Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2015

La Cumbre del Clima, entre la represin y la amenaza de colapso

Enric Llopis
Rebelin


En torno a 120.000 policas, gendarmes y militares se encargarn durante los prximos quince das de la seguridad en la Cumbre del Clima que se celebra en Pars, a la que asistirn delegaciones de 195 pases. Con carcter previo a las reuniones, 24 activistas fueron sometidos a arresto domiciliario y ms de 300 personas resultaron detenidas durante las concentraciones del 29 de noviembre. Mientras, en 2.500 ciudades de todo el mundo han tenido lugar actos reivindicativos en relacin con el cambio climtico y en el estado espaol, la Alianza por el Clima, de la que forman parte 40 organizaciones ecologistas, sindicales y ONG, han pedido la reduccin de los gases de efecto invernadero de acuerdo con las recomendaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el cambio climtico de Naciones Unidas (IPCC), para que no se sobrepasen los 2C de temperatura media global, o preferentemente los 1,5C. Alianza por el Clima ha recomendado asimismo las contribuciones comprometidas en el Fondo Verde para el Clima, de 100.000 millones de dlares anuales para 2020, que deberan contribuir a un cambio hacia un modelo bajo en carbono que impulse las energas renovables y la eficiencia energtica.

En las ltimas fechas han proliferado los estudios, investigaciones y estadsticas sobre los efectos del cambio en el clima. Un tercio de las reservas mundiales de petrleo, el 50% de las gassticas y ms del 80% de las de carbn se tendran que mantener intactas entre 2000 y 2050 para evitar que la temperatura terrestre aumente en 2C, segn un estudio publicado en la revista Nature por los investigadores Cristophe McGlade y Paul Ekins. Pero el instinto de los polticos es aprovechar las reservas territoriales por completo y con rapidez, afirman los autores. Recientemente Naciones Unidas ha recordado que anualmente se producen 30.000 muertes por inundaciones, tormentas, olas de calor u otros desastres relacionados con el cambio climtico. Las catstrofes atribuidas en la ltima dcada a estos fenmenos asciende a una media de 355 anuales, un 14% ms que en los diez aos anteriores. Por otro lado, la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) ha alertado del incremento de enfermedades infecciosas, como la malaria, el dengue o el clera, asociadas al aumento de las temperaturas.

La concentracin de CO2 en la atmsfera ya ha superado el punto neurlgico de las 400 partes por milln, advierte el bilogo, experto en sostenibilidad ambiental y militante ecologista Ricardo Almenar, quien se manifiesta poco optimista respecto a los resultados de la Cumbre de Pars. Explica que el precio del barril de petrleo se sita en torno a los 45 dlares (ha cado desde los 105 dlares desde el verano de 2014), lo que implica un precio muy barato de la energa. Con los precios de una materia prima como el crudo a esos niveles, es muy difcil pensar en polticas de ahorro; son precios que incentivan al consumo.

Adems, los delegados de los pases que asisten a la Cumbre de Pars lo hacen con propuestas de carcter voluntario, que en caso de incumplirse no llevan aparejada una sancin. En resumen, no se considera la atmsfera un bien comn, sino un bien libre donde estados, ciudadanos y empresas pueden emitir lo que les parezca, explica el autor de los libros El fin de la expansin (Icaria) y El bosc protector (Bromera) en un acto organizado por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Cambio Climtico en colaboracin con la Universitat de Valncia. Considera asimismo Almenar que las limitaciones al aumento de la temperatura del planeta en 2C hasta finales de siglo deberan haberse establecido ya en la Cumbre de la Tierra de Ro de Janeiro (1992). La de Pars es la que hace 21, llevamos unos 25 aos de retraso.

Otra cuestin es la de las prioridades polticas. El informe Stern sobre la economa del cambio climtico, encargado por el gobierno britnico y publicado en 2006, peda el 1% del PIB mundial para atenuar los efectos de las modificaciones en el clima. El gasto pblico dedicado a rescatar a los sistemas financieros ha tenido un volumen mucho mayor. El bilogo y activista considera capital que en las prximas dcadas nuestros descendientes puedan encontrar Islas de naturaleza no antropizada, para que tengan las posibilidad de palpar algo de lo que todava hoy consideramos medio natural, Sin embargo, a juicio de Ricardo Almenar ms grave que el cambio climtico es una humanidad que llegue a pensar que puede vivir sin el resto de la naturaleza. Sera la derrota definitiva, porque somos medio natural. De hecho, ste es el gran reto en un mundo donde lo virtual va comindose cada vez ms a lo real.

Segn los informes del IPCC, desde 1950 se han observado cambios en el clima que no tienen precedente. Adems, la temperatura media global ha aumentado en torno a 1C desde la revolucin industrial (hace 150 aos). En el hemisferio norte, 1983-2012 es el periodo de tres dcadas ms clido de los ltimos 800 aos. En 2014 la concentracin media anual de CO2 alcanz el 143% de la media en la era industrial. La retahla de cifras y efectos devastadores resultara interminable. Es el momento de una guerra abierta contra el cambio climtico, sostiene Amparo Vilches, profesora de Didctica de las Ciencias Experimentales de la Universitat de Valncia. La docente advierte de algunas confusiones en torno al concepto de efecto invernadero, ya que ste no se trata de un fenmeno negativo, de hecho permite que la temperatura media en el planeta se mantenga en torno a 15C. El problema, asegura, reside en el exponencial incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero por actividades humanas como la quema de combustibles fsiles o la deforestacin.

Hace quince aos el presidente de la Asociacin Europea por la Conservacin del Suelo y primer director del Centro de Investigacin sobre la Desertificacin (CIDE), Jos Luis Rubio, ya alertaba de que aproximadamente el 40% de la superficie terrestre se halla amenazada por la desertificacin, en un territorio donde vive el 35% de la poblacin mundial. No se establece habitualmente este vnculo entre suelo y cambio climtico. Rubio recuerda que en las ltimas dos dcadas un tercio de las emisiones antrpicas de CO2 son consecuencia de los cambios en el uso del suelo y la deforestacin. En consecuencia, afirma el cientfico, la proteccin y conservacin del suelo permitira que ste puediera capturar y almacenar dixido de carbono. Los dignatarios reunidos en la Cumbre de Pars seguramente no relacionen el cambio climtico con las guerras, pero el conflicto que estall en Dahrfur (oeste de Sudn) en 2003 tuvo en su origen una grave sequa, procesos de degradacin del suelo y un incremento demogrfico. La consecuencia fue una guerra que se sald con una cifra de muertos que oscila entre 200.000 y 500.000, adems de 2,4 millones de desplazados. En Ruanda y Somalia se vivieron procesos similares, recuerda Jos Luis Rubio, quien para frenar el cambio climtico parafrasea a Gandhi: S el cambio que quieras ver en el mundo.

La batalla contra la modificacin del clima pasa por un nuevo modelo energtico y, en el estado espaol, tambin por poner coto al imperio de las compaas elctricas. El ingeniero industrial y miembro de la Plataforma per un Nou Model Energtic, Pau Lillo, recuerda en la Universitat de Valncia que un oligopolio formado por cinco empresas Iberdrola, Endesa, E.ON, Gas Natural-Fenosa y Energas de Portugal- controlan en Espaa el 95% de la generacin elctrica y un porcentaje similar de la distribucin. En Pars no se sealar a este oligopolio, multado en 2011 por la Comisin Nacional de la Competencia a 60 millones de euros, aunque la multa fue anulada en abril de 2015 por la Audiencia Nacional. Entre 2008 y 2014 el precio de la energa elctrica que pagan las familias espaolas aument en un 52%, cifra que duplica el incremento registrado en la Unin Europea. Pau Lillo relaciona estos desmanes con un titular del diario El Mundo del 23 de febrero de 2014: 43 polticos enchufados en elctricas. El cuerpo de la informacin incluye en la nomina de las empresas del sector a Jos Mara Aznar (Endesa), Miguel Boyer (Red Elctrica) o Felipe Gonzlez (Gas Natural-Fenosa). Sobre la Cumbre del Clima en Pars, la energa ms barata es la que no se consume, y esta idea nos conduce al decrecimiento, remata el activista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter