Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2016

El montaje de "El arquitecto y el emperador de Asiria" de Fernando Arrabal
El juego ms serio

Mara Montenegro
Diagonal

El montaje de 'El arquitecto y el emperador de Asiria', obra escrita por Fernando Arrabal en 1966, hace justicia a un texto cuya belleza duele y no pacta con el lado sensible de quien acude a la representacin.


En la infancia de todos, una vieja frmula separaba la cruda realidad del refinado mundo del juego: Vala que ramos una familia? Vala que t eras el hijo y yo tu mam? Vala que yo mandaba mucho y t no? Mediante esta simple alianza podamos recrear el universo en solo un adoqun de nuestro patio escolar y, ungidos por una bata colocada al revs o un lpiz a modo de varita, descubrirnos en cada personaje.

A medida que crecemos, el juego se sofistica y acaba por tener consecuencias. Entonces caemos en desgracia y acabamos por creer que un juez es un juez, que un mazo de juez es un mazo de juez y que el mundo es eso que nos inventamos un da y que hemos olvidado reinventar.

El arquitecto y el emperador de Asiria de Fernando Arrabal, se reestren en las Naves del Espaol del 23 de septiembre al 1 de noviembre. La obra ms surrealista, irreverente y mgica de nuestro autor vuelve del ostracismo de los tiempos ha sido una obra muy poco representada en nuestro pas desde que se escribi en 1966 para recordarnos que un juego es un juego aunque si lo miras de lado y al revs puede ser nuestra civilizacin occidental.

El Arquitecto vive en una isla sin ms compaa que la risa de las olas saludando al mar cuando el Emperador aterriza tras un accidente de avin, viene del ruido infernal del trfico en hora punta, la msica desquiciada de un anuncio de Coca-Cola y los dolores de nuestros miembros adiestrados para tomar el t. El encuentro es explosivo. El dilogo interminable.

Cada uno se encuentra en un interminable juego de espejos. La ficcin y el juego de mscaras estn servidos. Fernando Albizu y Alberto Jimnez encarnan tan afinadamente sus papeles que no sabemos dnde empieza uno y dnde termina el otro. Se aman y se repelen con maestra de actores veteranos.

Como la vida, un juego se vuelve intenso para aligerarse poco despus, Corina Fiorello lo sabe y por eso orquesta a la perfeccin cada momento, subrayndolo exquisitamente con la msica y la luz que requieren los cuadros ms lricos y los ms prosaicos, los ms ldicos y los ms dramticos.

La puesta en escena rebosa flores y acertadamente se dispone como si de un desvn devenido en cuarto de juegos infantil se tratase, donde un bal es un bal y adems un barco, donde un armario sirve de todo menos para vestirse. Esta carga simblica que poseen los objetos emparenta a la obra con el clown. Quizs falte la oscuridad a la altura de una potica que no tiene pudor en ahondar en las partes ms recnditas de nuestra especie.

El montaje hace justicia a una obra que como todos los grandes textos teatrales espaoles Tres sombreros de copa, El desconfiado prodigioso o Picnic, tambin de Arrabal su belleza presenta aristas, duele en ocasiones, y no pacta con el lado ms obscenamente sensible del espectador.

El arquitecto y el emperador de Asiria le reconciliar a travs de la ceremonia pnica y la crueldad de Artaud con su lado ms ldicamente salvaje.

Buen viaje.

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/culturas/28890-juego-mas-serio.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter