Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2016

Tensin poltica entre Arabia Saudita e Irn

Guido Luppino
Rebelin


El reino saud comenz el ao con la ejecucin de 47 personas, entre las cuales se encontraba un clrigo chita. Este hecho desat el pronto malestar desde la Repblica Islmica de Irn.

El sbado pasado la regin de medio oriente amaneci con la noticia de 47 nuevas ejecuciones a cargo del pas ms rico de la pennsula arbiga. Los ejecutados fueron condenados por distintos delitos, entre los que sobresalen el hecho de unirse a grupos terroristas, y la conspiracin en contra del gobierno de Riad, capital de Arabia Saudita.

Lo ms destacado fue que entre los ejecutados se encontraba Nimr al-Nimr, clrigo chita que encabez un movimiento de protestas, desde el ao 2011, contra el reino.

Arabia Saudita es un reino donde predomina la rama sunnita del islam, ferviente rival del chismo islmico. Dentro del pas prevalece y domina la doctrina wahhabita, que es la misma que expresa y pretende divulgar el Estado Islmico, agrupacin reconocida internacionalmente como terrorista. Desde la asuncin del rey Salman, en enero del pasado ao, las ejecuciones se han disparado llegando al nmero increble de 153 ejecutados en todo el 2015. El inicio de este nuevo ao, con 47 ejecuciones al mismo tiempo, ya marc que se continuara con la misma lnea de justicia que entiende el rey.

Como era de esperar, lo sucedido provoc respuestas y las reacciones, desde Irn y otros pases, no tardaron en llegar, tanto en el mbito poltico como en el de la poblacin civil.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores el repudio a lo acontecido fue unnime, y se refirieron a la ejecucin de Nimr como un acto de irresponsabilidad e imprudencia, advirtiendo que el pas del rey Salman pagar un alto precio por lo sucedido. El encargado de expresar estas palabras fue el portavoz del Ministerio, Hossein Ansari Jaber, luego de pedir, en reiteradas ocasiones, que se impugne de la sancin al clrigo chita. El lder supremo de la Repblica Islmica de Irn, el Ayatol Ali Jamenei, tambin expres su malestar con lo sucedido en el pas saud.

En cuanto a la poblacin civil, las reacciones fueron inmediatas tambin. Las ciudades de Tehern, capital iran, y Masshad fueron escenarios de fuertes protestas. En la capital miles de manifestantes se agruparon frente a la embajada saud, provocando mltiples incidentes que concluyeron con el incendio de una parte del edificio. La fuerza de seguridad local tuvo que interceder para desalojar la zona.

Luego de los actos violentos que terminaron con el asalto de la embajada saud en Irn, desde Riad se confirm que a partir de ese preciso momento se rompan relaciones diplomticas con Irn. Tres aliados de Arabia Saudita tomaron medidas semejantes. Los pases de Bahrin y Sudn actuaron de la misma manera que su aliado, mientras que los Emiratos rabes Unidos retiraron a su embajador de Tehern.

En el Lbano tambin se vivieron protestas, pero las mismas fueron de menor intensidad que las acontecidas en Irn. Por otra parte, la agrupacin libanesa chita, Hezbol, tambin se manifest en contra de las ejecuciones.

En contra posicin a las manifestaciones ocurridas en Tehern y el Lbano, los funcionarios de los Emiratos rabes Unidos y Bahrin defendieron a la Casa de Saud, dinasta de la familia real de Arabia Saudita, alegando que las ejecuciones fueron necesarias para hacer frente a las amenazas terroristas que financia la Repblica Islmica de Irn.

Si bien muchos pases se han manifestado por lo sucedido, se espera las reacciones de Rusia y los Estados Unidos, potencias mundiales que participan en el conflicto sirio.

Las recientes ejecuciones tuvieron lugar dentro de un marco econmico que no es nada favorable para el pas del Golfo Prsico. Recientemente se ha anunciado un dficit econmico que es record negativo, lo cual sita en una incmoda posicin a Arabia Saudita frente al ao recin comenzado. Por otro lado, se aprob el aumento del 50% en los combustibles. El reino ya ha demostrado que su prioridad es el conflicto civil en Yemen, donde encabezan una coalicin para frenar el avance de los huthies, agrupacin guerrillera de la rama chita del islam. Es este objetivo principal donde estar destinado gran parte del presupuesto anual.

Por ltimo, es interesante pensar como el mecanismo de ejecucin utilizado por el Estado Islmico (ISIS) es igual al que usan desde Arabia Saudita. Pero a la vez, desde Riad se condena a muerte a quienes son acusados por formar parte de agrupaciones terroristas, lo cual parece una paradoja al ver como desde el reinado y el ISIS se manejan de parecidas maneras a la hora de condenar a muerte a quienes tildan de enemigos. No debemos olvidar, lo que ya es sabido, el financiamiento que recibe el Estado Islmico de determinados pases, entre ellos Arabia Saudita.

Habr que pensar el motivo de las ejecuciones, si bien en cierto que el wahhabismo predominante en el pas hace de estos actos un forma de vida, podemos entenderlo como un posible mensaje directo hacia Tehern como as tambin una muestra de carcter poltico frente a la todava inestabilidad poltica que vive la regin de medio oriente desde los levantamientos populares de 2011, conocidos como la primavera rabe.

Una hipottica guerra chita- sunnita no beneficiara a nadie, sino todo lo contrario, complicara ms an la situacin de la regin que todava se encuentra atravesada por el conflicto sirio.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter