Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2015

Qu hay detrs del fenmeno euroyihadista?

Alex Anfruns
Investig'action


La guerra es una masacre entre personas que no se conocen, para el beneficio de personas que si se conocen, pero que no se masacran". (Paul Valry)

Las guerras de Estados Unidos y la Otan en Oriente Prximo han fabricado un problema de cuyas proporciones algunos comienzan a darse cuenta nicamente ahora. Para quienes estos ltimos aos nos preocupbamos de sus consecuencias previsibles, el problema era cmo oponerse eficazmente a las guerras.

No hay receta secreta para ello. Las dos principales herramientas del pueblo son la reflexin y la movilizacin. Pero una no puede avanzar sin la otra. La razn es evidente: seria ingenuo creer que quienes albergan intereses en el negocio de la guerra, los propietarios de la industria armamentistica, no piensen en sacar lecciones del pasado. Ante las movilizaciones masivas contra la guerra como las que hubo con las invasiones de Vietnam o Irak, es normal que quieran mejorar su "marketing". En otras palabras, para justificar nuevas guerras, tenian que acompaarlas de un nuevo envoltorio.

Efectivamente, los ltimos aos, en conflictos como el de Libia, las intervenciones militares se ha presentado bajo un enfoque humanitario. Para conseguir que los pueblos del mundo acepten esa paradoja de las "guerras humanitarias", el papel de la propaganda meditica es esencial. Por eso es imprescindible un examen detenido de las estrategias de las guerras actuales de la Otan, una alianza de la que desafortunadamente an formamos parte. En el caso concreto de Siria, hay que mencionar algunos elementos que son claves para entender el desbordamiento de la politica francesa en el conflicto de Siria, con el resultado de los atentados mltiples que se han producido en Paris hace unos dias.

Contrariamente a lo que pas con la invasin de Irak, el discurso dominante sobre el conflicto de Siria lo presentaba como un conflicto interno, es decir una guerra civil en la que se oponian fuerzas rebeldes y el gobierno sirio. Ahora bien, numerosos especialistas han observado sobre el terreno que lo que se presentaba como fuerzas rebeldes estaba formado esencialmente de mercenarios extranjeros. Es el fenmeno del "euroyihadismo".

El discurso dominante tambin ha introducido un segundo nivel de lectura, favoreciendo la idea del conflicto interno y presentndolo exclusivamente bajo un ngulo de tipo confesional. As, ste se explicara por la oposicin entre una lite o secta alau en el seno del gobierno, ante una mayora de la poblacin de confesin sun. Es importante destacar estos dos elementos porque forman una lectura del conflicto directamente importada de la propaganda de uno de los principales actores del conflicto, las petromonarquas.

De hecho, la ideologa que hay detrs del autodenominado "estado islmico" es el wahabismo. Hay que denunciar que esta ideologa intolerante y xenfoba hacia la realidad del mundo rabe y su pluralismo tnico y religioso, es fomentada por Arabia Saudita, uno de los principales aliados de Estados Unidos y Francia. Un pas creado de la nada en medio del desierto, con el apoyo del colonialismo britnico.

Aclaremos esto de una vez, esa ideologa radical no tiene nada que ver con los valores de paz y tolerancia de la religin musulmana que su civilizacin ha practicado a lo largo de la historia. El wahabismo destruye incluso el patrimonio de la civilizacin islmica, porque se refugia en una visin idealizada y falseada de la religin, aislndola del contexto de su fundacin y de la evolucin de la historia. Lo que esta ideologa permite es simplemente que una monarqua familiar se mantenga en el poder desestabilizando los pases de su alrededor, que tienen sistemas polticos mayoritariamente laicos, y que desde el fin de la poca colonial presentan el riesgo de independizarse demasiado y no respetar la voluntad de la potencia hegemnica.

En resumen, los terroristas son simplemente criminales y mercenarios. No representan otra religin que la del dlar. Muchos de ellos son de origen europeo, y se radicalizaron en Francia y otros pases. Cientos e incluso miles de jvenes sin futuro de nuestros barrios han sido instrumentalizados a travs de internet y la propaganda de las petromonarquias, cayendo as en el nihilismo y la autodestruccin. Pero eso fue posible porque ya haba un terreno frtil para ello. Una de las causas del problema fue el abandono de la poblacin de origen inmigrante en los barrios populares por parte del estado francs y sus politicas racistas. Existe un apartheid territorial, social y tnico, lleg a admitir el primer ministro francs Manuel Valls en declaraciones a la prensa despus del atentado contra la redaccin del semanario satrico Charlie Hebdo. (1)

Los terroristas que tantos estragos han hecho ltimamente en Tnez, Turqua, Lbano, Egipto y tambin en Francia, han sido en buena parte alentados por los pases miembros de la Otan, que les han dejado circular tranquilamente por sus fronteras para atravesar la frontera turca hacia Siria. En particular, a partir de los campos de refugiados situados en la provincia turca de Hatay, como alertaba el analista Bahar Kimyongur desde el inicio del conflicto en 2011. (2) Desde entonces, numerosos observadores han calificado ese lugar fronterizo como una fbrica en el reclutamiento de yihadistas. (3)

Tambin fue posible simplemente porque mientras esos mercenarios sirviesen para otros fines no se hizo nada para impedirlo. Mientras iban a poner bombas en Siria, los grandes medios no les presentaban como terroristas, sino como rebeldes o revolucionarios en favor de la democracia y contra un rgimen dictatorial en Siria. Por eso disfrutaron de un apoyo excepcional por parte de los pases occidentales bajo la forma de armas reales y "municiones mediticas" de Estados Unidos y sus aliados. (4)

Pero, quin puede creer a estas alturas que a Estados Unidos le preocupe la democracia en el mundo? Y que la defiendan ...con la ayuda de Arabia Saud y de Israel? Lo nico que ha demostrado que le preocupa son sus intereses geoestratgicos y el acaparamiento de materias primas como el petrleo y las rutas del gas.

Las mentiras mediticas son armas de distraccin masiva que preparan el terreno para nuevas guerras. La propaganda consigue que incluso aquellos pueblos con tradicin pacifista, por su memoria histrica ligada a las guerras y bombardeos de la poblacin civil, acaben aceptando la necesidad de nuevas intervenciones "humanitarias".

La solucin a las guerras consiste en respetar el derecho internacional y en favorecer la solidaridad entre los pueblos. Pero no se puede construir la casa por el tejado. Cada pueblo tiene el derecho y el deber de luchar por un futuro mejor, en el marco de una soberana nacional que le permita poner los recursos de su pas al servicio de su poblacin. Y esto es incompatible con desestabilizaciones y la injerencia extranjera.

Notas:

1) Manuel Valls, Voeux la presse, 20 enero de 2015, Palacio del Elyse en Paris.

2) Bahar Kimyongur, "Polmiques sur les camps de rfugis du Hatay"; Syriana, la conqute continue, InvestigAction, 2011.

3) Paule Gonzales, "Le recrutement de jeunes djihadistes pour la Syrie, cest lusine", Le Figaro, 17 de enero de 2014.

4) Laurent Ribadeau Dumas, "Quand les Etats-Unis simmiscent dans le conflit syrien", Geopolis, Francetvinfo, 15 noviembre de 2012.

Fuente: www.investigaction.net



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter