Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2015

El hambre de una combatiente
La historia no contada de Hana Shalabi

Ramzy Baroud
Politics for the People

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Durante su huelga de hambre, que dur exactamente 47 das, Hana Shalabi no consigui dormir nunca ms all de unas pocas horas. En los primeros das solo consigui echar una cabezadita, de la que despertaba sobresaltada ante el repentino temor de que alguien trataba de lastimarla.

Tras la primera semana de huelga, como no tomaba ms que unos cuantos sorbos de agua el da, su cuerpo dej sencillamente de funcionar de forma normal. En lugar de dormir, cay en un estado de delirio desbordado por febriles alucinaciones donde los recuerdos y los persistentes temores ante el futuro se fundan en una sonata de terrores nocturnos.

Entrevist a Hana recientemente, tuvimos una serie de conversaciones que se prolongaron durante horas intentando entender qu era lo que la empuj a arriesgar su vida para conseguir la libertad condicional en Gaza, y para presentar su historia como un expositor del fenmeno de las huelgas de hambre como forma de lucha poltica en las prisiones israeles. En estos momentos hay ms de 7.000 presos palestinos en esas crceles y 500 de ellos no han pasado por juicio alguno.

Hana naci el 7 de febrero de 1982, el mismo ao en que las facciones palestinas fueron expulsadas del Lbano y los refugiados de los campos de Sabra y Shatila masacrados en masa. Cuando su padre, Yahya, y su madre, Badia, acabaron de tener nios, el resultado final fue de diez hijos, seis de ellos nias; Hana estaba en algn lugar del medio, tras Nayah, Salam y Huda, y antes de Wafa y Zahira. Samir era el ms joven de los chicos y era solo dos aos mayor que Hana.

La familia de Hana era originaria de Haifa. Tuvieron que exiliarse de esa bella ciudad portuaria junto a cientos de miles de personas que hoy constituyen el grueso de los refugiados palestinos. Despus de un viaje relativamente breve, aunque penoso, se establecieron en el pueblo de Burqin, no muy lejos de Safad, al norte, y cerca de la ciudad y campo de refugiados de Yenin.

Burqin, mansamente recostado cerca del valle de Marj Ibn Amer, ofreci a los Shalabi un respiro temporal en una existencia harto dolorosa. Pero ese alivio se vio bruscamente interrumpido cuando Hana era todava pequea. Tena ocho aos cuando un da en que estaba comindose un sabroso bocadillo a base de satar y huevos, un nio de nombre Mohammed, de su mismo barrio, corri hacia ella todo lo rpido que pudo.

Cay de rodillas susurrndole por ltima vez: Aydame, por favor!. Hana se qued inmvil, sin saber qu hacer. Cuando finalmente el nio se desmay, pudo ver el gran agujero que tena en la parte de atrs de la cabeza. El ejrcito israel le haba disparado momentos antes. Esos hechos se produjeron durante la primera Intifada y el nio fue uno de tantos nios asesinados en Burqin. Hana se uni a la rebelin recogiendo piedras para los muchachos que se enfrentaban a los soldados cuando estos asaltaban el pueblo cada da.

Hana, que ahora tiene 33 aos, cuenta esos recuerdos con la misma pureza de un nio inundado por la euforia de una revolucin que apenas comprenda de forma articulada. Estaba furiosa por la muerte de Mohammed, y eso era todo.

Creci indignada, una rabia que se reflejaba en muchas de las gentes a su alrededor. Su hermano, Omar, se uni a los Panteras Negras, cuyos miembros eran todos hijos de campesinos y jornaleros rabes en Israel. Se reunan en cuevas en lo intrincado de las montaas y all solan esconderse durante das antes de bajar a los pueblos, enmascarados y armados, para organizar huelgas y movilizar a la gente a la rebelin. Pero cuando Omar result herido durante una escaramuza nocturna con los soldados, todos supieron del secreto, incluido su lvido padre, Yahya, que comprendi que sus constante intentos por mantener a sus hijos alejados de los problemas haban fracasado terriblemente.

La historia de Omar se repiti, repetidas veces, entre el resto de sus hermanos, casi todos implicados en la Resistencia de una forma u otra. Huda, la hermana mayor, fue encarcelada por haber intentado supuestamente apualar a un soldado poco despus de que su novio cayera en una emboscada y fuera asesinado por el ejrcito israel. Su hombre era Mohammed al-Sadi. Le mataron cuando iba a pedir oficialmente su mano. Huda supo de su muerte por la radio.

Samir era el ms joven de los chicos. Los soldados, que asaltaban el hogar de la familia Shalabi a menudo, le tenan aterrado. Sola esconderse debajo de la cama mientras ellos lo destrozaban todo, desgarraban sus cuadernos y libros escolares y se orinaban en los recipientes del aceite de oliva. A los trece aos dej el colegio y pocos aos despus enarbol una pistola y se uni a la Resistencia, pasando a vivir en las montaas casi todo el tiempo. Cuando el ejrcito israel le asesin, era uno de los 17 guerrilleros marcados por la muerte, todos ellos combatientes en diversas facciones. Le mataron, junto a otro camarada, cerca del valle donde Samir haba pasado muchos das de su infancia jugando y ayudando a su padre a trabajar y cuidar la tierra.

Samir era un jinete entusiasta y Hana creci tambin amando a los caballos. Sin embargo, se resisti a los constantes intentos de su padre de persuadirla para que se hiciera veterinaria. Quera estudiar derecho en Tnez, un sueo que todava tiene pendiente de cumplir.

Samir era su mejor amigo. Compartan todos sus secretos y, justo antes de que se marchara a combatir su ltima batalla, le pidi que se asegurara de que su atad quedara cubierto de flores, sobre todo de hanun rojo, que creca silvestre en los alrededores de Barqin. Hana mantuvo su promesa.

Poco despus de que Samir fuera asesinado en 2005, la Autoridad Palestina (AP) arrest a Hana acusndola de haber preparado un ataque contra Israel para vengar a su hermano. Estuvieron muchos das interrogndola y cada vez que negaba la acusacin, un polica palestino la abofeteaba hasta que lleg a perder el conocimiento.

Ms tarde, los israeles la arrestaron, encerrndola en un calabozo subterrneo donde la sometieron a incesantes torturas fsicas y psicolgicas durante meses. Cuando esto tambin fracas, la sentenciaron a seis meses de detencin administrativa que fueron renovando en varias ocasiones. Tras pasar aos en cautividad, fue liberada el 18 de octubre de 2011 de la prisin de Hasharon. Su liberacin, y la de cientos de prisioneros, fue el resultado de un acuerdo entre Hamas e Israel despus de que un soldado israel, que haba sido capturado haca aos por la Resistencia, fuera tambin liberado.

Las celebraciones duraron meses; cuando se aquietaron, fue de nuevo arrestada y encarcelada. Su ltima experiencia fue an ms humillante, y los detalles de la misma los conocemos reservadamente por la propia Hana. Uno de los das de su segundo arresto, el 16 de febrero de 2012, sus carceleros fueron especialmente brutales, pero ella tambin se mostr excepcionalmente resuelta. Yediot Ahronot, un peridico israel, afirm que Hana estaba planeando el secuestro de un soldado, pero Hana ya no tuvo paciencia para soportar los interrogatorios de sus torturadores. Por ello decidi iniciar una huelga de hambre que dur 47 das. Su principal demanda era la de su liberacin.

Durante la ltima etapa de su huelga, cuando la muerte estaba ya acechndola, abri los ojos en un hospital israel y se encontr con que la haban encadenado a la cama por brazos y piernas. Estaba en Haifa, un descubrimiento que la llev a esbozar una sonrisa. Esta es la tierra de la que mi familia procede, musit suavemente mientras su sonrisa se ensanchaba. Rpidamente se inform a los guardias de esa declaracin, quienes, a su vez, lo comunicaron a la autoridad de la prisin, que orden de inmediato su traslado fuera de Haifa. Hana nunca haba visitado Haifa y por un momento fugaz se sinti invadida por la feliz idea de morir all.

Tras un acuerdo firmado en condiciones sospechosas en el que particip la AP, puso fin a su huelga de hambre a cambio de su liberacin, que se llev a cabo con la condicin de deportarla a la Franja de Gaza. El acuerdo afirmaba que Hana sera repatriada a Cisjordania tres aos despus, pero no ha sido as; ni Israel ni la AP cumplieron su parte en el acuerdo.

Hana est firmemente resuelta a vivir, incluso en los confines de la asolada y asediada Gaza. Si no lo hago, los israeles ganan. No puedo darles esa satisfaccin, me dijo. La Resistencia implica empearse en vivir y salir adelante, a pesar de todo el dolor.

Todava suea con tener la oportunidad de viajar y explorar el mundo ms all del familiar horizonte de la vida bajo asedio.


(Este artculo se basa en un captulo titulado Death Note, incluido en mi prximo libro sobre la historia del pueblo de Palestina.)

El Dr. Ramzy Baroud lleva ms de veinte aos escribiendo sobre Oriente Medio. Es columnista internacional, consultor de medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com. Su ltimo libro es My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, London). Su pgina en Internet: www.ramzybaroud.net

Fuente: http://www.ramzybaroud.net/hungry-warrior-the-untold-story-of-hana-shalabi/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter