Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2015

El asalto contra Stop the War en realidad est dirigido a Corbyn

Tariq Ali
The Independent/La Jornada


El movimiento Stop de War (Detengan la Guerra), del que soy miembro fundador, fue creado para oponerse a la guerra, que evidentemente era una venganza contra Afganistn, en 2001. Recuerdo haber discutido en esa poca sobre el desastre que sera para los afganos una intervencin blica; desestabilizara al vecino Pakistn y terminara no resolviendo nada.

Me equivoqu en un punto: porque todava no ha terminado. Tambin denunciamos que la guerra contra Irak estaba basada en una mentira enorme. Un milln de vidas ms tarde, el pas sigue siendo una ruina; su infraestructura est destruida y el vaco poltico que existe provoc el surgimiento del Isis (hasta Obama reconoce este hecho), mientras los polticos occidentales responsables de estos crmenes estn libres. En ese tiempo muchos kurdos famosos fueron invitados a los estudios de la BBC para apoyar la guerra.

Hicimos campaa, como minora contra la campaa de seis meses de la OTAN en Libia, que cost entre 20 mil y 30 mil vidas y dej al pas dividido en tres zonas yihadistas (Isis, Al Qaeda y variables locales de ambos grupos).

En ninguno de estos casos los medios ingleses condujeron una cacera de brujas para acusarnos de ser una fuerza maligna para la poltica britnica. Entonces, a qu se debe el actual ataque contra Stop the War, en el que participan incluso algunos miembros destacados del Partido Verde, quienes argumentan que hemos perdido la brjula moral?

La respuesta es simple: adems de las guerras en Medio Oriente, ahora tenemos esa horrenda y desagradable guerra en Inglaterra, cuyo objetivo es el lder laborista, Jeremy Corbyn. Algunos esperaban que la mayor parte del Parlamento votara en favor de bombardear Siria.

Esto no sucedi.

El pattico discurso en favor de la guerra del laborista Hilary Benn (quien tambin, en su momento, apoy la guerra contra Irak) fue inflado a niveles inconcebibles por los medios y el establishment poltico, desesperado por sustituir a Corbyn.

Cmo explicar que la mayora de los legisladores laboristas vot en contra? Fcil. Fueron intimidados por los militantes de Stop the War. Tres pginas de esta basura fue publicada en The Independent. El verdadero intimidador fue el chico de Bullingdon (club de estudiantes de la universidad de Oxford, en el que estudi el primer ministro David Cameron, N de la T) en el Parlamento, quien acus a los parlamentarios antiguerra de ser simpatizantes del terrorismo, al igual que Bush lo hizo cuando lanz su guerra contra el terror.

Pero no hubo mencin alguna de los diputados laboristas que fueron convencidos de votar por los bombardeos, gracias a videos sobre Siria que vieron en el Ministerio de Defensa.

Acaso alguien intimid al leal contingente escocs en el Parlamento, o ms bien decidieron por s mismos que deban respetar el hecho de que 70 por ciento de los escoceses se considera opuesto a la guerra?

Al frente de esta campaa contra Corbyn, quien no hizo el menor intento de ocultar sus opiniones sobre la poltica domstica ni interior antes de las elecciones, estn sus propios colegas thatcherianos en las bancas de adelante y las de atrs.

Ningn opositor al Partido Conservador jams ha despertado semejante odio y encono, siendo un lder recin electo.

La bilis se reserva para aquellos que rehsan abandonar la socialdemocracia. Al darse cuenta de que los argumentos contra la austeridad son populares, los bandidos se han cambiado al patriotismo, la defensa de sus razones y la seguridad de su reino, volviendo sagrados los ridculos misiles Trident en el proceso.

Una probada general de esto se aprecia en todos los programas matutinos, los cuales sugieren que si Corbyn resulta electo todo el ejrcito se amotinar. Dado que Corbyn es miembro fundador de Stop the War, el asalto propagandstico en su contra est esencialmente diseado para debilitarlo y destruirlo.

Stop the War se opone a las intervenciones extranjeras, especialmente en lugares en que el gobierno britnico ya est involucrado. Existe una larga tradicin de actividades de este tipo en la poltica inglesa, comenzando con la observacin que hizo William Morris en 1885, quien afirm que la derrota del ejrcito britnico en Sudn, bajo el mando del general Gordon y a manos de Mahdi (el lder religioso por excelencia), era positivo porque debilit al imperio britnico. l, entonces, escriba como socialista.

Durante los aos 50, la Campaa para el Desarme Nuclear impidi que Gran Bretaa se convirtiera en rplica de Estados Unidos o Alemania Occidental.

Durante ms de 100 aos, diputados laboristas fueron parte del movimiento antes de que la capitulacin de Aneurin Bevan (lder laborista histrico, promotor de una red de seguridad social, nacido en 1897 y fallecido en 1960, N de la T) diera marcha atrs a la decisin del ao siguiente.

Stop the War se ha fundado en distintos momentos. Es y siempre ha sido una coalicin de individuos y organizaciones que difieren en sus opiniones sobre muchos temas. Por eso siempre se han hecho campaas en torno a un solo tema. Nunca se han hecho campaas de antipata contra el Talibn, de Saddam; de Kadafi o de Assad. Se exige que sean retiradas todas las tropas extranjeras (incluidas las rusas) y que cesen los bombardeos areos.

Los argumentos contra la guerra de Stop the War no son tan distintos de los que plantean columnistas conservadores que no pueden ser intimidados: Simon Jenkins, Peter Hitchens, Peter Oborne. Ninguno de los tres simpatiza con Corbyn.

Hemos sido consistentes durante aos, y por eso la organizacin ha sobrevivido. No existe en otro lugar un organismo similar. El reciente incremento de actividades contra la debacle en Siria se debe a la creciente conviccin de que el caos asesino en la regin, que tanta miseria a provocado, slo empeorar con ms bombas. La imagen de cientos de miles de refugiados sirios buscando techo en Europa ha hecho que muchos se den cuenta que la paz no se obtiene con la guerra que promueven Estados Unidos, Europa y Rusia.

Por eso la tendencia contra Stop the War, que han adoptado algunos de los verdes ms importantes, sugiere una prdida de valenta poltica. Es muy cnico detectar en este comportamiento un temor a que el Flautista de Islington (Corbyn, N de la T) est atrayendo apoyo electoral de muchos verdes y, por tanto, tiene que ser acusado de algo?

La brjula moral del movimiento antibelicista no ha cambiado. No es ni mejor ni peor que el da en que se fund. Las guerras continan. Espero que este domingo haya una gran marcha.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/12/13/opinion/025a1mun

Traduccin: Gabriela Fonseca



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter