Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2015

Eleccin en Argentina: quin gan qu?

Immanuel Wallerstein
La Jornada


El 22 de noviembre de 2015, Mauricio Macri derrot a Daniel Scioli en la eleccin presidencial argentina ms o menos con escaso margen, apenas por menos de tres puntos de porcentaje. La mayora de los analistas le llamaron a esto un triunfo de la derecha sobre la izquierda. Esto no es falso, pero sera demasiado simple. De hecho, la eleccin reflej los muy complejos desarrollos que ocurren por toda Amrica Latina en los tiempos que corren. Leer mal lo que est ocurriendo puede conducir a errores polticos importantes en la dcada venidera.

El relato comienza durante la Segunda Guerra Mundial. El gobierno de Argentina era neutral, pero de hecho simpatizaba con las potencias del Eje. A principios de 1943, entr a escena un movimiento de oposicin que vinculaba los movimientos sindicales y los oficiales ms jvenes. Una figura clave fue el coronel Juan Domingo Pern, que se convirti en secretario del Trabajo del gobierno. Su breve arresto, en 1945, condujo a manifestaciones callejeras y a su liberacin ocho das despus. Las elecciones de 1946 fueron esencialmente entre Pern, candidato pro-obrero, en favor de un Estado benefactor y anti-imperialista (es decir, anti-estadunidense), y un candidato de derecha, abiertamente apoyado por el embajador de Estados Unidos. Pern gan e implement su programa con la asistencia de su carismtica segunda mujer, Evita, herona de los descamisados.

El peronismo no es una poltica, sino un estilo a veces llamado populismo. De ah se sigue que, en trminos de polticas, hay muchos peronismos de derecha, de centro y de izquierda. Lo que los une son las figuras mticas. El peronismo ms o menos de izquierda de Pern fue llevado a su fin por un golpe militar en 1955. Pern se fue al exilio y se cas con su tercera mujer, Isabel, que era espaola.

Los militares permitieron elecciones en 1973. Pern retorn y promovi su eleccin con Isabel como candidata a la vicepresidencia. Muri tras un ao en el cargo y le sucedi Isabel, que fue muy impopular. ste fue un periodo de golpes militares de derecha por toda Amrica Latina Chile, Brasil, Per, Uruguay y Argentina. En Argentina a este periodo se le conoce como la guerra sucia, en la que tal vez hubo 30 mil desaparecidos, eliminados brutalmente.

Para 1983, los militares haban agotado su propio respaldo y pareci sabio y seguro retornar a un rgimen civil. En 1989 lleg a la presidencia un peronista, Carlos Menem. Impuls una poltica de derecha, tanto por su obediencia a los requisitos neoliberales del FMI como por su alineacin con las prioridades geopolticas de Estados Unidos.

En 1998, la eleccin de Hugo Chvez como presidente de Venezuela marc el principio de la llamada ola rosa. Fue consecuencia no slo de la consternacin popular hacia los serios desplomes en el ingreso ocasionados por la observancia del Consenso de Washington, sino por el inicio del declive del podero estadunidense en Medio Oriente, a lo cual se le daba una atencin prioritaria.

En 2001, un movimiento ms o menos anarquista, los piqueteros (que bloqueaban calles negndose a mover) emergieron como importante fuerza poltica. Su mtodo poltico era el cacerolazo (golpear las cacerolas y sartenes de metal). Su consigna era Que se vayan todos! Finalmente forzaron al gobierno neoliberal, pero peronista, a renunciar.

Tras disturbios persistentes, las elecciones de 2003 confrontaron al peronista neoliberal Carlos Menem contra el peronista altermundista Nstor Kirchner. La ventaja de Kirchner en las encuestas fue tan grande, que Menem se retir. Kirchner gobern por cuatro aos y lo sucedi su esposa Cristina, quien fue electa dos veces con grandes mrgenes. Argentina estaba gobernada ahora por una subvariante del peronismo llamada kirchnerismo.

Cristina no poda competir de nuevo en 2015 debido a una ley que prohbe estar ms de dos periodos sucesivos en el cargo. Las fuerzas kirchneristas, conocidas como Frente para la Victoria (FPV), pusieron como candidato a Daniel Scioli. ste, considerado ms centrista que Cristina, hizo que el respaldo de ella fuera tibio. Sin embargo, se esperaba que en las primarias del 9 de agosto Scioli ganara fcilmente en la primera ronda. Lleg primero, pero fue forzado a una segunda ronda, en la cual, por estrecho margen, gan Macri.

La victoria de Macri es parte de una tendencia latinoamericana. Los buenos das de la expansin econmica de las economas emergentes haban alcanzado sus lmites a lo largo de la economa-mundo y estaban causando apreturas de cinturn por todas partes. Macri prometi una solucin econmica, una que controlara la inflacin y renovara el crecimiento econmico. No obstante, asever que su programa sera moderado en ciertas formas. No reprivatizara las industrias que Cristina haba renacionalizado. Y mantendra algunas de las medidas de un Estado benefactor propias de los regmenes kirchneristas.

No hay ninguna duda de que Macri es un hombre de derecha y que intenta gobernar tan a la derecha como pueda. La cuestin es qu tan lejos puede llegar. Se enfrenta a dos constreimientos importantes. Uno es mundial; el otro es interno. El constreimiento de orden mundial es el grado al que ocurrir un resurgimiento de los buenos tiempos del Sur Global en la dcada venidera. Si no llegan esos buenos tiempos, Macri tendr que explicar, en las elecciones de 2019, por qu sus soluciones no resolvieron nada o muy poco para la vasta mayora del pueblo argentino. En resumen, cargar con la culpa de las continuadas dificultades econmicas en lugar de Scioli (y los kirchneristas).

El constreimiento interno es ms sutil. Algunos analistas consideran que Cristina est bastante feliz con la derrota. No slo porque no le guste l, sino porque si hubiera ganado sera muy probable que habra contendido en 2019. Cristina puede ahora ser la candidata en 2019, la ltima oportunidad que su edad podra, razonablemente, permitirle.

Mientras escribo esto, Macri no ha mostrado an su programa preciso. Est en favor de maximizar la apertura de fronteras que permitan un libre flujo de mercancas y capitales. En particular desea terminar con el cepo al dlar el vnculo de la tasa oficial del peso respecto al dlar estadunidense. Pero no totalmente, al menos no en lo inmediato. Debe balancear el efecto negativo a corto plazo, los vuelos de capital, con el efecto positivo de mediano plazo que l asegura va a ocurrir una mayor inversin extranjera que en s misma bajar la tasa de cambio y por tanto la inflacin.

Desea participar en los tratados de libre comercio que estn en proceso, tanto en el Pacfico como en el Atlntico. Y busca redefinir el papel de la alianza comercial sudamericana del Mercosur.

En los asuntos del mundo desea restaurar relaciones cercanas con Estados Unidos y alejar a Argentina de sus relaciones con Irn. Desea reafirmar el respaldo hacia la Organizacin de Estados Americanos (OEA), la estructura que incluye a Norte Amrica que casi todos los otros pases de Amrica Latina han querido reemplazar por miembros nicamente latinoamericanos y del Caribe. Pero tambin afirma que su prioridad en poltica exterior son sus relaciones con Brasil, el mayor socio comercial de su pas. Y la presidenta Rousseff dijo que asistir a la toma de posesin de Macri. Brasil ser una restriccin para Macri

Finalmente, un asunto de los ltimos aos ha sido la ley de amnista que absolvi a los militares de todos sus crmenes cometidos durante la guerra sucia. El rgimen de Kirchner ha rechazado la amnista y estaba juzgando a las pocas figuras importantes que an siguen vivas. Macri ha dicho que no interferir con el proceso judicial, para consternacin de algunos de los ultras de su bando. Pero no liberar a quienes estn siendo procesados por insuficiencia de pruebas?

En resumen, Macri s representa de hecho un empuje hacia la derecha. Pero no representa el final del kirchnerismo, ni una situacin donde la izquierda (de cualquier forma que la definamos en esta situacin particular) est desarmada y sin esperanzas.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/12/12/opinion/022a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter