Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2015

Honduras
La podredumbre judicial

Ronnie Huete S.
Rebelin


La poblacin hondurea se enfrenta a toda una manipulacin meditica y control dictatorial de un gobierno que no tiene escrpulos, ni medida para reprimir a la poblacin, as como un grupo de corruptos y criminales, que harn lo posible por mantener el control desde los poderes del Estado como en la Corte Suprema de Justicia.
Wilfredo Mndez, defensor de derechos humanos.   


Manifestarse en contra de la dictadura hondurea, es afianzarse una tortura de parte de los rganos de seguridad del Estado, o ingresar a un modulo penitenciario, pero an la resistencia pacfica, encamina la emancipacin de ese pas.

Daro Moran, fue un estudiante que en 2014 protestaba frente a la Universidad Nacional Autnoma de Honduras (UNAH), aduciendo que los estudiantes de la Mxima casa de Estudios en Honduras, no tienen el derecho a tener vos ni voto, en el Consejo Universitario (Mximo rganos de autoridad universitaria en Honduras).

Al estar protestando, fue vctima de tortura pblica de parte de seis elementos de la Polica Nacional, quienes se abalanzaron sobre el cuerpo de Moran, propicindole fuertes hematomas en todo su cuerpo y una profunda herida en la cabeza.

El recuerdo del universitario sobre este hecho, an se mantiene vigente y narra que este acontecimiento, fue el inicio de las dems torturas de las que sera objeto.

Despus de ser golpeado, Moran fue subido por los policas aun automvil de la polica nacional, desangrndose de la cabeza, y con fuertes hematomas. Pero los elementos policiales no lo trasladaron de inmediato al Hospital Escuela Universitario (HEU), puesto que comenzaron a dar varias vueltas, dentro de la ciudad llamada Tegucigalpa, capital de Honduras.

Moran calcula, que un tiempo prolongado despus, fue ingresado al HEU en donde estuvo cinco das internos, sin embargo al sexto da un grupo de policas ingreso al HEU, para llevarse al an mal herido, Daro Moran y trasladarlo sin motivo alguno a la Penitenciaria Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS).

Con sus heridas sin sanar, el universitario ingreso al modulo de diagnostico de PNMAS, en donde fue recluido con los dems privados de libertad que guardan prisin en ese presidio.

Sorprendentemente Moran conoci a los policas que supuestamente estn acusados por asesinar al hijo de la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, entre otros privados de libertad.

La polica me golpe con patadas, puetazos, toletes, me decan que los revoltosos como yo, los iban a matar, pero yo slo defend la autonoma universitaria, exiga ser escuchado en la UNAH. Daro Moran.

Por esta accin otros 27 estudiantes universitarios, fueron criminalizados por el delito de manifestacin ilcita y atentado contra la propiedad pblica.

En la actualidad, Daro Moran es licenciado en pedagoga, y un fuerte defensor de derechos humanos, trabaja con el Comit por la Libertad de Expresin C_Libre y menciona que su experiencia de ser criminalizado en la UNAH, lo motivo para defender la vida en Honduras, e incita a otros jvenes a que luchen por sus derechos.

Sin embargo, los efectos colaterales por el cargo que se le imputa a Moran, van desde firmar un libro los jueves de cada semana en el Juzgado de Letras de lo Penal del departamento de Francisco Morazn, hasta no poder salir del pas, mientras se le dictamine una resolucin final, al cargo que se le imputa.

El caso de Moran, se repite en otros ciudadanos hondureos, que luchan por la defensa de la vida y el cumplimiento de los derechos humanos en el pas centroamericano.

Wilfredo Mndez, es un profesional del derecho en Honduras, y trabaja por la defensa de los derechos humanos de su pas.

Mndez coordina, el Centro de Investigacin y Promocin de los Derechos Humanos (CIPRODEH) y recientemente particip en una huelga de hambre exigiendo la instalacin de una Comisin Internacional contra la Impunidad.

An con efectos secundarios de salud, por someterse a esta huelga de hambre, como una medida de protesta pacfica por la impunidad y la mala administracin de justicia en su pas, Wilfredo Mndez describe el aparato de justicia de Honduras, como una gran podredumbre que ocupa con urgencia ser saneada.

Mndez, es abogado de profesin con varios estudios superiores, y en una reciente huelga de hambre en donde particip, fue vctima de la tortura pblica por los aparatos de seguridad del Estado, que en los ltimos seis aos han involucionado en represores.

La poblacin hondurea se enfrenta a toda una manipulacin meditica y control dictatorial de un gobierno que no tiene escrpulos, ni medida para reprimir a la poblacin, as como un grupo de corruptos y criminales, que harn lo posible por mantener el control desde los poderes del Estado como en la Corte Suprema de Justicia. Wilfredo Mndez.

En lo que va del ao, el Observatorio de la Violencia en Honduras, reporta 94 masacres, este alto grado de violencia se convierte en una permanente tortura conspirativa para los ciudadanos hondureos, que terminan viviendo en un miedo permanente, puesto que estos asesinatos, nunca son resueltos.

Y es que la justicia en este pas centroamericano, atraviesa la peor de sus crisis, puesto que su contexto judicial, ha dejado una vertiente de impunidad por doquier.

El jurista y defensor de los derechos humanos, Wilfredo Mndez, describe que la actual junta nominadora pusilnime, sin criterio, sin valor y que solamente le siguen el juego a los corruptos polticos que quieren una nomina a su gusto y antojo, para elegir a los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, debe ser totalmente depurada.

Los grupos econmicos criminales que dominan el pas no dejaran a un lado su influencia dentro de la eleccin de los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, por lo tanto, ellos van a manipular con todo lo que tengan para que no sean perseguidos, los verdaderos culpables del deterioro del Estado de Honduras.

Tanto el pedagogo Daro Moran y el jurista Wilfredo Mndez, coinciden que los nicos que pueden revertir est realidad en Honduras, son sus ciudadanos a travs de la lucha popular continua, desde las principales avenidas de sus ciudades.

La generacin actual de hondureos debe de estar en permanente lucha en las calles, protestando y exigiendo la paz en su nacin, esta forma popular de lucha permanente desencadenar en una prxima emancipacin, de este Estado centroamericano.

Ronnie Huete S. es periodista, activista de DDHH y cooperante internacional

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter