Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2005

La autopsia confirma que el FBI dej que se desangrara hasta morir al lder independentista de Puerto Rico tras haberle tiroteado

Jess Dvila
El Diario/Rebelin


La versin del Bur Federal de Investigaciones de Estados Unidos sobre cmo fue que sus agentes mataron al jefe clandestino puertorriqueo Filiberto Ojeda result desmentida por los resultados de la autopsia, que revelaron que lo dejaron desangrarse luego de infligirle una sola herida de bala que no era mortal.

La autopsia indic adems que Ojeda Ros fue alcanzado por un disparo hecho por un rifle de alto poder de arriba hacia abajo -seal de un francotirador- lo que hace ms inverosmil la versin de que los agentes que rodeaban su casa el viernes en el municipio de Hormigueros no supieron cundo fue que lograron herirlo.

Mientras siguen aflorando las contradicciones sobre cmo y por qu se produjo la muerte del principal jefe clandestino independentista puertorriqueo, aumenta la ira en el pas. De igual forma, su figura sigue creciendo y el sbado el gobernador Anbal Acevedo Vil asisti a una misa en la que el Arzobispo Metropolitano de San Juan, Roberto Gonzlez Nieves, encomend a Dios el alma del veterano luchador nacionalista.

En la misa tambin hablaron el secretario ejecutivo del Concilio Evanglico, Heriberto Martnez, y la ex presidenta del Consejo Mundial de Iglesias, Eunice Santana. Poco despus, frente al edificio federal de Hato Rey, la multitud en vigilia improvis un altar con velas, flores, una foto familiar de Ojeda Ros, un crucifijo y machetes -smbolos del Ejrcito Popular Boricua- as como un cartel que sentenciaba "Ahora, machete a los asesinos".

Tarde en la noche, lleg el copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, Hctor Pesquera, quien como mdico fue designado por el Gobierno de Puerto Rico para observar la autopsia al cuerpo de Ojeda Ros y procedi a informar los resultados. Ante reacciones de llanto y coraje, el doctor Pesquera indic que el cadver presentaba "un impacto de alto calibre debajo de la clavcula derecha y salida por la espalda media" que le perfor un lbulo superior del pulmn. "No tiene ningn otro trauma en el cuerpo", dijo el galeno y explic que la herida no comprometi ningn otro rgano por lo que "en opinin ma y de los patlogos, muri desangrado".

De esa forma, Ojeda no recibi dos tiros, sino uno; ninguno por el hombro y la diferencia marcada entre el orificio de entrada y el de salida de un rifle de alto calibre hace virtualmente imposible que los agentes pudieran haberse confundido al respecto.

"El tiro no lo mat", reiter Pesquera y seal que el FBI cometi el doble crimen de haber realizado la operacin para matarle y luego mantener rodeada el rea sin permitir ayuda mdica al combatiente herido "hasta que se desangr".



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter