Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2016

Alberto Iniesta el Obispo Rojo que descansar a la derecha del Padre y a la izquierda de Tarancn

Luis ngel Aguilar Montero
Rebelin


El lunes tuve la oportunidad de despedir los restos mortales de un paisano encomiable, as como de dejar un breve mensaje en el libro de firmas reservado a ello. Fue en la madrilea colegiata de San Isidro a dnde se le condujo desde Albacete esa misma maana, ciudad en la que naci, ejerci su ministerio, se retir y muri.

Por decir cosas como No me convence que haya obispos en las Cortes o que Los mecanismos de la Iglesia deberan ser mucho ms democrticos, Alberto se gan el apelativo de Obispo Rojo aunque las opiniones de uno de los pocos testimonios episcopales de los que evanglicamente haba que salvar del naufragio del nacional catolicismo solan molestar ms al Vaticano que al mismo Estado.

A Alberto Iniesta Jimnez, tuve la ocasin de leer, seguir, reconocer, admirar y entrevistar siendo ya Obispo de la Vicara IV de Madrid-Alcal cuando estaba a las rdenes de otro trascendental epscopo, Monseor Tarancn, a quien tanto desesper y al que tambin entrevist por cierto, para VIDA NUEVA, la revista en la que siempre colabor D. Alberto.

Casualidades de la vida (o no tanto, porque me deca el prroco de San Isidro que fue el propio Alberto quien pidi ser enterrado all) ha sido sepultado en la misma Iglesia en la que reposa Tarancn, eso s a su izquierda, como no poda ser menos, exactamente en la capilla de Nuestra Seora del Buen Consejo de la misma Colegiata.

Las crnicas, exgesis y memorndums de su vida slo destacan y destacarn la parte ltima y ms pa de su vida, esa donde se refugi cuando tras su retiro al Monasterio de Poblet con una gran depresin. Por eso me animo a escribir unas palabras de su otra poca, aquella en la que fuera obispo durante los ltimos aos del franquismo y primeros de la Transicin. Precisamente la vida del Iniesta ms sano y autntico, no la del enfermo que ya nunca fue el mismo. Y eso, aunque les pese a muchos, que ni hablan de sa poca, ni entre sus obras ms destacadas citan (ni siquiera la Wikipedia), los clebres Papeles Prohibidos (Sedmay ediciones 1977) que l mismo me dedic.

Entre dichos papeles a los que habra que recurrir para contar correctamente la historia de la Espaa de esos aos- se encuentran homilas de corte sociopoltico y otras ms pastorales. Como la predicada el 4 de octubre de 1975, a raz de la aplicacin de la pena de muerte a cinco espaoles y que le supuso aquella apresurada hacia Roma ante el temor de que se cumplieran las amenazas de muerte que grupos de extrema derecha profirieron contra l. O tambin aquella otra del 24 de septiembre del 76 sobre la Asamblea de Vallecas que con un nacional-catolicismo en auge, demostr que el espritu renovador del Vaticano II ya soplaba en otra direccin. Lstima que hayamos retrocedido de nuevo.

Estas son algunas de las frases de la primera homila que no debieron gustar a tanto nacional-catlico que proliferaba por la Iglesia y por el Estado: estimo que lo antes posible se debe suprimir la pena de muerte de las leyes espaolas y que mientras tanto se debe hacer uso del indulto de gracia con todos los condenados a muerte. Y lamento la reciente ejecucin de los 5 condenados, junto con el Papa Pablo VI, como cristiano, repruebo el uso de los malos tratos para conseguir declaraciones de los reos, lo cual ha ocurrido recientemente en nuestro pas.

Gracias Alberto porque el recuerdo de tu servicio y disponibilidad episcopal tan alejado de las sillas gestatorias, los bculos, solideos y mitras, solo es comparable al de tu valor y compromiso por los pobres y por la democracia, tanto en la iglesia como en la sociedad. Descansa en Paz.

Luis ngel Aguilar Montero es miembro de CCP, de Redes Cristianas y de la direccin estatal de Podemos. Su blog personal es LA TERCA UTOPIA http://luisangelaguilar.blogspot.com.es
(https://twitter.com/luigiaguilar)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter