Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2015

Las dos lecciones de Pars: democracia y clima

Roberto Savio
Alai


En pocos das, Pars envi al mundo dos lecciones fundamentales sobre la democracia y el clima, que los medios han tratado como temas separados, pese a que en realidad, no podemos seguir ignorando el comn denominador que vincula los dos temas: la democracia est en decadencia.

Si bien todos los medios de comunicacin han informado de la derrota del Frente Nacional (FN) en las elecciones administrativas francesas, pocos han recordado la vieja observacin de que ganar una batalla no significa ganar la guerra.

No hay duda de que el FN se est convirtiendo en un partido importante. En estas elecciones, el sistema poltico tradicional, representado por el centro-derecha de Nicolas Sarkozy y el socialista, bajo la gua de Franois Hollande, han unido sus fuerzas de nuevo, dejando fuera a Marine Le Pen.

Sin embargo, lleg el momento de considerar que la derecha en Europa, as como en Estados Unidos, va ms all de ser nostlgica y xenfoba. Su crecimiento en todos los pases europeos se debe a un nmero creciente de ciudadanos descontentos, muchos de los cuales provienen de la clase obrera y de los sectores ms pobres de la sociedad.

Ciudadanos que antes votaron izquierda y que ahora se confiesan frustrados con la decadencia de las estructuras de bienestar social, por el desempleo de ellos y de sus hijos, por un Estado que se repliega en favor del mercado, con la creciente injusticia social, con la inmigracin, que sienten como una amenaza, por la prdida de su identidad nacional y por una corrupcin escandalosa.

Esto crea una nueva categora, que podramos llamar "economa del nacionalismo", que quiere retirarse de cualquier intrusin extranjera, ya sea de la Unin Europea, de los inmigrantes, de la OTAN o de las multinacionales. Miran a los partidos tradicionales como un mecanismo auto-referente de las lites, que no rinden cuentas, que estn interesadas en perpetuarse en el poder, sin ofrecer a los ciudadanos lo que necesitan.

Una mezcla de xenofobia, nacionalismo, nostalgia de un pasado mejor, el llamamiento a una economa para mejorar la nacin sin dar espacio a las fuerzas e instituciones extranjeras, es un techo lo suficientemente grande como para dar cabida a una parte creciente del electorado.

Los partidos tradicionales han hecho todo lo posible para hacer posible esos sentimientos. Se basan cada vez ms en las figuras y menos en las ideas y en una visin para el futuro. Han perdido la estructura clsica de la afiliacin partidaria, para convertirse cada vez ms en movimientos de opinin pblica, con la campaa ms proclive a lanzar imgenes de marca que programas.

Mientras escribo, el primer ministro italiano Matteo Renzi estaba diciendo a sus seguidores lo que muchos de la elite poltica estn pensando. Ya no hay una izquierda y una derecha, dijo, explicando que su partido (Partido Demcrata) se convertira en un partido de la nacin, en sustitucin del partido de centro-izquierda con el que asumi el cargo en diciembre de 2013.

Esta falta de identidad de la izquierda se ha traducido en un xito de los polticos de derecha, primero en Hungra y despus en Polonia, cuyos lderes afirman actuar en nombre de la Nacin, e insisten en que no hay ms una opcin de izquierda.

En las prximas elecciones presidenciales francesas de 2017, no es tan claro que Marine Le Pen ser de nuevo puesta fuera por el sistema. Si bien el truco de los dos partidos tradicionales al erigir un dique uniendo fuerzas cumpli su funcin hasta ahora, pero que puede convencer a mucha gente que el FN es en realidad vctima del sistema.

Hollande logr subir en las encuestas gracias a una muy costosa guerra que ha emprendido contra el ISIS. Esto reducir an ms los recursos financieros necesarios para abordar los problemas, lo que hace que ciudadanos descontentos abandonen el Partido Socialista y apoyen al FN, a lo que hay que aadir los jvenes rabes excluidos de segunda y tercera generacin que se van al ISIS.

No podemos darnos el lujo de ignorar que desde la crisis econmica de 2008, la derecha est creciendo en todos los pases europeos. La poltica de la izquierda, de imitar la derecha, afirma una tendencia que de hecho, ha fortalecido la carrera hacia la derecha.

Si hoy se celebrasen elecciones para crear la Unin Europea, en gran parte faltara el amplio consenso que acompa su fundacin. Sera posible hoy en da, adoptar la Declaracin Universal de los Derechos Humanos?

La ltima Encuesta Mundial de Valores determin que la democracia como concepto es cada vez frgil. Un nmero cada vez mayor de ciudadanos estara dispuesto a aceptar un sistema no democrtico, si este fuese ms eficiente para satisfacer lo que ellos consideran sus necesidades vitales.

Basta pensar que en Estados Unidos, donde en 1956 slo uno de cada 15 estaba de acuerdo en "tener el imposiciones militares ", ahora se ha elevado a uno de cada seis. Entre los nacidos desde 1980, slo 30% dio mxima importancia al hecho de vivir en una democracia. Otro tercio de estadounidenses piensa que no viven en un pas democrtico.

Las prximas elecciones en EE.UU tendrn un costo estimado de al menos 4.000 millones de dlares, en comparacin con los aproximadamente 468 millones de dlares que se gastaban hasta ahora. Menos de 400 familias han contribuido con cerca de la mitad de ese dinero. Los hermanos Koch, magnates del petrleo, han anunciado que van a donar cerca de 1.000 millones de dlares.

No es de extraar un ciudadano crea que su voto no tiene el mismo peso, mientras que Donald Trump, el tipo que lucha contra el sistema, es visto como una nueva voz que no hace parte de la vieja pandilla poltica que ha causado la contraccin de la clase media.

Y esto nos lleva a la Cumbre del Clima. Una de las limitaciones ms graves del Pacto Climtico es que no es un tratado y por lo tanto no es vinculante. Esto se debe al hecho de que el congreso republicano estadounidense liquidara de inmediato cualquier tratado sobre el clima.

La posicin oficial es que el cambio climtico no existe, sino que se trata de una conspiracin internacional contra el sector energtico de Estados Unidos.

Mitch McConnel, el dirigente republicano que ha encabezado la arremetida contra la agenda del cambio climtico del presidente Barack Obama, ha declarado: "Antes de que nuestros asociados internacionales destapen el champn, hay que recordar que esta es una oferta inalcanzable en base a un plan nacional de energa probablemente ilegal, que la mitad de los Estados han presentado una demanda para detener y que el Congreso ya ha votado rechazndolo".

Como evidentemente es imposible pensar que los senadores republicanos desconocen que el 66 por ciento de los estadounidenses apoyan un tratado climtico vinculante y el hecho de que la mayor contribucin para elegirles viene de Koch, las preferencias de los legisladores de la cmara alta constituyen un claro ejemplo de cmo los polticos pueden aislarse de la realidad si es en su inters.

Es aceptable que 54 senadores estadounidenses --la mayora republicana en la cmara del Senado de 100 escaos-- puedan bloquear lo que sea que quieran 7.500 millones de personas que componen la humanidad?

Esto significa que el objetivo de que cada pas decide por su propia voluntad no tiene aplicacin prctica. La primera evaluacin de la situacin se llevar a cabo en 2018 y una vez ms el mundo depender de la persona que sea Presidente de Estados Unidos. Cualquier republicano, cambiar completamente la posicin de Estados Unidos y varios pases estarn felices de secundarles.

El hecho es que probablemente ya es demasiado tarde para revertir el desastre que hemos creado. Si hace 20 aos, en la primera Conferencia sobre el Cambio Climtico de la ONU en Berln el tema del cambio climtico se hubiese tomado en serio, habramos tenido tiempo para hacerlo. Pero ahora, ya estamos 1 grado centgrado por encima de la temperatura de la revolucin industrial.

Los compromisos asumidos por los pases, conducirn a un aumento de al menos 3,7 grados centgrados. El objetivo era de no ir ms all de los 2 grados. Este objetivo fue ampliamente conocido como un recurso poltico, para dar cabida a todas las personas a bordo, pero de hecho ya un aumento del 1,5 traera serios problemas.

La organizacin de investigacin Centro Climtico ha descubierto recientemente que un aumento de 2 grados va a anegar a 280 millones de personas y que con 1,5 grados "slo" 137 millones seran sumergidas. Pero si ya hemos utilizado 1 de los dos grados centgrados, antes de llegar a un acuerdo, cmo vamos a ser capaces de permanecer dentro de 1,5, si empezamos tan tarde?

Lo que es increble es que el cambio climtico se ha tratado bsicamente como un asunto tcnico con implicaciones polticas. De hecho, el verdadero problema del cambio climtico es una cuestin de justicia, como la encclica Laudato si' (en dialecto umbro; Loado seas, en espaol) ha tratado de afirmar.

Los naciones industrializadas se han convertido en ricas por la quema combustibles fsiles durante los ltimos 200 aos: pases que slo constituyen el 10% de la poblacin mundial son los responsables de alrededor del 60% de los gases de efecto invernadero que ahora est en la atmsfera.

Por lo tanto, tienen una "deuda ecolgica" con los pases que estn ahora vas de industrializacin. La Agencia Internacional de Energa estima que para colocar el clima bajo control (a los 2 grados), se requerirn 1.000 miles de millones hacia el ao 2020.

Sin embargo, el Pacto de Pars se compromete nicamente a movilizar a 100.000 millones de dlares de aqu a 2020, lo que es slo un dcimo de lo que es requiere, sin que exista ningn compromiso para aumentar esta cifra, sino solamente una aspiracin para revisarla en 2025.

Por supuesto que 100.000 millones de dlares es una gran cantidad. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional, que no es un campen de la justicia social, sino del rigor monetario, acaba de publicar un estudio en el que informa que los subsidios energticos globales despus de impuestos aumentaron 3.000 millones anuales de 2011 a 2015 y se llega a la asombrosa cantidad de 5.3 billones de dlares este ao, es decir aproximadamente el 6,5 por ciento del producto interno bruto mundial, lo que, de acuerdo con el FMI, es significativamente ms de lo que los pases emergentes y de bajos ingresos gastan en salud pblica y otras prioridades sociales y econmicas bsicas.

Los pases industrializados han gastado 14.000 miles de millones para rescatar a los bancos, ms de lo que los pases industrializados gastaron en salud y educacin desde la crisis de 2008.

La cumbre de Paris ha ignorado una serie de cuestiones relevantes: los derechos humanos, los fondos para las personas de los pases pobres, las vctimas del cambio climtico, ya que la ONU estima que en 2050 podramos tener ms de 250 millones de refugiados climticos, una categora simplemente inexistente en el derecho internacional.

Y as podramos seguir mencionando las muchas incongruencias y agujeros en el Pacto. Pero lo que est claro es que no tenemos en absoluto un sistema mnimo de gobernanza global.

El cambio climtico se sumar a la sensacin de inseguridad que tienen muchos ciudadanos del mundo. Los pases pobres, por supuesto, van a sufrir una parte desproporcionada de los desastres. Pero los pases industrializados tendrn que cambiar algo en su estilo de vida. Sin eso, tan slo la accin de los gobiernos ser en gran medida incapaz de mantener el planeta, tal como lo conocemos hoy en da.

Es interesante observar cmo los actores polticos en Pars han visto esto. Ellos han hecho varias declaraciones que reconocen que el Pacto Climtico no resuelve el problema de la estabilizacin de nuestro clima.

Por supuesto, las declaraciones alegres han hecho que esto sea slo el comienzo de un proceso y el progreso continuado se har en el futuro, por lo que debemos ser optimistas.

Esto se debe a que estn seguros de que los mercados tendrn un papel contundente, mediante la inversin en nuevas tecnologas, que acelerar el proceso. Por supuesto que los mercados no tienen relacin alguna con el tema de la justicia.

Poco se ha dicho sobre la fuerza real para el cambio: los ciudadanos que en todas partes del mundo, han realizado acciones en el espacio pblico para exigir que los gobiernos acten antes de que sea demasiado tarde.

Todas estas acciones de los ciudadanos comenzaron con la declaracin Lmite para el Crecimiento, del Club de Roma, en 1972. Se ha tardado casi 50 aos para que los lderes polticos a acepten que el problema existe.

En ese entonces tenamos datos innegables de olas rcord de calor, derretimiento de glaciares, desiertos en expansin, intensificacin de huracanes. Pero eso no fue suficiente para contar con la atencin de esos lderes polticos para escuchar a la realidad y a las personas, para as alcanzar un acuerdo. En 2009, esto era todava objeto de debate en Copenhague. Tuvimos que esperar hasta 2015...

Pars abre ahora un camino para la humanidad. En 2050 podremos saber en cuntos grados habremos sobrepasado nuestro clima normal. Lo que si ya se puede afirmar con seguridad es que el deterioro creciente del planeta aumentar la sensacin de inseguridad en la que ya vivimos: el terrorismo es slo el ltimo golpe.

Mientras los gobiernos sigan esperando que el mercado haga su trabajo, la desafeccin de los ciudadanos slo crecer. El premio Nobel Paul Krugman ha escrito una columna, "Empoderar la fealdad", donde reflexiona sobre los Trumps y los Le Pen, que estn aumentando. "Esta fealdad ha sido posible debido a la clase dirigente tradicional, que ahora reacciona tan horrorizada por la apariencia que estn tomando los acontecimientos... ahora se enfrentan al monstruo que ayudaron a crear".

Pero no debemos olvidar que se trata de salir de un proceso similar que los "Hombres de la Providencia" han creado y del que se han hecho cargo los gobiernos democrticos. Hemos vivido durante los ltimos 20 aos, tras la cada del Muro de Berln, en una era de codicia descontrolada.

Ahora estamos entrando en un perodo de temor e inseguridad, que en nuestra vida se han aadido a la codicia ya arraigada.

Debemos estar de acuerdo en que el miedo y la codicia no son pilares de la democracia...

- Roberto Savio es Periodista italo-argentino. Co-fundador y ex Director General de Inter Press Service (IPS). En los ltimos aos tambin fund Other News, un servicio que proporciona informacin que los mercados eliminan. Other News.

URL de este artculo: http://www.alainet.org/es/articulo/174286



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter