Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2016

Israel siempre ha sido xenfobo, slo sola ser mejor en ocultarlo

Gideon Levy
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


As estbamos los hijos de los nacionalistas, cerrados, bastante ignorantes, simplemente no lo sabamos y eso ocurra mucho antes de que Naftali Bennett fuera ministro de Educacin. As era en aquellos hermosos aos, cuando los ministros de Educacin eran de la izquierda, los aos de la aoranza.

El lavado de cerebro, la censura y el adoctrinamiento eran mucho peores quehoy, slo que la oposicin a eso era mucho menor. Pensbamos que todo estaba bien con nuestro sistema de educacin. Los viernes tenamos que usar azul y blanco, los colores nacionales; aportbamos al Fondo Nacional Judo (Keren Kayemet Leisrael) para que plantase bosques para cubrir las ruinas de las aldeas rabes que no queran que viramos.

En un momento en elque an no haba nacido la autora Dorit Rabinyan nunca habamos conocido a un rabe. Vivan bajo el rgimen militar y no se les permita acercarse a nosotros sin autorizacin. Una historia de amor entre judos y rabes solo podra ser considerada ciencia ficcin, algo que pasara en una galaxia muy lejana de donde estbamos creciendo. Los drusos eran ligeramente ms aceptables; servan en el ejrcito. Recuerdo al primer druso que conoc, cursaba el dcimo primer grado.

Nunca omos una palabra acerca de la Nakba, tampoco del trmino Palestina para la formacin del Estado de Israel. Veamos las ruinas de casas y no veamos nada. Mucho antes de la "boda del odio" en nuestras fogatas de Lag Baomer quembamos muecos del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser. "El tirano egipcio" le llambamos. En las escuelas seculares de Tel Aviv besbamos las Biblias si, Dios no lo permita, caan al el suelo. Nos ponamos los solideos para los estudios de la Biblia mucho antes de la creacin de "centros para la profundizacin de la identidad juda". Apenas nos enteramos del Nuevo Testamento. Nadie pensara estudiarlo en la escuela, se consideraba casi tan peligroso como Mein Kampf.

Muchos de nosotros escupamos cuando pasbamos por la puerta de una iglesia. Pocosse atrevan a aventurarse dentro y, si lo hacamos, nos sentamos muy culpables por ello. Hacer la seal de la cruz, ni en broma, era considerado un acto de suicidio. Para nosotros, los cristianos eran "idlatras" y los idlatras, lo sabamos, era lo ms bajo de todo. Sabamos que haba una "misin" en Jaffa de la que tenamos que mantenernos lejos como del fuego. Un nio que fuese a estudiar all se consideraba perdido. La primera generacin de la independencia saba que todos los cristianos eran antisemitas. Sabamos, por supuesto, de que ramos el pueblo elegido y el todo y el fin de todo. Eso nos fue inculcado por el sistema educativo ilustrado del estado naciente.

La asimilacin se consideraba el mayor pecado de todos, incluso mayor que irse del pas a vivir a otro lugar. El rumor de que el to de uno de los nios se haba casado con una mujer no juda se consider una desgracia que deba mantenerse en secreto. El escalofriante significado del enfermizo concepto de "asimilacin", ni siquiera se cruzaba por nuestras mentes. Hemos crecido en una sociedad unificada, racialmente pura, en ese pequeo Tel Aviv sin extranjeros, sin rabes, casi sin judos de ascendencia oriental. Jaffa estaba en la parte de atrs del ms all y nadie pensaba en ir all, era peligroso.

Nos ensearon a pensar de una manera uniforme y a tener cuidado de cualquier desviacin. La discusin ms subversiva que recuerdo de esos das era si los judos "fueron como ovejas al matadero". Una vez me detuve junto a una pequea manifestacin de la organizacin de izquierda Matzpen, en las escalinatas de Beit Sokolov, la sede de la Asociacin de Periodistas de Israel, para hablar con N., que estaba en mi clase en la escuela. Al da siguiente me llamaron de urgencia a la oficina del vicepresidente del directorio, me mostr una foto de la manifestacin donde yo apareca. El servicio de seguridad, Shin Bet se la haba acercado y exiga explicaciones. Eso fue mucho antes de la "ley de las ONG" y la "ley Boicot".

Mucho antesdel el primer ministro, Benjamin Netanyahu, la ministra de Justicia Ayelet Shaked y la prohibicin de la de la novela de Rabinyan "Borderlife" tampoco haba aqu democracia real". Mucho antes de la existencia del "antiasimilacionista" Bentzi Gopstein y del activista de derecha Itamar Ben-Gvir hubo aqu xenofobia y mucho odio a los rabes. Pero todo estaba oculto, envuelto en el ruidoso celofn de las excusas, enterrado profundamente.

Y qu es mejor? Esa sigue siendo una cuestin abierta.

Fuente:http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.695077

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter