Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2005

Intervencin en la festival de jazz Desde terrenos ms elevados. 17 de septiembre de 2005. Nueva York.
Danny Glover y Harry Belafonte hablan sobre el Katrina

Commondreams


John Coltrane dijo una vez que lo que ms les gusta a los msicos es trasmitir al oyente una imagen de todas las cosas maravillosas que conoce y capta en el universo. Cuando Miles Davis le pregunt por qu tocaba tanto tiempo seguido, Coltrane respondi: Porque me tardo mucho rato en meterlo todo dentro.

Nueva Orleans es cuna de muchas cosas maravillosas ya que se trata de una ciudad que ha sido una gran encrucijada de pueblos, lenguas, arquitecturas, gastronomas y ritmos diversos. Tambin ha sido, sin embargo, el lugar donde han ocurrido cosas vergonzosas como la esclavitud, la explotacin y el abandono.

Esto es un tributo a los msicos de jazz que han intentado meterlo todo dentro. La propia msica vital, transformadora, seductiva, subversiva y a menudo improvisada- era el hilo que vinculaba cada generacin con la siguiente. Una y otra vez hemos odo a los artistas de jazz redescubrir posibilidades. Tal es el poder de la imaginacin y de ah la importancia especial del concierto de esta noche.

Cuando el huracn golpe la costa del Golfo, los diques se rompieron e inundaron Nueva Orleans, abocando a los habitantes que seguan en ella a un carnaval de miseria, la regin no se convirti en un pas del Tercer Mundo, como han dado a entender los medios en tono peyorativo: all, el Tercer Mundo ya exista y el huracn sac a la luz el desastre dentro del desastre y revel una pobreza abrumadora.

Pero la tormenta no slo revel la pobreza de los ms vulnerables, de los que no pudieron marcharse. Revel la pobreza de una prioridades falseadas que ponen la tecnologa al servicio de una rueda de muerte y no de vida, creando mquinas de matar a las que ahora llaman inteligentes y unos sistemas de vigilancia que, en palabras del poeta guayans Martin Carter, te controlan mientras duermes y apuntan contra tus sueos.

La madre naturaleza ha sacado a la luz la pobreza de una ideologa que, en su estrechez de miras, considera la seguridad un asunto militar, que no ve el papel de la cultura como sustentadora de la salud mental y del bienestar social de la gente, que son a su vez la base de la productividad econmica. Es una ideologa ciega al papel que desempea la cultura en la educacin, una cultura gracias a la cual nos preparamos para asumir nuestras responsabilidades en una democracia. Y es una ideologa hostil al papel que desempea la cultura en la bsqueda de la verdad.

Ms que ninguna otra cosa, lo que Katrina revel fue pobreza de imaginacin.

Harry Belafonte:

El doctor Martin Luther King Jr. dijo una vez: La autntica compasin es algo ms que dar una moneda a un mendigo. Si vivimos en una sociedad que crea mendigos, tenemos la obligacin, como humanos, de reestructurar dicha sociedad.

Plantemos cara a los que nos han dicho que era inevitable: Katrina no era imprevisible, la prdida de vidas humanas y el sufrimiento no eran inevitables. Han sido el resultado de una autoridad poltica que subcontrata su responsabilidad al sector privado y abdica por completo de esa responsabilidad en lo que se refiere a la vivienda, a la educacin e incluso a la evacuacin.

Mientras se reconstruye Nueva Orleans, asegurmonos de que la reconstruccin no significa una mayor victimizacin. Apoyemos los esfuerzos de esas gentes del Delta que han afirmado que no desaparecern silenciosamente en la noche, dispersndose por incontables ciudades todo el pas para convertirse en sombras sin techo, mientras los fondos de ayudas federales se destinan a la reconstruccin de casinos, hoteles y plantas qumicas. Asegurmonos de que los que han sido vctimas de esta tragedia tengan poder para participar en la recuperacin, la reconstruccin y la mejora de sus comunidades.

El don de la msica es unir a la gente, no slo a travs de la creacin de una identidad compartida sino tambin mediante la comprensin de una naturaleza humana comn. Conocernos a nosotros mismos es darnos cuenta de lo vinculados que estamos los unos con los otros.

Esta noche, mucha gente ha hablado de belleza, de cocina criolla y especias, del crisol que es Nueva Orleans: races africanas, blues, gospel y muchas otras tradiciones musicales que se han unido para crear una forma de arte genuinamente americana: el jazz.

Y jazz significa vida, tanto si la recibimos en una fusin de muchas notas que reflejan tradiciones diversas o, como dijo John Coltrane, como una nota nica, tocada en infinitas variaciones.

Comprometmonos con la vida.

http://www.commondreams.org/views05/0922-27.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter