Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2015

La conferencia de Pars sobre el clima

Franois Houtart
La Jornada


in duda la atencin mundial que provoc la conferencia de Pars ha tenido la ventaja de ampliar la consciencia global sobre el cambio climtico y de afirmar la conviccin de que estamos al final del ciclo de la energa fsil. Sin embargo, es necesario tener claro el contexto, lo que podemos descubrir primero en las diferentes reacciones. El portavoz del gobierno de Estados Unidos declar que el acuerdo est abriendo oportunidades para nuevos negocios y los presidentes de los bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo afirmaron su disposicin a un apoyo financiero.

Empresas multinacionales, que realizaron un intenso lobbying dentro de la conferencia, afirmaron su satisfaccin. As, Paul Polman, director de Unilever, dijo que ella liberar billones de dlares y la inmensa creatividad de innovacin del sector privado. El director de Shell, David Hove, declar que la perspectiva de limitar el aumento del calentamiento de la tierra a 1.5 grados Celsius para finales de este siglo ayudar al desarrollo de nuevas tcnicas, la captura y almacenamiento de carbono y el enterramiento de carbonos, como tambin de otras tcnicas de geoingeniera. Sin embargo, se sabe que ninguna de estas medidas de neutralidad climtica ha llegado a un punto satisfactorio de aplicacin. Se pedirn subsidios pblicos para financiar los avances tecnolgicos.

Uno de los mejores especialistas del cambio climtico, James Hansens, de la NASA y ahora profesor en la Universidad de Colombia en Nueva-York, utiliza palabras fuertes. Para l, la conferencia de Pars fue un fraude. Otro conocedor de la situacin, Leonardo Boff, telogo brasileo, escribe que ella prepara el camino para el desastre. Los movimientos sociales tienen un discurso variado. Los menos politizados subrayan los aspectos positivos frente a la expectacin mundial y el fracaso que fue la conferencia de Copenhague. Por lo menos hubo consenso, dicen. La red de accin electrnica Avaaz, que jug un papel positivo en la movilizacin internacional en favor de soluciones, public un comunicado, en el cual se dice: Esta noche, un mensaje claro ha sido enviado a todos los inversores en el mundo: canalizar dinero a energas fsiles es una apuesta muerta. Las energas renovables constituyen el centro del provecho. La tecnologa que nos lleva a utilizar 10 por ciento de energa limpia es el productor de dinero de maana. Al contrario, otras ONG, como Los Amigos de la Tierra, hablan de farsa. Va Campesina, coordinacin de movimientos campesinos a escala mundial, es tambin muy severa.

Frente a esta diversidad de reacciones, cmo llegar a conclusiones? La primera exigencia es analizar los hechos y, en particular, cul es la perspectiva de base que orient el consenso? Recordemos que no se trata de un tratado que sera vinculante, sino de un pacto uniendo propuestas voluntarias de accin. Un buen nmero de pases del sur, los ms afectados por el cambio climtico, pedan decisiones con carcter de obligacin, pero eso fue rechazado por grandes pases como Estados Unidos y China. El anlisis de las exclusiones nos permitir entender mejor la lgica del documento final.

Al principio, la problemtica vinculaba la defensa del planeta con el concepto de los derechos humanos. La oposicin de Arabia Saudita hizo abandonar la idea, que qued solamente en el prembulo. Eso excluy la perspectiva de justicia social, en referencia con las poblaciones ms vulnerables. Se excluy tambin la referencia a los pueblos indgenas y el papel que juegan en la defensa de la madre tierra. No fue retenida la idea, presentada por Ecuador, de una corte internacional sobre los crmenes contra la naturaleza, lo que prolonga la impunidad en ese campo. Se concentr sobre la disminucin de la produccin de carbono y de gases de efecto invernadero, abandonando as a una visin holstica de la cuestin climtica y concentrndose sobre tecnologas de mitigacin de emisiones. El concepto de deuda climtica, por los pases industrializados en favor de las naciones del sur, fue rechazado. Se excluyeron del acuerdo los transportes martimos y areos, que representan 10 por ciento de emisiones de gases. Hubo una oposicin radical de las potencias petroleras a la idea de no explotacin para promover un equilibrio va absorcin del carbono. En breve, todas estas exclusiones indican una filosofa de base que no permite una visin completa de la cuestin y la limita a un aspecto particular (el carbono) que se queda dentro de soluciones tcnicas, bajo la orientacin de las multinacionales y los intereses de pases especficos.

Para completar el anlisis debemos abordar el tema de las propuestas. Se plantea la idea de una neutralidad climtica despus de la oposicin de Arabia Saudita y de Venezuela al concepto de decarbonizacin. El mercado de carbono, ya iniciado por el acuerdo de Kyoto, se ampliar, introduciendo la lgica del mercado como eje central de la solucin. Eso permitir que contine la emisin de gases por industrias o pases (China, India, frica del Sur) a condicin de financiar acciones de mitigacin, como la reforestacin de ciertas zonas. Lo que pas con la bolsa del carbono en Londres permite prever la integracin de este sector dentro de la lgica del capitalismo financiero y, en particular, de la especulacin.

Para financiar los esfuerzos de los pases del sur a desarrollarse sin producir ms gases negativos se prev a partir de 2020 una suma anual de 100 mil millones. Esta suma puede aparecer muy elevada. Sin embargo, entran en ella programas ya existentes y que no aaden nada de nuevo al compromiso de ayuda. Por otra parte, la Agencia Internacional de Energa de Naciones Unidas estima que se necesitaran 10 veces ms, es decir, un milln de millones de dlares, para estabilizar el clima. El acuerdo de Pars se queda muy por debajo de las necesidades y no es vinculante. A ttulo de comparacin, segn Gabriel Zucman en su libro La riqueza escondida de las naciones (Barcelona, 2015), el dinero existente en los parasos fiscales del mundo se puede estimar en 5,800 billones de euros (ms de 6 billones de dlares). Ello significa que se podra financiar el equivalente de 60 veces la promesa de la conferencia de Pars con el dinero ilegal y seis veces lo que la agencia de energa de la ONU estima necesario. En un reciente libro se estim el dinero francs refugiado en la banca suiza en 180 mil millones de euros, suma superior a la contribucin anual prevista por la conferencia de Pars. No es la falta de dinero, sino la voluntad poltica de tocar el sistema financiero. Con la crisis de 2008, se estima que los gobiernos del norte gastaron entre 2007 y 2011 unos 4.6 billones de euros para salvar el sistema bancario (David Fernndez, La Directa, 18/10/11). La crisis climtica aparentemente no vale tanto.

La conferencia de Pars significa la victoria del mercado en su forma capitalista, del valor de cambio, de la competencia, de la liberalizacin del comercio, frente a los valores de solidaridad y complementaridad, sin las cuales no se resolver el problema del equilibrio climtico del mundo.

Franois Houtart. Sacerdote catlico, fundador del Centro Tricontinental de la Universidad de Lovaina.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/12/20/opinion/020a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter