Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2015

Clima de guerra

Silvia Ribeiro
La Jornada


Del 30 de noviembre al 11 de diciembre se rene en Pars la 21 Conferencia de las Partes de la Convencin de Naciones Unidas sobre Cambio Climtico (COP21, CMNUCC), en la que se anuncia un nuevo acuerdo global para combatirlo. En otro artculo explico que esto no es lo que suceder en realidad. (Crnica de un desastre climtico anunciado, La Jornada, 14/11/15). Por el contrario, se consolidar un sistema voluntario y decidido a nivel nacional en el que los compromisos que los pases dicen asumir nos aseguran que el calentamiento global llegar a niveles dramticos desde 2050 y en adelante, posiblemente duplicando a 2100 el mximo de 2 grados C, que siendo grave, es lo que la ONU acord como mximo aumento tolerable.

Los bombazos con cientos de muertos y heridos el 13 de noviembre en Pars cambiaron violentamente el escenario exterior, pero dentro de la COP21 todo sigue como estaba. El gobierno francs aprovech este lamentable y grave contexto para cancelar muchas marchas y actos pblicos de protesta sobre los negocios del clima, alegando que slo podra garantizar la asistencia oficial a la COP21. Pero no cancel actos deportivos, mercados navideos y otras concentraciones pblicas por el estilo. Sera absurdo pensar que los atentados fueron para impedir las protestas a las que se esperaban decenas de miles de personas, algunas muy ordenadas, otras ms desafiantes, pero fueron tiles para ilegalizarlas.

A la par de un fuerte recorte de libertades civiles contra la gente comn en Francia, el gobierno de ese pas, junto a Estados Unidos, bombardea salvajemente y escala la guerra en Siria, con muchas prdidas civiles reportadas o no, supuestamente para combatir al Estado Islmico (EI). Curiosamente no atacan las instalaciones petroleras que controla el EI en Siria, lo cual podra cortar una fuente de su sustento. Al mismo tiempo, Turqua, tradicional aliado de Estados Unidos, derrib en circunstancias ms que confusas, un avin de Rusia en la frontera con Siria, pese a ser un pas que tambin combate blicamente al EI. El derribo sucedi casualmente cuando Rusia plante colaborar con Francia contra el EI, acercamiento incmodo para Estados Unidos por su conflicto geopoltico y econmico con Rusia. Para muchos observadores, tambin porque Estados Unidos est en el origen de lo que ahora se llama Estado Islmico, apoyando grupos armados en la regin y creando las causas para su surgimiento. Un factor resbaladizo que entra y sale de la escena internacional en momentos claves para Estados Unidos, como sucedi antes con Osama Bin Laden.

Todo converge en exacerbar la guerra, que va ms all de Siria, y en crear un ambiente tenso y represivo para los ciudadanos, justificando la imposicin de Leyes Patriotas modelo Washington. Podran parecer datos aislados, pero estn conectados, no slo en trminos represivos y geopolticos, tambin con el cambio climtico, sus causas e impactos.

Collin Kelley e investigadores del Lamont-Doherty Earth Institute de la Universidad de Columbia publicaron en marzo de 2015 en Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos, un artculo que muestra que el cambio climtico global fue causante de la intensa sequa que asol Siria en 2007-2010, los tres aos ms secos de los que se tiene registro, situacin que precedi los levantamientos y conflictos armados desde 2011. La regin sufra sequas, pero no tan extremas y prolongadas. Murieron todas las cosechas y 80 por ciento del ganado pastoril, se terminaron las semillas y ms de 1.5 millones de campesinos tuvieron que emigrar a las ciudades. No afirman que los levantamientos son consecuencia directa del cambio climtico, pero s un factor que los exarcerb gravemente.

Al mismo tiempo, las fuerzas armadas y las guerras son uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero, y por tanto causantes de ese cambio climtico. Las sangrientas guerras por petrleo y por control de los territorios que lo tienen como Siria son un monstruo que se muerde la cola. Guerras por petrleo que causa el cambio climtico, petrleo que sostiene las guerras que se exacerban con el caos climtico y demandan ms petrleo.

Nick Buxton, del Transnational Institute, llama a las fuerzas armadas el elefante blanco en Pars: en el texto de negociacin de la COP21, nunca se menciona la palabra militar. Sin embargo, el Departamento de Defensa (DoD) de Estados Unidos es el mayor consumidor de petrleo y emisor de gases de efecto invernadero de Estados Unidos, pas que a su vez es el principal emisor histrico global y consume 25 por ciento de la energa en el mundo. An as, sus fuerzas armadas no reportan emisiones. En 1997, durante la negociacin del Protocolo de Kyoto, Estados Unidos consigui que se declare el consumo y emisiones de las fuerzas armadas un tema de seguridad nacional, que no se puede limitar ni reportar. A pesar de que si se compara el consumo de petrleo slo del DoD con el consumo total por pas, slo 35 pases superan ese volumen.

Las piezas del juego estn ms visibles que nunca, pero la COP 21 no las discutir. Por el contrario, los principales causantes del cambio climtico empresas petroleras, agronegocios y otras estarn sentados entre las delegaciones oficiales y en nombre de la seguridad (nacional, militar, climtica, alimentaria), aprobarn que se siga consumiendo petrleo y emitiendo gases, lo cual afirman ser compensado con mercados de carbono y riesgosas tecnologas como nuclear y geoingeniera. Claro que necesitan acallar las protestas: apagan el fuego con gasolina.

 

Silvia Ribeiro es investigadora del Grupo ETC

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/11/28/opinion/029a1eco



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter