Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2016

Quin ser el Elefante Blanco que podra venir despus del 20D?

Armando B. Gins
Rebelin


Tras las elecciones generales del 20D, la situacin de bloqueo poltico en Espaa resulta ms que evidente para formar una mayora estable y coherente de Gobierno que empiece su andadura con ciertas garantas de xito.

La soluciones pasan por celebrar nuevos comicios en primavera, que el PSOE deje gobernar al PP mediante su abstencin favorable a los intereses de Rajoy, la gran coalicin de PP y PSOE o una alianza de izquierdas entre los de Pedro Snchez, Podemos e IU como base fundamental del posible pacto parlamentario.

Ninguna de las soluciones esgrimidas es plenamente satisfactoria para nadie y todas, caso de producirse, nos llevaran a una legislatura breve antes de volver a las urnas a medio plazo.

El PSOE tendra muy difcil explicar a la opinin pblica su apoyo tctico al PP y con respecto a Podemos ya sus principales dirigentes regionales se han posicionado meridianamente en contra. Tambin cabra decir que la amalgama de sensibilidades particulares en el movimiento liderado por Pablo Iglesias podra hacer aflorar sus matices distintivos ante un acercamiento a las posturas del PSOE.

Sin embargo, puede haber otra solucin de compromiso indita en Espaa, de recorrido corto, que permita salvar los muebles al bipartidismo sin afectar negativamente a la imagen de PP y de PSOE: un ejecutivo tecnocrtico, con personajes presuntamente de ideologa neutral e independientes de los aparatos oficiales partidarios.

Los fundamentos de ese hipottico gobierno tecnocrtico seran la unidad de Espaa contra el secesionismo cataln y otros a la espera, la defensa a ultranza de la Constitucin, el control del dficit a toda costa, la participacin en la lucha internacional contra el terrorismo yihadista, medidas cosmticas y generalistas contra la corrupcin, la profundizacin de las reformas neoliberales y la ampliacin de los recortes sociales solicitados por Bruselas y el FMI.

Todo muy tcnico y reformista: lo que se debe hacer sin trabas ideolgicas de ningn tipo, liderado por personajes pblicos de prestigio sin pasado en el PP o el PSOE. Ciudadanos tampoco estara en contra de esta va poltica de coyuntura.

Esta inslita situacin facilitara ganar tiempo al PP y al PSOE. El primero lo aprovechara para celebrar un congreso de reagrupacin de las derechas, incluso tentando a Albert Rivera hacia su logo renovado, dando a la vez el finiquito a Mariano Rajoy.

Por su parte, el PSOE convocara a buen seguro otro cnclave interno donde poder despedir a Pedro Snchez con todos los honores mientras se entronizaba a un lder de recambio al gusto de Susana Daz y los pesos pesados en la sombra de la organizacin de Ferraz. Daz, adems, podra erigirse en la lideresa que aglutinara a las diferentes facciones ahora enfrentadas.

A la izquierda del PSOE, Podemos e IU llegaran a acuerdos de coalicin de cara a los ms que previsibles comicios en abril o mayo.

El nuevo escenario quedara reducido a una recomposicin sinttica de la derecha en torno al PP-Ciudadanos, el PSOE en solitario y Podemos-IU juntos con los nacionalistas de Catalua y Euskadi en los lugares de costumbre. Todo muy parecido a lo parido en la transicin de 1978 con el interrogante de si Podemos sobrepasara al PSOE en la confianza de los electores de izquierda, esto es, la cuestin clsica de la izquierda.

No debe caber la menor duda de que los mercados y los poderes fcticos estarn barajando esta posibilidad de un gobierno tecnocrtico o de salvacin nacional de urgencia con la meta puesta en que a medio plazo todo vuelva a los cauces de un bipartidismo tradicional.

Poco a poco se pueden ir creando las condiciones indispensables para que la solucin reseada vaya calando en la sociedad y sea susceptible de aceptarse sin mayores riesgos o contestacin en la calle. Con ella, PP y PSOE saldran indemnes y tambin Ciudadanos, quedando Podemos e IU como oposicin minoritaria en la esfera parlamentaria.

El problema acuciante es ahora hallar un Elefante Blanco de compromiso, un icono limpio de polvo y paja para presidir ese gobierno de salvacin tecnocrtico que se presente como equidistante de la derecha y la izquierda: un hombre bueno, quiz una mujer, que no tuviera flancos de rechazo demasiado expuestos a las crticas polticas, al menos en primera instancia.

Esa coalicin invisible de PP, PSOE y Ciudadanos dejara a Podemos en un territorio incmodo, que sera tachado de irresponsable por los principales medios de comunicacin espaoles sustentadores del sistema posfranquista urdido en el 78.

El enroque, arriesgado a todas luces, podra ser una jugada magistral. Hasta Felipe VI reforzara su imagen posmoderna de rbitro neutral de la Espaa del siglo XXI.

El 23F de 1981, todos nos quedamos con las ganas de saber, aunque muchos indicios apuntaban a Juan Carlos de Borbn, quin era el misterioso personaje golpista que se esconda bajo el mote de Elefante Blanco? Habr fumata blanca esta vez y el paquidermo dar la cara con luz y taqugrafos? La incgnita se despejar en casi nada.

Desde algunas esferas se pensar que un gobierno tecnocrtico sera tanto como dar un golpe blando a la democracia parlamentaria, al ser un ejecutivo no salido expresamente del voto ciudadano. Suena a eso, pero con los mass media predicando las bonanzas de la unidad de Espaa y la salvacin nacional, todo es posible. Veremos qu pasa, cosas de mayor escarnio se ha tragado Espaa sin inmutarse un pice la masa social: corrupcin, desahucios, pobreza, desigualdad creciente, trabajo sin derechos, educacin, sanidad y pensiones atacadas por la gestin privada, monarqua sin plebiscito, estado aconfesional bajo el yugo catlico Y el PP sigue siendo el partido ms votado, no lo olvidemos.

Un golpe de timn con tintes ticos y barnices morales que no pareciese tal golpe ajeno a la voluntad popular, con formalidades y cobertura democrtica en el Congreso de los Diputados, sera una forma sutil y prctica de desbloquear el ambiente poltico actual. No lo descartemos. Lo que ayer y hoy parece quimera, utopa o mera especulacin maana podra ser plena realidad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter