Sin embargo, aunque pudiera parecer un contrasentido, Francia no ha estado del lado antiterrorista en guerras como la de Irak, Libia, Siria. Todo lo contrario. En estos pases el terrorismo era prcticamente inexistente hasta la llegada de la OTAN. Slo cuando Estados Unidos y Francia, a la cabeza de un grupo de pases occidentales y de sus aliados en la regin, desestabilizaron estos gobiernos, primero al Qaeda y luego el Estado islmico, irrumpieron en escena. Pero, curiosamente, jams lo hicieron en el bando de los gobiernos agredidos, sino del lado de la OTAN, una coincidencia repetida centenares de veces y jams explicada convincentemente.

La cantinela de que, en el principio eran aliados pero luego se volvieron en nuestra contra, la hemos odo decenas y decenas de veces desde la creacin de al Qaeda en Afganistn, y se ha aplicado, en infinidad de ocasiones, tanto a grupos terroristas como a individuos concretos. La mayora de los lderes terroristas de la actualidad ha pasado, bien por una fase de entrenamiento occidental o por los servicios de seguridad e inteligencia de pases aliados, bien por el penal de Guantnamo. El caso ms conocido lo tenemos en Abdelhakim Belhadj, lder de al Qaeda en Libia que fue coronado como gobernador militar de Trpoli cuando la OTAN le allan el camino desde el aire para la destruccin de Libia. Belhadj fue el principal creador e impulsor del Ejrcito Sirio Libre, curiosamente enmarcado dentro del difuso grupo de rebeldes moderados por Occidente. El pasado ao fue recibido con honores por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, aunque hoy se le relaciona con el Emirato Islmico en el Magreb, del que podra ser su lder, segn la inteligencia de algunos pases o como recoge tambin Interpol. Semblanzas biogrficas de este tipo, donde se producen trasvases desde las filas terroristas hasta los servicios de inteligencia occidentales o viceversa, podran escribirse decenas o centenares de ellas, desde la del mismsimo Bin Laden a la de Mohamed Atta.

Tras los primeros instantes de shock y dolor, todo el mundo se est preguntando quin ha sido y por qu. Por la red circulan ya decenas de teoras y decenas de posibilidades desde las ms plausibles a las ms peregrinas. Desde el autoatentado para facilitar la intervencin en la guerra de Siria, hasta los atentados dirigidos por algn servicio secreto de Oriente Medio para implicar a Francia en la guerra, pasando, cmo no, por los atentados de odio religioso o de lucha de civilizaciones. Pero una cosa es segura, lo que nadie parece dudar es que los atentados de Pars estn relacionados directamente con la intervencin en la guerra de Siria. sa es la tesis oficial y la que se han dedicado a expandir viralmente todos los medios de comunicacin.

El providencial hallazgo de un pasaporte junto a uno de los terroristas inmolados, justo lo que sucedi en las inmediaciones del World Trade Center de New York tras los atentados del 11 de septiembre, ser un aldabonazo al cambio de la poltica migratoria europea, mucho ms reacia en estos momentos a la admisin de refugiados procedentes de conflictos blicos internacionales. Y es que a nadie pasa desapercibido que el que uno de los terroristas, supuestamente, haya entrado como refugiado por las islas del sur de Grecia, constituir un antes y un despus en el trato dispensado hacia el conflicto migratorio.

Personalmente me parece extrao que el Estado Islmico se haya cebado contra Francia por su participacin en la coalicin internacional contra el terrorismo que opera en Siria. Todo mundo sabe que a pesar de llevar ms de un ao supuestamente atacando al autodenominado Estado Islmico, el dao que la coalicin inflingido a sus milicianos es absolutamente ridculo sobre todo en comparacin con lo que Rusia ha logrado en poco ms de un mes. Como desvel el New York Times, la coalicin liderada por Estados Unidos tena rdenes de no hacer demasiado dao a la infraestructura del Estado Islmico, de no atacar sus principales vas de aprovisionamiento, ni sus centros de mando.

Su estrategia iba dirigida principalmente a utilizar al terrorismo para derrocar al gobierno de Bashar al Assad, de ah la poltica de ataques con guante de seda practicada en un periodo en el que el terrorismo no dej de hacerse cada vez ms fuerte y conquistar ms y ms territorios. En cualquier caso, lo que s ha sido denunciado, tanto por Siria otros pases, es que la coalicin anti EIIL estuvo dedicada principalmente a destruir la infraestructura siria que servir de soporte a su recuperacin econmica y social una vez acabada la guerra y no a atacar directamente a los yihadistas. Desde este punto de vista sorprende la saa demostrada contra Francia en los ataques de Pars, pues si bien no se trata de aliados manifiestos, tampoco son enemigos reales. Adems, el propio Hollande admiti recientemente que estaba entregando armas letales a los grupos terroristas que operan en Siria, que estn totalmente interconectados entre s; lo normal entre ellos es el trasvase de milicianos y armas de un grupo a otro, cuando no la venta del equipo proporcionado por occidente a compradores de las facciones ms radicales e integristas.

Sea como fuere, ahora que Rusia ha mostrado el camino hacia la derrota de Daesh, a todos les han entrado las prisas o los miedos y no quieren perder ninguna tajada del pastel. No pueden dejar que Rusia se quede con el mrito de haber destruido al Estado Islmico y, a su vez, que conserve o aumente su influencia en la Siria post conflicto. Por eso Obama ha mandado tropas sobre el terreno, a pesar de que dijo que nunca lo hara, o Francia ha enfilado hacia las costas sirias un portaaviones para sumarse al despliegue blico de la coalicin. Por eso tambin se han inventado tambin los rebeldes sirios moderados que ya no existan si es que alguna vez los hubo y por eso han comprado a varias milicias kurdas con dinero, armas y promesas de un territorio independiente, para as disponer de algunas tropas leales sobre el terreno.

La nica manera de acabar con atentados como el de Pars o como los que podran sufrir otras capitales europeas en el futuro, es acabar de una vez por todas con la guerra en Siria. Y no hay otra manera de acabar con la guerra que apoyar a los ejrcitos que actualmente combaten al terrorismo, como el Ejrcito rabe Sirio, la resistencia libanesa, las milicias kurdas, las Fuerzas de Defensa Nacional y la Guardia Revolucionaria Iran, apoyados por la aviacin rusa. Es esta coalicin la que ha conseguido, en muy poco tiempo, desplazar al Estado Islmico y a al Qaeda de muchos de los territorios que tenan en su poder y que est en camino de lograr una victoria total y absoluta sobre el terrorismo.

Cuando se termine con el terrorismo, callarn las balas y ser el turno de la poltica, ser el turno de la democracia. Y deben ser los sirios y slo los sirios los que puedan decidir libremente quien lidere su futuro. Ni los terroristas, ni quienes les apoyan tienen ninguna legitimidad para poner o quitar presidentes tal y como han intentado hacer desde el inicio de la guerra, tanto Estados Unidos como la OTAN, al Qaeda y el Estado Islmico.

La leccin que se puede extraer de los dramticos atentados de Pars es que los destinos de Europa y Oriente Medio estn ms entrelazados de lo que parece: si no hay paz en Damasco, tampoco habr paz en Pars ni en ninguna otra capital europea. Se acab el tiempo de los napoleones, se acab el tiempo del neocolonialismo, Occidente debe quitar sus zarpas de Oriente Medio y permitir que sean sus propios pueblos los que se autodeterminen y sean dueos de un futuro en paz.


Blog del autor: http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=12733

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter