Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2015

Ante el caos, el saqueo y la injerencia en Hait

Lilliam Oviedo
Rebelin


El acuerdo firmado en octubre entre el Gobierno de Hait y la empresa israel HLSI, deja claro que los capitalistas que invierten en el vecino pas no son simplemente emprendedores empresarios, actan bajo un esquema corporativo que incluye el diseo de polticas dirigidas a garantizar sus intereses en medio de la inestabilidad.

Las visitas del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton a instalaciones de las empresas del Grupo M (propiedad del empresario Fernando Capelln), igual que sus reuniones con empresarios colombianos (incluyendo al desacreditado expresidente lvaro Uribe Vlez), no pueden resumirse en crnicas sociales, son actividades en las cuales se trazan lneas de accin en perjuicio de la soberana de Hait y de Repblica Dominicana.

Una empresa israel ligada a un consorcio de la misma nacionalidad (Mitrelli) que realiza proyectos de gran escala y ha manifestado inters de incursionar en Repblica Dominicana (en la zona del Lago Enriquillo en el ao 2013), vigilar la frontera por el lado de Hait, remozar cuarteles y modernizar las aduanas. Una accin imperial como las realizadas en los inicios del siglo XX tanto en Hait como en Repblica Dominicana!

nsula de Clinton

El grupo Clinton se mueve sin apuros. No ha fijado plazo para colocar la banda presidencial al oficialistaJovenelMoise, exportador agrcola, o al opositorJudeCelestin, empresario de la construccin, partidarios ambos de la privatizacin y de la poltica fondomonetarista.

Son candidatos comprometidos con la sumisin, porque surgieron de ella. El Partido Haitiano TetKale, PHTK, es del candidato oficialista. Liga Alternativa para el Progreso y Emancipacin Haitiana (LAPEH), es el del opositor.

La Administracin Obama deja en manos de los Clinton la aplicacin de la poltica de sometimiento rediseada para Hait tras la invasin de 1994, porque fueron los estrategas al servicio de la Administracin Clinton los autores del modelo de intervencin.

El golpe de Estado de 1991 fue auspiciado por la Administracin Bush, el grupo conservador de Canad (que tena como primer ministro a Martin Brian Mulroney) y los maniatados centristas que gobernaban en Francia (Francois Mitterrand y Edith Cresson, presidente y primera ministra). Siendo una accin dura, allan a la derecha el camino para ensayos degolpes suaves o blandos, los mismos que, con algunos retoques, se aplican hoy en pases como Venezuela y Honduras.

Hait sigue siendo centro de experimentacin de polticas de dominacin y, por supuesto, escenario donde convergen los intereses imperialistas, ahora con indiscutido protagonismo del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton.

Inestabilidad sangrienta

Parecera un reporte incluido en una pieza elaborada por la imaginacin, o un relato de ficcin colocado, por equivocacin, dentro de un resumen noticioso. El todava inconcluso proceso electoral de Hait cabe en cualquier denominacin, pero es un episodio de manipulacin que sirve de fundamento para presentar como necesaria (e incluso justa) la dominacin imperialista en sentido general y el control poltico y econmico ejercido por los Clinton en particular.

Las agencias lo informan, pero se cuidan de hacer escndalo. El presidente Michel Martelly forma una comisin para hacer un informe en tres das, y la sustituye luego por otra que deber hacer el mismo trabajo en 8 das. Y se sigue llamando proceso electoral esta secuencia!

Martelly gobern por decreto desde el inicio del presente ao. Vencido el perodo legislativo (no haba convocado a elecciones, aunque se esperaba que lo hiciera desde el ao 2011), no hubo acuerdo para dejar por ms tiempo a un grupo de legisladores.

Las elecciones parciales del 9 de agosto fueron marcadas por la abstencin. Apenas el 18 por ciento de los electores sufragaron, y solo hubo cuatro diputados electos en primera vuelta. Ningn aspirante al Senado obtuvo los votos necesarios, de modo que los 20 escaos a renovar quedaron desocupados. Solo 10 de los 30 senadores mantienen esa condicin.

El saldo de la represin s es real: hubo 10 muertos y una cantidad indeterminada de heridos durante la votacin.

Se presentaron 1.622 aspirantes a ocupar los 119 escaos de la Cmara de Diputados y otros 232 candidatos a los 20 de los 30 cupos del Senado. La votacin no super el milln de personas, y hubo 10 muertos. Fiesta de la democracia o libertad de accin para las hienas?

El 25 de octubre, junto a las elecciones presidenciales, se produjo la nueva votacin para renovar los organismos legislativos.

El evento no fue menos infeliz: con 54 candidatos a la presidencia, el nivel de participacin apenas super el 30 por ciento; se form una comisin y luego otra, y en el transcurrir, se registran protestas en las calles reprimidas con un saldo que, como en ocasiones anteriores, los organismos oficiales no precisan y las agencias de factura oligrquica no se ocupan de determinar con claridad.

Un joven fue muerto en Delmas y muchas personas han sido detenidas y golpeadas.

Un orden que apadrina el caos

En enero pasado, la Embajada de Estados Unidos en Hait olvid la palabrera a favor de la democracia y la institucionalidad, y dijo que si Martelly gobierna por decreto seguir trabajando junto a l y con las instituciones legtimas del gobierno haitiano que subsistan para salvaguardar los logros significativos conseguidos en el proceso de reconstruccin tras el terremoto de 2010.

La Unin Europea y la Organizacin de Estados Americanos, OEA, han observado el proceso.

Un grupo de expertos de la OEA ha dado apoyo a la comisin (primera y segunda, hay que decir) formada por Martelly para que emita conclusiones y recomendaciones dirigidas a garantizar la transparencia, la credibilidad y legitimidad del proceso electoral en marcha.

La segunda ronda pautada para el 27 de diciembre con la participacin de Celestin y Moise, ha sido pospuesta sin fecha (probablemente enero 10, dicen algunas agencias).

En este punto se podra dejar cualquier crnica del proceso, que terminar con la reeleccin del caos y la administracin del mismo por los expertos en escarbar minerales valiosos guardados en el subsuelo.

La israel HSLI pertenece al grupo Mitrelli, que tiene tambin a la compaa Geomines, con intereses en Hait, en la bsqueda de oro y otros minerales.

Eso explica que el grupo judo ligado a Obama haya aceptado la entrega a Clinton del control de Hait.

Los organismos multilaterales siguen actuando como lo hicieron en 1991 tras el golpe contra Jean Bertrand Aristide y su cooptacin por los grupos oligrquicos internacionales.

La invasin de 1994 fue pacfica porque llev de nuevo a Aristide al Palacio. La Misin de las Naciones Unidas para la Estabilizacin en Hait, Minustah, se constituy para dar nueva apariencia a la situacin de intervencin, y Clinton fue investido por la ONU como Enviado Especial.

La parte clandestina del trabajo la realizan viejos y nuevos actores, como Olivier Martelly (hijo del actual presidente), quien fue incluso detenido por la DEA. Este millonario figura a la cabeza de un grupo de seguridad que complementara el trabajo de la HLSI y cuyos miembros ya han sido dotados de fusiles de fabricacin israel.

Estn bien documentados en los medios alternativos de prensa los manejos turbios de familiares de la seora Clinton, y los vnculos econmicos de paramilitares colombianos con empresas radicadas en Hait.

Soberana de Hait y Repblica Dominicana

El coro racista y clasista formado en Repblica Dominicana por mitrados, periodistas pagados y voceros de la ultraderecha, proclama que son los inmigrantes pobres quienes amenazan la soberana de Repblica Dominicana.

Es ms cmodo asumir esta posicin que demandar el desmonte de proyectos de saqueo como el emprendido con la HSLI.

Al actual embajador de Estados Unidos en Santo Domingo, James Brewster, es preciso exigirle explicaciones sobre el proyecto de vigilancia de la frontera, que bien se sabe que en un pas intervenido no podra concebirse sin el apoyo del poder hegemnico.

Es obvio que se coordina el saqueo a gran escala de los recursos de la isla.

Adems, Hait, que ha sido escenario para experimentar modelos de intervencin, podra utilizarse para ensayar nuevas formas de coercin social. Con qu derecho?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter