Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2015

Ms all de la derrota argentina
Siete claves sobre Amrica Latina

Santiago Mayor
Notas


El triunfo de Mauricio Macri en los comicios presidenciales argentinos supone sin dudas un retroceso para todos los gobiernos de izquierda y progresistas de Amrica Latina. Sin embargo, su victoria se enmarca en un proceso poltico y econmico que trasciende las coyunturas electorales.

1

Las dictaduras militares de los aos 60 y 70 en Amrica Latina dieron inicio al perodo neoliberal que luego prosigui con las aperturas democrticas. Presionados por la ofensiva conservadora encabezada por Ronald Reagan en EEUU y Margaret Thatcher en Gran Bretaa -y en muchos casos tambin por factores internos como las Fuerzas Armadas locales- las nuevas democracias de fin del siglo XX profundizaron las medidas de ajuste, endeudamiento y privatizaciones.

Sustentado en una derrota econmica, social, poltica y tambin militar, este perodo supuso un reflujo de las masas populares que dio paso a una etapa de resistencia al neoliberalismo.

2

Entre fines del siglo XX y principios del XXI, esa resistencia pas a la ofensiva y Amrica Latina vivi un ciclo de rebeliones populares que impugnaron el modelo neoliberal. El Caracazo de 1989 y la fallida rebelin militar de 1992 en Venezuela; el levantamiento zapatista de 1994 en Mxico; el 19 y 20 de diciembre de 2001 en Argentina; y las guerras del gas y del agua en Bolivia, fueron algunas de estas expresiones que abrieron el camino a un nuevo ciclo.

Fue entonces que fuerzas progresistas y de izquierda llegaron al gobierno como expresin y canalizacin de esos levantamientos populares que rechazaron el neoliberalismo en todo el continente.

3

La nueva etapa, que puede fechar su comienzo en la victoria de Hugo Chvez en Venezuela en el ao 1998, signific una impugnacin mayoritaria al neoliberalismo pero no su derrota definitiva. Por el contrario los ltimos 15 aos vieron como Amrica Latina se dirimi entre tres grandes modelos en disputa.

Por un lado aquellos proyectos neoliberales que no lograron ser derrotados por las masas (Colombia, Chile, Mxico, entre otros) continuaron como aliados del imperialismo estadounidense. Con transformaciones y matices, pero sin modificar su matriz de fondo ni cuestionar la hegemona norteamericana.

Asimismo surgieron varios gobiernos progresistas con un modelo neodesarrollista que bas su proyecto en una reindustrializacin sostenida en la venta de las commodities (que vieron disparados sus precios internacionales); la intervencin del Estado en la economa para controlar, principalmente, la esfera del consumo y con reducidas acciones que modifiquen la estructura de sus economas; y una poltica de distribucin de la renta generada. Argentina y Brasil fueron los principales exponentes de este paradigma.

Finalmente, el tercer modelo en pugna -y ms radical- fue aquel que se nucle tras la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (Alba) impulsada por Cuba y Venezuela que puso al Socialismo del Siglo XXI como horizonte. Es decir una alternativa al capitalismo en sus distintos matices (neoliberal o con inclusin). Asimismo, este proyecto fue el que plante la contradiccin principal con el imperialismo y el modelo neoliberal.

4

Con la crisis del capitalismo mundial producto de la explosin de la burbuja inmobiliaria en EEUU hacia finales de la dcada del 2000 se lanza una ofensiva contra las economas perifricas.

Las grandes multinacionales buscan avanzar aun ms en el control de los recursos naturales que generan renta extraordinaria (como la minera y el petrleo). Asimismo, en la bsqueda de mercados para insertar sus productos industriales, fomentan tratados de libre comercio que tienen como resultado la desindustrializacin de los pases emergentes. Finalmente (y esto se ve claramente en Amrica Latina) comienzan a realizar una manipulacin del dlar que pasa a ser, adems de la moneda mundial de intercambio, una mercanca en s misma cuyo precio es manejado desde Washington para presionar a las economas locales.

5

En paralelo a este avance del capital transnacional, los EEUU realizan cambios en su poltica exterior que apuntan en el mismo sentido. Tras la crisis econmica y las derrotas en Medio Oriente (Afganistn e Irak) vuelve a volcar con fuerza su iniciativa sobre Amrica Latina.

Mediante una alianza con las burguesas locales y los medios de comunicacin como actores principales, fomenta la desestabilizacin de los gobiernos que plantearon distintos niveles de soberana (en algunos casos como Honduras y Paraguay, provocando directamente golpes de Estado).

Algunas de las medidas que se pueden enumerar -con distintos niveles de efectividad- son: el aislamiento y ataque sistemtico a la Revolucin Bolivariana para que no pueda convertirse en un eje articulador de un bloque antiimperialista; la distensin de relaciones con Cuba que buscan penetrar en la isla y presentarla como un modelo que ya no es peligroso; el apoyo a Santos por sobre Uribe en Colombia para mostrar una nueva burguesa confiable y supuestamente no guerrerista; la derrota de los modelos neodesarrollistas ya sea por la va electoral (Argentina) o la presin econmica y poltica para que lleve a cabo un ajuste (Brasil).

6

Frente a este panorama se pueden observar algunas tendencias que suponen un reto para las fuerzas populares:

* El agotamiento del neodesarrollismo no present una salida por izquierda si no, por el contrario, un regreso a las polticas conservadoras y de ajuste.

* Esta crisis de los modelos neodesarrollistas tambin plantea que la alianza entre las burguesas locales y los sectores populares fracas. Pero esta derrota del capitalismo serio no fue una decisin de la clase trabajadora, si no de las propias burguesas que, al no obtener ya las ganancias extraordinarias que pretenden en el mercado interno, se vuelcan al rentismo.

* La crisis del precio del petrleo fue un duro golpe para el Alba y los gobiernos neodesarrollistas. Entre otras cosas dio por tierra (ms all de decisiones polticas) con cualquier posibilidad de impulsar proyectos como el Banco del Sur, una herramienta que podra haber resultado muy til en un contexto como este.

* La muerte de Chvez y la ofensiva imperialista oblig a retroceder al proyecto del Alba lo que llev a los gobiernos de izquierda a apoyarse en proyectos de integracin ms amplios como la Unasur y la Celac. Si bien estos espacios no dejan de suponer un avance frente a la hegemona estadounidense, su desarrollo fue una necesidad en desmedro de un proyecto ms radical y de transformacin.

7

Los procesos electorales sin duda condensan acumulaciones polticas y ponen de manifiesto relaciones de fuerzas sociales. En este sentido el triunfo de Macri en Argentina plantea un retroceso popular que se suma al contexto general de la regin.

No obstante, as como la victoria de Dilma Rousseff en Brasil no impidi la derrota del neodesarrollismo en ese pas, el resultado electoral argentino tampoco implica una derrota definitiva del movimiento popular.

Actualmente Amrica Latina vive un perodo de transicin cuya duracin, hoy por hoy, no se puede prever. Lo que si debe estar claro es que los tiempos de ese proceso no sern los que marquen los calendarios electorales si no la propia dinmica del capital. Comprender esto es fundamental para mirar en perspectiva, evitar el impresionismo que las elecciones pueden producir y proyectar una alternativa a largo plazo.

@SantiMayor

Este artculo fue redactado sobre la base de una conferencia brindada por Joao Pedro Stdile (dirigente del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra de Brasil) el 20 de noviembre de 2015 en la Escuela Nacional Florestn Fernandes de San Pablo.

Fuente: http://notas.org.ar/2015/11/23/derrota-argentina-7-claves-america-latina/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter