Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2016

Congo-Kinshasa, cleptocracia sin fin?
Hace 50 aos, por un golpe de Estado, Mobutu Sese Seko tom el poder en la Repblica Democrtica del Congo (Parte I)

Peter Kpfer
Horizons et dbats

Traducido del francs para Rebelin por Caty R.


En el mes de noviembre del ao que acaba de terminar se han cumplido 50 aos desde que un golpe de Estado llev al poder de la Repblica Democrtica del Congo al dictador Mobutu Sese Seko. El 2 de noviembre de 1965 el joven comandante en jefe de las fuerzas armadas congoleas ocup todos los lugares estratgicos del pas y anunci por la radio la suspensin de la constitucin, la disolucin del Parlamento y la concentracin de todo el poder en sus manos. A aquel golpe de Estado siguieron 32 aos sombros en la historia del Congo, aos durante los cuales Mobutu y su banda corrupta sangraron hasta la saciedad al Estado y a la poblacin con el beneplcito del mundo occidental.

 

La toma del poder por las armas en noviembre de 1965 puso fin a las denominadas revueltas del Congo. Numerosos analistas occidentales consideran las revueltas interminables del Congo y el golpe de Estado de Mobutu pruebas de que las antiguas colonias africanas no eran capaces de existir como estados independientes. Olvidan que las revueltas congoleas, sus dictaduras, la sangra de sus recursos y de sus poblaciones no eran obra de los propios congoleos, sino los estragos ms visibles causados por la codicia de Occidente que desempea un papel principal, tanto en la actualidad como desde hace varios siglos. En esta regin del mundo altamente explosiva, integrada tanto en el mbito de la economa mundial como en el de la geopoltica, la dictadura de Mobutu no es ms que un episodio, uno de los ms sombros, ciertamente.

Propiedad privada del rey 

La superficie de la Repblica Democrtica del Congo ( 2.345.410 km2, N. de T.) , nuevo nombre oficial del gigante atravesado por el ro Congo, es siete veces mayor que la de Francia. Sin embargo el nmero de habitantes ( 74.618.000) apenas supera el de Alemania. Las fronteras actuales de ese pas gigantesco fueron fijadas por las antiaguas potencias coloniales en la Conferencia de Berln de 1885-1886 sin que participase ni un solo africano. En aquella poca las potencias mundiales no saban muy bien qu hacer con los inmensos territorios de selvas vrgenes casi desconocidas situados a lo largo del gran ro en el centro del frica negra ni con sus estepas meriodionales infinitas. Aceptaron pues la idea de que esas tierras grandes manchas blancas en los mapas- se atribuyeran en su totalidad al rey Leopoldo II como propiedad privada. Este se frot los ojos y luego las manos pensando que los precios del caucho, del marfil y de las maderas tropicales no dejaban de aumentar en el mercado internacional. En efecto, con la invencin de la vulcanizacin por la empresa Dunlop en 1890 y el desarrollo de la industria automovilstica y la de aviacin la demanda de caucho natural explot. A diferencia del de Sudamrica el caucho congoleo no se extraa de la palma de hevea, sino de las lianas caucheras rpidamente amenazadas de desapacicin debido a las enormes cantidades recogidas.

Los indgenas, empleados como esclavos, fueron obligados a caminatas cada vez ms largas a travs de la selva y los esfuerzos cada vez eran ms duros. Los castigos crueles estaban a la orden del da, el ltigo y la amputacin de una o de las dos manos se volvieron habituales como penas por rendimientos insuficientes o por intentos de fuga. A partir de 1905 el comercio congoleo del caucho perdi importancia debido a la escasez de lianas caucheras (Strizek, 1998, p. 39).

Materias primas codiciadas 

En 1908 el Congo se convirti en colonia belga y permaneci con el nombre de Congo Belga hasta 1960. Aunque el rey Leopoldo aboli el trabajo esclavo en el Estado Libre del Congo no cambi nada en la explotacin de los recursos naturales, muy al contrario. Se descubrieron otros inmensos yacimientos naturales de materias primas, las minas de oro y diamantes. En el Congo meridional, en la provincia de Katanga (antes Shaba), los colonos descubrieron un metal que experiment una evolucin semejante a la del caucho. Se encontraron capas gigantes de cobre. Podemos imaginar lo que eso significaba para el desarrollo de la electricidad en el mundio occidental a principios del siglo XX todos los cables, todos los hilos elctricos se componan esencialmente de cobre- No tard en ponerse en marcha la explotacin de otras materias primas codiciadas, en particular la plata, el oro y los diamantes en Kasa.

Rpidamente los colonos pensaron que el mundo los envidiaba por las riquezas de su inmensda colonia. El Congo dispona tambin de uranio. En el origen de las primeras bombas atmicas estadounidenses, el urano proceda del Congo, as como el de las bombas que destruyeron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, cuyas consecuencias conocemos. Hoy las bandas criminales armadas procedentes de Ruanda, pas vecino del Congo, roban los ricos yacimientos de coltn situados en el Congo oriental para transportarlo a Kigali. El coltn (columbita y tantalia) es una materia prima imprescindible para el funcionamiento de cualquier sistema electrnico en todo el mundo y se encuentra en todos los telfonos mviles. Mientras tanto Ruanda, un pas durante mucho tiempo extremadamente pobre que solo exportaba pequeas cantidades de t y caf, se ha convertido en uno de los principales exportadores de coltn. Todava hoy, como en los tiempos del rey Leopoldo, la explotacin abusiva y sin escrpulos de las riquezas naturales del Congo es una de las principales razones por las que el Estado congoleo, rico en materias primas, no consigue la paz. A pesar de nmeros acuerdos (cuyos artculos no respeta nadie) la poblacin civil est sometida regularmente a atrocidades indescriptibles que la comunidad internacional ignora o despacha con un encogimiento de hombros. He aqu, pues, las autnticas razones de los flujos de refugiados dentro del continente. Las bandas criminlaes al servicio de los codiciosos occidentales se enriquecen sin que nadie los moleste y su terrorismo dirigido contra la poblacin civil despuebla regiones enteras como en la actualidad, otra vez, Kivu del norte.

Independencia y seales preocupantes 

En los aos 50 el colonialismo se convirti en un problema para el mundo occidental. No se trataba de que Occidente por una parte pregonaba la libertad, los derechos humanos y la democracia y por otro lado, por la fuerza de las armas, impeda a poblaciones enteras acceder a esos derechos solo porque vivan a cientos o miles de kilmetros de los centros de poder occidentales (Vase tambin la guerra de Indochina y unos aos despus la guerra de Argelia). Despus aparecieron en el Congo movimientos, primero moderados y despus ms combativos, para recordar a Blgica que los seres humanos con otro color de piel tenan los mismos derechos. En esa poca en el Congo los africanos estaban excluidos de cualquier tipo de educacin superior, as como del rango de oficiales en el ejrcito. Los que aspiraban a una formacin escolar dependan totalmente de la Iglesia Catlica y sus escuelas, de un excelente nivel pero que no llegaban a los estudios universitarios. En un discurso muy sealado que pronunci el general de Gaulle en 1958 durante una visita a Brazzaville, cerca de la capital congolea de Kinshasa, situada en la otra orilla del gran ro, abri ampliamente las puertas a la independencia de las antiguas colonias francesas. En Blgica y en el Congo, el profesor democristiano Jef van Bilsen ya dio una campanada en diciembre de 1955. Haba elaborado, por encargo del Gobierno, un plan de 30 aos para la emancipacin del frica belga, que tuvo el efecto de una bomba (Strizek 1998, p. 77). El plan choc con las crticas procedentes de los crculos de los congoleos evolucionados, hombres y mujeres educados en las escuelas catlicas. El Movimiento Nacionalista Congoleo, que estaba en sus inicios, no quera resignarse a vivir todava 30 aos de dependencia de Europa. Entre ellos destac un joven intelectual autodidacta y periodista, Patrice Emry Lumumba, patriota congoleo ardiente, brillante orador y crtico acerbo del colonialismo belga. Mientras los moderados se agrupaban en torno a Joseph Kasa-Vubu y su movimiento Abako, el Movimiento Nacionalista Congoleo (MNC), fundado por Lumumba, intervino en un tono ms radical promoviendo la independencia inmediata de la colonia belga.

El Gobierno belga, despus de dudar durante mucho tiempo, se encontr frente a vehementes movimientos de protesta y finalmente cedi. Se declar favorable al proceso de independencia del Congo y en el verano de 1959 dio su aval a elecciones libres y secretas en las provincias y a elecciones generales parlamentarias. Los principales protagonistas polticos, Kasa-Vubu y Lumumba que se hallaban en prisin preventiva, fueron liberados e invitados, gracias a su buena reputacin entre la poblacin congolea, a la mesa redonda que se celebr del 20 al 30 de enero de 1960 en Bruselas. De repente el gobierno decidi hacer que avanzasen las cosas. Segn un comentario de 1959 del ministro de las colonias De Schrijver a un interlocutor, el Gobierno belga apresur las cosas pensando que el caos belga que se isntalara inevitablemente dara a Blgica la posibilidad de acudir en auxilio (Strizek, 1998, p. 79. Ah Strizek seala a un testigo fiable, el profesor Jef van Bilsen). Conscientemente Bilsen haba fijado el proceso de independencia a 30 aos: justo antes de su independencia el Estado gigante centroafricano no dispona de ningn experto local, los expertos belgas ya haban abandona el pas haca mucho tiempo y los congoleos fallaban. No fue hasta 1956 cuando el primer africano pudo pasar sus exmenes universitarios en Blgica y durante su independencia, en 1960, la antigua colonia no dispona ms que de una docena de personas con un diploma universitario, entre ellas ningn mdico, ingeniero o jurista.

Lumumba, seguido de la organizacin Abako de Kasa-Vubu gan las elecciones parlamentarias de mayo de 1960. La administracin colonial belga, despus de dudar, acab aprobando la votacin y nombr primer ministro a Patrice Emry Lumumba. A continuacin el Parlamento eligi a Joseph Kasa-Vubu presidente del Estado de la Repblica Democrtica del congo. Lumumba form su Gobierno y tom como secretario privado a un joven dedicado y modesto, Mobutu. Este ltimo despus se llamara Mobutu Sese Seko (el gallo de pelea) y entregara a Lumumba a sus asesinos.

Un discurso de ms

Patrice Lumumba, primer Primer Ministro de la Repblica Democrtica del Congo, firma la declaracin de independencia en Leopoldville el 30 de junio de 1960. A su ladoel Primer Ministro belga Gaston Eyskens, firmante de la declaracin por parte de Blgica, el pasque administr el Congo durante 70 aos.

 

El 30 de junio de 1960, en el palacio nacional de Kinshasa, se desarroll la ceremonia solemne de la independencia del Congo. Toda la buena sociedad estaba reunida, grandes representantes y dignatarios, incluidos el rey y la lite bruselense. El rey Balduino pronunci un discurso paternalista haciendo hincapi en los grandes logros de civilizacin aportados por Blgica durante los largos aos de la existencia de la colonia congolea, ante sus pupilos africanos. El discurso de Kasa-Vubu fue del mismo estilo, no contena la menor ofensa. Todo cambi cuando el presidente del Parlamento dio la palabra, para sorpresa de todos, a Patrice Emry Lumumba. En el protocolo no estaba previsto en absoluto que aquel rebelde, al que muchas personas tachaban de comunista, pudiera tomar la palabra. El rey palideci, sobre todo cuando oy lo que Lumumba declar con ocasin del cambio de la historia del Congo. El tribuno popular, ese es el papel que muchos le atribuan, no se dirigi en su discurso ardiente e improvisado a los dignatarios reunidos, sino directamente al pueblo sometido durante muchos aos. Teniendo en cuenta que la ceremonia se retransmiti ntegramente por la radio nacional congolea, dispuso de una audiencia inmensa que recordar siempre sus valientes palabras. Lumumba no se mordi la lengua, seal claramente a los responsables de todos los sufrimientos e injusticias que los colonos haban infligido a su pueblo desde la poca de Leopoldo II, to abuelo del rey Balduino. Lumumba salud a Blgica en su nuevo papel de socio, con quien la joven repblica tratara de igual a igual y con respeto mutuo, sin conceder ningn privilegio. La independencia del Congo no es un regalo de Blgica espet al rey belga, a los altos funcionario reunidos en la sala y a todos los que se encontraban en el pas ante un aparato de radio. Ha sido conquistada por la lucha. En su ardiente discurso Lumumba expres la conciencia nacionalistas del nuevo Estado diciendo a los antiguos colonos: En el futuro podris participar de nuestras riquezas, pero desde ahora habr negociaciciones de igual a igual y solo en condiciones justas. Fue difcil disuadir al rey para que no abandonara la sala. Aunque los nimos se calmaron un poco antes de la cena de gala muchos observadores no dudaron de que que al pronunciar ese discurso, poniendo sobre la mesa la explotacin ulterior del congo, Lumumba haba firmado su sentencia de muerte. Los que asistieron a su discurso, que pertenecan a la corriente conservadora o a la lgica del colonialismo y la poltica de la fuerza incluidos los miembros de los diversos servicios secretos- recogieron entre ellos una idea fija: Haba que librarse de ese Lumumba!

Autonoma... durante cinco aos 

Los enemigos del Congo independiente y econmicamente autnomo no dejaron al Gobierno de Lumumba mucho tiempo para que intentase lograr sus objetivos. Los primeros asesinados aparecieron pocos das despus de la ceremonia de la independencia. La guarnicin de Thysville, situada en la proximidad de Kinshasa, desencaden un amotinamiento para protestar contra la declaracin que acababa de hacer el comandante en jefe de la Fuerza Pblica (ejrcito nacional congoleo). Aquel alto oficial belga haba conservado su mando (como la mayora de los oficiales, que eran siempre militares belgas) ms all de la independencia. Comunic a sus soldados congoleos decepcionados que los puestos de oficial siempre seran inaccesibles para ellos. Inmediatamente el amotinamiento se extendi a Kinshasa donde los residentes belgas que se encontraban todava en la capital congolea fueron cercados. Lumumba nombr a su secretario, Mobutu, comandante en jefe del ejrcito nacional congoleo, que lleg al final del amotinamiento.

El 11 de julio de 1960, ni siquiera dos semanas despus de la ceremonia de la independencia, Mose Tshombe, antiguo compaero de lucha de Lumumba elegido presidente regional de Katanga, provincia rica en materias primas, proclam la independencia del territorio de Katanga contra la voluntad del Gobierno central congoleo, acto de secesin que desemboc en una guerra secesionista que dur hasta 1963. Un mes despus fue el turno de otro antiguo compaero de lucha de Lumumba, Albert Kalonji, quien proclam la independencia de Kasay del sur, provincia limtrofe de Katanga y tambin muy rica en materias primas como plata, oro y diamantes. Los historiadores mencionan el hecho de que en los dos casos de secesin, aparte de las conexiones de los diferentes servicios secretos occidentales, fue decisivo que Lumumba no llamase a su Gobierno a Kalonji (que en la poca de las luchas previas a la independencia presidi el grupo moderado MNC) ni a Tshombre. La crisis desemboc en grandes tensiones dentro del Gobierno que minaran la alianza precaria entre Kasa-Vubu y Lumumba. El 5 de septiembre de 1960 el presidente Kasa-Vubu destituy a su primer ministro Patrice Lumumba y este a su vez proclam la dimisin del presidente Kasa-Vubu.

El vil asesinato 

El vaco de poder que se cre anim a Mobutu a actuar. El comandante en jefe del ejrcito congoleo intervino obligando a Kasa-Vubu a mantener sus funciones de jefe del Estado e impuso al Gobierno, como rgano de control, una comisin formada por hombres de confianza que garantizasen los asuntos gubernamentales en marcha hasta finales de 1960. A continuacin Lumumba busc el apoyo de uno de sus escasos fieles, su antiguo vicepresidente Antoine Gizenga que estaba formando desde Stanleyville (actualmente Kisangani) un gobierno alternativo al Gobierno central nacido del golpe de Estado de Mobutu. Durante su estancia secreta en Stanleyville Lumumba fue traicionado y detenido. Los soldados de Mobutu lo entregaron a sus enemigos jurados de Katanga sabiendo la suerte que le esperaba. All, en los alrededores de Elisabethville (capital de Katanga, la provincia del cobre, actualmente Lubumbashi), el luchador por la libertad fue fusilado por los soldados katangueos por orden de los belgas, as como dos de sus fieles, despus de sufrir graves maltratos. Hoy est demostrado que ese vil asesinato poltico fue perpetrado por el ejrcito belga y los servicios secretos estadounidenses (Ludo de Witte, 2000).

Esos sucesos siniestros demuestran que la Repblica independiente del Congo se haba convertido, poco tiempo despus de la declaracin de su independencia, en un gigante con los pies de barro. Emprender varias guerras de secesin por un Gobierno compuesto mayoritariamente de ministros inexpertos, reconstruir un Estado econmicamente arruinado, extender la idea de que el Estado no es una vaca que hay que ordear sino la obra de todos los congoleos. Y todo en una institucin estatal que funcionaba mal y con un ejrcito incapaz de enfrentarse seriamente a las diversas secesiones. Los observadores objetivos de los sucesos congoleos estn de acuerdo, ya lo estaban en la poca, en que semejante amontonamiento de problemas no fue casualidad. Ya se poda prever a quin beneficiaba el caos. Por supuesto fue Mobutu quien teji su telaraa hasta el momento oportuno de hacerse con el poder total.

Cleptocracia 

Este concepto designa una forma de dominacin poltica que tiene como rasgo caracterstico que saquea sistemticamente a su propia poblacin. La dictadura congolea de Mobutu es un ejemplo tpico. Los recursos naturales del pas se vendieron a tanto alzado a las potencias extranjeras las cuales, en compensacin, garantizaron la regencia del dictador. Los fondos resultantes se transfirieron a las cuentas bancarias privadas del dictador y sus esbirros (fuera del pas) por lo que no apareci nada en los movimientos econmicos oficiales y no solo faltaron en las inversiones estatales de inters general, sino que adems privaron sistemticamente de sus rentas a los que haban generado esos fondos con su trabajo.

ahora nuestro querido pas est en las manos de sus propios hijos 

Extractos del discurso de Lumumba pronunciado el 30 de junio de 1960 en la ceremonia de la independencia:

Esta indepencencia del Congo, aunque se proclama hoy con el acuerdo de Blgica, pas con el que tratamos de igual a igual, ningn congoleo digno de ese nombre podr olvidar nunca que dicha independencia se ha conquistado por la lucha. Una lucha diaria, ardiente e idealista, una lucha en la que no hemos escatimado nuestras fuerzas, privaciones, sufrimientos y nuestra sangre. Esta lucha [] estamos profundamente orgullosos de nosotros mismos porque ha sido una lucha noble y justa, una lucha imprescindible para acabar con la esclavitud humillante que nos impusieron por la fuerza. [] Hemos padecido el trabajo agotador a cambio de salarios que ni siquiera nos permitan saciar el hambre, vestirnos, comer decentemente ni mantener a nuestros hijos y a nuestros seres queridos. [] Hemos sufrido el expolio de nuestras tierras en nombre de textos presuntamente legales que solo reconocen la ley del ms fuerte. [] Todo eso, hermanos, lo hemos sufrido profundamente. Y nosotros, los que hemos recibido el voto para dirigir nuestro querido pas, los que sufrimos en carne propia la opresin colonialista, os decimos: Eso se acab! Proclamamos la Repblica del Congo y nuestro amado pas ahora est en manos de sus propios hijos. (Declaraciones citadas por Malu Malu, 2002, p. 124).

(Continuar)

 

 

Resea: Kongo/Zaire - Ruanda - Burundi: Stabilitt durch ernente Militrherrschaft? Studie zur neuen Ordnung in Zentralafrika, de Helmut Strizek, una monografa fiable

El alemn Helmut Strizek, nacido en 1942, autor de varios libros y publicaciones principalmente relacionados con la historia de los problemas actuales de los pases de la regin de los Grandes Lagos africanos, estudi ciencias polticas, historia y francs. De 1980 a 1983 perteneci a la delegacin de planificacin de proyectos en Ruanda y Burundi en el ministerio alemn de Cooperacin Econmica y Desarrollo (BMZ Bundesministerium fr wirtschaftliche Zusammenarbeit und Entwicklung). De 1980 a 1983 vivi en Ruanda.

En su obra sobre la historia reciente de la Repblica Democrtica del Congo, Ruanda y Burundi, Strizek analiza la nueva poltica de Occidente en esta regin de frica desde 1997, impulsada especialmente por Estados Unidos. Tras el hundimiento del bloque comunista y la expulsin de Mobutu del poder en Kinshasa, Estados Unidos revis su poltica en frica, sustituyendo la idea conductora de que su enemigo ms anenazador era el comunismo por la de que a partir de ahora es el fundamentalismo islmico. Con este nuevo enfoque los estadounidenses apoyan, y con ellos sus aliados estratgicos, a los regmenes africanos susceptibles de garantizar una posicin de barrera incondicional contra la expansin del islamismo africano: Laurent Dsir Kabila en el Congo, Yoweri Museveni en Uganda, Paul Kagam en Ruanda y Pierre Buyoya en Burundi. Por lo tanto optan por regmenes militares autoritarios sin ninguna legitimacin democrtica digna de ese nombre, eleccin extremadamente problemtica segn el autor.

En su libro, competente y fiable, Strizek analiza tambin la cuestin de la salida de cientos de miles de refugiados ruandeses hutus que durante la guerra de 1997-1998, con Laurent Dsir Kabila en el poder, primero fueron expulsados de los campos de refugiados del Congo oriental y finalmente se perdieron en las selvas congoleas. Ya en 1998 Strizek seal a los responsables de este otro genocidio siempre tab. El libro es muy fiable en cuanto a las fuentes histricas y tiene, adems, la ventaja de aclarar los hechos histricos y actuales no solo desde una perspectiva nacional, sino tambin regional, lo que pone en evidencia las graves dudas que provoca la estrategia utilizada por Occidente en esta explosiva parte del mundo.

 

Bibliografa 

Fuente: http://www.horizons-et-debats.ch/index.php?id=4820

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter