Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2015

Qu pas en Curuguaty?
El precio de la lucha por la tierra en Paraguay

Vanessa Prez y Ral Garca
Voces en lucha


Cada vez que entra el tribunal en la sala y exclaman 'en pie', nos mantenemos sentados. Sabemos que es un acto de desobediencia y que no es propio de perfil bajo, pero somos incapaces de renunciar a ese maravilloso acto de libertad. Nos parece que aquellos hombres y mujeres que representando la justicia son incapaces de deponer sus circunstancias personales -por ms que estas les pesen- y obran de tal modo que la mxima de su accin no puede convertirse en ley universal, no merecen ningn tipo de respeto. Y ms an, cuando la libertad de 9 hombres y 4 mujeres depende de ellos. 13 campesinos y campesinas inocentes, que en acto de desobediencia civil ejercan su libertad y derecho a un pedazo de tierra en la cual poder vivir y cultivar en el Paraguay. A nuestros ojos, eso les llena de razn, de razones, de dignidad y dignidades. Erich Fromm lo afirm, el acto de desobediencia como acto de libertad es el comienzo de la razn. Ahora bien, cules son las razones del Estado paraguayo para juzgarles?

La sociedad paraguaya, pocos meses despus de lo ocurrido, ejerciendo su derecho a conocer la verdad, interpelaba al Estado preguntando: qu pas en Curuguaty? Hoy, la pregunta se ha instalado en el debate social y poltico no solo del Paraguay, ha traspasado fronteras, pintado calles, dibujado camisetas y escrito libros, reflejando que no hay una respuesta sino un conjunto de acontecimientos artificiosamente encubiertos y de difcil comprensin, detrs de los cuales est la derecha paraguaya en alianza con el imperialismo norteamericano.

Qu pas en Curuguaty?

El 15 de junio de 2012, 326 policas con furgones, caballera y un helicptero entraron a desalojar ilegalmente las tierras pblicas de Marina Ku, en la comunidad de Yvypyt, departamento de Canindey, donde acampaban decenas de familias sin tierra. El resultado de la invasin dej 17 muertos, 11 campesinos, varios de ellos ejecutados una vez heridos, y 6 policas. Y de igual modo que a los hechos les preceden las intenciones, las consecuencias de esos hechos quieren responsables; responsables que poco o nada tienen que ver con esas intenciones y que acaban siendo el chivo expiatorio del suceso. Aquellos campesinos y campesinas que lograron ponerse a salvo fueron imputados por la muerte de los 6 policas. Poco importa lo que develara la autopsia; estas pruebas iban a ser silenciadas en pos de una condena injusta. Los campesinos asesinados quedaron en el camino y su muerte hasta el da de hoy no ha sido investigada ni sancionada. Y es que en Paraguay pasan cosas muy raras, tan raras como que esta matanza signific el inicio de la mayor crisis poltica del pas en el siglo XXI y la continuacin del nuevo modelo de Golpe de Estado en Amrica Latina, inaugurado en Honduras en 2009.

Fernando Lugo, la democracia golpeada

El 20 de abril de 2008 se acude a las urnas por quinta vez despus del fin de la dictadura de Alfredo Stroessner en 1989. Ese mismo da, despus de seis ininterrumpidas dcadas en el poder, pierde las elecciones el Partido Colorado. El osado era un obispo catlico llamado Fernando Lugo, el cual asumi el mandato el 15 de agosto despus de recibir una dispensa papal en la que se le conceda la vuelta al estado laical y, por ende, la prdida del estado clerical para ejercer como poltico. Decan que enarbolaba una bandera cercana a la Teologa de la Liberacin, sin embargo, al carecer de estructura, su partido, el Frente Guas hara alianza con el tradicionalista Partido Liberal Radical Autntico. Bajo esas circunstancias, la recuperacin del Estado de Derecho prometa ser tarea complicada. Y si bien es cierto que sus objetivos principales fueron la reforma agraria, el mejoramiento de la justicia y la recuperacin de la soberana energtica, sus logros fueron discretos. Los movimientos campesinos estaban en una encrucijada ante el lento avance hacia la igualdad: si se movilizaban podran debilitar al gobierno y favorecer la estrategia de desgaste de la derecha; si no lo hacan se suavizaba la presin y se retardaba el proceso de cambio. Se opt por distender, as de 169 ocupaciones de tierra se abandonaron un centenar.

Para cuando Lugo comienza a investigar las tierras malhabidas (tierras fiscales repartidas ilegalmente, primero entre los amigos del rgimen stronista y despus entre la oligarqua paraguaya) ya haban pasado casi tres aos de su mandato. Las grandes corporaciones nacionales y extranjeras, nucleadas en la Unin de Gremios de la Produccin (UGP), intensificaron la campaa de desprestigio, que sumada al conflicto meditico que gener la negativa del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) a autorizar el cultivo de la semilla de algodn transgnico Bollgard BT de la compaa norteamericana de biotecnologa Monsanto, generaron un clima de ambigedad que el gobierno no supo resolver a su favor.

Con la derecha atenta, y hurgando donde ms dola, se aprovecharon dos circunstancias: Las fuertes protestas de la UGP contra el gobierno y la emboscada organizada de las tierras de Marina Ku, que deriv en la conocida masacre. De inmediato, Lugo fue acusado de traer el caos y la lucha de clases entre compatriotas, como aparece en las acusaciones del juicio poltico que lo destituy el 22 de junio de 2012. Su vicepresidente, el liberal Federico Franco, tom el poder hasta el 15 de agosto de 2013, cuando asumi nuevamente un presidente colorado, Horacio Cartes.

Los intereses ocultos tras la masacre.

Marina Kue tuvo una intencin concreta pero invisibilizada. Una orden de desalojo no va acompaada de un ejrcito. Ms bien, son los ejrcitos los que no van acompaados de papeles, porque cuando uno tiene la fuerza por qu debera acompaarlo la razn? Sea como fuera la estrategia funcion. Se present la masacre como un enfrentamiento, modificando el suceso y posibilitando la destitucin de Fernando Lugo por medio de una farsa golpista de juicio poltico parlamentario en el que jugaron un papel esencial los traidores del Partido Liberal.

Este golpe instal de nuevo un gobierno de ideologa fascista en el poder, el cual puso a funcionar, de inmediato, sus conocidas prcticas: despido de funcionarios opositores, criminalizacin de la lucha social, cooptacin o persecucin de dirigentes, compra de medios de comunicacin, legalizacin de semillas mejoradas, carta blanca para las transnacionales y los agrotxicos, expropiacin de los bienes comunes y restitucin de alianzas con el imperio yanqui.

Nuevamente en el estrado, la derecha recobraba la tranquilidad perdida durante el mandato de un gobierno que sin ser transgresor supuso un cambio en la dinmica de Paraguay y del pueblo paraguayo. Una dinmica que poda descontrolarse y generar un cuestionamiento real de los astronmicos beneficios del capital. El Partido Colorado no poda seguir alejado de la presidencia. Deba asegurar la cada de Lugo y para ello gener un clima de desorientacin y confusin que no permitiera distinguir con claridad su intencin: ganar las siguientes elecciones.

Marina Ku: tierras estatales en manos de una empresa, Campos Moromb

Segn datos oficiales del Censo Agropecuario del Ministerio de Agricultura y Ganadera del ao 2008, el 85% de las tierras cultivables del pas le pertenecen a una pequea oligarqua que representa el 3%. A da de hoy las cifras son ms drsticas, pero a falta de datos oficiales no se utilizan. Esto origina algunos de los problemas actuales: la acelerada expansin de la agricultura empresarial en detrimento de la biodiversidad de la agricultura familiar y en pos del empobrecimiento, el excedente de mano de obra, la contaminacin del suelo y el agua, la deforestacin o la forzada migracin campo-ciudad.

El campesino en la ciudad se suma a los cinturones de pobreza y miseria, sobreviviendo como puede. Este hecho se constata en el desbordamiento de estos cinturones hacia el mismo centro de la ciudad de Asuncin, donde pequeas casetas construidas con madera contrachapada dan cuenta de la magnitud del problema. Como nos deca Nstor Castro, procesado del caso Curuguaty, en el Paraguay sin tierra no se come y con tierra se vive. Este es el motivo por el cual en estas latitudes, como en muchas otras, se sigue ocupando tierras en reclamo de esa vida digna de la que la Declaracin Universal de Derechos Humanos hace gala. Por ello, una verdadera reforma agraria es urgente y necesaria.

En ese reclamo estaban las familias que decidieron ocupar las tierras de Marina Kue, las cuales formaban parte de las llamadas tierras malhabidas. El amigo del rgimen stronista que se aduea de dichas tierras es el hoy fallecido exsenador colorado Blas N. Riquelme, de la familia Riquelme, propietaria de Campos Moromb SAC y A.

Qu es Campos Moromb?

Campos Moromb Sociedad Annima Comercial y Agropecuaria es una empresa del grupo Riquelme. En 2012, Blas N. Riquelme era el presidente, Licy Yanes de Riquelme asuma la vicepresidencia, Jorge A. Riquelme era el director y Marta Riquelme la secretaria. Todo un linaje que logr apropiarse de las tierras de Marina Ku de forma fraudulenta.

Las 2000 hectreas que conforman Marina Kue fueron entregadas al Estado en 1967 por La Industrial Paraguaya SA (Lipsa), como forma de pago por las deudas contradas, para uso de la Armada Nacional. Desde 1967 hasta 1999, de manera ininterrumpida, el Destacamento Naval Agropecuario Km 35 Curuguaty ocup las tierras, tal cual data en el registro administrativo de la fuerza naval, donde se seala que se desocup el lugar por problemas logsticos. Cinco aos despus, el 19 de abril de 2004, el Movimiento por la Recuperacin Campesina de Canindey (MRCC) inici las acciones administrativas correspondientes para solicitar las tierras para la ampliacin de la colonia Yvypyt de Curuguaty. Ese mismo ao, las tierras fueron desafectadas de la Armada mediante decreto del Poder Ejecutivo y transferidas al ente estatal para la administracin de la poltica agraria. En paralelo, el INDERT (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra) reactiv las gestiones para la transferencia legal del inmueble. Mientras esto ocurre, la empresa Campos Moromb SAC y A. inicia un juicio de usucapin (ley que permite obtener tierras por ocupacin) que gana en primera y segunda instancia gracias a varias irregularidades.

Cuando los campesinos y campesinas ocupan estas tierras, la empresa Campos Morombi presenta una denuncia por invasin de inmueble ajeno solicitando el carcter de auxilio judicial y desalojo. La consecuencia de esta solicitud fue una masacre, la masacre de Curuguaty.

Reserva natural un pedazo de tierra?

Actualmente, el caso contina en disputa legal. En cambio, sin haberse clarificado la titularidad de propiedad, la empresa Campos Moromb, a principios de septiembre, lleva a cabo otra irregularidad. En esta ocasin la astucia consisti en realizar una donacin de las tierras de Marina Kue al Estado para declararlo reserva natural. La donacin gener mucha polmica y abri un debate que ha durado hasta el 24 de noviembre reciente, fecha en que el actual presidente Horacio Cartes decide validar la ltima artimaa de los Riquelme aceptando la donacin. El colorado declara aceptar para dar por acabado el tema. Importante resear que sern las Fuerzas Armadas de la Nacin las encargadas de resguardar y custodiar la integridad de la reserva, as como la conservacin de sus recursos.

Y desde nuestra discreta distancia preguntamos: habr tenido algo que ver el hecho de que los familiares de los procesados de Marina Kue y de los campesinos asesinados volvieron a ocupar las tierras a finales de agosto?, ser que en esta ocasin ordenar un desalojo despertara la indignacin de los paraguayos y paraguayas, propiciando un levantamiento a favor de los compaeros y compaeras?, es posible que la astucia de la derecha sea tan grosera que haya estudiado las caractersticas de las nuevas generaciones y haya observado que demandan un inocente cuidado del medio ambiente?, ser posible que hayan conseguido legitimar los cultivos de soja transgnica de los brasileros en primera lnea de carretera y protegidos por la reserva natural en unin con las Fuerzas Armadas garanticen el cultivo de marihuana en el interior del territorio? Parece que todo apunta a planes de enriquecimiento de unos pocos en base al pisoteo de muchos otros.

Es o no es casualidad que en el pas ms pobre de Amrica Latina gane Horacio Cartes las elecciones? Como deca Ernesto Guevara: un pueblo que no sabe leer ni escribir es un pueblo fcil de manipular. Tiene sentido declarar reserva natural un lugar cuyos alrededores son hectreas de monocultivo de soja transgnica? Puede ser la tierra de Marina Kue, ocupada durante aos por la marina, una reserva natural? y, lo ms importante, con qu tica el Estado paraguayo decide expulsar a decenas de familias necesitadas de tierra, techo y comida hacia los atestados cinturones de pobreza de la ciudad? Sera muy inocente pensar que esta donacin se realiza y acepta a favor de la preservacin del medio ambiente.

Rubn Villalba, Nstor Castro, Felipe Bentez, Dolores Lpez, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana, Lucia Agero, Juan Carlos Tillera, Alcides Ramrez, Mara Fani Olmedo, Felipe Nery Urbina, Luis Olmedo y Raquel -una adolescente en el momento de los hechos y que se la est juzgando en un juicio aparte- , son los rostros que el Estado ha elegido para purgar la maniobra. Desde entonces viven encarcelados, primero en las penitenciarias y, despus de varias huelgas de hambre, en prisin domiciliaria. Salvo Rubn, hoy preso en la vergonzosa prisin de Tacumb. Actualmente estn siendo juzgados. Mientras, el presidente del pas quiere dar por terminado el tema aceptando la donacin de Campos Moromb. La pobreza debatiendo contra la riqueza acumulada de los oligarcas. El fiscal, Jalil Rachid, cuyo padre, referente estronista, tena relaciones polticas con Blas Riquelme, los quiere entre rejas, no consiente ningn reclamo. Cuando los mira, los observa detrs de esa careta de tipo de buena familia y seguro de s, sabedor de que tiene al tribunal de su lado. Con ese posicionamiento de superioridad entra y sale de la sala por la puerta de atrs para que no le molesten los periodistas. Hay unos espaoles que quieren conocer tu opinin, le dice su compaera. No quiero hablar con nadie dice Rachid. El fiscal se niega a hablar con nosotros y el Ministerio de Justicia da largas a nuestra solicitud para ingresar nuestras cmaras en la crcel de Tacumb y entrevistar a Rubn Villalba, sin ni siquiera darnos una respuesta durante los casi dos meses que permanecemos en Paraguay. Qu esconden? 

Vanessa Prez y Ral Garca, del proyecto sobre Amrica Latina Vocesenlucha.

Fuente:  www.vocesenlucha.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter