Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2005

Las manzanas podridas

Roberto Montoya
El Mundo


El tratamiento de esos presos no refleja la naturaleza del pueblo americano. Esa no es la manera en que hacemos las cosas en Amrica. No me ha gustado un pelo. Las palabras de George W. Bush fueron realizadas das despus de aquel 28 de abril de 2004 en que Dan Rather mostrara en su programa 60 Minutes de la CBS las aberrantes fotografas de las humillaciones y torturas a las que las tropas de EEUU sometan a los prisioneros de la prisin de Abu Ghraib.

Yo tambin he sentido un profundo malestar al ver las fotos. Esta gente ha traicionado la confianza que los americanos pusieron en ellos y puedo decir que los responsables sern castigados hasta el extremo ms alto contemplado en el cdigo del Ejrcito para estos casos, dijo por su parte el jefe del Pentgono, Donald Rumsfeld.

El mircoles pasado fue condenada a tres aos de crcel la joven y fotognica soldado Lynndie England, la ltima de esas pocas manzanas podridas que segn la versin de la Casa Blanca, el Pentgono y la Justicia Militar, se dedicaron, por decisin propia y con el nico objetivo de saciar sus impulsos ms perversos, a martirizar a los prisioneros.

Obligados por malestares internos y la difusin de los hechos a llevar a cabo una serie de investigaciones tanto sobre Abu Ghraib como sobre otras crceles iraques, de Afganistn y Guantnamo, a fines de abril pasado se conoca el resultado del informe final del Pentgono. De la lectura de los numerosos memorandos secretos y autorizaciones expresas de interrogatorios duros (algunas con anotaciones de puo y letra del propio Rumsfeld) incluidos en sus 15.000 pginas, no queda duda de que la luz verde a la Inteligencia Militar para torturar a los detenidos provena directamente de la cpula del Pentgono y obedeca a un plan meticulosamente estudiado.

Los policas militares, las manzanas podridas segn la cnica versin oficial de la Administracin Bush, eran en realidad un simple instrumento para ablandar a los prisioneros, para desmoronarlos moralmente antes de ser sometidos a los interrogatorios.

Ahora, en el mismo da que se conoce la condena a la ltima manzana podrida de Abu Ghraib, se revelan las torturas a prisioneros que viene llevando a cabo sistemticamente la 82 Divisin Aerotransportada en Irak. Una nueva excepcin? Se aplicar a sus reales responsables, el mximo castigo como prometa en mayo de 2004 Rumsfeld, o se seguir alimentando el odio, la violencia y el terror contra los ocupantes y, por extensin, a todo Occidente y la comunidad internacional, por su silencio cmplice ante tantos crmenes de guerra?.

-------------------

ROBERTO MONTOYA es autor de El Imperio Global (2003) y de La Impunidad Imperial (2005).


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter