Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2015

Quin ganar y quin perder en la batalla por Ana Beln Montes?

Douglas Calvo Ganza
Rebelin


La respuesta superficial es obvia. Bastar un simple No desde el Bur de Prisiones, y las condiciones de la condena de la compaera presa proseguirn sin cambio ni alteracin, hasta el ltimo da de su pena. Quin ganar? Pues el poderoso Gobierno norteamericano, quien har as una clara demostracin de fuerza: nosotros sabemos condenar muy bien el delito de espionaje.

Ciertamente, la perspectiva de vegetar durante 25 aos en un aislamiento absoluto y olvidado, desalentar a cualquier futuro candidato a trabajar encubiertamente para Cuba en los EEUU. Tras este ejemplo, nadie imitar a Ana Beln Montes, y podr decirse sin problemas que ella fue la ltima espa defensiva de La Habana.

Pero esa victoria obvia tiene otros matices que tal vez no se han calculado en Washington, y son igualmente de peso. Los iremos mencionando, y a la vez haremos una serie de preguntas.

a) Cuando empezamos la proyeccin pblica del Comit en octubre, haba aproximadamente unas 60 personas involucradas. Hoy, en slo dos meses, ya hay cientos de simpatizantes en 23 pases, crecen las organizaciones y asimismo las personalidades interesadas (entre las cuales se encuentran desde cientficos de primer rango o literatos ganadores del Premio Casa de Las Amricas, hasta activistas como la ex presa poltica norteamericana Lynne Stewart, y artistas de tanto mrito como Vicente Feli y Silvio Rodrguez) PREGUNTA: Si en dos meses se ha logrado tanto, Hasta dnde habr llegado este movimiento en el ao 2023? Le conviene a la reaccin que esa bola de nieve crezca hasta convertirse en un Himalaya?

b) El Estado Cubano no ha intervenido en nada de esto. Se suele decir por algunos que en la Cuba totalitaria slo hay tres tipos de ciudadanos: viles agentes de la Seguridad, pobres ciudadanos aterrados y valientes opositores. Adems, no hay otra sociedad civil que la que se opone al Gobierno. Y de pronto, vemos cmo espontneamente, voluntariamente, libremente, las personas de la Isla y tambin cubanos emigrados, accionan en pro de una compaera presa por defender a Cuba; y ello sin mandato estatal, sin recibir un centavo de nadie, ni tampoco una visa para viajar a lares de sper-abundancia, o una beca en Universidades prestigiosas, ni algn loable premio internacional por defender los Derechos Humanos. Ni siquiera obtienen un incremento de su buena reputacin (al revs). Slo reciben la satisfaccin tica y espiritual de cumplir la deuda moral que tenemos todos los nacidos en este pas (y reitero, todos) con la olvidada Ana Beln Montes. PREGUNTA: Si este proceso sigue en marcha, Dnde habr quedado hacia el ao 2023 el mito maniqueo sobre una sociedad civil cubana monocromtica ideolgicamente y en oposicin al socialismo? Y cul de las Dos sociedades civiles habr ganado mayor prestigio moral por aquel entonces: la de los viajes-premios-becas-dineros-publicidad por hacer anti-castrismo, o la del sacrificio-desinters-altruismo-espontaneidad por ayudar en una tarea tan humanitaria? Seguro que los planes subversivos ideolgicos contra Cuba no corren riesgo alguno, si se sigue desarrollando ms y ms este accionar independiente y abnegado de ciudadanos LIBRES cubanos?

c) Hoy hay un viraje hacia la derecha en el espectro poltico: pierden elecciones gobiernos progresistas en Latino-Amrica, ascienden al poder en Europa partidos ultra-conservadores. Parecera que Fukuyama es ratificado: llega el fin de la Historia, con la muerte a escala mundial de las utopas y el enaltecimiento radical del mercado ciego y desigual. Y de pronto, en torno a una mujer confinada, se renen ms y ms progresistas de mltiples pases; desafan con firmeza los climas militarizados y amenazas terroristas, para obtener cientos de firmas; se comunican entre s crecientemente, se amistan sin reservas, se organizan in crescendo Todo en torno a Ana Beln Montes, quien amenaza a las potencias monopolistas con convertirse en una suerte de Juana de Arco socialista. PREGUNTA: Si en torno a Ana siguen creciendo las simpatas de una izquierda mundial que hoy vuelve a parecer en retirada; si se fortalece ms y ms el simbolismo circundando a su persona, y si asciende continuamente el aglutinamiento de los progresistas en torno a ella, al llegar el ao 2023, Hasta qu punto habr ayudado ese encarcelamiento a unificar a los indeseables opuestos al Nuevo Orden Mundial neoconservador y neoliberal? No estarn creando esos carceleros, da a da, un cono peligrossimo para los planes de desarticulacin de los movimientos revolucionarios en todo el orbe? No estarn ellos regalndole a la izquierda un modelo de valenta, desinters, sacrificio y resistencia, el cual extermina en lo espiritual al hroe pequeoburgus, cuyos burdos logros slo consisten en la mayor cantidad de dinero que sepa amasar? No nos estarn obsequiando crecientemente esos alguaciles un prototipo del ya olvidado hombre nuevo del Che, el cual ayudar hasta lmites impensables a todos los levantiscos del orbe, para reanimarse, fortalecerse, y reencaminarse frente a la contra-ofensiva reaccionaria?

El socialismo es ortodoxamente identificado por muchos con dureza, crueldad, obstinacin y Estado Policaco, en oposicin a un sistema democrtico capitalista muchsimo ms liberal, magnnimo y benevolente Sin embargo, citaremos algo curioso: en la URSS pos-Stalin A partir de 1953, la cifra de prisioneros fue disminuyendo regularmente. Entre 1953 y 1957, el Presdium del Soviet Supremo anunci diversas amnistas para diferentes categoras de prisioneros; entre ellas, hubo en 1955 una para quienes haban colaborado con el ocupante alemn. [Eran traidores a la Patria, indultados masivamente por la dura y feroz Unin Sovitica tras cooperar con los nazis exterminadores de su propio pueblo.] Le siguieron otras amnistas en 1956-1959. Y por cierto que (aunque haba centros equivalentes a ste donde est enclaustrada Ana, diseados para personas convictas de delitos especialmente severos), resulta interesante el que en las prisiones generales Haba dos regmenes: el general y el estricto. Un prisionero no poda estar sometido al segundo por ms de seis meses ya que los juristas soviticos llegaron a desarrollar la premisa bsica de que un prisionero segua siendo un ciudadano y de ah que la crcel en la Rusia totalitaria es una donde se acaba con el trabajo esclavista, que posee procedimientos judiciales, donde los prisioneros gozan de algunos derechos y pueden enfrentarse a la administracin penitenciaria, en el que no se les veta el acceso al mundo exterior, pueden entrevistarse con un abogado o protestar legalmente por el trato que reciben. [1]

Obviaremos casos tristes ocurridos con detenidos medio-orientales durante la Guerra contra el Terror. Concentrndonos slo en Ana Beln Montes, Cuntos de esos derechos que conceda la demonizada URSS a sus presos, le estn otorgando los filantrpicos Estados Unidos a esa ciudadana suya? Acaso los bolcheviques saban ser ms humanitarios que los yanquis? -PREGUNTA: Si prosigue ese aislamiento hasta el 2023, dnde habr quedado a esas alturas la imagen legendaria de la sper-nacin que lidera la tutela de los Derechos Humanos a nivel global? Se puede defender Derechos Humanos y comportarse a la vez de modo poco humano? Y qu otro trabajo le daremos a los que viven escudriando quin cae preso en Cuba, para quejarse luego de la brutalidad del rgimen castrista? Cmo protestarn algunos en pro de la libertad de ciertos presos en La Isla, y a la vez debern manifestarse airadamente a favor del aislamiento a ultranza de esa mujer en USA?

Tendremos activistas por la emancipacin carcelaria, quienes abogarn simultneamente por encarcelamientos incomunicados cuasi-perpetuos? Humanistas que tambin son anti-humanos? Protestadores anti-reclusin que a la vez son voceros pro-incomunicacin? Laureles otorgados por la lucha en aras de la libertad sin fronteras, ornando las sienes de quienes abogan por el grillete sin paliativos? Hasta dnde se habr hundido en el 2023, el prestigio de los que gritan defendemos a la noble democracia y a la humanitaria libertad universal y a la vez que Ana Beln se pudra en la crcel, porque traicion a nuestra generosa democracia y a nuestra bienhechora libertad universal?

Patrocinando la normalizacin EEUU-Cuba, la seora Hillary Clinton ha dicho respecto al Embargo: Debemos sustituirlo por un acercamiento inteligente que le d poder () a la sociedad civil cubana. Y tambin: Los cubanos quieren comprar nuestros productos, leer nuestros libros, navegar en nuestra web y aprender de nuestra gente. Ellos quieren llevar su pas al siglo XXI. Ese es el camino hacia la democracia y la dignidad, nosotros debemos caminar a su lado.

En lo personal, estoy completamente de acuerdo en aprender de cualquiera que pueda ensearme. Pero, con el mayor respeto:

a) El derecho penal del siglo XXI busca en todo caso reformar al prisionero, promover penas sustitutivas, luchar contra las arbitrariedades carcelarias por medio de instituciones jurdicas antiguas (Habeas Corpus, la VIII Enmienda en EEUU), u organismos noveles (la Organizacin Mundial contra la Tortura y otros). As, que me perdone la respetable dama supradicha, pero declino esa instruccin tan gentilmente ofrecida: imitar prcticas como ese aislamiento a Ana Beln, el cual ya pronto arribar a los 15 aos (2001-2016), ms que hacer a los cubanos avanzar al siglo XXI, nos hara retroceder hacia los tiempos del prisionero de la mscara de hierro en la Bastilla, durante el siglo XVIII.

b) La sociedad civil cubana que se va a empoderar con apoyo norteamericano, incluye movimientos como el nuestro, que sin ser gubernamental ni estatal, s es de izquierdas y es revolucionario? No dicen ellos que quieren beneficiar al pueblo de Cuba y no a los Castro? Bien, nosotros somos parte de ese pueblo. No calificaremos para ser escuchados? Acaso la famosa sociedad civil post-Castro slo contempla un apoyo a las mentalidades y organizaciones pro-neoliberalismo, anticomunistas, etc.? Si es as, vuelvo a declinar el brindado aprendizaje. Pues una estrategia que promueve sin ms una futura sociedad civil de derechas en Cuba, es simplemente una maniobra retrgrada para imponernos una dictadura neo-batistiana o algo por el estilo. Ya es demasiado tarde para eso

c) Por ltimo, dentro de los eventos de normalizacin Washington-Habana, y teniendo en cuenta que Ana Beln Montes fue una pionera en la poltica de armonizar las relaciones, segn muestra su alegato, me llama la atencin que un buen gesto entre dichas naciones ha sido el canje de prisioneros (los Cinco por Alan Gross y Sarraf Trujillo, ese topo tan alabado pblicamente por Barack Obama - quien obviamente no le teme al trmino espa, como tampoco le tiene miedo a ste el Estado Sionista de Israel, el cual, tras arduo cabildeo, consigui la libertad condicional para su espa Jonathan Pollard -). Durante ese proceso, tales accionares clementes han proseguido, y por ejemplo, durante la visita del Papa a Cuba y a EEUU, 3.522 presos cubanos fueron liberados por el Estado totalitario de los hermanos Castro. Pero Ana sigui en las mismas, dentro de la sper-democracia que se ensaa contra ella.

Cmo? Los villanos castristas abren la mano, y los lderes del mundo libre la contraen con fiereza? Los arcaicos tiranos perdonan, y los adalides de la libertad resultan vengativos y crueles? Cmo se entiende esa contradiccin entre el decir y el hacer? -PREGUNTA: Si prosigue ese aislamiento hasta el 2023, dnde quedar ese programa de instruccin en materia de Derechos Inalienables, preparado en Washington para el tosco pueblo de Cuba? Dnde el discurso sobre la emergente sociedad civil cubana, que al parecer es ms bien una futura asociacin orwelliana de comunidades anexionistas? Dnde se encuentran el ejemplo, la gua, la luz humanitaria que debe exhibir todo maestro de humanismo ante su alumno? Dnde la autoridad moral y tica, con la cual se sacar del analfabetismo espiritual e intelectual a nuestro pobre pueblo, tan iletrado y tan desprovisto de tradiciones o hroes? Acaso dicha futura enseanza slo confa en el poder de Don Dinero? Sin dudas, ste es un caballero poderoso. Pero no todos son comprables, y si no, pregntesele a Ana Beln Montes, quien prefiri el sufrimiento en aras de sus ideas anti-belicistas, a la comodidad burguesa que ya tena asegurada

Termino con esto: bastar un simple No desde el Bur de Prisiones, y hasta el 2023 Ana seguir aislada. Pero a su salida la esperar un fraterno colectivo humano de proporciones impredecibles; una sociedad civil cubana polifactica y enrgica, bien fortalecida; una izquierda mundial, alentada y robustecida por el admirable ejemplo de resistencia de esa luchadora solitaria; un programa de la Casa Blanca orientado a ensearle Derechos Humanos a Cuba, bastante desacreditado; un pas poderoso que aspira a servir de ejemplo supremo, muy desprestigiado

Y una mujer que pese a todo el odio en su contra, habr entrado en la Historia para siempre y como un smbolo poderossimo.

De modo que vuelvo a preguntar: Quin ganar y quin perder REALMENTE en la batalla por Ana Beln Montes?

Pues yo voto por Ana y todos los que la defienden. En cuanto a los otros, el apoyar esa terca violacin de los Derechos inalienables de la humanidad, les significar un suicidio moral de incalculables y ttricas consecuencias.

10 de diciembre del 2015 Da de los Derechos Humanos

Nota:

[1] Moshe Lewin. El siglo sovitico. Qu sucedi realmente en la Unin Sovitica? Barcelona, Crtica, 2006.

Douglas Calvo Ganza. Coordinador Comit Cubano Pro Trato Humano Para Ana Beln Montes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter