Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2016

Panam
9 de Enero de 1964, una revolucin popular antiimperialista

Olmedo Beluche
Rebelin


El 9 de Enero marc un punto de quiebre de la poltica norteamericana en Panam. En esa fecha estallaron 60 aos de contradicciones acumuladas, fue una verdadera revolucin popular en el pleno sentido de la palabra. All se hizo aicos el sueo de riquezas que la oligarqua panamea haba pintado en 1903 para imponer un estado "independiente" que en realidad era un "protectorado", es decir, una colonia norteamericana, as como el oprobioso Tratado Hay Bunau Varilla que entreg el canal a EE UU "como si fueran soberanos".

Hay que recordar que los abuelos de nuestra oligarqua, desde 1903, se sintieron cmodos con la situacin colonial, creyndose yanquis de corazn. A los sectores populares, en cambio, les cost encontrar claridad en la construccin un proyecto poltico propio, pero desde el principio pusieron el pecho en la defensa de la soberana, porque comprendieron que la prosperidad del pas, y la propia, dependan de ella.

En 1964 eclosion la experiencia acumulada del pueblo panameo, dirigida por sus sectores ms combativos, que haban enfrentado la presencia colonial imperialista: en la Huelga Inquilinaria de 1925, en el Movimiento Antibases de 1947, as como las grandes gestas del movimiento estudiantil de los aos 50, la Operacin Soberana y la Siembra de Banderas, en un ambiente fermentado por el influjo de la Revolucin Cubana.

El 9 de Enero, al conocerse de la agresin sufrida por los estudiantes del Instituto Nacional, de la bandera mancillada por los "zonians", de la brutal represin de la soldadesca yanqui, el pueblo panameo revent de indignacin y se hizo presente en masa, espontneamente, para cruzar la cerca (nuestro "muro de Berln") y plantar una bandera.

All, en la barricada o simplemente tumbados en el piso en torno a lo que hoy es el "Palacio Legislativo", miles se enfrentaron con valor a la metralla de los tanques, dirigidos por caudillos populares de las organizaciones de izquierda, desde algunas alas juveniles del Partido del Pueblo (Comunista) con Adolfo Ahumada o Vctor vila y otros, los de Vanguardia de Accin Nacional (VAN) de Jorge Turner y las huestes de lo que sera Movimiento de Unidad Revolucionaria (MUR) de Floyd Britton.

Un "pueblo" que socialmente era un "proletariado joven, vigoroso y en rpida expansin" (expresin del industrialismo de los 50-60), se organiz en los Comits de Defensa de la Soberana. Esos comits fueron embriones de doble poder que llenaron el vaco dejado por la ausencia del gobierno-estado oligrquico el cual se borr de las calles. Estos comits organizaron desde la consecucin de armas, hasta la defensa y el ataque, y la organizacin civil que se expres en donaciones de sangre y transporte de heridos a los hospitales. Al respecto, es recomendable leer: "Significado y consecuencias del 9 de Enero", Jos Eugenio Stoute, Revista Mujeres Adelante No. 13, enero, febrero y marzo de 1989.

Una columna enorme de gente, entre 40 y 60 mil personas, segn Stoute, rode la Presidencia de la Repblica exigiendo armas para enfrentar la agresin imperialista. El gobierno oligrquico de Roberto Chiari, hijo del ex presidente Rodolfo Chiari, que en 1925 pidi la intervencin militar de EE UU para aplastar la Huelga Inquilinaria, decidi dos medidas contrapuestas: una, encuartelar a la Guardia Nacional, para que sus armas no fueran usadas por el pueblo en defensa de la soberana; dos, tratando de apaciguar la furia popular, rompe relaciones diplomticas con Washington, una medida desesperada que no da cuenta de ninguna vocacin nacionalista de la oligarqua, sino del pavor que senta el gobierno ante la insurreccin que amenazaba con entrar a la fuerza en el Palacio de las Garzas.

Tres das dur el pueblo insurrecto en las calles de las ciudades de Panam y Coln. Tres das en que las acciones no se limitaron a plantar banderas, sino a enfrentar, con las pocas armas de que se dispona, a las tropas imperialistas. Hubo varios muertos reconocidos por el "gobernador" de la Zona del Canal. Tres das en que todo smbolo o propiedad de empresas norteamericanas fue saqueado y quemado, desde el famoso edificio de la aerolnea Panamerican hasta las sucursales bancarias del Chase Manhattan Bank. Decenas de automviles con placas de la Zona fueron volteados y quemados a lo largo de las calles de la ciudad.

El gobierno que cobardemente se haba escondido empez a sacar a la Guardia Nacional de los cuarteles hacia el 11 y 12 de Enero. Pero no lo hizo para defender a la nacin agredida, sino para detener a los dirigentes populares de la insurreccin, una gran cantidad de los cuales fue a parar a la crcel Modelo.

La labor represiva de los gobiernos liberales de Chiari y Robles seguira en los aos subsiguientes, cebndose contra el lder estudiantil colonense Juan Navas, que haba sido herido durante la Gesta de Enero y haba viajado a la Unin Sovitica para recibir tratamiento mdico. A su regreso de la URSS, en 1966, fue arrestado por la polica poltica del rgimen, torturado, asesinado y tirado su cadver en el Corredor de Coln. A todo lo cual sigui un juicio para inculpar a sus compaeros del Partido del Pueblo de aquella ciudad.

El sacrificio de los mrtires y la insurreccin popular de 1964 no fueron en vano, sino una victoria que se fue configurando en el tiempo y que hoy se siente sobre el pas: se impuso el criterio, hasta ese momento slo sostenido por sectores populares de izquierda, de que haba que acabar con el estatuto colonial de 1903, derogar el Hay-Bunau Varilla y negociar un nuevo tratado sobre el Canal de Panam, que eliminara la "Zona", las bases militares y traspasara la administracin de la va acutica en un plazo perentorio. El Tratado Torrijos-Carter de 1977 reflej esas demandas, pese a sus enmiendas y al Pacto de Neutralidad.

La prosperidad econmica que hoy campea sobre el pas se debe, sin duda alguna, a la Gesta del 9 de Enero, porque est fundamentada en los ingresos que el canal est produciendo y que antes Panam no reciba. Porque, contrario a lo que sostena la oligarqua panamea que, hasta 1999, tema el retiro de las bases militares, se ha demostrado que "la soberana s se come".

Lamentablemente la prosperidad que el canal produce est siendo apropiada en su mayor parte por una clase social, que el Prof. Ricardo Ros ha llamado los nuevos "zonians", que no es otra que los descendientes de la misma oligarqua que vendi al pas en 1903, que durante cien aos actu como aliada interna del colonialismo norteamericano y que acus de "comunistas" a los lderes populares del 64 y de "saqueadores y ladrones" a los Mrtires. Esa apropiacin de los beneficios del canal, que es lo contrario de lo sostenido por Omar Torrijos cuando afirm que se le deba dar el "uso ms colectivo posible", se debe al otro acontecimiento: la invasin norteamericana del 20 de Diciembre de 1989.


(Fragmento del ensayo: Dos hitos de la historia panamea: 9 de enero y 20 de diciembre. Publicado en enero de 2014)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter